CÓ­DI­GO MI­LI­TAR

El es­ti­lo cas­tren­se arra­sa en las tien­das. Las tri­bus ur­ba­nas van en bus­ca de las pren­das ori­gi­na­les de los ejér­ci­tos de la épo­ca. La ley y el or­den se han con­ver­ti­do en ten­den­cia en las ca­lles y en un fe­nó­meno de mo­da

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Es unun via­je en el tiem­po. Al­gu­nas de ellas to­da­vía tie-nen es­cri­ta en la eti­que­ta, con la tin­ta de un ro­tu­la­dor al­go des­te­ñi­do, el ape­lli­do del mi­li­tar que la lle­vó. O el año de fa­bri­ca­ción, que re­mon­ta a la gue­rra fría o mu­cho an­tes. Son pren­das del ejér­ci­to, que sir­vie­ron pa­ra ves­tir sol­da­dos y que aho­ra, dé­ca­das des­pués, son an­he­la­das ppor las tri­bus ur­ba­nas más aten­tas a la evo­lu­ción de la mo­da. Pues sí: aquel abri­go que ser­vía pa­ra pa­sear­se por las trin­che­ras, aho­ra pue­de ser idó­neo pa­ra pa­sar una no­che en la dis­co­te­ca. Los usos de la ropa cam­bian. Lo que po­cos po­dían ima­gi­nar es que es­tas cha­que­tas, go­rras o ca­mi­sas na­ci­das pa­ra el en­fren­ta­mien­to bé­li­co se con­ver­ti-rían al­gún día enen ob­je­to de de­seo de jó­ve­nes, y no tan jó­ve­nes, an­sio­sos de lle­var lo úl­ti­mo… de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Es­ta­mos ha­blan­do de ex­ce­den-tes de co­lec­cio­nes ori­gi­na­les. Los que pro­ce­den del lla­ma-do sur­plus. En la ac­tua­li­dad, ca­da día­día en el mun­do tie­ne lu­gar una subas­ta de ropa mi­li­tar. ¿Por qué? Los miem­bros de los ejér­ci­tos, tan­to de tie­rra, mar o ai­re, cuen­tan con un mí­ni­mo de dos o tres uni­for­mes com­ple­tos al año. Trans­cu­rri­do es­te pe­rio­do, las pren­das sue­len cam­biar­se. En­tre otras co­sas por­que se han in­tro­du­ci­do cam­bios en el re­gla­men­to, o se ha adap­ta­do un nue­vo ma­te­rial, o se ha in­cor­po­ra­do una me­jo­ra téc­ni­ca. Por po­lí­ti­ca de de­fen­sa y de se­gu­ri­dad, las fuer­zas ar­ma­das sue­len dis­po­ner siem­pre de la tec­no­lo­gía pun­te­ra en ca­da mo­men­to.

Pa­ra los mi­nis­te­rios de De­fen­sa, el ex­ce­den­te su­po­ne un ver­da­de­ro do­lor de ca­be­za. Ges­tio­nar el so­bran­te es muy caro: en­tre los cos­tes de trans­por­te, de al­ma­ce­na­je y de des­truc­ción, se va un pa­tri­mo­nio. Se es­ti­ma que eli­mi­nar un ki­lo de ropa cues­ta cer­ca de un eu­ro. Y es­ta­mos ha­blan­do, en al­gu­nos ca­sos, de to­ne­la­das. De ahí las subas­tas: ven­der a pre­cio de sal­do ropa de gran ca­li­dad que se ha usa­do po­co y que, por la ra­zón que sea, ha que­da­do ob­so­le­ta. Los gran­des ma­yo­ris­tas se ha­cen con es­te ex­ce­den­te y lo ven­den lue­go en las tien­das. A un pre­cio

re­la­ti­va­men­te com­pe­ti­ti­vo, que sue­le si­tuar­se por de­ba­jo del cos­te de fa­bri­ca­ción. Una de las tien­das de re­fe­ren­cias es G.I. Joe, en Bar­ce­lo­na (Gi­joebcn. com). “Es una ropa có­mo­da, prác­ti­ca, con una fuer­te pre­sen­cia de fi­bras na­tu­ra­les a cos­ta de las sin­té­ti­cas. Y he­cha pa­ra du­rar, pen­sa­da pa­ra un uso in­ten­so y en con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ad­ver­sas”, ex­pli­ca Da­río Pé­rez La­bor­da, ges­tor de la em­pre­sa.

