Te amo, te de­tes­to

Hom­bres y mu­je­res están des­ti­na­dos a en­ten­der­se, amar­se y con­vi­vir. Pe­ro no siem­pre es fá­cil. Hay co­sas que no so­por­ta­mos del otro se­xo. Por lo ge­ne­ral, ellas se que­jan más que ellos. Y su ca­tá­lo­go de do­len­cias es ex­ten­so y bas­tan­te ho­mo­gé­neo. ¿Qué se pue

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

“Ti odio poi ti amo poi ti amo, poi ti odio, poi ti amo”, can­ta­ba Mi­na en Gran­de Gran­de Gran­de en 1971. “Con­ti­go ten­dré que lu­char. Tus de­fec­tos son tan­tos que no los sa­bes ni tú”, sus­pi­ra­ba la gran in­tér­pre­te ita­lia­na. “El pro­ble­ma de la mu­jer siem­pre ha si­do un pro­ble­ma de hom­bres”, es­cri­bió Si­mo­ne de Beau­voir. Y no ca­be du­da de que el se­xo mas­cu­lino, ade­más de fuente de ale­gría, amor y bie­nes­tar, tam­bién es mo­ti­vo de irri­ta­cio­nes, dispu­tas o pe­leas. En es­te sen­ti­do, ellos pa­re­cen te­ner me­nos exi­gen­cias, mien­tras que ellas no se con­for­man: aman y de­tes­tan al va­rón al mis­mo tiem­po, co­mo un pén­du­lo que os­ci­la siem­pre en­tre dos ex­tre­mos muy vi­ta­les. Pre­mi­sa ini­cial No hay bue­nos y ma­los. El psi­có­lo­go Joan Ga­rri­ga, au­tor de El buen amor en la pa­re­ja (Ima­go Mun­di), es­cri­be que “en las re­la­cio­nes de pa­re­ja no hay cul­pa­bles e ino­cen­tes, jus­tos y pe­ca­do­res. Lo que hay son bue­nas y ma­las re­la­cio­nes”. ¿De­be­mos por lo tan­to re­ba­jar nues­tras ex­pec­ta­ti­vas? Se­gún Ga­rri­ga, “no pa­re­ce un buen ne­go­cio ha­cer de­pen­der nues­tro bie­nes­tar de otro, dán­do­le y a la vez car­gán­do­le con ese po­der. La fe­li­ci­dad de­pen­de de nues­tra ac­ti­tud y es­ta­do an­te lo que nos to­ca vi­vir. Mu­chos es­pe­ran que su pa­re­ja las ha­ga fe­li­ces, y eso es fuente co­mún de equí­vo­cos. La pa­re­ja por sí mis­ma no da la fe­li­ci­dad”. Es más: da al­gún que­bra­de­ro de ca­be­za. Ma­nuel Cas­tells ve las re­la­cio­nes en Mu­je­res y hom­bres: un amor im­po­si­ble (Alian­za) “co­mo ne­go­cia­cio­nes de mi­cro­po­der a ni­vel in­di­vi­dual. Se ha pa­sa­do de la lu­cha de gé­ne­ros a la lu­cha en­tre hom­bres y mu­je­res co­mo par­te de la lu­cha ge­ne­ral en­tre las per­so­nas”. Ha­ble con ella “Los hom­bres en­tien­den las dis­cu­sio­nes co­mo el ar­te de ha­cer ca­llar al ad­ver­sa­rio; las mu­je­res co­mo el ar­te de no de­jar la po­si­bi­li­dad de hablar”. Es una fra­se del ac­tor aus­tria­co Fritz Eck­hardt, co­no­ci­do en su país por un pa­pel de ins­pec­tor de po­li­cía. Cu­rio­sa­men­te, el ar­te del in­te­rro­ga­to­rio pa­re­ce ser una pre­rro­ga­ti­va de ellas. Avi­so a los hom­bres des­pre­ve­ni­dos: cuan­do se tra­ta de hablar, ellas no tie­nen ri­val. Giam­pao­lo