LU­CI­DEZ CON­TRA EL AU­TO­EN­GA­ÑO

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

PREGUNTA

Es­ti­ma­do Ra­mi­ro, mi nom­bre es Ar­tur y soy bió­lo­go. A pe­sar de mi for­ma­ción cien­tí­fi­ca, cuan­do me exa­mino me doy cuen­ta de que no po­cas ve­ces me ocul­to la reali­dad de las co­sas o me ex­tra­vío en ideas y en­so­ña­cio­nes y no en reali­da­des. Me he lle­ga­do a pre­gun­tar, so­bre to­do tam­bién ob­ser­van­do a las otras per­so­nas y la de sub­ter­fu­gios que uti­li­zan, por qué los se­res hu­ma­nos te­ne­mos esa ca­pa­ci­dad pa­ra no que­rer o no in­ten­tar ver mu­chas ve­ces las co­sas co­mo son, por evi­den­tes que sean. ¿No va­lo­ra­mos la cla­ri­dad de la men­te? En oca­sio­nes, co­mo ten­go fa­ma de ce­re­bral en­tre mis fa­mi­lia­res, cuan­do des­nu­do las co­sas de fal­sos ro­pa­jes o ten­go una men­ta­li­dad de­ma­sia­do cien­tí­fi­ca, me lle­gan a til­dar de “ma­tai­lu­sio­nes”. ¿No cree us­ted que la cla­ri­dad de la men­te es esen­cial y que sin ella nos per­de­mos en na­de­rías o ba­ga­te­las o in­clu­so nos en­re­da­mos con lo más ab­sur­do? ¿Nos da mie­do ver las co­sas sin ma­qui­lla­jes? Soy un lec­tor em­pe­der­ni­do de sus obras y us­ted pre­ci­sa­men­te afir­ma que la cla­ri­dad men­tal es esen­cial. Mu­chas gra­cias.

RES­PUES­TA

Es­ti­ma­do Ar­tur, mu­chas ve­ces, por mie­do o in­se­gu­ri­dad, no que­re­mos ver lo que nos re­sul­ta do­lo­ro­so, co­mo si así pu­die­ra de­jar de exis­tir. Apar­ta­mos la vi­da de lo que nos des­agra­da, con esa idea fal­sa de que así no exis­te o des­apa­re­ce. Hay un an­ti­guo ada­gio que re­za que lo que ti­ra­mos por la ven­ta­na nos en­tra por la puer­ta. Hay que tra­tar, por di­fí­cil que sea, de afron­tar los he­chos con ecua­ni­mi­dad. Su­ce­de, sin em­bar­go, que mu­chas ve­ces no que­re­mos ver­nos co­mo so­mos, ya que des­en­mas­ca­rar­nos an­te no­so­tros mis­mos es do­lo­ro­so, y op­ta­mos, in­ma­du­ra­men­te y fre­nan­do así to­do au­to­de­sa­rro­llo, por te­jer una im­pre­sio­nan­te ur­dim­bre de au­to­en­ga­ños, inú­ti­les jus­ti­fi­ca­cio­nes o, por el con­tra­rio, in­sen­sa­tos sen­ti­mien­tos de cul­pa y au­to­rre­pro­ches. La men­te tam­bién se sir­ve de otros tru­cos, co­mo el de la pro­yec­ción: ver en los de­más lo que que­re­mos o te­me­mos ver o in­clu­so aque­llo que hay en no­so­tros. Otro tru­co es so­bre­im­po­ner a los he­chos nues­tros pa­tro­nes y creen­cias. Por eso es tan ne­ce­sa­rio, pa­ra ma­du­rar, em­pe­zar a ob­ser­var­nos tal cual so­mos, co­no­cer­nos, com­pren­der­nos y trans­for­mar aque­llo que nos le­sio­na a no­so­tros y a los de­más. Del so­sie­go de la men­te sur­ge la vi­sión cla­ra y la lu­ci­dez. A ve­ces, la lu­ci­dez es hi­rien­te, pe­ro siem­pre ne­ce­sa­ria y ha­ce po­si­ble el in­ce­san­te apren­di­za­je a lo lar­go de la vi­da.

VER LAS CO­SAS CO­MO SON NO ES FÁ­CIL Y A VE­CES DUE­LE; HAY QUE TRA­TAR DE EN­CA­RAR LOS HE­CHOS CON CLA­RI­DAD

No obs­tan­te, Ar­tur, no hay que abu­sar de la men­te ce­re­bral y se de­be­ría usar tam­bién la men­te car­dia­ca. La sa­bi­du­ría im­pli­ca una men­te cla­ra y un co­ra­zón com­pa­si­vo. No sea­mos co­mo aquel cien­tí­fi­co que al lle­gar a ca­sa ve a su mu­jer llo­ran­do des­con­so­la­da­men­te y le di­ce: “Dé­ja­te de llan­tos, mu­jer. ¿Aca­so no sa­bes que las lá­gri­mas no son más que un po­co de agua, mu­co­sa, li­mo y fós­fo­ro?”. Y la mu­jer le mi­ra de­sen­can­ta­da y le pregunta en­tris­te­ci­da: “¡Ah!, ¿sólo eso es una lá­gri­ma?”. La ver­da­de­ra cla­ri­dad de men­te con­du­ce al amor y la com­pa­sión. Te­ne­mos que en­tre­nar la men­te pa­ra li­be­rar­la de la ofus­ca­ción y que pue­da así emer­ger un des­te­llo de luz. Em­pe­za­mos por acep­tar­nos cons­cien­te­men­te (que no es re­sig­na­ción fa­ta­lis­ta), pa­ra des­de ahí ir­nos des­cu­brien­do y po­ten­cian­do lo me­jor de no­so­tros. Ver las co­sas co­mo son no es fá­cil. Qui­zá el ejer­ci­cio de la lu­ci­dez sea uno de los más in­tré­pi­dos. Pe­ro no te­ne­mos de­re­cho a ma­tar ilu­sio­nes, por­que ca­da per­so­na tie­ne que ir ma­du­ran­do por sí mis­ma y con­se­guir es­tar en lo que es y no en lo que ima­gi­na que es.

Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.