Pa­ra­do­jas ali­men­ta­rias

En oca­sio­nes, blan­co y en bo­te­lla no equi­va­le a le­che. El úl­ti­mo ejem­plo es un es­tu­dio que in­du­ce a pen­sar que las per­so­nas con unos ki­los de más tie­nen me­nos ries­go de mo­rir que las de pe­so nor­mal. Pe­ro hay mu­chas otras pa­ra­do­jas. Por ejem­plo, ¿có­mo se e

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to An­to­nio Or­tí

El pa­sa­do 7 de enero un buen nú­me­ro de pe­rió­di­cos se hi­cie­ron eco de una no­ti­cia con un ti­tu­lar im­pac­tan­te: unos ki­los de más pro­lon­gan la exis­ten­cia. Y, efec­ti­va­men­te, en las fo­tos se­lec­cio­na­das pa­ra ilus­trar la no­ti­cia se ob­ser­va­ba a se­ño­res al­go en­tra­dos en car­nes, muy son­rien­tes, o a mu­je­res pe­lliz­cán­do­se los mi­che­li­nes de la mis­ma gui­sa. Sin em­bar­go, co­mo di­cen los in­gle­ses, el dia­blo es­tá en los de­ta­lles… Na­die me­jor pa­ra ex­pli­car­lo que Abel Mariné, ca­te­drá­ti­co de Nu­tri­ción y Bro­ma­to­lo­gía en la fa­cul­tad de Far­ma­cia de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na, que ya se re­fi­rió a es­te asun­to en un ar­tícu­lo de opi­nión pu­bli­ca­do el 13 de abril del 2012 en El Punt Avui ti­tu­la­do “La pa­ra­do­ja de una cier­ta obe­si­dad”. He aquí la le­tra pe­que­ña del re­fe­ri­do es­tu­dio: en reali­dad, no es que te­ner so­bre­pe­so re­por­te al­gu­na ven­ta­ja a la po­bla­ción en ge­ne­ral, sino en to­do ca­so a las per­so­nas de edad avan­za­da. El prin­ci­pal mo­ti­vo es que las per­so­nas con so­bre­pe­so, cons­cien­tes de su si­tua­ción, vi­si­tan más al mé­di­co que las de pe­so nor­mal, lo que les per­mi­te man­te­ner a ra­ya el co­les­te­rol, la ten­sión ar­te­rial... El se­gun­do mo­ti­vo, ex­pli­ca Abel Mariné, es que a par­tir de los 55 o 60 años “el so­bre­pe­so, que no la obe­si­dad, pue­de re­sul­tar un fac­tor de pro­tec­ción, en el sen­ti­do de que cuan­do las per­so­nas tie­nen cier­ta edad sue­len co­mer peor por mu­chas ra­zo­nes (eco­nó­mi­cas, so­cia­les, a cau­sa de la so­le­dad) por lo que te­ner un li­ge­ro so­bre­pe­so mu­chas ve­ces sig­ni­fi­ca es­tar me­jor nu­tri­do”.

“Lo que no es acon­se­ja­ble de nin­gu­na de las ma­ne­ras –pun­tua­li­za Mariné– es te­ner un cier­to so­bre­pe­so du­ran­te to­da la vi­da. Me re­fie­ro a que lo que no se le pue­de de­cir a un jo­ven o a un adul­to de cua­ren­ta años es ‘us­ted en­gor­de un po­co, que no pa­sa na­da’, sino que la re­co­men­da­ción ha de ser ‘man­tén­ga­se en el pe­so co­rrec­to’”, in­di­ca es­te maes­tro de nu­tri­cio­nis­tas tras re­cor­dar que tam­po­co es bueno ob­se­sio­nar­se con la del­ga­dez.

De lo que no ca­be du­da es de que ca­da vez pro­li­fe­ran más pa­ra­do­jas en la ali­men­ta­ción, en­ten­dien­do por tal ideas que se pre­sen­tan con apa­rien­cia de ser ver­da­de­ras, aun­que en la prác­ti­ca en­vuel­van una con­tra­dic­ción. “La ma­dre de to­das las pa­ra­do­jas” es la creen­cia de que res­trin­gir drás­ti­ca­men­te la can­ti­dad de co­mi­da, co­mo pro­po­nen las die­tas mi­la­gro, sir­ve pa­ra per­der pe­so, cuan­do, en al­re­de­dor del 85% de los ca­sos, seis me­ses des­pués de fi­na­li­zar la die­ta rá­pi­da se pe­sa más que al prin­ci­pio.

La ex­pli­ca­ción es la si­guien­te: co­mo el or­ga­nis­mo hu­mano es in­ca­paz de pre­ci­sar si la per­so­na que rea­li­za el se­mi­ayuno lo ha­ce por vo­lun­tad pro­pia o por su in­ca­pa­ci­dad pa­ra con­se­guir co­mi­da, cuan­do se aban­do­na la die­ta mi­la­gro de turno (At­kins, Du­kan, En­te­ral, Flash, Oh My Good...), el me­ta­bo­lis­mo reac­cio­na ac­ti­van­do sus me­ca­nis­mos de al­ma­ce­na­mien­to de gra­sa por si en el fu­tu­ro esa mis­ma per­so­na vuel­ve a te­ner di­fi­cul­ta­des pa­ra apro­vi­sio­nar­se de ali­men­to ne­ce­sa­rio pa­ra sub­sis­tir.

