Quien tie­ne un pe­rro tie­ne un te­so­ro

Los pe­rros son el ani­mal do­més­ti­co por ex­ce­len­cia. Dan com­pa­ñía, son ca­ri­ño­sos, les en­can­ta ju­gar… Y, ade­más, su amis­tad pue­de ser muy be­ne­fi­cio­sa pa­ra nues­tra sa­lud

La Vanguardia - ES - - ED - Jo­sé An­drés Ro­drí­guez

De­jan pe­lo, hay que re­co­ger sus ex­cre­men­tos, la­dran, su­po­nen un gas­to eco­nó­mi­co y su uti­li­dad prác­ti­ca (a ex­cep­ción de los pe­rros guar­dia­nes, po­li­cía o pas­to­res) es más bien in­con­cre­ta. Pe­ro, tam­bién, le re­ci­ben a uno con ale­gría cuan­do lle­ga del tra­ba­jo, sue­len es­tar dis­pues­tos a ju­gar, se sien­ten rea­li­za­dos si se les lan­za un pa­lo 35 ve­ces y 35 ve­ces se les di­ce que lo han he­cho bien, nun­ca se irán de ca­sa y acom­pa­ñan a pa­sear a su due­ño en­can­ta­dos de la vi­da. En el año 2009, en Es­pa­ña ha­bía cen­sa­dos 4.720.378 pe­rros, se­gún la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Fa­bri­can­tes de Ali­men­tos pa­ra Ani­ma­les de Com­pa­ñía. Más o me­nos, uno por ca­da diez per­so­nas. Y eso sin con­tar a los pe­rros sin pa­pe­les. Pe­ro ¿por qué tan­tas per­so­nas tie­nen pe­rro?, ¿por qué es­tos ani­ma­les se han ga­na­do el tí­tu­lo de me­jor ami­go del hombre?, ¿por qué pa­ra al­gu­nas per­so­nas su vi­da es­ta­ría in­com­ple­ta sin ellos? “Pues por­que nos apor­tan ca­li­dad de vi­da en mu­chos sen­ti­dos”, ex­pli­ca Ser­gio Te­je­dor, edu­ca­dor es­pe­cia­li­za­do en apren­di­za­je y mo­ti­va­ción de con­duc­ta de ani­ma­les del hos­pi­tal Clí­ni­co Ve­te­ri­na­rio de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na (UAB). “Son un víncu­lo afec­ti­vo, y, ade­más, in­con­di­cio­nal”. Una de las me­jo­res cre­den­cia­les de los pe­rros es su amor y en­tre­ga sin con­di­cio­nes. “Pa­se lo que pa­se, tu pe­rro siem­pre va a es­tar ahí”, se­ña­la Eva Do­mè­nec, di­rec­to­ra del Cen­tro de Te­ra­pia Asis­ti­da con Pe­rros (CTAC). “Por­que el pe­rro ne­ce­si­ta mu­cho a su due­ño, ya que de­pen­de de él pa­ra ali­men­tar­se, ju­gar... Y lo to­le­ra tal cual es”. Asi­mis­mo, los pe­rros son más ex­pre­si­vos y cer­ca­nos que otros ani­ma­les do­més­ti­cos, co­mo los ga­tos. Y les en­can­ta la com­pa­ñía hu­ma­na. “Hay mu­cha co­mu­ni­ca­ción e in­ter­cam­bio de afec­to. Y son más fia­bles y ma­ne­ja­bles que los ga­tos”, aña­de Eva Do­mè­nec. Sin ol­vi­dar que una de las gran­des pa­sio­nes de los pe­rros es ju­gar. Al­go que, qui­zás, los se­res hu­ma­nos no prac­ti­ca­mos co­mo de­be­ría­mos. “Pue­des ju­gar y pa­sar­lo bien con ellos –ex­pli­ca Ser­gio Te­je­dor–, lo que te ayu­da a li­be­rar ten­sio­nes y ol­vi­dar­te de los pro­ble­mas”. Hay nu­me­ro­sos es­tu­dios que ava­lan los be­ne­fi­cios de vi­vir con un pe­rro. Por ejem­plo, ayu­da a re­du­cir el es­trés y me­jo­ra la sa­lud car­dio­vas­cu­lar. Y no sólo por el he­cho de que obli­ga a rea­li­zar ac­ti­vi­da­des fí­si­cas co­mo pa­sear, sino por el va­lor que tie­ne la re­la­ción afec­ti­va. Tras una in­ter­ac­ción de unos mi­nu­tos en­tre due­ño y pe­rro, se re­du­cen sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te