EL SA­BIO

La Vanguardia - ES - - ED -

LUIS RACIONERO Des­de el río, los co­le­gios se ven con pers­pec­ti­va: apar­ta­dos por pra­dos de cés­ped im­po­lu­to, ro­dea­dos de ár­bo­les fron­do­sos, en­mar­ca­dos por el cie­lo fre­né­ti­ca­men­te ata­rea­do. La su­ce­sión de puen­tes neo­gó­ti­cos y neo­clá­si­cos va anun­cian­do la ex­pan­sión de ca­da an­ti­guo con­ven­to al otro la­do del río pa­ra ga­nar an­ta­ño parque y aho­ra es­pa­cio cons­trui­do. De pron­to, co­mo un anacro­nis­mo, co­mo si Leo­nar­do hu­bie­ra pa­sa­do por allí en su se­cre­ta mi­sión in­ter­mi­na­ble, apa­re­ce un puen­te de ma­de­ra, ex­plí­ci­ta­men­te geo­mé­tri­co, co­mo una de esas su­per­fi­cies re­gla­das que re­ve­lan sus di­rec­tri­ces; mi ama­ble ci­ce­ro­ne, que es­tá em­pu­jan­do la bar­ca con el punt o ver­ga, me in­for­ma que pa­sa­mos ba­jo el puen­te ma­te­má­ti­co cons­trui­do por Isaac New­ton. Si no es cier­to, de­bie­ra ser­lo, por­que la sin­gu­la­ri­dad del ar­ti­lu­gio, su ho­nes­ti­dad a los ma­te­ria­les y a las lí­neas de fuer­za que con­fi­gu­ran la ten­sión del puen­te son tan ge­nui­nas –au­tén­ti­cas, se di­ría aho­ra–, que lo de­la­tan co­mo tes­ti­go de un crea­dor fue­ra de lo co­mún. Co­mo Leo­nar­do, New­ton ama­ba el di­se­ño me­cá­ni­co: mo­li­nos de vien­to, re­lo­jes de agua, de sol, co­me­tas, un ca­rrua­je pro­pul­sa­do des­de den­tro. En la úl­ti­ma par­te de su vi­da se de­di­ca­ría a tec­no­lo­gías más cre­ma­tís­ti­cas, di­ri­gien­do la Ca­sa de la Moneda del reino de In­gla­te­rra. Pe­ro de jo­ven, en ju­nio de 1661, con 19 años, fue ad­mi­ti­do en el Tri­nity Co­lle­ge de Cam­brid­ge, don­de en­con­tró el es­tu­dio de los ele­men­tos de Eu­cli­des de­ma­sia­do fá­cil y Des­car­tes más a su gus­to. La mo­des­tia no fue nun­ca asi­dua de es­te ge­nio que, pu­dien­do ha­ber na­ci­do cual­quier día, lo hi­zo pre­ci­sa­men­te el 25 de di­ciem­bre, co­mo Je­su­cris­to, que en su hu­mil­dad, pu­dien­do ha­ber na­ci­do en Bil­bao, lo hi­zo en Be­lén. Te­nía New­ton mo­ti­vos pa­ra creér­se­lo; por ejem­plo, en 1696 Ber­nou­lli di­ri­gió una car­ta a los ma­te­má­ti­cos de Eu­ro­pa desafián­do­los a re­sol­ver dos pro­ble­mas y dan­do seis me­ses de tiem­po, al ca­bo de los cua­les Leib­niz le pi­dió que am­plia­ra el pla­zo, pues iba por buen ca­mino. El 20 de enero de 1697, New­ton re­ci­bió la car­ta con los pro­ble­mas: el día si­guien­te re­mi­tió la so­lu­ción de am­bos a Mon­ta­gue, pre­si­den­te de la Ro­yal So­ciety. En 1703 se con­vir­tió él en pre­si­den­te de esa pri­me­ra Aca­de­mia de Cien­cias y lo fue has­ta su muer­te, en 1727. New­ton fue re­tra­ta­do 17 ve­ces por sie­te ar­tis­tas di­fe­ren­tes. El re­tra­to más in­tere­san­te es el de Kne­ller de 1689, cuan­do te­nía ya 47 años; el fí­si­co apa­re­ce co­mo un ser dai­mó­ni­co, po­ten­te, vi­vo, ju­ve­nil y des­pier­to; el blan­co de los ro­pa­jes y la ca­be­lle­ra lar­ga le con­fie­ren al­go aé­reo y an­gé­li­co; las ce­jas, los ojos y la na­riz son aqui­li­nos, ra­pa­ces, im­pla­ca­bles. Su tem­pe­ra­men­to fue vo­lá­til, sen­si­ble y ego­cén­tri­co, aun­que os­ci­la­ba al otro ex­tre­mo: fi­jo, re­suel­to y ge­ne­ro­so. De su vi­da dia­ria e in­tere­ses per­so­na­les sa­be­mos muy po­co, pe­se a la ma­sa de pa­pe­les so­bre él; ni si­quie­ra la in­men­sa bio­gra­fía de Ri­chard