“Ge­né­ti­ca­men­te, nues­tra es­pe­cie du­ran­te si­glos, por no de­cir mi­le­nios, se ha pre­pa­ra­do pa­ra co­mer po­co y apro­ve­char lo que se co­me y crear re­ser­vas. Hoy día, gran par­te de la po­bla­ción no ne­ce­si­ta esas re­ser­vas pe­ro, cla­ro, los ge­nes si­guen sien­do aho­rra­do­res y no gas­ta­do­res, di­cho de una ma­ne­ra muy sim­ple”, re­cuer­da Mariné. Otra pa­ra­do­ja: mu­chas per­so­nas que con­su­men ali­men­tos light se sor­pren­den de ha­ber ga­na­do pe­so. La ex­pli­ca­ción es sen­ci­lla. A fi­na­les del si­glo XX, los ín­di­ces de so­bre­pe­so y obe­si­dad ex­pe­ri­men­ta­ron un alar­man­te cre­ci­mien­to en los paí­ses desa­rro­lla­dos, lo que lle­vó a la in­dus­tria ali­men­ta­ria a per­ci­bir­se de que los con­su­mi­do­res re­cla­ma­ban pro­duc­tos orien­ta­dos a la pér­di­da de pe­so. La so­lu­ción fue crear su­ce­dá­neos que con­ser­va­ran el sa­bor y la un­tuo­si­dad ca­rac­te­rís­ti­cos de la gra­sa, pe­ro cu­yo con­te­ni­do ener­gé­ti­co fue­ra, al me­nos, un 30 por cien­to in­fe­rior al de las ver­sio­nes más ener­gé­ti­cas de esos mis­mos ali­men­tos.

Na­ció así la in­dus­tria li­ge­ra, por más que la de­no­mi­na­ción light en­glo­be tam­bién a ali­men­tos sin azú­car, con me­nor con­te­ni­do gra­so o ba­jos en so­dio. Pe­ro, cla­ro, eso no sig­ni­fi­ca que los pro­duc­tos light no en­gor­den, sino que lo ha­cen me­nos. Por ex­pli­car­lo con un ejem­plo muy grá­fi­co, la le­che con­den­sa­da light tie­ne un 30 por cien­to de ca­lo­rías me­nos que la nor­mal, pe­ro aún así si­gue sien­do un pro­duc­to muy ener­gé­ti­co.

Cuan­do se le plan­tea es­ta cues­tión a Edu Ba­la­dia, edi­tor de la Re­vis­ta Es­pa­ño­la de Nu­tri­ción Hu­ma­na y Die­té­ti­ca, res­pon­de des­de Gra­na­da con una pregunta: “¿No es una pa­ra­do­ja que un pro­fe­sio­nal de la sa­lud sea re­ti­cen­te a re­co­men­dar un pro­duc­to

EL ERROR CLÁ­SI­CO ES CREER QUE CO­MIEN­DO ME­NOS SE PIER­DE PE­SO LOS PRO­DUC­TOS LIGHT TAM­BIÉN TIE­NEN CA­LO­RÍAS

que su­pues­ta­men­te ha si­do di­se­ña­do pa­ra per­so­nas que tie­nen que con­tro­lar la can­ti­dad de ener­gía que in­gie­ren? An­tes se re­co­men­da­ban, sin em­bar­go aho­ra te­ne­mos ra­zo­nes pa­ra no ha­cer­lo”. He aquí un po­si­ble mo­ti­vo: las per­so­nas que con­su­men pro­duc­tos light acos­tum­bran a ba­jar la guar­dia y ter­mi­nan con­su­mien­do una ma­yor can­ti­dad de es­te ti­po de pro­duc­to y, con­se­cuen­te­men­te, bas­tan­tes más ca­lo­rías.

Ba­la­dia tam­bién plan­tea una se­gun­da re­fle­xión: “¿Cree que hay ver­sio­nes light de ali­men­tos sa­nos? Yo no los he vis­to…, por es­te mo­ti­vo mi con­se­jo es no co­mer ali­men­tos po­co sa­nos, ya que re­sul­ta un mal há­bi­to, in­clu­so cuan­do son pro­duc­tos light”.

Si­ga­mos con las pa­ra­do­jas. En 1999 se pu­bli­có un ar­tícu­lo en Journal of Hy­per­ten­sion que lle­vó a con­cluir que exis­tía una re­la­ción sig­ni­fi­ca­ti­va en­tre el con­su­mo de ca­fé y el au­men­to de la pre­sión ar­te­rial. Sin

