LA VI­DA EN UN TIES­TO

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Cuan­do se es­co­gen las plan­tas pa­ra un bal­cón, un porche o una te­rra­za, hay que te­ner en cuen­ta las con­di­cio­nes en las que van a vi­vir. Y, so­bre to­do, si ad­mi­ten ex­te­rio­res o no

Uno de los erro­res más co­mu­nes que se pue­den co­me­ter cuan­do se tra­ta de es­co­ger los ár­bo­les y plan­tas que van a con­fi­gu­rar su jar­dín, porche, te­rra­za o pe­que­ño bal­cón, es ol­vi­dar­se de lo más im­por­tan­te: son se­res vi­vos. Y tie­nen sus pro­pias exi­gen­cias. Lo pri­me­ro que hay que es­tu­diar es si se tra­ta de una zo­na so­lea­da o no, si es hú­me­da o se­ca y la ca­pa­ci­dad de tie­rra que pue­de dar­nos el es­pa­cio que va­mos a des­ti­nar a esas plan­tas. Pe­re Pa­drós, res­pon­sa­ble de Zin­nia en Bar­ce­lo­na, ex­pli­ca que sólo te­nien­do en cuen­ta esas pre­mi­sas po­dre­mos con­se­guir un es­pa­cio bello y, lo que es más im­por­tan­te, vi­vo.

“Exis­te una lar­ga lis­ta de plan­tas que sir­ven pa­ra el cul­ti­vo en maceta y ad­mi­ten el ex­te­rior (y se­gún la es­pe­cie es­co­gi­da irán a som­bra o sol, y aguan­ta­rán más o me­nos el frío). Lo que ca­si siem­pre hay que evi­tar en una te­rra­za o un es­pa­cio que no sea un jar­dín pro­pia­men­te di­cho son las plan­tas re­si­no­sas”, ex­pli­ca Pa­drós, co­mo el abe­to, el ci­prés o el pino, por po­ner al­gu­nos ejem­plos. En es­te sen­ti­do, hay que en­ten­der que, aun­que pue­den so­bre­vi­vir en al­gu­nos ca­sos, y con un as­pec­to y una sa­lud mag­ní­fi­ca, lo más ha­bi­tual es que es­tos ár­bo­les no evo­lu­cio­nen en es­pa­cios más pe­que­ños o ur­ba­nos pues­to que sus raí­ces no tie­nen nun­ca su­fi­cien­te con la tie­rra que se les sue­le dar en un ties­to, por gran­de que sea”.

¿Qué fun­cio­na si lo que ape­te­ce es te­ner ár­bo­les en ca­sa? Los ex­per­tos des­ta­can tan­to el li­mo­ne­ro, co­mo el man­da­rino, el naranjo, el lau­rel, el ma­dro­ño, la mi­mo­sa... Son es­pe­cial­men­te agra­de­ci­dos el fi­cus ben­ja­mi­na y el fi­cus ní­ti­da. Y fru­ta­les co­mo el manzano, el me­lo­co­to­ne­ro, el ci­rue­lo o el nís­pe­ro. Una op­ción es­pe­cial­men­te atrac­ti­va son las tre­pa­do­ras, so­bre to­do las que dan co­lor co­mo el jaz­mín y la bu­gan­vi­lla. La hie­dra es otra de las es­co­gi­das

EL KUM­QUAT Y EL LI­MO­NE­RO SON PLAN­TAS QUE PI­DEN VI­VIR A PLENO SOL LA CY­CA REVOLUTA ES UNA PLAN­TA QUE SE ADAP­TA A CA­SI TO­DA CON­DI­CIÓN

cuan­do se tra­ta de ta­pi­zar un es­pa­cio con una plan­ta du­ra­de­ra. Pe­ro, vol­vien­do a las con­di­cio­nes que mar­can la evo­lu­ción o no de las plan­tas y ár­bo­les en una te­rra­za, hay que in­ci­dir en el as­pec­to del sol y la som­bra.