S. West­fall, Ne­ver at rest, nos acla­ra na­da so­bre su vi­da ín­ti­ma. Sólo se de­du­ce que no de­mos­tró ape­go ni a per­so­nas ni a lu­ga­res, al­go que tam­bién se acha­có a Leo­nar­do Da Vin­ci, pe­ro, a di­fe­ren­cia de es­te, New­ton en­con­tra­ba la mú­si­ca te­dio­sa; el ver­so, un jue­go de pa­la­bras; la co­mi­da y la be­bi­da, irre­le­van­tes. Am­bos fue­ron ge­nios cu­ya ge­nia­li­dad –co­sa ra­ra– les fue apre­cia­da du­ran­te su vi­da, más es­ta­ble la de New­ton, que fue pro­fe­sor en Cam­brid­ge, miem­bro y pre­si­den­te de la Ro­yal So­ciety en Lon­dres y di­rec­tor de la Ca­sa de la Moneda. Co­mo Leo­nar­do, New­ton no se ca­só ni tu­vo des­cen­den­cia; a di­fe­ren­cia del flo­ren­tino, tu­vo po­cos ami­gos –se ha­bla de cier­ta in­ti­mi­dad, po­co du­ra­de­ra, con Ni­co­las Fa­tio de Dui­llier– y se res­pal­dó en la fa­mi­lia, a quie­nes le­gó en he­ren­cia sus ma­nus­cri­tos, de don­de vie­ne la im­pen­sa­ble pe­ri­pe­cia de es­tos. Pa­re­ce im­po­si­ble que un au­tor de la re­le­van­cia cul­tu­ral de New­ton ten­ga aún la ma­yor par­te de sus es­cri­tos iné­di­tos; pu­bli­có en vi­da los Phi­lo­sop­hiae na­tu­ra­lis prin­ci­pa ma­te­má­ti­ca y la Óp­ti­ca, sa­lie­ron a su muer­te La cro­no­lo­gía de los rei­nos an­ti­guos,

las Ob­ser­va­cio­nes so­bre las pro­fe­cías de Da­niel y el apo­ca­lip­sis de san Juan y un Le­xi­con prop­he­ti­cum, pe­ro que­da­ron iné­di­tos His­to­ria de la Igle­sia y sus es­cri­tos al­quí­mi­cos. Los iné­di­tos de New­ton, en ma­nos de la fa­mi­lia, fue­ron a pa­rar, por ma­tri­mo­nio de Ca­te­ri­ne Con­duit, a la ca­sa del con­de de Por­ts­mouth. Cuan­do lord Por­ts­mouth emi­gró a Ke­nia en 1936, los pa­pe­les de New­ton sa­lie­ron a subas­ta en Sot­heby’s. Key­nes, el economista, com­pró bue­na par­te de ellos y los re­ga­ló a la bi­blio­te­ca del King’s Co­lle­ge de Cam­brid­ge, otros fue­ron a la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal He­brea de Je­ru­sa­lén, a Los Án­ge­les y a co­lec­cio­nes pri­va­das inac­ce­si­bles. Que New­ton fue­ra al­qui­mis­ta no de­be ex­tra­ñar a na­die, pues co­mo se­ña­la Ka­rin Fi­ga­la, au­to­ra de un tra­ba­jo so­bre sus es­tu­dios al­quí­mi­cos, la bús­que­da de una com­bi­na­ción de las cien­cias exac­tas con el pen­sa­mien­to má­gi­co –de­be­ría de­cir her­mé­ti­co– era un pro­pó­si­to cen­tral en el si­glo XVII, y New­ton no fue ajeno a es­ta men­ta­li­dad. Con el far­ma­céu­ti­co de Grant­ches­ter, com­pra­ron hor­nos y cru­ce­tas y pa­sa­ron lar­gas ho­ras vi­gi­lan­do el ata­nor, aun­que na­da sa­be­mos de la pro­fun­di­dad de su pe­ne­tra­ción en las mo­ra­das fi­lo­so­fa­les. Sólo po­de­mos ima­gi­nár­nos­lo –si pa­sea­mos a una ho­ra tar­día jun­to al Tri­nity Co­lle­ge, por ca­lle­jue­las flan­quea­das de ven­ta­na­les gó­ti­cos y pie­dras en­mohe­ci­das– en sus apo­sen­tos de la es­ca­le­ra E del Gran Pa­tio, en­tre la puer­ta prin­ci­pal y la ca­pi­lla, ve­lan­do has­ta al­tas ho­ras de la no­che, co­mo Il pen­se­ro­so de Mil­ton, con las obras de Her­mes tres ve­ces gran­de, y, lue­go, en aque­lla ven­ta­na atis­ban­do la sa­li­da del sol pa­ra des­com­po­ner en un pris­ma los ra­yos del al­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.