Mo­re­lli, ac­tor y es­cri­tor, con más de 10.000 fans en Fa­ce­book, ha es­cri­to el li­bro Sie­te ho­ras pa­ra enamo­rar­te (Ro­ca) que ha arra­sa­do en Ita­lia. “Hay es­tu­dios que de­mues­tran que los va­ro­nes usa­mos un pro­me­dio dia­rio de 7.000 pa­la­bras, las mu­je­res 20.000. Es­tá cla­ro que cuan­do un hombre vuel­ve por la no­che a ca­sa, con to­da pro­ba­bi­li­dad ya ha ago­ta­do su re­ser­va de vo­ca­bu­la­rio, mien­tras que las mu­je­res to­da­vía tie­nen cré­di­to. Y a ellas les en­can­ta ser es­cu­cha­das, con lo que los hom­bres te­ne­mos que te­ner pa­cien­cia”. Mar­ta Ri­ve­ra de la Cruz, es­cri­to­ra y au­to­ra de Mal­di­to amor: guía pa­ra en­ten­der tu co­ra­zón (Oni­ro), lo sus­cri­be: “Los hom­bres no quie­ren hablar de na­da, elu­den la con­ver­sa­ción. No­so­tras, en cam­bio, que­re­mos hablar de to­do. Pe­ro, ade­más, ellas ha­blan de sen­ti­mien­tos. En cam­bio, es muy di­fí­cil que ellos se atre­van a hablar de emo­cio­nes”. Es­cú­cha­me, por fa­vor “Mi ma­ri­do tie­ne un de­fec­to. Oye lo que se le di­ce, pe­ro no es­cu­cha. Es en­lo­que­ce­dor” (Cle­men­ti­na). “No me gus­ta cuan­do ellos son tan in­sen­si­bles y no le im­por­tan nues­tros sen­ti­mien­tos” (Su­sa­na). La con­ver­sa­ción es uno de los te­rre­nos en que sue­le ha­ber más des­en­cuen­tros. El psi­có­lo­go Ste­ven Stosny, au­tor de va­rios li­bros so­bre el te­ma, sos­tie­ne que “las pa­re­jas no se pe­lean so­bre lo que ellos creen que se pe­lean: di­ne­ro, se­xo, edu­ca­ción de los hi­jos, sue­gros y pa­rien­tes, ta­reas do­més­ti­cas... sino que dis­cu­ten cuan­do sien­ten que el otro no se preo­cu­pa de lo que uno sien­te. Es el do­lor de la des­co­ne­xión lo que lle­va al con­flic­to. En par­ti­cu­lar, el hombre de­be­ría res­pon­der con pro­tec­ción y se­gu­ri­dad. Pe­ro si él no sa­be có­mo ha­cer­lo, des­car­ga su ra­bia y frus­tra­ción so­bre ellas.”. Los ex­per­tos han pro­por­cio­na­do tam­bién otra ex­pli­ca­ción a es­ta su­pues­ta fal­ta de aten­ción que tie­nen los hom­bres ha­cia ellas. La Uni­ver­si­dad de Hert­fords­hi­re (Reino Uni­do) ha de­mos­tra­do que los hom­bres han de es­tar con­cen­tra­dos en lo que están ha­cien­do, por­que les cues­ta más ha­cer más co­sas a la vez. En un ex­pe­ri­men­to lle­va­do a ca­bo con 50 su­je­tos, ellas re­sul­ta­ron su­pe­rio­res en pla­ni­fi­car una es­tra­te­gia múl­ti­ple, co­mo bus­car unas lla­ves per­di­das. No soy yo… es el re­loj Pa­ra Mar­ta Ri­ve­ra de la Cruz, lo que realmente mar­ca las di­fe­ren­cias es el re­loj bio­ló­gi­co. “El tiem­po co­rre siem­pre en con­tra de las mu­je­res y mar­ca mu­cho las re­la­cio­nes. A ve­ces pa­re­ce que ellas ten­gan pri­sa y el hombre se ago­bia, pe­ro es que