LA ME­CA DEL NE­GO­CIO

Du­bái es uno de aque­llos Emi­ra­tos Ára­bes que ha sa­bi­do sa­car par­ti­do de su ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca en to­das las épo­cas, pri­me­ro en la ru­ta de las es­pe­cias y lue­go con la glo­ba­li­za­ción. Es por eso que hoy es el des­tino de mu­chas transac­cio­nes in­ter­na­cio­na­les

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to y fo­tos Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

PE­RROS NO

El te­cho del avión se ilumina por la no­che con pun­ti­tos de luz que imi­tan es­tre­llas. Un cie­lo si­mu­la­do pa­ra crear am­bien­te mien­tras se vue­la a tra­vés de otro, el de ver­dad, a mu­chos ki­ló­me­tros por ho­ra. En cier­ta for­ma, un avan­ce de lo que se­rá nues­tra vi­si­ta a Du­bái, un pa­raí­so ar­ti­fi­cial de co­mo­di­da­des, lu­jos, ras­ca­cie­los y ai­re acon­di­cio-

LOS QUIN­CE MI­LLO­NES DE TU­RIS­TAS AL AÑO APOR­TAN UN 30% DEL PIB

nado in­crus­ta­do en las are­nas del de­sier­to. El vue­lo nos da la me­di­da y el ae­ro­puer­to nos la con­fir­ma: un es­pa­cio gi­gan­tes­co, sos­te­ni­do por co­lum­nas pla­tea­das y tan ani­ma­do a las tres de la tar­de co­mo a las tres de la ma­ña­na. La geo­gra­fía y el pe­tró­leo han con­ver­ti­do a los Emi­ra­tos Ára­bes en la en­cru­ci­ja­da del mun­do, pun­to de en­cuen­tro ideal por­que se ha­lla al al­can­ce de cual­quier des­tino, gra­cias a sus flo­tas aé­reas. Por eso no ha de ex­tra­ñar que por Du­bái pa­sen al año 15 mi­llo­nes de tu­ris­tas, que apor­tan unos in­gre­sos equi­va­len­tes al 30% del PIB, es de­cir, más di­ne­ro que las ex­plo­ta­cio­nes pe­tro­le­ras. ¿Y qué bus­can esos via­je­ros de va­ca­cio­nes en Du­bái? Pues dis­fru­tar de las com­pras sin me­di­da, de alo­ja­mien­tos de gran ni­vel y de la pla­ya, pues no hay que ol­vi­dar que es­ta ciu­dad se lo­ca­li­za en la cos­ta del gol­fo Pér­si­co. Una pla­ya, por cier­to, prohi­bi­da a los pe­rros y otras mas­co­tas. Pe­ro no hay pro­ble­ma, ya que el me­jor ami­go del hombre pue­de hos­pe­dar­se en el ho­tel Ur­ban Tails Du­bái, mien­tras su amo lo ha­ce en el Burj Al Arab. Am­bos com­par­ten la ca­te­go­ría de las sie­te es­tre­llas –úni­ca en el mun­do–, sólo que el pri­me­ro es sólo pa­ra ani­ma­les de com­pa­ñía. Los pe­rros dis­fru­tan allí de 70 sui­tes con te­le­vi­sor que emi­te so­ni­dos es­ti­mu­lan­tes mien­tras sus ocu­pan­tes con­tem­plan el jar­dín in­te­rior por la ven­ta­na. Las mas­co­tas tam­bién dis­po­nen de gim­na­sio y, pa­ra los tras­la­dos, de ser­vi­cio de li­mu­si­nas.

