Cuan­do la re­la­ción es un in­fierno

La Vanguardia - ES - - ED -

“Hay pe­rros que se pa­re­cen a sus amos”, se­ña­la Begoña Gá­lle­go. Pe­rros co­que­tos con due­ños co­que­tos, pe­rros agre­si­vos con due­ños agre­si­vos, pe­rros tran­qui­los con due­ños tran­qui­los. No sue­len ver­se ca­ni­ches con jó­ve­nes de es­té­ti­ca agre­si­va. Co­mo ex­pli­ca An­to­ni Bul­be­na, “no po­de­mos de­cir que el amo de­ter­mi­na al pe­rro, pe­ro hay una trans­fe­ren­cia de con­duc­ta. Si al amo no le gus­ta sa­lir de ca­sa, el pe­rro se acos­tum­bra. Si el amo co­me mu­cho, el pe­rro tam­bién. Por eso aho­ra hay tan­ta obe­si­dad en­tre los ani­ma­les”. Por­que sus amos tam­bién son de dien­te fá­cil. Re­la­cio­nes ca­si sim­bió­ti­cas, no siem­pre sa­lu­da­bles, pe­ro que pue­den fun­cio­nar sin ten­sio­nes. En el otro ex­tre­mo están los pe­rros y los amos que no se en­tien­den o que, di­rec­ta­men­te, no se so­por­tan. Eva Do­mè­nec ex­pli­ca que “dis­fru­ta­rás de los be­ne­fi­cios de te­ner pe­rro si es­te es­tá bien edu­ca­do”. Mu­chos pro­ble­mas de con­vi­ven­cia se de­ben a que los due­ños no edu­can bien a sus pe­rros. Pe­ro, co­mo apun­ta Ser­gio Te­je­dor, “los pro­ble­mas tam­bién pue­den de­ber­se a que el pe­rro no cum­ple las ex­pec­ta­ti­vas de sus due­ños, lo que es la cau­sa de mu­chos aban­do­nos”. A ve­ces, al­guien re­ci­be un pe­rro co­mo re­ga­lo, y se lo que­da aun­que no le gus­te o no se­pa muy bien có­mo tra­tar­lo. O quie­re te­ner un pe­rro sin que su pa­re­ja lo desee. Pe­ro el can es más agre­si­vo de lo que se pen­sa­ba o se ori­na en la co­ci­na… y aca­ba, sin co­mer­lo ni be­ber­lo, en me­dio de una cri­sis de pa­re­ja. Hay per­so­nas que se de­jan lle­var por modas o cri­te­rios es­té­ti­cos a la ho­ra de es­co­ger a un pe­rro, en lu­gar de fi­jar­se en si es ac­ti­vo o no, por ejem­plo. Y lue­go se ven des­bor­da­das. “To­da­vía se da esa com­pra im­pul­si­va”, se­ña­la Ser­gio Te­je­dor. ”Hay gen­te que eli­ge por el co­lor; por ejem­plo, no sue­len gus­tar los pe­rros de pe­lo ne­gro, por­que se apre­cia me­nos su ex­pre­si­vi­dad. Ni tam­po­co los que pier­den pe­lo, por­que es in­có­mo­do. Y aho­ra la mo­da son los pe­rros atlé­ti­cos, ti­po bó­xer, que son in­fan­ti­les, así que no se re­co­mien­dan pa­ra per­so­nas ma­yo­res”. Por eso, Eva Do­mè­nec acon­se­ja pen­sar muy bien “qué se es­pe­ra de un pe­rro”. Es­te se adap­ta a las per­so­nas, pe­ro has­ta cier­to pun­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.