Y MÁS Y MÁS Y MÁS…

De­fi­ni­da co­mo el afán ex­ce­si­vo de ri­que­zas, la co­di­cia es un vie­jo pe­ca­do que es­tá de ra­bio­sa ac­tua­li­dad y que se si­túa en la lí­nea de la pa­to­lo­gía gía

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Eva Mi­llet

re­mor­di­mien­to por sus ac­cio­nes: su fal­ta de es­crú­pu­los es su me­jor ac­ti­vo. En His­tory of greed se ci­tan per­so­na­jes co­mo Ber­nard Ma­doff, quien se cal­cu­la que es­ta­fó más de 50.000 mi­llo­nes de eu­ros, en­ga­ñan­do a cen­te­na­res de per­so­nas (al­gu­nas de ellas, ami­gos), quie­nes ha­bían con­fia­do en él sus aho­rros de to­da la vi­da. A Marc Tour­neuil, el ban­que­ro pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la de Cos­ta-Ga­vras, tam­po­co pa­re­cen in­tere­sar­le las con­se­cuen­cias de su co­di­cia. En un mo­men­to del fil­me afir­ma sin ru­bor que él “qui­ta el di­ne­ro a los po­bres pa­ra dár­se­lo a los ri­cos”. Co­mo “un in­de­sea­ble (…) que ex­plo­ra los lí­mi­tes de la ava­ri­cia”, lo de­fi­nió Ga­vras en una en­tre­vis­ta a Lluís Amiguet en La Van­guar­dia. Al­guien “que con tal­ta de acu­mu­lar unos mi­llo­nes más en su cuen­ta mi­llo­na­ria des­tru­ye vi­das, em­pre­sas, ciu­da­des y paí­ses”. El an­sia de po­seer más y más, al cos­te que sea, uni­da a la fal­ta de em­pa­tía son, en opi­nión del psi­có­lo­go Jo­sep Vi­la­joa­na, ras­gos cla­ros de un perfil psi­co­pá­ti­co. De una per­so­na­pers sin cri­te­rio mo­ral y com­ple­ta­men­te cen­tra­da en sí mis­ma. Por­que “aun­que el que­rer es una ten­den­cia na­tu­ral de la con­di­ción hu­ma­na, hay ma­tic­ma­ti­ces”, pun­tua­li­za el psi­có­lo­go. “No es lo mis­mo desear más ex­pe­rien­cias, apren­di­za­jes y co­no­ci­mien­tos que que­rer más y más mi­llo­nes, an­siar ate­so­rar co­sa­co­sas ma­te­ria­les o car­gos en con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción o de re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca…”. Pa­ra Vi­la­joa­na, decano del Col·legi de Psi­cò­legs de Ca­ta­lun­ya, la co­di­cia es una per­ver­sión del de­seo na­tu­ral de te­ner ya que “el co­di­cio­so quie­re po­seer elel má­xi­mo po­si­ble y se con­du­ce sin freno, lle­ván­do­se to­do lo que en­cuen­tra por de­lan­te. Sólo pa­ran los otros; nor­mal­men­te, los jue­ces”.

En su opi­nión, la lí­nea en­tre la pa­to­lo­gía y la nor-

ma­li­dad la mar­ca la in­sa­cia­bi­li­dad. Un ele­men­to vin­cu­la­do a “es­ta par­te os­cu­ra de los hu­ma­nos”, que pro­pul­sa al co­di­cio­so a lle­var­se to­do lo que ve: ya sean bie­nes, mu­je­res o pri­mas. Vi­la­joa­na lan­za el ejem­plo del fran­cés Do­mi­ni­que Strauss-Kahn, el an­ti­guo je­fe del FMI: “Es al­guien que, con el po­der que te­nía y el car­go que ejer­cía, de­be­ría de ha­ber­se que­da­do ya sa­tis­fe­cho pe­ro, que ob­via­men­te, no te­nía su­fi­cien­te…”. Las cau­sas de es­ta in­sa­cia­bi­li­dad, se­ña­la, sue­len es­tar vin­cu­la­das a un aba­ni­co de fac­to­res: de una fal­ta de afec­to en la in­fan­cia al de­seo de ad­qui­rir más y más po­der, de con­tar con un se­gu­ro frente a una con­tin­gen­cia e, in­clu­so, a un com­ple­jo de in­fe­rio­ri­dad. Son ra­zo­nes muy va­ria­das pe­ro que re­sul­tan en al­go co­mún: una des­via­ción de la nor­ma, in­com­pren­si­ble pa­ra mu­chos. “Es que si nos fi­ja­mos en al­gu­nos de los ca­sos de más ac­tua­li­dad, es­ta­mos ha­blan­do de gen­te con vi­das más que con­for­ta­bles, suel­dos al­tí­si­mos y pa­tri­mo­nios mi­llo­na­rios, pe­ro que nun­ca tie­nen bas­tan­te…”, ob­ser­va el psi­có­lo­go. “Y, realmente, lo que hay que pre­gun­tar­se es: ¿ne­ce­si­tan más? ¿Qué ne­ce­si­da­des vie­nen a cu­brir to­dos esos mi­llo­nes y mi­llo­nes?” La co­di­cia es un vie­jo pe­ca­do, que ya preo­cu­pa­ba a sa­bios fi­ló­so­fos co­mo Aris­tó­te­les tres si­glos an­tes de nues­tra era. El fi­ló­so­fo con­si­de­ró que el afán ex­ce­si­vo de ri­que­zas ce­ga­ba la ca­pa­ci­dad de ad­qui­rir otros va­lo­res, des­vian­do a la per­so­na de otros fi­nes mu­cho más im­por­tan­tes. Con­clu­yó tam­bién que la co­di­cia era al­go in­cu­ra­ble, lo que ra­ti­fi­ca des­de el pun­to psi­co­ló­gi­co Jo­sep Vi­la­joa­na: “Sí, son ras­gos de ca­rác­ter que di­fí­cil­men­te pue­den mo­di­fi­car­se. A la per­so­na co­di­cio­sa se la po­drá re­con­du­cir des­de un pun­to de vis­ta con­duc­tual, pe­ro no se le po­drá cam­biar su per­so­na­li­dad. Las ga­nas de acu­mu­lar siem­pre las se­gui­rá te­nien­do”. Unas ga­nas que han si­do es­ti­mu­la­das en la so­cie­dad mo­der­na, del cul­to al di­ne­ro y al con­su­mo de­sen­fre­na­do. “La co­di­cia ha si­do aplau­di­da, ve­ne­ra­da, ad­mi­ra­da y pro­te­gi­da en los úl­ti­mos de­ce­nios”, afir­ma Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na. Pa­ra él, un in­di­ca­dor de es­to es la prác­ti­ca nor­ma­li­za­ción de la usu­ra, que se ma­ni­fies­ta sin com­ple­jos en cifras co­mo el 70% de in­te­rés que los in­ver­so­res exi­gen a los bo­nos grie­gos. El pen­sa­dor la­men­ta que al­go con con­no­ta­cio­nes an­tes tan ne­ga­ti­vas hoy sea “una prác­ti­ca que ha de­ja­do de plan­tear pro­ble­mas en un mun­do re­gi­do por la ofer­ta y la de­man­da”. “La co­di­cia ha si­do bien vis­ta des­de los tiem­pos de Adam Smith y el na­ci­mien­to de la economía mo­der­na. Se la ha con­si­de­ra­do el mo­tor del cre­ci­mien­to y ha si­do un pre­cio acep­ta­ble que pa­gar”, aña­de Edward Ski­delsky, coau­tor de ¿Cuán­to es su­fi­cien­te? (Crí­ti­ca) y pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía en la Uni­ver­si­dad de Exe­ter, In­gla­te­rra. El li­bro, es­cri­to con su pa­dre –el es­pe­cia­lis­ta en Key­nes, Ro­bert Ski­delsky–, de­nun­cia el pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co ac­tual, “do­mi­na­do por la co­di­cia” que, aler­tan, “nos es­tá con­du­cien­do a la de­sigual­dad y a la po­bre­za”. Los dos au­to­res pi-