El res­pon­sa­ble de Zin­nia cuen­ta que, co­mo es de su­po­ner, en es­pa­cios so­lea­dos las me­jo­res op­cio­nes son las más me­di­te­rrá­neas. Los limoneros son una elec­ción per­fec­ta. “Eso sí, siem­pre que cuen­te con una bue­na maceta, acor­de siem­pre a sus di­men­sio­nes (hay que cam­biar­la a me­di­da que se en­tien­de que de­man­da más es­pa­cio), una po­da ade­cua­da de las ra­mi­tas y ho­jas que se se­can, y un rie­go cui­da­do (tam­bién, y co­mo to­das las plan­tas, ab­so­lu­ta­men­te a de­man­da, que ven­dría a ser una o dos ve­ces por se­ma­na en los me­ses fríos y ca­si a dia­rio, y nun­ca cuan­do les da el sol de pleno, en ve­rano)”, aña­de. Igual­men­te se adap­tan bien los na­ran­jos y los kum­quat (ha­ce unas na­ran­ji­tas muy pe­que­ñas)”. A la som­bra lo que más con­vie­ne son plan­tas del ti­po del fi­cus ben­ja­mi­na (en reali­dad es un to­do­te­rreno, por lo que tam­bién pue­de adap­tar­se per­fec­ta­men­te en un bal­cón) o la eu­ge­nia, un ar­bus­to de ho­ja más pe­que­ña que ha­ce una flor blan­ca di­mi­nu­ta. Se tra­ta de una plan­ta muy in­di­ca­da pa­ra cli­mas me­di­te­rrá­neos que man­tie­ne la ho­ja to­do el año. Otra plan­ta de som­bra que no exi­ge de­ma­sia­dos cui­da­dos y que so­bre­vi­ve bien en te­rra­zas ur­ba­nas es el boj, que pue­de ser na­tu­ral con to­do su con­torno o re­cor­ta­do (se le pue­de dar la for­ma que a uno más le gus­te, in­clu­so ti­po ci­prés o ti­po bo­la). Ade­más de es­tas plan­tas y ár­bo­les que pa­re­ce que se adap­tan a la vi­da en un ties­to (siem­pre de la di­men­sión ade­cua­da se­gún sus ca­rac­te­rís­ti­cas) están las siem­pre su­fri­das pal­me­ras. Y no hay que ol­vi­dar las plan­tas aro­má­ti­cas. Jau­me Be­na­ven­te, de Ar­bo­re­tum, don­de están acos­tum­bra­dos a dar vi­da a los más di­ver­sos es­pa­cios ur­ba­nos con plan­tas de lo más va­ria­do, ex­pli­ca que las pal­me­ras (la cy­ca revoluta, por ejem­plo), ca­si siem­pre cre­cen de for­ma muy de­ci­di­da si se cui­dan y se les da la tie­rra su­fi­cien­te. Ade­más, exis­te la po­si­bi­li­dad de plan­tar

en su ba­se plan­tas aro­má­ti­cas co­mo el to­mi­llo, que pue­den uti­li­zar­se pa­ra cocinar. El ro­sal tam­bién es muy re­sis­ten­te. Con in­fi­ni­dad de va­rie­da­des se adap­ta ca­si a cual­quier rin­cón si se po­dan un po­co en in­vierno, an­tes de que re­bro­ten y se rie­gan bien en ve­rano. Igual que las ci­cas, una plan­ta muy an­ti­gua con más de 300 mi­llo­nes de años de exis­ten­cia (aparecieron an­tes que los di­no­sau­rios). Las ci­cas quie­ren luz, pe­ro no sol di­rec­to. En cuan­to a las plan­tas que so­por­tan peor el sol, y que por lo tan­to pre­fie­ren las zo­nas en pe­num­bra, los he­le­chos son es­pe­cial­men­te in­di­ca­dos, igual que las be­go­nias en ge­ne­ral; tan­to la be­go­nia rex (sus ho­jas di­bu­jan unos ma­ti­ces muy bo­ni­tos to­do el año y en ve­rano lu­cen to­do su es­plen­dor) co­mo la pal­mea­da jas­pea­da o be­go­nia hí­bri­do (con unas ho­jas muy car­no­sas con mu­chas ru­go­si­da­des) o la ti­gre o bo­we­rae (sus ho­jas son muy pe­que­ñas pe­ro ramifica mu­cho has­ta ha­cer una gran ma­ta). Tam­bién son re­sis­ten­tes a la som­bra la ha­ko­ne­chloa (gra­mí­nea con unas ho­jas muy lla­ma­ti­vas y muy re­sis­ten­tes) y la her­mo­sa, aun­que es pro­pen­sa a las pla­gas de ca­ra­co­les.

4 La wa­shing­to­nia, la pal­me­ra de cre­ci­mien­to más ve­loz, más rús­ti­ca y más eco­nó­mi­ca. Es una op­ción muy agra­de­ci­da pues­to que pue­de so­bre­vi­vir en lu­ga­res y con­di­cio­nes más va­ria­das. Es un au­tén­ti­co to­do­te­rreno

5 El ro­do­den­dro tie­ne ho­jas ver­de os­cu­ras, ova­la­das, muy si­mi­la­res a las del lau­rel. Y sus flo­res os­ci­lan en­tre una am­plia ga­ma de to­nos. La flo­ra­ción sue­le te­ner lu­gar en­tre pri­ma­ve­ra y ve­rano, pe­ro el ro­do­den­dro se adap­ta muy bien a las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas más di­ver­sas