Al­gu­nas de las pren­das de las subas­tas lle­gan en mal es­ta­do, otras están per­fec­tas, nun­ca se usa­ron. Sim­ple­men­te hay que la­var­las y plan­char­las. En to­do ca­so, hay que te­ner en cuen­ta que hay un pro­ble­ma de ta­llas: los sol­da­dos son jó­ve­nes fi­bra­dos y fuer­tes. Y no to­dos so­mos así (qué más qui­sié­ra­mos). Es más: las me­di­das con el tiem­po han cam­bia­do. Un mi­li­tar va­rón de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial te­nía un pro­me­dio de al­tu­ra de 1,63 me­tros y los ale­ma­nes 1,67. Eran to­dos hi­jos de la Gran De­pre­sión y no siem­pre pu­die­ron ali­men­tar­se de la for­ma co­rrec­ta ni tu­vie­ron la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar­se de la for­ma de­bi­da. Así, no es de sor­pren­der que a me­nu­do cues­te en­con­trar al­go que nos que­de a la per­fec­ción, so­bre to­do si per­te­ne­ce a co­lec­cio­nes an­ti­guas. Afor­tu­na­da­men­te, en cuan­to se ad­quie­ren pren­das de años más re­cien­tes, el des­ajus­te se re­du­ce.

“Hoy por hoy es­tas pren­das res­pon­den a una cier­ta idea del vin­ta­ge. Los apa­sio­na­dos de mo­da bus­can so­bre to­do ori­gi­na­les y al­gu­nas pie­zas se han con­ver­ti­do en clá­si­cas, co­mo la cha­que­ta de Ta­xi dri­ver, la de Aco­rra­la­do o las que re­cuer­dan la es­té­ti­ca de Ste­ve McQueen en La gran eva­sión”, ex­pli­ca Da­río Pé­rez La­bor­da, que se de­di­ca a es­te sec­tor des­de los años ochen­ta, cuan­do fue el es­pa­ñol más jo­ven en par­ti­ci­par en subas­tas de ex­ce­den­tes mi­li­ta­res.

¿De dón­de sa­le es­te re­no­va­do in­te­rés? Es ropa prác­ti­ca y con un pre­cio ase­qui­ble. No hay nin­gún de­ta­lle que no ten­ga su ex­pli­ca­ción, su ra­zón de ser, su fun­cio­na­li­dad. Los bo­to­nes son fá­ci­les de ce­rrar y abrir, hay mu­chos bol­si­llos, es có­mo­da de lle­var. Tam­bién es muy téc­ni­ca: mu­chas de las in­no­va­cio­nes de la in­du­men­ta­ria deportiva ac­tual vie­nen de allí. Cier­tos di­se­ños son atem­po­ra­les, co­mo el bom­ber, que es de 1948. No hay que ol­vi­dar que Hu­go Boss era el sas­tre en­car­ga­do del di­se­ño de las pren­das de las SS y del ejér­ci­to na­zi, hoy muy co­ti­za­das en el mer­ca­do de se­gun­da mano.

La mi­li­tar es una ropa bas­tan­te grue­sa: el cli­ma, ha­ce años, era di­fe­ren­te. En al­gu­nas zo­nas de Eu­ro­pa, en los años cua­ren­ta ha­cía en in­vierno has­ta cin­co seis gra­dos me­nos res­pec­to a los pro­me­dios ac­tua­les. Otro as­pec­to cla­ve que re­fuer­za su ca­li­dad: por definición, es una in­dus­tria pa­trió­ti­ca. “To­do es­tá he­cho en su pro­pio país, no hay ex­ter­na­li­za­cio­nes a paí­ses de ba­jo cos­te, el pro­ce­so de pro­duc­ción es­tá con­tro­la­do, por ra­zo­nes geo­es­tra­té­gi­cas”, re­cuer­da Pé­rez La­bor­da.