en ellas in­flu­ye la ges­tión de un acon­te­ci­mien­to bio­ló­gi­co”, apun­ta. “Yo creo –agre­ga– que el hombre es cons­cien­te del po­der que le da la ma­ter­ni­dad a ellas. Qui­zá por ello el hombre ha do­mi­na­do el po­der eco­nó­mi­co o po­lí­ti­co, por­que es­ta­ba asus­ta­do por su tor­pe­za en los me­nes­te­res emo­cio­na­les y ana­ló­gi­cos”, re­co­no­ce Joan Ga­rri­ga. “La na­tu­ra­le­za ha pre­pa­ra­do me­jor a las mu­je­res pa­ra ser ma­dres y es­po­sas que a los hom­bres pa­ra ser pa­dres y ma­ri­dos. Así que los hom­bres siem­pre tie­nen que im­pro­vi­sar”, afir­ma­ba el psi­có­lo­go freu­diano Theo­dor Reik. “Los hom­bres son co­mo ni­ños” Jean-Clau­de Kauf­mann, repu­tado so­ció­lo­go fran­cés y au­tor de Irri­ta­cio­nes: las pe­que­ñas gue­rras de la pa­re­ja (Ge­di­sa), re­cuer­da que “las mu­je­res se ven obli­ga­das a de­jar el mun­do de la ju­ven­tud mu­cho an­tes y a com­pro­me­ter­se, los hom­bres no están so­me­ti­dos a urgencia bio­ló­gi­ca, con lo que son ma­chos y ni­ños a la vez”. Es­te so­ció­lo­go ha­bla de in­fan­ti­li­za­ción. “Emer­gen en la re­la­ción dos po­los: uno ga­ran­te del buen fun­cio­na­mien­to de los asun­tos do­més­ti­cos y de la vi­gi­lan­cia an­te los ries­gos y otro de des­preo­cu­pa­ción y fe­li­ci­dad de vi­vir en el mo­men­to. Las mu­je­res se en­cuen­tran ma­si­va­men­te en un la­do, los hom­bres en el otro. Los hom­bres tra­tan de ha­cer más, pe­ro sin con­se­guir­lo, lo que los co­lo­ca en po­si­ción de cul­pa­bi­li­dad la­ten­te”. “Lo que me irri­ta de él es su in­ma­du­rez; creo que es ese el ver­da­de­ro ori­gen del pro­ble­ma. Te­ne­mos tres hi­jos y a ve­ces sien­to co­mo si tu­vie­ra un cuar­to” (Vio­le­ta). De he­cho, una de las que­jas más fre­cuen­tes de ellas es que los va­ro­nes pa­san de­ma­sia­do tiem­po en­gan­cha­dos a apa­ra­tos elec­tró­ni­cos, des­de la te­le has­ta los vi­deo­jue­gos. Co­mo los ni­ños. “En reali­dad, un hombre, aun­que ten­ga 36 años, es un ado­les­cen­te. Yo, en cam­bio, cuan­do es­toy can­sa­da es­ta­llo y es un dra­ma. Bus­co la dispu­ta pa­ra desaho­gar­me” (Carolina). “¿Cuál es el pro­ble­ma?” “No so­por­to cuan­do mi ma­ri­do quie­re so­lu­cio­nar un pro­ble­ma, cuan­do yo sim­ple­men­te quie­ro dis­cu­tir­lo” (Kelly). Kauf­mann con­fir­ma que la es­tra­te­gia de los hom­bres con­sis­te en arre­glar asun­tos o sim­ple­men­te ne­gar la exis­ten­cia de con­flic­tos, a no ser que sean co­sas tan­gi­bles. “A los hom­bres pa­re­cen im­por­tar­les co­sas más con­cre­tas”. O su­per­fluas. Pa­ra Lo­ren­zo, el ma­yor pro­ble­ma de su pa­re­ja es que “cuan­do con­du­ce el co­che me irri­ta. Con­du­ce muy des­pa­cio, to­ma de­ma­sia­das pre­cau­cio­nes, no se fi­ja en quién tie­ne prio­ri­dad”. El res­to, son pro­ble­mas más se­cun­da­rios o exa­ge­ra­dos (ade­más –aña­de–, “mi mu­jer se preo­cu­pa en ex­ce­so de los ni­ños”). “Nar­ci­so y hé­roe, no gra­cias” Wi­lliam Fart­hing, pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía Evo­lu­ti­va de la Uni­ver­si­dad de Mai­ne (EE.UU.), des­cu­brió que las mu­je­res aman