ZO­COS DE AYER Y HOY

Cuan­do se cir­cu­la por el mo­derno Du­bái, lla­ma la aten­ción la po­ca gen­te que se ve por la ca­lle. Y la que hay, se es­con­de den­tro de las pa­ra­das de au­to­bús es­tan­cas, equi­pa­das con ai­re acon­di­cio­na­do, pa­ra pro­te­ger­se de las al­tas tem­pe­ra­tu­ras. Por to­dos la­dos aso­man to­rres y es­truc­tu­ras de ace­ro y cris­tal, mien­tras que el de­sier­to se con­vier­te en es­pe­jis­mo, cuan­do de­be­ría ser al re­vés. Pe­ro lo que más asom­bra es que to­do se ha edi­fi­ca­do en muy po­co tiem­po. El pri­mer edi­fi­cio de gran­des di­men­sio­nes fue el World Tra­de Cen­ter, inau­gu­ra­do en 1978, y la gran eclo­sión de la cons­truc­ción tu­vo lu­gar ha­ce sólo unos 15 años. Pa­ra en­ten­der el cam­bio ra­di­cal que se ha vi­vi­do, lo me­jor es em­pe­zar la vi­si­ta por el ba­rrio de Bas­ta­ki­ya, el más an­ti­guo de la ciu­dad. Sus ca­lles co­lor ocre y rosa están de­li­mi­ta­das por edi­fi­cios rea­li­za­dos con pie­dra de co­ral, obra de ar­qui­tec­tos ira­níes del si­glo XIX. Su ha­bi­li­dad pa­ra cons­truir to­rres de vien­to era mí­ti­ca: se tra­ta­ba de in­ge­nio­sas ata­la­yas o lin­ter­nas que, con­ve­nien­te­men­te orien­ta­das, cap­ta­ban la bri­sa y re­fres­ca­ban el in­te­rior de las ca­sas. El mis­mo vien­to im­pul­sa­ba los dhows, bar­cos tra­di­cio­na­les que na­ve­gan­do des­de In­dia traían las mer­can­cías has­ta el Du­bai Creek o Khor Du­bai, una len­gua de agua que di­vi­día la ciu­dad en dos (Dei­ra y Bur Du­bai) y que hoy sur­can las mis­mas em­bar­ca­cio­nes pe­ro con fi­nes tu­rís­ti­cos.

En Dei­ra nos es­pe­ra el bazar de las es­pe­cias, de as­pec­to au­tén­ti­co den­tro de la pi­ro­tec­nia ar­qui­tec­tó­ni­ca de Du­bái, se­gui­do de in­me­dia­to por el zo­co de las jo­yas, don­de se ex­po­ne el ma­yor ani­llo de oro del mun­do, ré­cord Guin­ness con sus 64.000 kg de pe­so. Lo po­de­mos ver en el es­ca­pa­ra­te de Kanz Je­we­llers. Pe­ro si son jo­yas y otros ar­tícu­los de ma­nu­fac­tu­ra mo­der­na lo que bus­ca­mos, en­ton­ces hay que des­pla­zar­se has­ta el Du­bai Mall, el in­men­so com­ple­jo que des­plie­ga sus po­de­res a los pies del Burj Kha­li­fa, la es­truc­tu­ra más al­ta cons­trui­da por el hombre.

El cen­tro co­mer­cial no le va a la za­ga, con una ofer­ta de 1.200 tien­das y un trá­fi­co se­ma­nal de más de 750.000 vi­si­tan­tes. Dis­po­ne de un acuario in­te­rior, se­pa­ra­do de los vi­si­tan­tes por la ma­yor pa­red de plás­ti­co del mun­do (tam­bién cer­ti­fi­ca­da co­mo ré­cord Guin­ness…) y una pis­ta de pa­ti­na­je so­bre hie­lo. Eso sí, es­ta­mos en un país mu­sul­mán, por lo que nos cru­za­re­mos con mu­je­res cu­bier­tas de la ca­be­za a los pies con­tem­plan­do es­ca­pa­ra­tes de len­ce­ría, mien­tras el hi­lo mu­si­cal se ve­rá pun­tual­men­te in­te­rrum­pi­do por el mue­cín lla­man­do a ora­ción. Car­te­les lu­mi­no­sos in­di­can dón­de se en­cuen­tra la sa­la de ple­ga­ria más cer­ca­na. ¡Ah! Y si nues­tro pre­su­pues­to no al­can­za, siem­pre po­de­mos vi­si­tar el ba­rrio de Ka­ra­ma, don­de se ven­den imi­ta­cio­nes de gran­des mar­cas a buen pre­cio.

A la iz­quier­da, va­rios dhows tra­di­cio­na­les, en el Du­bai Creek. De­ba­jo, ata­la­yas en el ba­rrio de Bas­ta­ki­ya, el más an­ti­guo de la ciu­dad

De­ba­jo de es­tas lí­neas, la ven­ta de con­di­men­tos en el bazar de las es­pe­cias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.