em­bar­go, en el 2012 se pu­bli­có otro ar­tícu­lo en la mis­ma re­vis­ta de ca­rac­te­rís­ti­cas muy pa­re­ci­das a su ho­mó­lo­go más an­ti­guo, cu­yos re­sul­ta­dos mos­tra­ron que el con­su­mo de ca­fé lo que pro­du­ce es una dis­mi­nu­ción no sig­ni­fi­ca­ti­va (pe­ro dis­mi­nu­ción, al fin y al ca­bo…) de la pre­sión ar­te­rial, in­clu­so en per­so­nas hi­per­ten­sas. “Así que, los mis­mos pro­fe­sio­na­les que ha­ce do­ce años re­co­men­da­ban, de acuer­do con la evi­den­cia dis­po­ni­ble –in­ter­vie­ne Ba­la­dia–, li­mi­tar el con­su­mo de ca­fé en per­so­nas con ries­go de hi­per­ten­sión (y por su­pues­to en hi­per­ten­sos), aho­ra no lo ha­rían”. ¿A qué se de­be es­ta con­tra­dic­ción? En es­te ca­so, la res­pues­ta es más com­ple­ja. Bá­si­ca­men­te, obe­de­ce a que la con­duc­ta de to­mar ca­fé se aso­cia a otros há­bi­tos, co­mo por ejem­plo con­su­mir ta­ba­co, que in­flu­yen en la hi­per­ten­sión. Es de­cir, aun­que los es­tu­dios sue­len in­ten­tar me­dir una va­ria­ble y ais­lar el res­to, en mu­chos ca­sos no es po­si­ble, por lo que no pue­de sa­ber­se con pre­ci­sión lo que pro­du­ce el efec­to des­cri­to. El me­jor ejem­plo es la lla­ma­da pa­ra­do­ja fran­ce­sa. “La pa­ra­do­ja era que Fran­cia –es­cri­bió el car­dió­lo­go Va­len­tí Fus­ter en co­la­bo­ra­ción con el periodista de La Van­guar­dia Jo­sep Cor­be­lla en La cien­cia de la sa­lud (Pla­ne­ta)–, “con su tra­di­ción de que­sos gra­sos, de crua­sa­nes con man­te­qui­lla y de car­ne de va­cuno, y con un con­su­mo de gra­sas sa­tu­ra­das si­mi­lar al de Es­ta­dos Uni­dos, te­nía sin em­bar­go unas ta­sas de en­fer­me­dad co­ro­na­ria mu­cho más ba­jas. Si las gra­sas sa­tu­ra­das son de­ci­si­vas en el ries­go car­dio­vas­cu­lar, ¿dón­de es­ta­ba la di­fe­ren­cia?. Una par­te se ex­pli­ca­ba por el ma­yor con­su­mo de fru­tas y hor­ta­li­zas que se da en la co­ci­na fran­ce­sa. Pe­ro la di­fe­ren­cia era tan abis­mal que te­nía que ha­ber al­go más. Ese al­go po­día ser el vino”. Así, en 1992 un pro­gra­ma te­le­vi­si­vo ( 60 Mi­nu­tes) de la ca­de­na es­ta­dou­ni­den­se CBS ase­gu­ró pre­ci­pi­ta­da­men­te que la me­nor in­ci­den­cia de tras­tor­nos co­ro­na­rios se de­bía a las pro­pie­da­des del vino tin­to, lo que hi­zo que en las dos se­ma­nas si­guien­tes sus ven­tas cre­cie­ran en EE.UU. un 49%. Pos­te­rior­men­te, se apun­tó que la ra­zón ha­bía que bus­car­la en la su­pre­ma ca­li­dad de la car­ne y el foie fran­cés; lue­go, a que en el país ga­lo se uti­li­za­ba acei­te de oli­va; des­pués, a que nues­tros ve­ci­nos ha­cían más ejer­ci­cio fí­si­co que los nor­te­ame­ri­ca­nos, pa­ra su­ge­rir­se, fi­nal­men­te, que en Fran­cia se con­su­me mu­cha más fru­ta y ver­du­ra que en el pa­raí­so de las trash food. Por eso, la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca pa­re­ce ha­ber acep­ta­do que la de­no­mi­na­da pa­ra­do­ja fran­ce­sa es el re­sul­ta­do de una su­ma de fac­to­res y no de un úni­co mo­ti­vo. De he­cho, mu­chas de las per­so­nas, par­ti­cu­lar­men­te del nor­te de Eu­ro­pa, que par­ti­ci­pa­ron en las in­ves­ti­ga­cio­nes que lle­va­ron a con­cluir que el con­su­mo mo­de­ra­do de vino pro­te­gía al co­ra­zón, eran de cla­se me­dia-al­ta, prac­ti­ca­ban de­por­te y se­guían una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da. Es de­cir, se­gu­ra­men­te pa­de­cían me­nos tras­tor­nos car­dio­vas­cu­la­res por cual­quie­ra de es­tos fac­to­res que a cau­sa de la pro­tec­ción que les brin­da­ba el vino. Por es­ta ra­zón, la Ame­ri­can Heart As­so­cia­tion (AHA), má­xi­ma au­to­ri­dad mun­dial en ma­te­ria car­dio­vas­cu­lar, se­ña­la que no es re­co­men­da­ble to­mar vino u otras be­bi­das al­cohó­li­cas por su po­si­ble efec­to car­dio­pro­tec­tor, en tan­to no hay prue­bas cien­tí­fi­cas su­fi­cien­tes co­mo pa­ra aña­dir la re­co­men­da­ción de “con­su­mir al­cohol con mo­de­ra­ción” a los con­se­jos ya es­ta­ble­ci­dos pa­ra el con­trol del ries­go co­ro­na­rio: dis­mi­nuir el co­les­te­rol y la pre­sión ar­te­rial, con­tro­lar el pe­so cor­po­ral, ha­cer su­fi­cien­te ac­ti­vi­dad fí­si­ca, no con­su­mir ta­ba­co y co­mer sa­lu­da­ble­men­te. Ade­más, la AHA pre­ci­sa que los com­po­nen­tes más sa­lu­da­bles del vino se en­cuen­tran en una gran va­rie­dad de fru­tas y ver­du­ras que no exi­gen to­mar al­cohol, cu­yo con­su- mo es­tá pro­ba­do que in­cre­men­ta la pre­va­len­cia de más de 130 en­fer­me­da­des (cán­cer, obe­si­dad, ci­rro­sis, pan­crea­ti­tis, de­pre­sión o al­coho­lis­mo). Otra pa­ra­do­ja tam­bién muy po­lé­mi­ca: se­gún al­gún es­tu­dio, los paí­ses con ma­yor con­su­mo de lác­teos re­gis­tran las ta­sas de os­teo­po­ro­sis más ele­va­das del pla­ne­ta. El en­car­ga­do de res­pon­der a es­ta pa­ra­do­ja es Ser­gio Cal­sa­mi­glia, ca­te­drá­ti­co del de­par­ta­men­to de Cien­cia Ani­mal y de los Ali­men­tos de la fa­cul­tad de Ve­te­ri­na­ria de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na y uno de los ma­yo­res ex­per­tos en lác­teos de Es­pa­ña. Cuan­do se le plan­tea la pa­ra­do­ja, Cal­sa­mi­glia co­mien­za re­fi­rién­do­se a un con­cep­to de uso co­mún en­tre los es­ta­dís­ti­cos, el tér­mino “efec­tos con­fun­di­dos”, cu­ya tra­duc­ción li­bre po­dría ser “error tí­pi­co”. Res­pec­to al asun­to que nos ocu­pa, Cal­sa­mi­glia pre­ci­sa que los es­tu­dios cien­tí­fi­cos pue­den lle­gar a te­ner cier­ta va­ria­bi­li­dad, “pe­ro si hay, pon­ga­mos por ca­so, 44 es­tu­dios que afir­man una co­sa y otro que se­ña­la al­go ines­pe­ra­do o ex­tra­ño en re­la­ción con los an­te­rio­res, hay que que­dar­se con lo que es­ta­ble­ce la ma­yo­ría”. Cal­sa­mi­glia tam­bién se re­fie­re a que en oca­sio­nes al­gu­nas in­ves­ti­ga­cio­nes lle­gan a re­la­cio­nes de cau­sa-efec­to, cuan­do to­do lo más que exis­te es una co­rre­la­ción, y po­ne un ejem­plo: “Por­que la es­pe­ran­za de vi­da ha­ya au­men­ta­do con­for­me se ha in­cre­men­ta­do el nú­me­ro de sa­té­li­tes ar­ti­fi­cia­les que gra­vi­tan en torno a la Tie­rra, ello no sig­ni­fi­ca que los sa­té­li­tes alar­guen la vi­da, sino sim­ple­men­te que hay una co­rre­la­ción”. A par­tir de ahí, Cal­sa­mi­glia en­tra de lleno en una de las múl­ti­ples po­lé­mi­cas que afec­tan a la le­che, un ali­men­to que siem­pre se ha gran­jea­do las an­ti­pa­tías de los de­fen­so­res de los ani­ma­les y, más en con­cre­to, de quie­nes se opo­nen a que las va­cas sean or­de­ña­das, con el ar­gu­men­to de que el ser hu­mano es el úni­co que be­be le­che de otras es­pe­cies (aun­que al­gu­nos ex­per­tos re­pli­can que tam­bién es el úni­co que se co­me