Por las mo­ti­vos que sean, la es­té­ti­ca mi­li­tar en­ca­ja bien con el es­ti­lo de las tri­bus ur­ba­nas, los gó­ti­cos, los hip­pies. “Tam­bién nos pi­den ma­te­rial pa­ra re­cons­truc­cio­nes his­tó­ri­cas. Y por su­pues­to, vie­nen los que quie­ren el ori­gi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial

pa­ra ir­se des­pués a bai­lar en dis­co­te­ca”, ex­pli­ca Xavier Bosch, de la tien­da La Ga­ri­ta de Bar­ce­lo­na

Has­ta hay quién ha ale­ga­do, pa­ra ex­pli­car es­te éxi­to, ex­pli­ca­cio­nes de ti­po psi­co­ló­gi­co: que si el mi­li­tar te da fuer­za, te da se­gu­ri­dad.... O las ga­nas de sen­tir­te arro­pa­do en mo­men­tos de cri­sis (de he­cho, en al­gu­nas de es­tas tien­das vie­ne gen­te a bus­car más­ca­ras an­ti­gas co­mo par­te de un kit de su­per­vi­ven­cia en ca­so de ata­que te­rro­ris­ta). Por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, es­ta ropa es apre­cia­da por per­so­nas que tra­ba­jan al ai­re li­bre: los em­plea­dos en la cons­truc­ción, ba­rren­de­ros, fuer­zas de se­gu­ri­dad. Tam­bién tie­ne mu­cho éxi­to en paí­ses co­mo Áfri­ca (de he­cho, hay va­rios con­te­ne­do­res que sa­len de for­ma pe­rió­di­ca de Eu­ro­pa ha­cia ese con­ti­nen­te), por­que los afri­ca­nos tie­nen pre­su­pues­to re­du­ci­do y sa­ben que es­ta pren­da le va a du­rar una vi­da.

¿De dón­de vie­nen es­tos uni­for­mes? His­tó­ri­ca­men­te, en Eu­ro­pa so­lían pro­ce­der de Fran­cia. No es una ca­sua­li­dad. El país ve­cino fue ocu­pa­do du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y allí se li­bra­ron gran­des ba­ta­llas. En par­ti­cu­lar, cuan­do los es­ta­dou­ni­den­ses se fue­ron de Eu­ro­pa, de­ja­ron allí mu­cho ma­te­rial. La po­pu­la­ri­za­ción de los va­que­ros, no hay que ol­vi­dar­lo, vie­nen de esa épo­ca. “Voy ca­da año a fe­rias en los pue­blos de Fran­cia y com­pro ori­gi­na­les a los co­lec­cio­nis­tas”, cuen­ta Xavier Bosch. En es­tos mer­ca­dos se pue­de en­con­trar de to­do: des­de ropa has­ta cas­cos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

No obs­tan­te, es­te mer­ca­do se­cun­da­rio ha ex­pe­ri­men­ta­do gran­des trans­for­ma­cio­nes en años re­cien­tes. “Du­ran­te la épo­ca de las gran­des gue­rras, los ejér­ci­tos eran in­men­sos. El ser­vi­cio mi­li­tar era obli­ga­to­rio. Aho­ra no. Y los con­tin­gen­tes son más pe­que­ños que ha­ce dé­ca­das. Por con­se­cuen­cia, aho­ra es­ta ropa es ca­da vez más es­ca­sa. Por no hablar de la de al­gu­nos paí­ses que ya no exis­ten, co­mo la Unión So­vié­ti­ca y los otros sa­té­li­tes de la épo­ca”, aler­ta Da­río Pé­rez La­bor­da. Si uno quie­re un abri­go de la Ar­ma­da de Yu­gos­la­via o Che­cos­lo­va­quia, por po­ner dos ejem­plos, ten­drá que de­di­car tiem­po a bus­car­lo o di­ri­gir­se ha­cia el co­lec­cio­nis­mo.

Por to­das es­tas ra­zo­nes, los pre­cios han em­pe­za­do a su­bir. Aun­que si­guen sien­do muy con­ve­nien­tes, la ten­den­cia apun­ta a un pau­la­tino en­ca­re­ci­mien­to, por lo me­nos de al­gu­nas pren­das. Al­go que ha­ce unos años se po­día ven­der por 1.500 pe­se­tas, aho­ra sa­le por 70 eu­ros. En efec­to, has­ta los años no­ven­ta, hu­bo una gran can­ti­dad de ex­ce­den­tes. Con la caí­da del mu­ro, la pre­sen­cia alia­da en Eu­ro­pa ha ido a me­nos. Ya no hay tan­tos uni­for­mes co­mo an­tes.