a los ma­chos que ac­túan co­mo hé­roes y que le pro­por­cio­nan pro­tec­ción y cui­da­do. Con un lí­mi­te: su ac­ción tie­ne que ser de­sin­te­re­sa­da y al­truis­ta. En cam­bio, cuan­do el hombre pa­ra im­pre­sio­nar­las asu­me ries­gos ex­ce­si­vos, to­do cam­bia. Ya no quie­ren sa­ber na­da, por­que se sien­ten en pe­li­gro. Y lle­gan así a de­tes­tar su bra­vu­co­ne­ría, ex­hi­bi­cio­nis­mo y nar­ci­sis­mo. “Los hom­bres en el fon­do siem­pre son ego­cén­tri­cos. Ne­ce­si­tan hablar siem­pre de ellos o, si no, to­do lo con­tra­rio: no ha­blan nun­ca. Cuan­do ha­cen al­go más allá de lo que los pa­pe­les so­cia­les les atri­bu­yen están to­do el día re­pi­tién­do­lo co­mo si fue­ra al­go inau­di­to. Por ejem­plo, si se ocu­pan de las la­bo­res del ho­gar, están echán­do­lo en ca­ra o, si no, se mues­tran ren­co­ro­sos por ha­cer­lo. Si se ocu­pan de la edu­ca­ción de los hi­jos, lo mis­mo” (Àn­gels). “Al fi­nal lo ten­go que ha­cer yo” “En torno a de­ta­lles mi­núscu­los –co­mo ba­rrer, la ma­ne­ra de or­de­nar las co­sas, la de­co­ra­ción– pron­to se desatan su­ti­les y di­fu­sos con­flic­tos de cul­tu­ras. Las mu­je­res sue­len caer en la tram­pa. Al fi­nal pre­fie­ren asu­mir las ta­reas, pa­ra lue­go com­pro­bar que su com­pa­ñe­ro, pro­te­gi­do por su repu­tación de in­com­pe­ten­cia, re­po­sa có­mo­da­men­te mien­tras ellas tra­ba­jan”. Así lo des­cri­be Jean-Clau­de Kauf­mann. “Yo di­ría que en el 80% de los ca­sos la res­pon­sa­bi­li­dad do­més­ti­ca to­da­vía cae so­bre las mu­je­res”, ad­mi­te Noe Ca­sa­do, es­cri­to­ra ga­na­do­ra del VII pre­mio Ter­cio­pe­lo con la no­ve­la ro­mán­ti­ca A contracorriente (Ro­ca). “Y es­to es di­fí­cil de en­ten­der, es­pe­cial­men­te en aque­llos ca­sos en los que hom­bres y mu­je­res tra­ba­jan fue­ra de ca­sa. No creo que se tra­te de un re­fle­jo ma­chis­ta, sino más bien de que el hombre es co­mo­dón”. Ri­ve­ra de la Cruz po­ne un ejem­plo cla­ri­fi­ca­dor: “No­so­tras so­mos más aten­tas a la ges­tión del tiem­po do­més­ti­co. En el fon­do, nun­ca que­re­mos dar la im­pre­sión de que no­so­tras no lle­va­mos la ca­sa. Y, si no, fí­jen­se: ellos son siem­pre los que pre­gun­tan don­de es­tá la cha­que­ta, nun­ca al re­vés. Ellos creen que no­so­tras sa­be­mos siem­pre dón­de están las co­sas”. Ami­gos, pa­rien­tes, ex­no­vios... Jo­sé