los hue­vos fritos con cho­ri­zo…) y de que la le­che de las va­cas se con­ci­bió pa­ra ali­men­tar a los ter­ne­ros y no a los se­res hu­ma­nos (el pe­dia­tra Car­los Gon­zá­lez es­gri­me en sus char­las que, en ge­ne­ral, to­dos los ani­ma­les co­men co­sas que no están “he­chas pa­ra ellos”: los múscu­los de la ga­ce­la, por ejem­plo, di­ce Gon­zá­lez, están he­chos pa­ra que la ga­ce­la se mue­va y no pa­ra que el león se ali­men­te…). Se­gún ex­pli­ca Cal­sa­mi­glia, en los úl­ti­mos 25 años se han efec­tua­do en to­tal 138 in­ves­ti­ga­cio­nes que han in­ves­ti­ga­do la re­la­ción exis­ten­te en­tre el con­su­mo de cal­cio y la sa­lud ósea. De es­tas, 52 fue­ron con­tro­la­das, es de­cir, a un gru­po de vo­lun­ta­rios se les da­ba le­che y al se­gun­do no. “Pues bien, en 50 de es­tos es­tu­dios se con­clu­yó que el con­su­mo de lác­teos re­du­ce la in­ci­den­cia de la os­teo­po­ro­sis. En cuan­to a los dos res­tan­tes, en uno de ellos el gru­po de con­trol to­ma­ba más cal­cio que la can­ti­dad dia­ria re­co­men­da­da, por lo que ad­mi­nis­trar una can­ti­dad ex­tra de es­te mi­ne­ral no pro­du­jo nin­gún efec­to re­se­ña­ble. En cuan­to al se­gun­do es­tu­dio dis­cre­pan­te, la in­ves­ti­ga­ción se reali­zó con mu­je­res pos­me­no­páu­si­cas, lo que se­gu­ra­men­te in­ci­dió en que la re­duc­ción de los es­tró­ge­nos fue­ra más de­ter­mi­nan­te que el pro­pio cal­cio”, enu­me­ra Cal­sa­mi­glia. “Por lo que se re­fie­re a los 86 es­tu­dios –pro­si­gue es­te ca­te­drá­ti­co–, 64 de ellos con­clu­ye­ron que exis­tía una re­la­ción po­si­ti­va en­tre el con­su­mo de cal­cio y una me­nor in­ci­den­cia del ries­go de su­frir una frac­tu­ra ósea; en otros 19 es­tu­dios no se ob­ser­vó nin­gu­na re­la­ción, ni po­si­ti­va ni ne­ga­ti­va; en otro se ob­ser­vó un efec­to en hom­bres, pe­ro no en mu­je­res, mien­tras que en los dos res­tan­tes se ob­ser­vó que la gen­te que con­su­mía pro­duc­tos lác­teos te­nía más os­teo­po­ro­sis”. “Aquel que ten­ga in­te­rés en de­fen­der que el con­su­mo de cal­cio pro­du­ce os­teo­po­ro­sis siem­pre pue­de

HOY LA PO­BLA­CIÓN EN GE­NE­RAL SA­BE DE DIE­TÉ­TI­CA MÁS QUE NUN­CA... ... PE­RO LOS DA­TOS SON TAN DIS­TIN­TOS QUE IN­DU­CEN A CON­FU­SIÓN

