LAS GRE­GUE­RÍAS

La Vanguardia - ES - - CREAR -

En mi ju­ven­tud, fui asi­duo lec­tor de gre­gue­rías, un gé­ne­ro li­te­ra­rio in­ven­ta­do por Ramón Gó­mez de la Ser­na, que las de­fi­nía co­mo “hu­mo­ris­mo más me­tá­fo­ra”. Se ba­san en pa­re­ci­dos o en­la­ces sor­pren­den­tes, gra­cio­sos o poé­ti­cos, ex­pues­tos en una fra­se. Un gé­ne­ro, pues, apro­pia­do pa­ra Twit­ter. Em­pe­zó a es­cri­bir­las ha­ce un si­glo, y las he re­leí­do pa­ra ver si si­guen di­vir­tién­do­me. El in­ge­nio tie­ne una vi­da cor­ta. A mí me ha­cían gra­cia los chis­tes de ba­tu­rros que leía en una co­lec­ción del Blan­co y Ne­gro que he­re­dé de mi abue­lo. Ha­ce unos días, con­té uno de ellos en una ter­tu­lia ra­dio­fó­ni­ca. Dos ma­ños se acer­can a una chi­ca que es­tá la­van­do en el río. Uno se ade­lan­ta, y le di­ce: “¿Qué? ¿La­van­do?”. El com­pa­ñe­ro, ad­mi­ra­do por su arro­jo, co­men­ta: “¡Re­diez! ¡Qué chis­pi­ca tie­nes con las mu­je­res!”. Nin­guno de los con­ter­tu­lios lo en­ten­dió, lo que re­ve­ló que chis­tes e in­ge­nio­si­da­des en­ve­je­cen con ra­pi­dez. Tal vez eso los dis­tin­gue de crea­cio­nes más po­de­ro­sas, que man­tie­nen su ju­ven­tud du­ran­te si­glos. Las gre­gue­rías si­guen pa­re­cién­do­me sor­pren­den­tes, pe­ro no sé si a us­te­des se lo pa­re­ce­rán. Trans­cri­bo al­gu­nas: “El pu­ño de la ca­mi­sa de­be ver­se pa­ra que ten­gan cue­llo las ma­nos”. “Sel­va vir­gen es el lu­gar don­de la mano del hombre no ha pues­to nun­ca el pie”. “Reuma es te­ner do­lor de ca­be­za en las ro­di­llas”. Asis­ti­mos a una zarabanda ge­ne­ral don­de el pu­ño es cue­llo; la mano, pie; la ro­di­lla, ca­be­za. Sin per­der su iden­ti­dad, el mun­do se vuel­ve ca­be­za aba­jo y ha­ce una za­pate­ta. Nos sor­pren­den ges­tos co­ti­dia­nos. “El be­bé se saluda a sí mis­mo, dan­do la mano a su pie”. “Los chi­nos co­men to­can­do el tam­bor”. “Los chi­nos es­cri­ben las le­tras de arri­ba aba­jo co­mo si des­pués fue­sen a su­mar lo que han es­cri­to”. Gó­mez de la Ser­na cuen­ta en su Au­to­mo­ri­bun­dia có­mo in­ven­tó la gre­gue­ría. Era un día aplas­ta­do por una tor­men­ta, en que el au­tor iba y ve­nía in­quie­to de la ha­bi­ta­ción al bal­cón: “Yo que­ría de­cir... yo ha­bía pen­sa­do… re­cor­dan­do el Arno en Flo­ren­cia… frente a aque­lla pen­sión en que ha­bi­té… que la ori­lla de allá… Sí, la ori­lla de allá que­ría es­tar en la ori­lla de acá… Eso, ese de­seo inau­di­to pe­ro real… Esa per­tur­ba­ción de la es­ta­bi­li­dad de las ori­llas ¿qué era?... Era… una gre­gue­ría”. En efec­to, pa­ra el in­ge­nio­so las co­sas quie­ren ser otra co­sa. La reali­dad es una red de pa­re­ci­dos, de as­pi­ra­cio­nes frus­tra­das. La gre­gue­ría des­cu­bre pa­re­ci­dos irre­ba­ti­bles por muy dis­pa­ra­ta­dos que pa­rez­can. “El si­fón sa­be a pie dor­mi­do” no es un desa­tino. Com­pa­rar el hor­mi­gueo que sen­ti­mos cuan­do se nos duer­me un pie con el bur­bu­jeo del si­fón, exi­ge a la reali­dad una elas­ti­ci­dad má­xi­ma. La gre­gue­ría –co­mo el in­ge­nio, y tal vez co­mo to­do el ar­te– jue­ga con la reali­dad. “Por eso –es­cri­be Ramón– es lo úni­co que no nos po­ne tris­te, ca­be­zo­nes, pe­sa­ro­sos y tu­me­fac­tos al es­cri­bir­las, pues su au­tor jue­ga mien­tras la re­com­po­ne y ti­ra su ca­be­za a lo al­to y des­pués la re­co­ge”. Or­te­ga y Gasset, miem­bro de esa mis­ma ge­ne­ra­ción, ha­bía di­cho: “El ar­tis­ta es el que me­nos tie­ne que abu­rrir­se y pa­ra ma­tar el abu­rri­mien­to le­tal de la vi­da, tie­ne la úni­ca es­pa­da que lo ata­ca: la plu­ma, el lá­piz, el bu­ril, el cin­cel, el te­cla­do”.

CON LA LEC­TU­RA DE GRE­GUE­RÍAS TE SIEN­TES MÁS JO­VEN; SU IN­GE­NIO, ÁGIL Y ALE­GRE, CREA UNA SEN­SA­CIÓN DE LEVEDAD

De la lec­tu­ra de las gre­gue­rías he sa­li­do bas­tan­te re­ju­ve­ne­ci­do. El in­ge­nio siem­pre pro­du­ce una sen­sa­ción de sor­pren­den­te li­ge­re­za, de levedad. Es ju­gue­tón y, por lo tan­to, ágil y ale­gre, jue­ga con las co­sas y así de­mues­tra su superioridad so­bre ellas. Ya se sa­be que no se pue­de vi­vir siem­pre ju­gan­do, pe­ro a ve­ces ol­vi­da­mos que tam­po­co po­de­mos vi­vir sin ju­gar.

Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.