Una sa­na so­le­dad ado­les­cen­te

Cuan­do los hi­jos lle­gan a la ado­les­cen­cia se trans­for­man y tien­den a ais­lar­se, a pa­sar mu­cho tiem­po so­los, y mu­chos pa­dres se an­gus­tian. ¿Cuán­do la so­le­dad es nor­mal y cuán­do pro­ble­má­ti­ca?

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to May­te Rius

La fi­gu­ra del jo­ven so­li­ta­rio, ais­la­do, con fre­cuen­cia se vin­cu­la a per­so­na mar­gi­na­da, ra­ra, aso­cial e, in­clu­so, can­di­da­ta a des­equi­li­brios psi­co­ló­gi­cos. Es ha­bi­tual es­cu­char la co­le­ti­lla “era un jo­ven so­li­ta­rio” pa­ra des­cri­bir a los au­to­res de ma­tan­zas y de otros ac­tos atro­ces. Y ello ha­ce que mu­chas per­so­nas con­si­de­ren que es un pro­ble­ma ser so­li­ta­rio du­ran­te la ado­les­cen­cia. Sin em­bar­go, hay una par­te de la so­le­dad del ado­les­cen­te que es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­ria pa­ra el de­sa­rro­llo, pa­ra con­ver­tir­se en un adul­to sano, de mo­do que qui­zá lo preo­cu­pan­te es que no mues­tren cier­to dis­tan­cia­mien­to. Por­que, ex­pli­can los psi­có­lo­gos, una co­sa es la so­le­dad y otra la so­cia­li­za­ción, y que un ado­les­cen­te quie­ra o ne­ce­si­te es­tar so­lo no tie­ne ni de­be ser si­nó­ni­mo de se­cre­tis­mo ni de ais­la­mien­to. Es a es­tas dis­tin­cio­nes a las que los pa­dres han de es­tar aten­tos. No es lo mis­mo que un ado­les­cen­te quie­ra es­tar so­lo por­que ne­ce­si­ta es­tar con­si­go mis­mo, por­que es tí­mi­do o por­que es in­tro­ver­ti­do, que se aís­le por­que se sien­te o ha si­do marginado, por­que no sa­be re­la­cio­nar­se o por­que tra­ta de ale­jar­se de al­go o al­guien o es­tá de­pri­mi­do.

“Que los ado­les­cen­tes se aís­len de sus pa­dres no es preo­cu­pan­te, lo preo­cu­pan­te es si no apa­re­ce la in­ti­mi­dad, la re­ser­va, que es uno de los as­pec­tos que de­bu­tan en la ado­les­cen­cia y que de­no­tan que el ado­les­cen­te se es­tá desa­rro­llan­do bien”, ase­gu­ra Jor­ge Tió, psi­có­lo­go clí­ni­co y coor­di­na­dor del equi­po de aten­ción al me­nor de la Fun­da­ció Sant Pe­re Claver. Ex­pli­ca que en la ado­les­cen­cia los cha­va­les ne­ce­si­tan sa­lir de las re­la­cio­nes más de­pen­dien­tes de la in­fan­cia y crear es­pa­cios per­so­na­les. Eso jus­ti­fi­ca que a ve­ces quie­ran es­tar so­los y que co­mien­cen a dar va­lor a la re­ser­va pa­ra sen­tir­se más au­tó­no­mos y más se­gu­ros. “Que el jo­ven lo cuen­te to­do in­di­ca que tie­ne ne­ce­si­dad de que to­do el mun­do se en­te­re de to­do pa­ra te­ner se­gu­ri­dad”, apun­ta. Ma­rio Iz­co­vich, res­pon­sa­ble del gru­po de in­ves­ti­ga­ción en ado­les­cen­cia del Col·legi de Psi­cò­legs de Ca­ta­lun­ya, ase­gu­ra que ca­da ado­les­cen­te es dis­tin­to y se com­por­ta de for­ma di­fe­ren­te, pe­ro que es muy fre­cuen­te que el ado­les­cen­te mar­que dis­tan­cia con los adul­tos –es­pe­cial­men­te con los pa­dres– y se re­clu­ya en sí mis­mo pa­ra cons­truir su in­ti­mi­dad, y eso se tra­duz­ca en que cie­rra la puer­ta de su ha­bi­ta­ción, se en­cie­rra en el ba­ño, cuen­ta po­cas co­sas de los ami­gos y de la es­cue­la… “Los pa­dres han de acep­tar es­ta trans­for­ma­ción, es im­por­tan­te; pe­ro los hay que no lo so­por­tan, que