Bus­ta­man­te, psi­có­lo­go y se­xó­lo­go, cuen­ta que, en su con­sul­ta, las que­jas clá­si­cas de ellas en te­ra­pia de pa­re­ja son, apar­te las ta­reas de la ca­sa, la re­la­ción con ter­ce­ras per­so­nas. “He­mos com­pro­ba­do que, con fre­cuen­cia, las cau­sas de las dispu­tas eran ex­ter­nas a nues­tra pa­re­ja: un ami­go, un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo, un miem­bro de la fa­mi­lia...” (Gian­ni). “Ellas siem­pre quie­ren que se pa­se más tiem­po con sus pa­dres. Co­mo la co­mi­da de los do­min­gos, por ejem­plo. Pe­ro –aña­de Bus­ta­man­te–, una de las que­jas más im­por­tan­tes… ¡son los ami­gos! Ellas acos­tum­bran a re­cla­mar más tiem­po de pa­re­ja mien­tras que ellos bus­can es­pa­cios pa­ra pa­sar­los a so­las con sus co­le­gas”. Las en­cues­tas de­mues­tran que los hom­bres sue­len re­cla­mar más in­de­pen­den­cia, que “nos de­jen res­pi­rar...”. “Es ver­dad, no­so­tros so­mos se­res más so­cia­les, y te­ne­mos una cier­ta ten­den­cia en pen­sar en no­so­tros mis­mos, que­re­mos pre­ser­var nues­tros es­pa­cios”, con­fir­ma Giam­pao­lo Mo­re­lli. A las mu­je­res, en cam­bio, les mo­les­ta cuan­do ellos se po­nen ce­lo­sos de su pa­sa­do y les pre­gun­tan con­ti­nua­men­te so­bre no­vios an­te­rio­res. O cuan­do no acep­tan que ellas pue­den te­ner su pro­pia vi­da al mar­gen de la pa­re­ja: “Tra­ba­jo mu­cho y ten­go obli­ga­cio­nes pro­fe­sio­na­les por la no­che. Mi ma­ri­do no lo en­tien­de y, si re­gre­so des­pués de la una de la ma­dru­ga­da, me mon­ta una es­ce­na de celos tre­men­da, co­mo si yo tu­vie­ra ca­tor­ce años. Pe­ro es que ten­go 44” (Ca­sio­pea). ¡Quie­ro dis­cu­tir! “Cuan­do le ha­go re­pro­ches, di­ce tex­tual­men­te: ‘Es cier­to. Tie­nes ra­zón’. No so­por­to es­ta fra­se. Me gus­ta­ría equi­vo­car­me de vez en cuan­do” (Vio­le­ta). Da­ni­lo Mar­tuc­ce­lli, pro­fe­sor de So­cio­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Li­lle (Fran­cia) cree que “las ex­pec­ta­ti­vas en las pa­re­jas son di­si­mé­tri­cas: las mu­je­res sue­len es­tar en pri­me­ra lí­nea en el uni­ver­so fa­mi­liar, par­ti­ci­pan más, po­nen los pro­ble­mas so­bre la me­sa. Sus ma­ri­dos, en cam­bio, sim­ple­men­te tien­den a es­pe­rar a que pa­se la tor­men­ta. Lo que bus­can es es­tar en paz”. “No­so­tros te­ne­mos una pro­pen­sión al jue­go su­pe­rior. Ellas quie­ren dis­cu­tir, no­so­tros, en cam­bio ,pre­fe­ri­mos apla­zar. Ellas son mu­cho más in­tros­pec­ti­vas y ce­re­bra­les”, di­ce Giam­pao­lo Mo­re­lli. El tes­ti­mo­nio de Marc es muy re­ve­la­dor: “Mi mu­jer me ago­ta. Es un tor­na­do per­ma­nen­te. No pa­ra de de­cir­me: ‘Pe­ro reac­cio­na, da tu opi­nión, sor­prén­de­me!’