LA CO­DI­CIA LLE­GA A SER IN­SA­CIA­BLE; LA PER­SO­NA NUN­CA VA A TE­NER SU­FI­CIEN­TE LA SO­CIE­DAD SE DE­BE­RÍA PRE­GUN­TAR QUÉ ES LA RI­QUE­ZA Y QUÉ APOR­TA A LA VI­DA

den un ejer­ci­cio glo­bal de aten­ción y re­fle­xión por­que, aun­que creen que la co­di­cia li­ga­da al de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co fue acep­ta­ble mien­tras hu­bo mu­cha gen­te en si­tua­cio­nes de mi­se­ria, “en las so­cie­da­des mo­der­nas oc­ci­den­ta­les la po­bre­za ab­so­lu­ta ya no exis­te. Así, el cre­ci­mien­to, la acu­mu­la­ción, no tie­nen sen­ti­do en las con­di­cio­nes ac­tua­les”. Edward Ski­delsky juz­ga que la so­cie­dad tie­ne que em­pe­zar a pre­gun­tar­se pa­ra qué sir­ve la ri­que­za y qué es realmente la bue­na vi­da. Pa­ra él, no con­sis­te en mi­llo­nes de eu­ros en un ban­co en Sui­za, sino en as­pec­tos co­mo “la sa­lud, la amis­tad, la se­gu­ri­dad, la in­de­pen­den­cia pa­ra po­der eje­cu­tar un plan de vi­da, el dis­po­ner de tiem­po li­bre y el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za… Cuan­do tie­nes es­to, ya tie­nes bas­tan­te”, ase­gu­ra el au­tor. “Y hoy en la so­cie­dad oc­ci­den­tal, co­lec­ti­va­men­te, te­ne­mos su­fi­cien­te pa­ra pro­por­cio­nar es­te ti­po de bie­nes a to­dos los ciu­da­da­nos”. Sin em­bar­go, la ten­den­cia ac­tual no es­tá sien­do re­par­tir, sino más bien to­do lo con­tra­rio. Di­ver­sos es­tu­dios de­mues­tran que en paí­ses co­mo Es­pa­ña, des­de el es­ta­lli­do de la cri­sis eco­nó­mi­ca ac­tual, las di­fe­ren­cias en­tre los ri­cos y po­bres se están acre­cen­tan­do y dis­tan­cian­do en­tre sí. Mien­tras unos acu­mu­lan más y más ri­que­zas, otros pier­den más y más ni­vel ad­qui­si­ti­vo. En una tris­te iro­nía, la co­di­cia que ha pro­vo­ca­do la cri­sis per­vi­ve có­mo­da­men­te en ella. Aun­que su per­cep­ción es­tá cambia­ndo. El conformismo, la ad­mi­ra­ción, in­clu­so, que des­per­ta­ba, están dan­do pa­so a la in­dig­na­ción. En tiem­pos de es­ca­sez la gen­te es­tá más y más en­fa­da­da por los ex­ce­sos y las des­ho­nes­ti­da­des co­me­ti­das por los co­di­cio­sos. Ca­da vez se to­le­ra me­nos es­te pe­ca­do que, vis­tos los re­sul­ta­dos, no sir­ve pa­ra que el mun­do fun­cio­ne bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.