alu­dir que hay dos es­tu­dios que lo re­afir­man, y no es­ta­rá di­cien­do una fal­se­dad, pe­ro ha­rá lo po­si­ble por ob­viar que otros 64 es­tu­dios se­ña­lan jus­ta­men­te lo con­tra­rio”, con­clu­ye Ser­gio Cal­sa­mi­glia. Las pa­ra­do­jas ali­men­ta­rias dan mu­chí­si­mo jue­go, has­ta el pun­to de que el die­tis­ta-nu­tri­cio­nis­ta Ju­lio Ba­sul­to es­tá es­cri­bien­do un li­bro pre­ci­sa­men­te so­bre es­te te­ma. De mo­men­to, Ba­sul­to tie­ne re­co­pi­la­das cer­ca de cua­ren­ta pa­ra­do­jas ali­men­ta­rias, al­gu­nas de ellas realmente muy cu­rio­sas. Por ejem­plo, aun­que co­mún­men­te pa­re­ce acep­tar­se que los ve­ge­ta­ria­nos tie­nen peor sa­lud que los car­ní­vo­ros, pue­de que no sea realmente así. “Cuan­do se se­pa­ra de­bi­da­men­te a los long-term ve­ga­ta­rians (es de­cir, a los que lle­van más de diez años ali­men­tán­do­se con ve­ge­ta­les) de los ve­ge­ta­ria­nos más re­cien­tes, se ob­ser­va –in­di­ca Ba­sul­to ci­tan­do es­tu­dios efec­tua­dos en el Reino Uni­do, Ca­na­dá y EE.UU.– que mu­chos de es­tos han re­ne­ga­do de co­mer pro­duc­tos ani­ma­les a raíz de su­frir una en­fer­me­dad gra­ve, co­mo dia­be­tes, car­dio­pa­tias o cán­cer. Lo que quie­ro de­cir es que es muy pro­ba­ble que mu­chos ve­ge­ta­ria­nos re­cien­tes ten­gan peor sa­lud por la en­fer­me­dad que ya arras­tra­ban y no por ha­ber cam­bia­do su ma­ne­ra de ali­men­tar­se”. “Pe­ro in­clu­so con los vie­jos ve­ge­ta­ria­nos –pro­si­gue es­te pres­ti­gio­so nu­tri­cio­nis­ta au­tor de va­rios li­bros co­mo No más die­ta, Se­cre­tos de la gen­te sa­na y Se me ha­ce bo­la (Ran­dom Hou­se Mon­da­do­ri), en­tre otros– se pro­du­ce otra pa­ra­do­ja y es que ra­ra­men­te fu­man, ra­ra­men­te son se­den­ta­rios, ra­ra­men­te be­ben mu­cho al­cohol y ra­ra­men­te de­jan pron­to de dar el pe­cho a sus hi­jos, por lo que no aca­ba de que­dar cla­ro si tie­nen ma­yor es­pe­ran­za de vi­da por co­mer ve­ge­ta­les o por la su­ma de los fac­to­res men­cio­na­dos”. La úl­ti­ma pregunta es quién pue­de es­tar in­tere­sa­do en que pro­li­fe­ren pa­ra­do­jas ali­men­ta­rias. “El periodista –co­mien­za a de­cir Ba­sul­to– quie­re un ti­tu­lar lla­ma­ti­vo, por más que mu­chas ve­ces no re­fle­je exac­ta­men­te la reali­dad. Sin em­bar­go, ti­tu­lar que “la so­ja cu­ra el cán­cer”, ade­más de ser in­cier­to, pue­de ser pe­li­gro­so, pues to­mar de­ma­sia­da so­ja lle­va a des­cui­dar el con­su­mo de otros ali­men­tos”, in­di­ca. “Tam­bién la in­dus­tria –pro­si­gue– bus­ca in­cre­men­tar sus be­ne­fi­cios pa­tro­ci­nan­do cier­tos es­tu­dios que real­zan las vir­tu­des de un de­ter­mi­na­do ali­men­to que se quie­re pro­mo­cio­nar”. Y to­da­vía ha­bría que aña­dir que el pres­ti­gio de mu­chas uni­ver­si­da­des de­pen­de del nú­me­ro de es­tu­dios que pu­bli­can sus in­ves­ti­ga­do­res en las re­vis­tas cien­tí­fi­cas de re­fe­ren­cia, lo que lle­va a im­pul­sar teo­rías co­gi­das con al­fi­le­res. El re­sul­ta­do es ya sa­bi­do: el he­cho de to­mar la par­te por el to­do es­tá pro­pi­cian­do que ca­da vez más mu­je­res y hom­bres se ali­men­ten in­co­rrec­ta­men­te por no en­ten­der lo esen­cial, pe­se a que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, en nin­gún otro mo­men­to de la his­to­ria ha­bía exis­ti­do tan­ta in­for­ma­ción so­bre los ali­men­tos que co­me­mos y su re­per­cu­sión so­bre la sa­lud co­mo en la ac­tua­li­dad.