. Me can­sa. No te­ne­mos más que una vi­da, y hay que in­ten­tar ser fe­liz. ¿Pa­ra qué com­pli­car­se la vi­da? Y en­ci­ma por ton­te­rías. Al fi­nal no di­go na­da. Y pa­ra no ex­plo­tar, sal­go y me voy a co­rrer”. “Po­co im­por­tan los ar­gu­men­tos so­bre la paz y la ama­bi­li­dad de las re­la­cio­nes. Lo que las mu­je­res quie­ren es in­ter­cam­bio y pre­sen­cia en la vi­da con­yu­gal”, es­cri­be Kauf­mann. “Los hom­bres tan sólo ne­ce­si­táis una cer­ve­za y un par­ti­do de fút­bol y sois las per­so­nas más fe­li­ces del mun­do. Sois ca­si in­mu­nes a las en­vi­dias y las ma­nías. Es­to es lo que no aguan­to de los va­ro­nes: siem­pre lo pa­sáis me­jor que las mu­je­res. Se­rá por­que sois más sen­ci­llos y te­néis un hu­mor más es­ta­ble que no­so­tras” (Claudia). “Yo les en­vi­dio a los hom­bres su ca­pa­ci­dad pa­ra re­la­ti­vi­zar. No­so­tras, en cam­bio, se­gui­mos dán­do­le a los asun­tos, con el run­rún. Pue­de que sea­mos más ven­ga­ti­vas, no sé. Pe­ro ellos ol­vi­dan to­do en­se­gui­da, tie­nen una gran ca­pa­ci­dad pa­ra pa­sar pá­gi­na y a otro ar­gu­men­to”, di­ce Noe Ca­sa­do. Ri­ve­ra de la Cruz cree que, en jus­ta me­di­da, has­ta es al­go po­si­ti­vo: “Sí, ellos es­pe­ran que los pro­ble­mas se re­suel­van so­los, pe­ro tam­po­co es jus­to dar im­por­tan­cia a al­go que no lo tie­ne”. “¿Por qué tan­to dra­ma?” Una in­ves­ti­ga­ción del de­par­ta­men­to de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Te­xas, en Aus­tin, so­bre 200 ca­sos, ha des­cu­bier­to que las mu­je­res lo pa­san peor cuan­do son re­cha­za­das. Pa­de­cen sen­ti­mien­tos de tris­te­za, con­fu­sión y mie­do. Pa­ra sa­lir del ba­che, la ma­yo­ría, se­gún

AM­BOS SE­XOS TIE­NEN UNA FOR­MA DE CO­MU­NI­CAR DI­FE­REN­TE LOS HOM­BRES SUE­LEN HUIR DE LAS DIS­CU­SIO­NES ABS­TRAC­TAS

el mis­mo es­tu­dio, se desaho­ga con una tar­de de com­pras (al­go que, por otra par­te, sue­le en­ca­be­za la lis­ta de las co­sas que ellos más de­tes­tan ha­cer). Los hom­bres, al pa­re­cer, ten­drían una me­jor ca­pa­ci­dad pa­ra re­cu­pe­rar­se de la ex­pe­rien­cia ne­ga­ti­va, mien­tras que las mu­je­res tie­nen la ten­den­cia de dra­ma­ti­zar más la re­la­ción y caer en los sen­ti­men­ta­lis­mos. “Yo creo que am­bos se­xos pue­den pe­car de sen­si­ble­ría. Lo que pa­sa es que ellas tie­nen una ma­yor emo­ti­vi­dad. Las pa­la­bras ro­mán­ti­cas y edul­co­ra­das no son ex­clu­si­vas de ellas: tan­to hom­bres co­mo mu­je­res las de­tes­tan”, ma­ti­za Mo­re­lli. His­to­ria de ha­bi­tual des­or­den Es el tes­ti­mo­nio de Alp­hon­si­ne: “¿Por qué los hom­bres no cie­rran la puer­ta del la­va­bo cuan­do ori­nan? Las go­tas que caen no son pre­ci­sa­men­te una mú­si­ca pa­ra los oí­dos”. Pue­de pa­re­cer al­go