6 Adel­fa, tam­bién co­no­ci­da co­mo lau­rel de flor, rosa lau­rel, ba­la­dre o tri­ni­ta­ria. Tam­bién es un to­do­te­rreno

3 La bu­gan­vi­lla es una plan­ta tre­pa­do­ra que tie­ne una es­pec­ta­cu­lar flo­ra­ción en cli­mas cá­li­dos, sin heladas. Flo­re­ce ca­si to­do el año

7 Las fran­ce­si­llas son flo­res de tem­po­ra­da (exi­gen ser plan­ta­das o sem­bra­das ca­da año). En es­te ca­so, flo­re­cen en pri­ma­ve­ra con una ex­plo­sión de co­lo­ri­dos. Pue­den adop­tar tan­to to­nos ama­ri­llos co­mo tam­bién ro­jos y ro­sa­dos. Tam­po­co fal­tan las flo­res blan­cas y vio­le­tas

7

1 La pal­me­ra fé­nix ca­na­ria pue­de re­sis­tir tem­pe­ra­tu­ras de has­ta -8°C sin gran­des pro­ble­mas y lle­gar has­ta -18°C por po­co tiem­po. Es­to sig­ni­fi­ca que es la op­ción co­rrec­ta pa­ra cual­quier lu­gar y con­di­cio­nes me­di­te­rrá­neas. Lo aguan­ta prác­ti­ca­men­te to­do

2 Los limoneros agra­de­cen las tem­pe­ra­tu­ras me­di­te­rrá­neas y el sol. Hay que po­dar­los cuan­do pier­den la fru­ta

1

5

2

3

4

1 Te­rra­za en Bar­ce­lo­na, sue­lo de ma­de­ra de ipe, lu­ces de ace­ro inoxi­da­ble em­po­tra­das en la ma­de­ra,

chill-out de la mis­ma ma­de­ra con co­ji­nes de te­la náu­ti­ca di­se­ña­da por Ar­bo­rè­tum

2 y 3 Pal­me­ra Cy­cas re­vo

lu­ta. La ba­se de la pal­me­ra se aprovecha pa­ra plan­tar to­mi­llos, que pue­den uti­li­zar­se pa­ra cocinar

4 Los gra­na­dos (fru­ta­les ca­du­ci­fo­lios, pue­den lle­gar a me­dir 5 u 8 me­tros) se adap­tan muy bien a cual­quier cli­ma aun­que agra­de­cen el sol. Su fru­to es la gra­na­da

5 En el sue­lo de ma­de­ra se ha crea­do una lí­nea rec­ta plan­ta­da con di­fe­ren­tes tipos de fes­tu­cas

8 Un ro­sal, bien cui­da­do, es una op­ción muy in­tere­san­te tan­to en te­rra­za co­mo en bal­cón o in­clu­so en un es­pa­cio ma­yor

9 Ori­gi­na­rias de Ex­tre­mo Orien­te, to­das las va­rian­tes de gli­ci­nas tie­nen en co­mún sus ho­jas ca­du­cas ova­les, li­ge­ra­men­te se­do­sas y pe­lu­das. Lo me­jor de es­ta plan­ta tre­pa­do­ra son sus flo­res, pe­ro pue­den tar­dar años en sa­lir. Cuan­do lo ha­cen, du­ran­te la pri­ma­ve­ra, sue­len dar ra­ci­mos col­gan­tes de unos quin­ce

6

6 El fi­cus ben­ja­mi­na es un au­tén­ti­co to­do­te­rreno, una es­pe­cie ca­paz de vi­vir por lar­go tiem­po tan­to a sol co­mo a som­bra

7

7 La prí­mu­la es una flor de tem­po­ra­da que da unas flo­res va­ria­das y co­lo­ri­das pe­ro de la que no hay que es­pe­rar que so­bre­vi­va de un año pa­ra otro. En Zin­nia la acon­se­jan co­mo be­lla de­co­ra­ción pa­ra los bal­co­nes y es­pa­cios con­cre­tos de la te­rra­za en los me­ses de ve­rano

8

12

10 cen­tí­me­tros con flo­res vio­le­tas

10 El boj es una de las plan­tas más re­co­men­da­bles pa­ra ex­te­rio­res por su ca­pa­ci­dad pa­ra adap­tar­se bien a con­di­cio­nes di­ver­sas

9

11

14

13

15

11 La la­van­da da flo­res pe­que­ñas, con un cá­liz tu­bu­lar

12 El jaz­mín es de se­mi­som­bra. No aguan­ta el sol di­rec­to por­que sus ho­jas se que­man rá­pi­do 13 y 15 El he­le­cho es­tá es­pe­cial­men­te in­di­ca­do en lu­ga­res de som­bra 14 La ci­ca es una plan­ta con más de 300 mi­llo­nes de años y muy re­sis­ten­te a las con­di­cio­nes ad­ver­sas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.