los ni­ve­les de cor­ti­sol, la hor­mo­na del es­trés. Y no sólo en los hu­ma­nos, sino tam­bién en los ca­nes. La ne­ce­si­dad de dis­fru­tar de re­la­cio­nes afec­ti­vas es fun­da­men­tal pa­ra nues­tra ca­li­dad de vi­da. “Y los pe­rros son un víncu­lo afec­ti­vo más”, se­ña­la Begoña Gá­lle­go, psi­coa­na­lis­ta. Per­mi­ten vi­vir el sen­ti­mien­to de rea­li­za­ción que su­po­ne que­rer a al­guien. Y la sa­tis­fac­ción de sen­tir que ese amor es re­ci­bi­do con agra­de­ci­mien­to. Y, aun­que qui­zás sea arries­ga­do de­cir que un pe­rro en­tien­de a su due­ño, “se pue­de for­mar una sin­to­nía emo­cio­nal bá­si­ca”. Esa sen­sa­ción que tie­nen mu­chas per­so­nas de que su pe­rro sa­be cuán­do están tris­tes, ale­gres o an­gus­tia­das. De que les mi­ra a los ojos y… sa­ben lo que les pa­sa. Pe­ro ¿has­ta qué pun­to un pe­rro pue­de em­pa­ti­zar con su due­ño? Ser­gio Te­je­dor ase­gu­ra que, sin lle­gar a hu­ma­ni­zar­los, “es cier­to que los pe­rros no­tan los cam­bios aními­cos. Pue­den iden­ti­fi­car es­ta­dos emo­cio­na­les bá­si­cos, co­mo la ale­gría, la tris­te­za o la an­sie­dad”. Por ejem­plo, se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Golds­miths, en Lon­dres, los pe­rros de­tec­tan cuán­do una per­so­na es­tá an­gus­tia­da. Es­ta re­la­ción afec­ti­va pue­de ser muy apa­ci­ble si el pe­rro (y el due­ño) es­tá bien edu­ca­do. Otra de las ven­ta­jas de la re­la­ción con es­tos ani­ma­les. Apar­te de al­gún pi­pí oca­sio­nal fue­ra de lu­gar, la re­la­ción pue­de fun­cio­nar sin de­ma­sia­dos trom­pi­co­nes. “Al­go mu­cho más com­pli­ca­do con las per­so­nas”, apun­ta Begoña Gá­lle­go. Ya que, aun­que no sue­len ori­nar don­de no de­ben, “ca­da una tie­ne sus de­seos, sus ob­je­ti­vos, sus ex­pec­ta­ti­vas. Hay fric­cio­nes. El pe­rro mue­ve la co­la siem­pre que lle­gas a ca­sa; en cam­bio, tu pa­re­ja pue­de es­tar en­fa­da­da con­ti­go”. Y re­ci­bir­te con un gru­ñi­do. Cuan­do al­guien que vi­ve so­lo, una pa­re­ja o una fa­mi­lia in­te­gra a un pe­rro en sus vi­das, tam­bién lo in­te­gra en su red so­cial. Se­rá un ser vi­vo que se re­la­cio­na­rá con ellos, pe­ro que es­ta­rá pre­sen­te en sus re­la­cio­nes con ami­gos, fa­mi­lia­res u otros due­ños de pe­rros. “Ese es otro de los be­ne­fi­cios que apor­tan los pe­rros”, con­si­de­ra An­to­ni Bul­be­na, ca­te­drá­ti­co de Psi­quia­tría de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma

de Bar­ce­lo­na. “Un pe­rro da se­gu­ri­dad y es­ta­bi­li­dad, es un pun­to de re­fe­ren­cia en tu red so­cial. Hay es­tu­dios so­bre la so­le­dad y la re­la­ción con los pe­rros que di­cen que si una per­so­na es­tá con su pe­rro, au­men­ta la oxi­to­ci­na”. Una hor­mo­na im­pli­ca­da en los víncu­los afec­ti­vos que te­ne­mos con otras per­so­nas. “Y que no au­men­ta cuan­do es­tás con un pe­rro que no es el tu­yo”, aña­de es­te psi­quia­tra que par­ti­ci­pa en la Cá­te­dra Fun­da­ción Af­fi­nity Ani­ma­les y Sa­lud de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na, que in­ves­ti­ga los be­ne­fi­cios de la con­vi­ven­cia con ani­ma­les.