trivial o anec­dó­ti­co, pe­ro los ob­je­tos y ri­tua­les co­ti­dia­nos dan mu­cho de sí: des­de los pe­los en la du­cha, la fal­ta de hi­gie­ne, has­ta la ca­ma sin ha­cer, el ca­tá­lo­go de las que­jas fe­me­ni­nas es den­so. Y de las mas­cu­li­nas… ¡tam­bién! “El la­va­bo: sí, es cier­to. Ellas ne­ce­si­tan pa­sar allí mu­cho tiem­po. No quie­ro sa­ber el por­qué”, bro­mea Mo­re­lli. Por no hablar del tu­bo de la pas­ta de dien­tes, la ma­ne­ra de col­gar la ropa o de mas­ti­car la co­mi­da. Ellos sue­len pres­tar me­nos aten­ción a es­tos de­ta­lles. En cam­bio, a ellas les mo­les­ta (y mu­cho) más la ac­ti­tud en sí, la de­ja­dez. “No es mi ideal de vi­da or­de­nar la ca­sa, pe­ro cuan­do veo las co­sas ti­ra­das por ahí me pon­go fu­rio­sa” (Ag­nes). Pa­ra sa­lir del ato­lla­de­ro, Noe Ca­sa­do cree que “hay dos so­lu­cio­nes: o ca­da uno es­tá en su ca­sa: así no sa­bes có­mo el otro ha de­ja­do el la­va­bo o si ha he­cho la ca­ma. Uno así siem­pre va de no­vio. Y es ge­nial: siem­pre lo lle­vas bien. O eso, o bien con­vi­ves y bus­cas so­lu­cio­nes pac­ta­das”. ¿Aho­ra es peor que an­tes? Se­gún Kauf­mann, “an­tes, las irri­ta­cio­nes se re­sol­vían con una ade­cua­ción a los mar­cos de re­fe­ren­cia, que eran in­cues­tio­na­bles”. Aho­ra, con la aper­tu­ra de más po­si­bi­li­da­des, au­men­ta la fa­ti­ga men­tal de los cón­yu­ges. Es el pre­cio que se de­be pa­gar por la li­ber­tad in­di­vi­dual. Se abren es­pa­cios de im­pro­vi­sa­ción y de li­bre in­ter­pre­ta­ción que im­pli­can que las pa­re­jas efec­túen un in­men­so tra­ba­jo de ar­mo­ni­za­ción y uni­fi­ca­ción”. “Aho­ra las mu­je­res he­mos abier­tos los ojos”, ase­gu­ra Noe Ca­sa­do. “An­tes no ha­bía plan B. Aho­ra te­ne­mos op­cio­nes de ac­ce­so a la au­to­no­mía. Vis­to des­de el la­do mas­cu­lino, es­to pue­de cos­tar un po­co de asi­mi­lar”. ¿Y si al fi­nal pe­lear­se no es tan gra­ve? Un es­tu­dio del de­par­ta­men­to de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan (EE.UU.), lle­va­do a ca­bo en 192 pa­re­jas a lo lar­go de 17 años, ha de­mos­tra­do que aque­llas que no se pe­lean, que man­tie­nen la ra­bia den­tro, vi­ven me­nos que las que dis­cu­ten y lue­go se re­con­ci­lian. El in­ves­ti­ga­dor Er­nest Har­burg re­co­no­ce que na­die sa­be pe­lear­se bien: “Na­die es­tá en­tre­na­do pa­ra li­diar con con­flic­tos. Se pue­de imi­tar có­mo lo hi­cie­ron los pa­dres. Pe­ro la pa­re­ja sue­le ir per­di­da”. Ca­sa­do con­clu­ye: “No hay que ha­cer to­do jun­tos. Es sa­lu­da­ble te­ner co­sas, al mar­gen de la pa­re­ja, que ha­ya una vál­vu­la de es­ca­pe. Y es­to lo ne­ce­si­ta­mos tan­to no­so­tras co­mo ellos” .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.