se an­gus­tian y en­tran en el ba­ño o en la ha­bi­ta­ción del hi­jo sin lla­mar, re­vi­san sus co­sas, el or­de­na­dor y quie­ren sa­ber qué ha­ce, qué pien­sa, qué pa­sa en la vi­da de su hi­jo. Se crea una di­ná­mi­ca po­li­cial que pro­vo­ca más re­cha­zo por par­te del ado­les­cen­te y le lle­va a en­ce­rrar­se más”, in­di­ca Iz­co­vich. Por­que si al­go tie­nen cla­ro quie­nes tra­tan con ado­les­cen­tes es que es­tos se ale­jan de los pa­dres cuan­do les tra­tan co­mo ni­ños, cuan­do les están pre­gun­tan­do cons­tan­te­men­te có­mo es­tá, si ne­ce­si­ta al­go o dán­do­les con­se­jos no pe­di­dos o di­cién­do­les di­rec­ta­men­te lo que de­ben ha­cer. “Con es­te ti­po de ac­ti­tu­des los pa­dres lo úni­co que con­si­guen es que el hi­jo se cie­rre más, que es su for­ma de de­cir que ya no es un crío, que tie­ne

ca­pa­ci­dad pa­ra pen­sar y re­fle­xio­nar por sí mis­mo; pe­ro es que a los pa­dres nos cues­ta mu­cho acep­tar que nues­tros hi­jos se van ha­cien­do ma­yo­res y se van in­de­pen­di­zan­do, cuan­do de­be­ría­mos te­ner cla­ro que el ma­yor éxi­to de un pa­dre o ma­dre es ha­cer­se pres­cin­di­ble pa­ra los hi­jos”, reflexiona el so­ció­lo­go Ja­vier Elzo, que du­ran­te años ha in­ves­ti­ga­do so­bre el com­por­ta­mien­to y la edu­ca­ción de los jó­ve­nes. Tió apun­ta que a los pa­dres a los que la in­ti­mi­dad de sus hi­jos les des­pier­ta an­sie­dad o des­con­fian­za les pue­de tran­qui­li­zar com­pro­bar si se so­cia­li­za, si fue­ra de ca­sa sí tie­ne re­la­cio­nes y, so­bre to­do, si ha­ce re­la­cio­nes nue­vas, si sa­le del gru­po de ami­gos que le ha acom­pa­ña­do du­ran­te la in­fan­cia, una con­duc­ta que con­si­de­ra in­di­ca­ti­va de un sano de­sa­rro­llo. “Que apa­rez­can gru­pos es­pon­tá­neos a par­tir de los nue­vos con­tac­tos que se ha­cen a esas eda­des es im­por­tan­te pa­ra el de­sa­rro­llo del ado­les­cen­te por­que ahí pue­de in­ter­cam­biar to­do lo nue­vo: sus cam­bios cor­po­ra­les, sus cam­bios en la for­ma de pen­sar, en sus va­lo­res; apa­re­ce el in­ter­cam­bio eró­ti­co, de ideas, y así se con­fron­ta con los pa­dres y se se­pa­ra de la in­fan­cia”, jus­ti­fi­ca. Tam­bién Iz­co­vich en­fa­ti­za que la vi­da so­cial de los ado­les­cen­tes es un buen in­di­ca­dor de si su so­le­dad o ais­la­mien­to res­pec­to a los adul­tos es o no preo­cu­pan­te. “Si un jo­ven va a la es­cue­la, vuel­ve, y se pa­sa el res­to del día en ca­sa, sin que­dar con na­die, ni si­quie­ra los fi­nes de se­ma­na, qui­zá es­te­mos an­te al­gún ti­po de di­fi­cul­tad; pe­ro sin per­der de vis­ta que tam­bién hay cha­va­les que ne­ce­si­tan re­cluir­se y bus­car es­tra­te­gias pa­ra ver có­mo se re­la­cio­nan con otros, por­que a esa edad están cons­tru­yen­do su iden­ti­dad y pa­san por mu­chos mo­men­tos, no es un pe­rio­do uni­for­me”, co­men­ta. Su con­se­jo pa­ra aque­llos pa­dres que creen que su hi­jo tie­ne po­ca vi­da so­cial o que es muy tí­mi­do es dar­se un tiem­po pa­ra ver có­mo evo­lu­cio­na, y acep­tar que un hi­jo no es co­mo los pa­dres desean que sea, sino que pue­den ser más abier­to o me­nos, y que ser tí­mi­do no de­be ser un pro­ble­ma, ni es­tar so­lo es ma­lo ne­ce­sa­ria­men­te, sino que pue­de