La can­ti­dad y ca­li­dad de los es­per­ma­to­zoi­des dis­mi­nu­ye de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción y, de se­guir es­ta ten­den­cia, es ló­gi­co pen­sar que se pue­de lle­gar a com­pro­me­ter la re­pro­duc­ción na­tu­ral. ¿Es pa­ra preo­cu­par­se o no hay pa­ra tan­to? ¿Es­tá dis­mi­nu­yen­do realmente la ca­li­dad del es­per­ma? ¿En ca­so afir­ma­ti­vo se pue­de re­ver­tir es­ta si­tua­ción y re­cu­pe­rar la ca­li­dad que ga­ran­ti­ce la con­ti­nui­dad de los se­res hu­ma­nos? Los há­bi­tos de vi­da, la ali­men­ta­ción, la for­ma de la ves­tir... To­das las cir­cuns­tan­cias pa­re­cen ha­ber coin­ci­di­do en las úl­ti­mas dé­ca­das pa­ra per­ju­di­car al­go tan im­por­tan­te pa­ra la con­ti­nui­dad de la es­pe­cie hu­ma­na co­mo la ca­li­dad del semen. Los pri­me­ros in­for­mes ex­haus­ti­vos rea­li­za­dos en Es­pa­ña cons­ta­ta­ron en su día que los hom­bres per­die­ron un 41% de la con­cen­tra­ción de es­per­ma­to­zoi­des en­tre los años 1984 y 1998, se­gún los da­tos del ser­vi­cio de an­dro­lo­gía del hos­pi­tal Do­ce de Oc­tu­bre de Ma­drid, una ten­den­cia que coin­ci­de con in­ves­ti­ga­cio­nes si­mi­la­res efec­tua­das en otros paí­ses eu­ro­peos y en Es­ta­dos Uni­dos, y que es­tu­dios pos­te­rio­res no han he­cho más que cons­ta­tar. Los da­tos son muy lla­ma­ti­vos, pe­ro aun así, los ex­per­tos se­ña­lan que es­ta dis­mi­nu­ción no afec­ta di­rec­ta­men­te a la fer­ti­li­dad mas­cu­li­na por­que en ca­da eya­cu­la­ción hay 50 mi­llo­nes de es­per­ma­to­zoi­des por mi­li­li­tro de semen, tras un pe­rio­do de abs­ti­nen­cia de en­tre tres y cin­co días, se­gún los pro­to­co­los que se­ña­la la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). Y se con­si­de­ra que hay pro­ble­mas de fer­ti­li­dad con una cifra in­fe­rior a los 20 mi­llo­nes, mien­tras que por de­ba­jo de los cin­co mi­llo­nes se de­ter­mi­na que el semen es es­té­ril. Pe­ro el pro­ble­ma no es tan­to el de­te­rio­ro cuan­ti­ta­ti­vo sino el cua­li­ta­ti­vo: sólo el 37,5% de los es­per­ma­to­zoi­des re­co­gi­dos en ca­da mues­tra fue­ron su­fi­cien­te­men­te vi­go­ro­sos. Pa­ra ha­cer­se una idea, la OMS con­si­de­ra que se lle­ga a una ca­li­dad óp­ti­ma cuan­do al me­nos un 50% de los es­per­ma­to­zoi­des tie­nen una al­ta mo­vi­li­dad. En el año 2003, el Ins­ti­tut Mar­quès (una clí­ni­ca de re­pro­duc­ción asis­ti­da, gi­ne­co­lo­gía y obs­te­tri­cia en Bar­ce­lo­na) afir­ma­ba que de las pa­re­jas que rea­li­za­ban un tra­ta­mien­to pa­ra te­ner hi­jos, un ter­cio era por pro­ble­mas de in­fer­ti­li­dad de la mu­jer; un ter­cio, del hombre, y el otro ter­cio de am­bos. En cam­bio, se­gún la mis­ma clí­ni­ca, años des­pués más del 70% de los ca­sos tie­ne su ori­gen en pro­ble­mas del hombre, has­ta el pun­to que los ban­cos de semen de­ben des­car­tar ca­da vez más mues­tras, co­mo afir­ma­ba en­ton­ces Ma­ri­sa Ló­pez-Tei­jón, res­pon­sa­ble del ser­vi­cio de re­pro­duc­ción asis­ti­da del Ins­ti­tut men­cio­na­do. An­te es­tas cons­ta­ta­cio­nes, el pro­pio Ins­ti­tut Mar­quès reali­zó pos­te­rior­men­te un es­tu­dio aus­pi­cia­do por la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de An­dro­lo­gía, Ge­ne­ra (aso­cia­ción de ayu­da a la fer­ti­li­dad) y el Col·legi de Metges de Bar­ce­lo­na, pa­ra con­fir­mar es­tos da­tos y los fac­to­res que po­dían in­ci­dir en es­te de­te­rio­ro, y lo pu­bli­ca­ron en la re­vis­ta Re­pro­duc­ti­ve BioMe­di­ci­ne On­li­ne, en el año 2007. Di­cho es­tu­dio fue am­plia­do en el 2008 y el 2009 y pu­bli­ca­do en no­viem­bre del año 2011 en la Re­vis­ta In­ter­na­cio­nal de An­dro­lo­gía. A gran­des ras­gos y re­su­mien­do los re­sul­ta­dos de am­bos es­tu­dios, no sólo han con­fir­ma­do que se ha pro­du­ci­do un de­te­rio­ro del semen, sino que han en­con­tra­do di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas en­tre va­rias