Pe­ro ade­más, hay un pro­ble­ma es­té­ti­co que con­tri­bu­ye a ali­men­tar es­ta cre­cien­te sen­sa­ción de es­ca­sez. A mi­tad de los años no­ven­ta, des­de la pri­me­ra gue­rra del Gol­fo, em­pe­zó a di­fun­dir­se el di­se­ño del ca­mu­fla­je, que se ha con­ver­ti­do en un có­di­go co­mún de ca­si to­das las tro­pas (una de las ex­cep­cio­nes es el ejér­ci­to aus­tria­co, que man­tie­ne los co­lo­res clá­si­cos, ca­qui y ver­de mi­li­tar). Pues bien, el ca­mu­fla­je es un di­se­ño más ex­tre­mo pa­ra lle­var en la ca­lle co­mo es­ti­lo ur­bano, res­pec­to a una pren­da ver­de mi­li­tar o azul

ma­rino con un par de ban­de­ri­tas de­co­ra­ti­vas. Asi­mis­mo, un abri­go mi­li­tar de los años ochen­ta es muy di­fe­ren­te del que usan los mi­li­ta­res ac­tual­men­te: aho­ra to­do es más li­ge­ro de pe­so y los sol­da­dos han pa­sa­do a ves­tir­se por ca­pas, ti­po ce­bo­lla. Aque­llas pren­das pe­sa­das con fo­rro de los an­ti­guos re­gi­mien­tos que tan­to pue­den gus­tar a un jo­ven de hoy, ya ha­ce años que se han de­ja­do de usar a fa­vor, por ejem­plo, de una cha­que­ta de ca­mu­fla­je de go­re-tex. Es ropa en vía de ex­tin­ción.

Por su­pues­to, en el ca­so de no en­con­trar exis­ten­cias, siem­pre exis­ten las ré­pli­cas. “Pe­ro sue­len sa­lir más ca­ras que la ropa de se­gun­da mano, por­que la ma­te­ria pri­ma es de gran ca­li­dad y el pro­ce­so de fa­bri­ca­ción tie­ne un cos­te”, se­ña­la Pé­rez La­bor­da. Pa­ra se­guir abas­te­cien­do el mer­ca­do, la tien­da G.I. Joe tie­ne fi­cha­dos a ojea­do­res que van de fe­ria en fe­ria y de subas­ta en subas­ta en EE.UU. pa­ra su­plir es­tas ca­ren­cias. Pe­ro es ca­da vez más fre­cuen­te ver a co­lec­cio­nis­tas in­tere­sa­dos en con­se­guir al­gún stock pa­ra es­pe­cu­lar so­bre su pre­cio.

Las mo­ti­va­cio­nes de com­pra, co­mo se ven, lle­gan a ser muy di­fe­ren­tes. Pi­lar Pa­sa­mon­tes, his­to­ria­do­ra de la mo­da y pro­fe­so­ra en el IED, ex­pli­ca que “lo mi­li­tar siem­pre ha es­ta­do pre­sen­te en la mo­da, co­mo un fe­nó­meno cí­cli­co. Es al­go la­ten­te, nun­ca se va. Em­pe­zó a di­fun­dir­se con los hip­pies, al­go que apa­ren­te­men­te es una in­con­gruen­cia, por­que su es­pí­ri­tu es an­ti­mi­li­tar por definición”, afir­ma. “En reali­dad – ex­pli­ca– era un gui­ño a la paz, una iro­nía, en to­que de hu­mor. A es­te co­lec­ti­vo le ha­cía cier­ta gra­cia ves­tir­se se­gún el es­ti­lo opues­to”. Se­gún Pa­sa­mon­tes, es­ta ten­den­cia mi­li­tar hay que en­mar­car­la co­mo “un re­cur­so clá­si­co cuan­do se aca­ban las ideas. Lo cu­rio­so es que es trans­ver­sal. Lo lle­van los pro­gres, los ra­di­ca­les y los gó­ti­cos. Hay quien lle­va el atuen­do mi­li­tar pa­ra ha­cer gra­cia y quien lo ha­ce por doc­tri­na o ideo­lo­gía. Pe­ro to­dos lo lle­van”.

Dos pe­lí­cu­las de cul­to pa­ra el es­ti­lo mi­li­tar: La gran eva­sión (1963) y, aba­jo,

Ta­xi dri­ver (1976)

Una me­da­lla al va­lor de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, una pren­da del ejér­ci­to de EE.UU. y som­bre­ros de la épo­ca so­vié­ti­ca Al­gu­nas pren­das muy co­ti­za­das: abri­go del ejér­ci­to ale­mán (arri­ba), el uni­for­me de la Chi­na maoís­ta, y el de la Ro­yal Air For­ce in­gle­sa de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial (de­re­cha)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.