ir acom­pa­ña­do de una ri­ca vi­da in­te­rior. Por­que no es lo mis­mo el jo­ven que se pa­sa el día en su cuar­to le­yen­do, es­cu­chan­do mú­si­ca o to­can­do un ins­tru­men­to que el se pa­sa el día ti­ra­do en la ca­ma sin más o mues­tra tris­te­za. Com­pro­bar, co­mo in­di­ca Jor­ge Tió, que el cha­val desa­rro­lla nue­vos in­tere­ses o ac­ti­vi­da­des, que po­ne a prue­ba sus nue­vas ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les, afec­ti­vas o crea­ti­vas tam­bién de­be­ría ali­viar la preo­cu­pa­ción de los pa­dres. “Los ado­les­cen­tes ne­ce­si­tan ex­pe­ri­men­tar pa­ra co­no­cer­se, po­ner­se a prue­ba, ve­ri­fi­car­se, y al­gu­nos op­tan por ha­cer­lo de for­ma ais­la­da, sin que los de­más le vean; pe­ro es im­por­tan­te que ten­gan la opor­tu­ni­dad de ha­cer­lo, de dar su opi­nión en al­gún si­tio, de ex­pre­sar­se me­dian­te gra­fi­tis o de pro­bar su ha­bi­li­dad con el ska­te”, in­di­ca. Por el con­tra­rio, ex­pli­ca Tió, si un ado­les­cen­te es realmente so­li­ta­rio, no se so­cia­li­za y no se ve­ri­fi­ca, no se atre­ve a usar y po­ner a prue­ba en al­gún ám­bi­to sus nue­vas ca­pa­ci­da­des, sí que pue­de de­no­tar una ele­va­da in­se­gu­ri­dad o al­gún tras­torno de con­duc­ta, y en es­te ca­so el ais­la­mien­to pue­de ir a más, ha­cer­le sen­tir­se ex­clui­do y lle­var­le a ali­men­tar en ex­ce­so las fan­ta­sías y sen­ti­mien­tos de om­ni­po­ten­cia que acom­pa­ñan es­ta eta­pa del de­sa­rro­llo. Por­que uno de los ries­gos del ais­la­mien­to no­ci­vo es que si al jo­ven le fal­ta co­mu­ni­ca­ción con otros, ade­más de no re­ci­bir apo­yo so­cial ni em­pa­tía en mo­men­tos de ne­ce­si­dad, tam­bién pier­de re­fe­ren­cias pa­ra con­tras­tar y ve­ri­fi­car la reali­dad con sus pro­pios pun­tos de vis­ta, y es más fá­cil que la dis­tor­sio­ne. Ma­rio Iz­co­vich apun­ta que hay cha­va­les que se se­pa­ran de los de­más por­que no sa­ben có­mo jun­tar­se, por­que no sa­ben có­mo ex­pli­car lo que pien­san o qué ha­cer du­ran­te la ho­ra del pa­tio. En lu­gar de apren­der por la vía del en­sa­yo y error se excluyen, se po­nen en un lu­gar di­fe­ren­te. Los de­más en­ton­ces le se­ña­lan por dis­tin­to y eso le se­pa­ra aún más. Su opi­nión es que los pa­dres han de es­tar aten­tos, ver si el re­trai­mien­to es al­go que du­ra po­co tiem­po o se pro­lon­ga. “El pro­ble­ma es que, por mi ex­pe­rien­cia, los pa­dres (y los adul­tos en ge­ne­ral) tie­nen gran di­fi­cul­tad pa­ra es­cu­char al ado­les­cen­te, por­que no se tra­ta de in­ves­ti­gar qué le pa­sa ni de pre­gun­tar­le qué pien­sas, con quién has es­ta­do, et­cé­te­ra, sino de fa­ci­li­tar las con­di­cio­nes pa­ra que el hi­jo pue­da de­jar pis­tas de lo que le pa­sa, de crear ca­na­les pa­ra que se­pa que cuen­ta con el adul­to, que en cual­quier mo­men­to pue­de ser es­cu­cha­do y que cuan­do se sien­ta ca­paz pue­de sa­lir de ese en­cie­rro”, re­la­ta. Por otra par­te, ad­vier­te que la so­cie­dad ac­tual pro­mue­ve el ais­la­mien­to: “Hoy los cha­va­les están ca­da uno en su ca­sa co­nec­ta­dos a pan­ta­llas, no se pro­mue­ven los tra­ba­jos es­co­la­res en gru­po, no se reúnen ami­gos en ca­sa, y to­do eso em­po­bre­ce las re­la­cio­nes”. Cla­ro que tam­bién