Toby, Pan­cho o Ro­co dan com­pa­ñía, son fie­les, per­mi­ten un sa­lu­da­ble in­ter­cam­bio afec­ti­vo y se apun­tan a to­dos los pa­seos y se­sio­nes de jue­gos. Pe­ro tam­bién ne­ce­si­tan cui­da­dos. Y esas obli­ga­cio­nes de aseo, ali­men­ta­ción o vi­si­tas al ve­te­ri­na­rio son be­ne­fi­cio­sas pa­ra ellos y sus due­ños. Es­pe­cial­men­te, co­mo ex­pli­ca Ser­gio Te­je­dor, “en el ca­so de las per­so­nas ma­yo­res, ya que las obli­ga a man­te­ner­se ac­ti­vas, pues de­ben cui­dar al pe­rro, lim­piar­lo, sa­car­lo a pa­sear…”. Es­tas obli­ga­cio­nes tam­bién pue­den ser muy sa­lu­da­bles pa­ra las per­so­nas que se sien­ten so­las. An­to­ni Bul­be­na re­cuer­da a un pa­cien­te que “pa­sa­ba se­ma­nas prác­ti­ca­men­te sin sa­lir de ca­sa. Des­de que tu­vo pe­rro, me de­cía que no es que él sa­ca­ra a pa­sear al pe­rro sino que el pe­rro lo sa­ca­ba a él”. Un be­ne­fi­cio que va mu­cho más allá de es­ti­rar las pier­nas y no de­jar pa­sar la vi­da frente al te­le­vi­sor. Un pe­rro tam­bién es un ex­ce­len­te me­dia­dor so­cial. Se pue­den crear bue­nas amis­ta­des (o al­go más) en la ho­ra de pa­seo del pe­rro, cuan­do los due­ños char­lan de sus ca­nes, del tiem­po o del Go­bierno, mien­tras sus ami­gos pe­lu­dos se per­si­guen o se olis­quean. Sin ol­vi­dar que con los pe­rros se ha­bla. Una per­so­na que vi­va so­la tie­ne al­guien a quien hablar, fe­li­ci­tar si ha­ce al­go bien, re­ñir… “El pe­rro es­tá con­ti­go en ca­sa, te da com­pa­ñía y ha­blas con él. Hay per­so­nas que ha­blan con sus pa­ja­ri­tos”, apun­ta Begoña Gá­lle­go. Qui­zás

no so­lu­cio­nan la so­le­dad, pe­ro, por lo me­nos, la ali­vian un po­co. En opi­nión de An­to­ni Bul­be­na, las per­so­nas ma­yo­res y los ni­ños son quie­nes más se pue­den be­ne­fi­ciar del víncu­lo con un pe­rro. “Les de­mues­tra que pue­den cui­dar a al­guien, que pue­den asu­mir una res­pon­sa­bi­li­dad, que son ca­pa­ces”. Y, en el ca­so de los más pe­que­ños, tam­bién les ayu­da a desa­rro­llar el res­pe­to, la em­pa­tía y la so­cia­bi­li­dad. Por eso, co­mo se­ña­la Eva Do­mè­nec, “tan­tos pa­dres quie­ren que sus ni­ños ten­gan un pe­rro o les per­mi­ten te­ner­lo si es­tos se lo pi­den. Sa­ben que se­rá al­go muy bueno pa­ra sus hi­jos”. En to­do ca­so, aña­de que es im­por­tan­te que “esa re­la­ción la su­per­vi­se un adul­to. No se pue­de de­jar to­da la res­pon­sa­bi­li­dad en los ni­ños, por­que se pue­den des­bor­dar por las obli­ga­cio­nes que exi­ge un pe­rro. Y, cla­ro, si es­te ha­ce al­go mal no hay que de­cir­les: ‘Mi­ra lo que ha he­cho tu pe­rro’”. Asi­mis­mo, los ni­ños con pro­ble­mas de co­mu­ni­ca­ción me­jo­ran si em­pie­zan a re­la­cio­nar­se con un pe­rro. “Es­te es un ele­men­to mo­ti­va­dor pa­ra los ni­ños au­tis­tas, por ejem­plo, en la te­ra­pia asis­ti­da con ani­ma­les”. Y los be­ne­fi­cios que apor­tan la com­pa­ñía de los ca­nes pa­ra los pe­que­ños no son sólo psi­co­ló­gi­cos. Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Kuo­pio (Fin­lan­dia) se­ña­la que los re­cién na­ci­dos que con­vi­ven con un pe­rro su­fren me­nos in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias. La ex­pli­ca­ción que dan los cien­tí­fi­cos es que el be­bé es­tá en con­tac­to con más bac­te­rias, lo que for­ta­le­ce sus de­fen­sas. Y un pe­rro tam­bién pue­de for­ta­le­cer a una fa­mi­lia. “Pue­de desem­pe­ñar un pa­pel muy im­por­tan­te”, ex­pli­ca Begoña Gá­lle­go. “Si uno de los hi­jos se sien­te al­go so­lo, pue­de ha­cer pi­ña con el pe­rro. O el can pue­de ayu­dar a dar es­ta­bi­li­dad a una pa­re­ja sin hi­jos”. O, si hay mal am­bien­te en la ce­na fa­mi­liar, el pe­rro ha­ce al­gu­na mo­ne­ría o se acer­ca a la me­sa suplicando co­mi­da, y ayu­da a des­ten­sar el am­bien­te. Aun­que, en oca­sio­nes, la re­la­ción con el pe­rro es de­ma­sia­do hu­ma­na o de­pen­dien­te. Pe­rros pei­na­dos o ves­ti­dos co­mo ni­ñas, que re­ci­ben he­ren­cias o cu­yos due­ños no pue­den se­pa­rar­se de ellos sin caer en la an­sie­dad. El pe­rro pue­de ser co­mo un hi­jo pa­ra las pa­re­jas sin des­cen­den­cia, el ami­go que no se tie­ne pa­ra las per­so­nas so­las, el re­fu­gio pa­ra quie­nes están en­fa­da­dos con la vi­da… “Hay per­so­nas que ha­blan de sus pe­rros co­mo si fue­ran sus hi­jos, y pro­yec­tan en ellos sus an­he­los”, di­ce Begoña Gá­lle­go. La so­le­dad o la con­flic­ti­vi­dad de las re­la­cio­nes hu­ma­nas ha­cen que mu­chas per­so­nas es­pe­ren que su pe­rro su­pla sus ca­ren­cias afec­ti­vas. En es­tos ca­sos, cuan­do el pe­rro mue­re, el due­lo pue­de ser muy com­pli­ca­do. Begoña Gá­lle­go re­cuer­da a una pa­cien­te que “su­frió una de­pre­sión muy fuer­te y sólo se sentía acom­pa­ña­da por su pe­rro. Cuan­do es­te mu­rió, pa­só por un due­lo muy du­ro. El pe­rro ha­bía ocu­pa­do el lu­gar de un buen ami­go”. Y An­to­ni Bul­be­na co­men­ta los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio so­bre la re­la­ción de se­res hu­ma­nos y pe­rros: “El 50% de los en­tre­vis­ta­dos creía que su pe­rro les es­cu­cha­ba más que su pa­re­ja y, si tu­vie­ran que ele­gir a quién lle­var­se a una is­la de­sier­ta, se lle­va­rían an­tes a un pe­rro que a un ser hu­mano”. Se­gún las in­ves­ti­ga­cio­nes que es­tá rea­li­zan­do la Cá­te­dra Fun­da­ción Af­fi­nity Ani­ma­les y Sa­lud, “las fa­mi­lias con hi­jos son quie­nes, en ge­ne­ral, tie­nen me­nos de­pen­den­cia con los pe­rros”. Los pe­rros dan mu­chas re­com­pen­sas si se les da el tra­to ade­cua­do. “Pue­den me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de una per­so­na, pe­ro tam­bién dan mu­cho tra­ba­jo”, se­ña­la Ser­gio Te­je­dor. “Aun­que ca­da vez más per­so­nas son cons­cien­tes de lo que pue­den es­pe­rar de un pe­rro y de lo que de­ben ofre­cer­le”. Es un ser vi­vo que da ca­ri­ño y com­pa­ñía pe­ro que tam­bién ne­ce­si­ta y es­pe­ra que lo tra­ten co­mo es de­bi­do: co­mo a un pe­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.