zo­nas de Es­pa­ña. Por ejem­plo, “en el ca­so de Ca­ta­lun­ya un 22,7 % de los jó­ve­nes pre­sen­ta una con­cen­tra­ción de es­per­ma­to­zoi­des in­fe­rior a la nor­mal, mien­tras que por lo que res­pec­ta a Ga­li­cia es­te por­cen­ta­je se es­ta­ble­ce en el 8,5 % de los jó­ve­nes”. En es­tos mis­mos es­tu­dios los ex­per­tos se­ña­lan al­gu­nas de las cau­sas. “Los ma­yo­res ni­ve­les de oli­gos­per­mia (de­te­rio­ro del semen) se lo­ca­li­zan en las co­mu­ni­da­des con ma­yor gra­do de in­dus­tria­li­za­ción en los úl­ti­mos 50 años y cree­mos que se de­ben a la ex­po­si­ción del em­brión a los con­ta­mi­nan­tes quí­mi­cos”, se­gún ma­ni­fies­ta Ma­ri­sa Ló­pez-Tei­jón. Y Da­mià Bar­ce­ló, di­rec­tor del ICRA e in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tut Ca­ta­là de Re­cer­ca de l’Ai­gua (ICRA) e in­ves­ti­ga­dor del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC), aña­de que en el es­tu­dio “se apre­cia una di­fe­ren­cia cla­ra en­tre es­tas dos po­bla­cio­nes, que re­la­cio­na­mos al he­cho de la ma­yor in­dus­tria­li­za­ción en Ca­ta­lun­ya y a cier­tos há­bi­tos de vi­da co­mo la in­ges­ta de ali­men­tos en­va­sa­dos”. Se apun­ta que los con­ta­mi­nan­tes acu­mu­la­dos en la ma­dre pue­den al­te­rar el de­sa­rro­llo de los tes­tícu­los del em­brión. “La ba­ja con­cen­tra­ción de es­per­ma­to­zoi­des po­dría es­tar re­la­cio­na­da con la ex­po­si­ción del em­brión a los lla­ma­dos dis­rup­to­res en­do­cri­nos o EDC (com­pues­tos quí­mi­cos que en el or­ga­nis­mo hu­mano ac­túan co­mo hor­mo­nas fe­me­ni­nas o pseu­do­es­tró­ge­nos)”. Du­ran­te el em­ba­ra­zo, los EDC pre­sen­tes en la san­gre de la ma­dre cru­zan la pla­cen­ta y en­tran en la cir­cu­la­ción fe­tal, pu­dien­do afec­tar a ór­ga­nos tan sen­si­bles co­mo el tes­tícu­lo del em­brión. Es­to ex­pli­ca­ría, se­gún los au­to­res del es­tu­dio, por qué la in­ci­den­cia de oli­gos­per­mia y ano­ma­lías tes­ti­cu­la­res con­gé­ni­tas es ma­yor en aque­llas re­gio­nes con un ma­yor gra­do de ex­po­si­ción a es­tos con­ta­mi­nan­tes. “La con­ta­mi­na­ción afec­ta a nues­tro or­ga­nis­mo; en la mu­jer, los tó­xi­cos am­bien­ta­les que ha ido acu­mu­lan­do a lo lar­go de su vi­da pue­den pro­vo­car que du­ran­te la ges­ta­ción se desa­rro­llen mal los tes­tícu­los de su hi­jo y naz­ca con un pro­ble­ma de fer­ti­li­dad”, ex­pli­ca Ma­ri­sa Ló­pe­zTei­jón (véa­se tex­to ad­jun­to). Los ex­per­tos des­ta­can, no obs­tan­te, que esa con­ta­mi­na­ción no sólo se pro­du­ce du­ran­te la ges­ta­ción, sino a lo lar­go de to­da la vi­da. Des­de es­ta pers­pec­ti­va aña­den que en las pro­fe­sio­nes ex­pues­tas a con­ta­mi­nan­tes o ra­dia­cio­nes hay ma­yo­res ín­di­ces de hom­bres con es­per­ma­to­zoi­des de me­nor ca­li­dad. Es­tas pro­fe­sio­nes están re­la­cio­na­das con las la­bo­res agrí­co­las, plan­tas nu­clea­res, sa­ni­dad… En reali­dad, están de acuer­do en las cau­sas que pue­den lle­var al de­te­rio­ro del semen. En la es­te­ri­li­dad tan­to pue­den in­ci­dir fac­to­res ge­né­ti­cos, co­mo am­bien­ta­les (los con­ta­mi­nan­tes quí­mi­cos apun­ta­dos an­tes), fár­ma­cos (so­bre to­do du­ran­te el em­ba­ra­zo), es­ti­los de vi­da (há­bi­tos) y psi­co­ló­gi­cos (an­sie­dad y es­trés). Lo que no es­tá tan cla­ro es por qué en al­gu­nos per­so­nas in­ci­den más unos fac­to­res que otros. In­clu­so en el ca­so de las al­te­ra­cio­nes ge­né­ti­cas, co­mo el de la ver­sión de­fec­tuo­sa de la pro­teí­na DEFB126, que re­du­ce la ca­pa­ci­dad de los es­per­ma­to­zoi­des pa­ra lle­gar a un óvu­lo y fe­cun­dar­lo. En ju­lio del 2011 la re­vis­ta Scien­ce Trans­la­tio­nal Me­di­ci­ne re­co­gía un es­tu­dio di­ri­gi­do por Gary Cherr, in­ves­ti­ga­dor del de­par­ta­men­to de To­xi­co­lo­gía Am­bien­tal y Nu­tri­ción de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Da­vis. Los ex­per­tos cons­ta­ta­ban que