son mu­chos los que a tra­vés de las nue­vas tec­no­lo­gías y las pan­ta­llas se sien­ten más se­gu­ros pa­ra co­mu­ni­car­se con los otros, am­pli­fi­can sus re­la­cio­nes o po­nen a prue­ba su crea­ti­vi­dad. “El pro­ble­ma no es la tec­no­lo­gía, es su uti­li­za­ción, que se use pa­ra sus­ti­tuir la re­la­ción con el otro o pa­ra ali­men­tar las fan­ta­sías más so­li­ta­rias”, apun­ta Jor­ge Tió. Ja­vier Elzo es­tá con­ven­ci­do de que los ado­les­cen­tes de hoy día “se en­cie­rran más por­que se sien­ten más so­los e in­se­gu­ros que nun­ca. Les re­sul­ta di­fí­cil en­con­trar ayu­da por­que to­do es­tá pro­to­co­li­za­do y ri­tua­li­za­do, in­clu­so las tu­to­rías es­co­la­res. Los cha­va­les no pue­den acu­dir de for­ma es­pon­tá­nea al ve­cino, al pri­mo, al cu­ra o al mé­di­co de la fa­mi­lia co­mo ha­cía­mos an­tes”. El ca­te­drá­ti­co emé­ri­to de So­cio­lo­gía de Deus­to cree que “nun­ca ha si­do tan di­fí­cil ser ado­les­cen­te co­mo aho­ra” por ra­zo­nes fa­mi­lia­res, eco­nó­mi­cas, de cam­bio en las re­la­cio­nes en­tre igua­les y las ma­yo­res exi­gen­cias edu­ca­ti­vas. Elzo cree que mu­chos jó­ve­nes vi­ven en en­tor­nos fa­mi­lia­res cam­bian­tes o ines­ta­bles por la se­pa­ra­ción de los pa­dres, y otros mu­chos lle­gan a ca­sa y se en­cuen­tran que no hay na­die y que pa­san mu­chas ho­ras so­los, lo que au­men­ta su in­se­gu­ri­dad. Por otra par­te, sos­tie­ne que al­gu­nas de las for­mas ac­tua­les de re­la­ción evi­den­cian lo que de­no­mi­na

“un so­li­cis­mo gru­pal”, cha­va­les que se reúnen o que se con­tac­tan por Twit­ter o What­sApp pe­ro sin con­ver­sar, man­te­nien­do un con­tac­to muy su­per­fi­cial. Y en­fa­ti­za que a eso se su­ma la in­se­gu­ri­dad so­bre su fu­tu­ro que se de­ri­va de las ac­tua­les con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y la fuer­te pre­sión for­ma­ti­va y de eva­lua­ción con­ti­nua a que están so­me­ti­dos en la es­cue­la y en sus ca­sas. “Yo me pre­gun­to si la gi­gan­tes­ca pre­sión que vi­ven los jó­ve­nes por te­ner bue­nas ca­li­fi­ca­cio­nes, pa­sar un mon­tón de exá­me­nes y ad­qui­rir múl­ti­ples ha­bi­li­da­des no es­tá de­trás de la ele­va­da ta­sa de fra­ca­so es­co­lar”, es­pe­cu­la. Ma­rio Iz­co­vich en­fa­ti­za que los adul­tos acos­tum­bran a aso­ciar al ado­les­cen­te con pe­li­gros ex­ter­nos, con lo que hay fue­ra, cuan­do lo más im­por­tan­te es el fac­tor in­terno, lo que ellos pa­de­cen, por­que es una eta­pa en la vi­da en que mu­chos de ellos su­fren por­que no sa­ben có­mo re­la­cio­nar­se, lo pa­san mal si no les lla­man pa­ra que­dar, si les re­cha­zan… y se en­cie­rran. Los ex­per­tos ex­pli­can que, en ese ám­bi­to, la reacción de los pa­dres, más que preo­cu­par­se, ha­bría de ser res­pe­tar el tiem­po de los hi­jos, so­por­tar la an­gus­tia que les pro­vo­can sus cam­bios o el que se ha­gan ma­yo­res, de­jar una puer­ta abier­ta a la co­mu­ni­ca­ción pa­ra po­der de­tec­tar las se­ña­les que en­vían cuan­do ne­ce­si­tan ayu­da y es­pe­rar, “por­que si los hi­jos ven que se res­pe­ta su in­ti­mi­dad y sus re­ser­vas, cuan­do ga­nan en se­gu­ri­dad vuel­ven a com­par­tir al­gu­nas co­sas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.