la al­te­ra­ción del gen DEFB126 pue­de pro­du­cir in­fer­ti­li­dad, pe­ro no en to­dos los ca­sos. Hay hom­bres que a pe­sar de te­ner es­te fa­llo ge­né­ti­co, igual­men­te tie­nen hi­jos. An­te los fac­to­res ge­né­ti­cos es di­fí­cil in­ci­dir, pe­ro no hay ex­cu­sa en los há­bi­tos. Em­ma Ribas, psi­có­lo­ga es­pe­cia­lis­ta en se­xo­lo­gía, miem­bro del equi­po de Som­dex Dr. San­tia­go De­xeus, clí­ni­ca Tres To­rres, de Bar­ce­lo­na, se­ña­la que el se­den­ta­ris­mo es más per­ju­di­cial de lo que se cree. Es­tar sen­ta­do mu­chas ho­ras com­pri­me los tes­tícu­los, que al es­tar más cer­ca del cuer­po re­ci­ben un ca­lor que no les be­ne­fi­cia y que pue­de pro­vo­car una me­nor mo­vi­li­dad de los es­per­ma­to­zoi­des. Los efec­tos ne­ga­ti­vos de una tem­pe­ra­tu­ra al­ta pue­den ser más im­por­tan­tes de lo que se cree. Há­bi­tos co­mo ba­ñar­se a dia­rio con agua ex­tre­ma­da­men­te caliente o tra­ba­jar con or­de­na­do­res por­tá­ti­les en­ci­ma de las pier­nas pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te. En es­te mis­mo sen­ti­do, los ex­per­tos coin­ci­den que lle­var pan­ta­lo­nes o cal­zon­ci­llos muy ajus­ta­dos de for­ma ha­bi­tual o cier­tos mai­llots muy apre­ta­dos al cuer­po, co­mo es el ca­so de al­gu­nos ci­clis­tas, tam­po­co es re­co­men­da­ble. “Los tes­tícu­los están fue­ra del cuer­po por­que ne­ce­si­tan una me­nor tem­pe­ra­tu­ra”, re­cuer­da Em­ma Ribas. To­do lo que sea au­men­tar la tem­pe­ra­tu­ra es per­ju­di­cial. Es­ta mis­ma ex­per­ta se­ña­la que otro de los há­bi­tos que cam­biar es­tá re­la­cio­na­do con la ali­men­ta­ción. El so­bre­pe­so tam­bién in­ci­de en la ca­li­dad de los es­per­ma­to­zoi­des. Ghi­yath Sha­yeb, in­ves­ti­ga­dor del de­par­ta­men­to de Obs­te­tri­cia y Gi­ne­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Aber­deen (Es­co­cia), di­ri­gió un es­tu­dio so­bre la re­la­ción del au­men­to de la in­fer­ti­li­dad con el so­bre­pe­so que pre­sen­tó ha­ce cin­co años en el XXIV con­gre­so que se ce­le­bró en Bar­ce­lo­na de la So­cie­dad Eu­ro­pea de Re­pro­duc­ción Hu­ma­na y Em­brio­lo­gía. Es­te ex­per­to ex­pli­ca que el so­bre­pe­so “es un fac­tor de ries­go de los pro­ble­mas de con­cep­ción en las mu­je­res. Por ello, creí­mos que era po­si­ble que los va­ro­nes con so­bre­pe­so tam­bién con­tri­bu­ye­ran a los pro­ble­mas de fer­ti­li­dad”. Así que hi­cie­ron un es­tu­dio en el que par­ti­ci­pa­ron 2.037 hom­bres. Y lle­gó a la con­clu­sión que las per­so­nas con un ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral nor­mal pro­du­cen ma­yo­res ni­ve­les de es­per­ma­to­zoi­des nor­ma­les y más semen que los que tie­nen so­bre­pe­so o son de­ma­sia­dos del­ga­dos. Se­gún Sha­yeb, “la aso­cia­ción po­dría de­ber­se a va­rias co­sas: di­fe­ren­tes ni­ve­les hor­mo­na­les en los hom­bres obe­sos, sim­ple ex­ce­so de ca­lor en los tes­tícu­los cau­sa­do por el ex­ce­so de gra­sas en la zo­na, o que el es­ti­lo de vi­da y la ali­men­ta­ción que con­du­ce a la obe­si­dad po­dría ade­más ge­ne­rar semen de me­nor ca­li­dad”. Ade­más de la obe­si­dad, los ex­per­tos tam­bién coin­ci­den en que un al­to ni­vel de es­trés pue­de afec­tar a la ca­li­dad del es­per­ma­to­zoi­de. “Ges­tio­nar el es­trés es to­do un apren­di­za­je”, se­ña­la Em­ma Ribas. Es­ta ex­per­ta ex­pli­ca que unas de las prin­ci­pa­les fuen­tes de es­trés son la au­to­exi­gen­cia y las ele­va­das ex­pec­ta­ti­vas, al me­nos en cuan­to a las re­la­cio­na­das con la fe­cun­di­dad, a lo que se su­ma un rit­mo de vi­da ace­le­ra­do. Siem­pre con pri­sas. El es­trés es­tá aso­cia­do a un au­men­to de la adre­na­li­na, la cual ac­túa co­mo va­so­cons­tric­tor, pro­vo­can­do una dis­mi­nu­ción en la pro­duc­ción de es­per­ma­to­zoi­des. Si el lec­tor se es­tá es­tre­san­do an­te la po­si­bi­li­dad de que su semen ten­ga po­ca ca­li­dad, no se preo­cu­pe, otros ex­per­tos co­men­tan que pue­de ser re­ver­si­ble, in­clu­so pue­de ser de ma­ne­ra es­pe­cial­men­te pla­cen­te­ra. En sep­tiem­bre del 2011, la re­vis­ta Fer­ti­lity and Ste­ri­lity pu­bli­có los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio con­jun­to de la Uni­dad de Ge­né­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, la Uni­dad Ge­né­ti­ca del Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio de A Co­ru­ña y la clí­ni­ca de re­pro­duc­ción asis­ti­da Gi­ne­med, de Se­vi­lla. Lle­ga­ron a la con­clu­sión de que la eya­cu­la­ción reite­ra­da me­jo­ra la ca­li­dad del ADN de los es­per­ma­to­zoi­des. Al­gu­nos pue­den te­ner su ADN frag­men­ta­do, y su pro­por­ción pue­de ser más ele­va­da en va­ro­nes con pro­ble­mas de fer­ti­li­dad. Es­te es­tu­dio in­di­ca que si el va­rón man­tie­ne pe­rio­dos de abs­ti­nen­cia de eya­cu­la­ción más cor­tos, lo que se tra­du­ce en eya­cu­la­cio­nes más fre­cuen­tes, se re­du­ce la pro­por­ción de es­per­ma­to­zoi­des con el ADN frag­men­ta­do. Es­to me­jo­ra­ría la ca­li­dad del semen”, con­clu­ye el es­tu­dio. Ade­más de es­te fac­tor, los ex­per­tos coin­ci­den en la ne­ce­si­dad de cui­dar la ali­men­ta­ción, so­bre to­do in­ge­rir ali­men­tos ri­cos en an­ti­oxi­dan­tes (fru­tos se­cos, los ce­rea­les in­te­gra­les...), pues es­ti­mu­lan la mo­vi­li­dad de los es­per­ma­to­zoi­des; tam­bién in­cor­po­rar los que lle­ven áci­do fó­li­co (ve­ge­ta­les de ho­ja ver­de, le­gum­bres…) pa­ra au­men­tar la can­ti­dad de es­per­ma­to­zoi­des. Em­ma Ribas re­cuer­da que los cam­bios de há­bi­to no pro­du­cen un efec­to vi­si­ble en la ca­li­dad del semen has­ta dos me­ses des­pués. “El ci­clo de es­per­ma­to­gé­ne­sis son dos me­ses. Pa­sa­do es­te tiem­po, el es­per­ma es­tá to­tal­men­te re­no­va­do. Y pue­de ser de ma­yor ca­li­dad si se han he­cho cam­bios, co­mo mí­ni­mo en al­gu­nos há­bi­tos”. Es­ta ex­per­ta in­sis­te en la ne­ce­si­dad de ba­jar tam­bién los ni­ve­les de es­trés. “Una de las pri­me­ras co­sas que les en­se­ño a mis pa­cien­tes es apren­der a res­pi­rar pa­ra re­gu­lar el sis­te­ma ner­vio­so, que es­tá to­tal­men­te re­la­cio­na­do con el sis­te­ma hor­mo­nal. La res­pi­ra­ción es fun­da­men­tal, es la he­rra­mien­ta de efec­tos más rá­pi­do que te­ne­mos”. Y por úl­ti­mo sólo re­cor­dar que la po­ten­cia se­xual y la ca­li­dad del semen no tie­nen na­da que ver, co­mo ase­gu­ra Ja­vier Ruiz, an­dró­lo­go del Ins­ti­tut Ca­ta­là de Fer­ti­li­tat Fer­ti­lab. ¿Se que­dan así más tran­qui­los?

UNA DIE­TA ADE­CUA­DA Y EJER­CI­CIO FÍ­SI­CO ME­JO­RAN LA CA­LI­DAD DEL SEMEN HAY QUE EVI­TAR LA ROPA CE­ÑI­DA Y BA­ÑAR­SE CON AGUA MUY CALIENTE

¿Los lác­teos re­du­cen el ries­go de os­teo­po­ro­sis?

¿Lo light adel­ga­za?

¿La so­ja pre­vie­ne el cán­cer?

¿Es sa­lu­da­ble un po­co de so­bre­pe­so?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.