In­for­mers: están aquí pa­ra que­dar­se

Co­ti­lleos y ru­mo­res aban­do­nan sus lu­ga­res tra­di­cio­na­les de cir­cu­la­ción pa­ra pro­pa­gar­se por in­ter­net. Pá­gi­nas y apli­ca­cio­nes co­mo In­for­mer o Gossip han desata­do la po­lé­mi­ca en los úl­ti­mos me­ses. Aho­ra, pa­sa­do el de­ba­te, los ex­per­tos ad­vier­ten que están aqu

La Vanguardia - ES - - ED -

Res­pon­sa­bi­li­dad di­gi­tal Du­ran­te el pa­sa­do mes de enero, los Mos­sos d’Es­qua­dra re­ci­bie­ron seis de­nun­cias re­la­cio­na­das con In­for­mer y Gossip, to­das ellas re­la­cio­na­das con in­ju­rias. En un co­mu­ni­ca­do a la pren­sa cons­ta­ta­ron que “pe­se a po­der ser ofen­si­vo, la ma­yo­ría del con­te­ni­do que se di­fun­de a tra­vés de es­tas dos apli­ca­cio­nes no es cons­ti­tu­ti­vo de de­li­to”. “La re­le­van­cia pe­nal de es­tas con­duc­tas es bas­tan­te du­do­sa, sólo pa­sa­rían a con­si­de­rar­se de­li­to al­gu­nos ca­sos muy gra­ves”, ex­pli­ca Jo­sep Ma­ría Ta­ma­rit, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Pe­nal de la UOC (Uni­ver­si­tat Ober­ta de Ca­ta­lun­ya) y pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ca­ta­la­na de Vic­ti­mo­lo­gía. Los con­te­ni­dos de es­tas pá­gi­nas y apli­ca­cio­nes en mu­chos ca­sos no lle­gan a po­der ser con­si­de­ra­dos co­mo ame­na­zas, tam­bién son di­fí­ci­les de ca­ta­lo­gar co­mo in­ju­rias, y si el ac­ce­so a la in­ti­mi­dad de la per­so­na en torno a la que gi­ra el ru­mor no ha si­do ile­gal, no se pue­de con­si­de­rar de­li­to. “Pre­ten­der re­sol­ver por la vía pe­nal co­sas que su­ce­den en un en­torno tan in­con­tro­la­do co­mo es in­ter­net, es al­go im­po­si­ble”, afir­ma el ca­te­drá­ti­co. Pe­ro en ca­so de que el asun­to Quién no ha­ya co­ti­llea­do ja­más, que ti­re la pri­me­ra pie­dra. ¿Qué per­so­na no ha ha­bla­do al­gu­na vez, pa­ra bien o pa­ra mal, so­bre la pri­va­ci­dad de sus coe­tá­neos? ¿Quién no ha pres­ta­do aten­ción a un ru­mor o in­clu­so ha si­do par­tí­ci­pe de la di­fu­sión del mis­mo? Ru­mo­rear y co­ti­llear es tan an­ti­guo co­mo el ser hu­mano, que ha sen­ti­do siem­pre in­tri­ga por co­no­cer lo que ocu­rre en la vi­da de los de­más, con­vir­tien­do al ac­to so­cial del chis­mo­rreo y la crí­ti­ca en un fe­nó­meno na­tu­ral. Si tra­di­cio­nal­men­te los chis­mes se trans­mi­tían oral­men­te, y a las pa­la­bras se las llevaba el vien­to, aho­ra el ru­mor y el cotilleo han da­do el gran sal­to al for­ma­to es­cri­to de in­ter­net don­de lo que que­da, que­da. Los chis­mo­rreos que an­tes inun­da­ban las puer­tas y paredes de mu­chos la­va­bos pú­bli­cos se han tras­la­da­do a otros mu­ros, los de las pá­gi­nas de Fa­ce­book de­no­mi­na­das In­for­mer. Uni­ver­si­da­des, ins­ti­tu­tos, dis­co­te­cas e in­clu­so pue­blos en­te­ros, cuen­tan des­de ha­ce po­cos me­ses con su pro­pia web de cotilleo anó­ni­mo en la que es tan po­si­ble li­gar con aquel des­co­no­ci­do que ca­da ma­ña­na cru­za la ca­lle, co­mo ai­rear la pri­va­ci­dad del ve­cino o di­fa­mar. Es­tas pá­gi­nas que tan­ta pol­va­re­da y alar­mis­mo han le­van­ta­do, so­bre to­do den­tro de la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va, po­co a po­co están co­men­zan­do a des­in­flar­se. La fie­bre In­for­mer va pa­san­do, pe­ro pue­de que los chis­mo­rreos o ru­mo­res aca­ben tras­la­dán­do­se a otro lu­gar de la web, ¿se­rá el co­ma­dreo 2.0 un fe­nó­meno per­du­ra­ble en in­ter­net? “Ru­mo­res en la red han exis­ti­do des­de siem­pre, lo no­ve­do­so es que co­mien­cen a exis­tir pá­gi­nas es­pe­cial­men­te de­di­ca­das a ellos”, ex­pli­ca Do­lors Reig, psi­có­lo­ga so­cial, do­cen­te y es­pe­cia­lis­ta en Web 2.0. Fa­ce­book y otras redes so­cia­les si­mi­la­res na­cie­ron pa­ra que sus usua­rios fis­go­nea­ran so­bre la vi­da de los de­más; mu­chí­si­mos blogs se ali­men­tan de con­te­ni­dos ba­sa­dos en ru­mo­res no con­fir­ma­dos y des­de ha­ce ya al­gu­nos años las dis­co­te­cas cuen­tan con fo­ros en los que, tras una alo­ca­da no­che, la gen­te de­ja sus co­men­ta­rios pa­ra tra­tar de en­con­trar a esa per­so­na es­pe­cial que co­no­cie­ron en la ba­rra. “En Bue­nos Ai­res, en to­das las pla­zas pú­bli­cas el Ayun­ta­mien­to ha co­lo­ca­do car­te­les pa­ra in­di­car cuál es la pá­gi­na de Fa­ce­book en la que se pue­de hablar so­bre lo que ocu­rre en di­cha pla­za –afir­ma Reig –; eso es el In­for­mer allí”. El fe­nó­meno de chis­mo­rrear en la red es im­pa­ra­ble e inevi­ta­ble, lo no­ve­do­so de las nue­vas pá­gi­nas de cotilleo co­mo In­for­mer o de las apli­ca­cio­nes mó­vi­les co­mo Gossip (ru­mor, en in­glés) es que in­tro­du­cen la idea de ha­cer­lo des­de el ano­ni­ma­to.

En el ca­so de In­for­mer, una o va­rias per­so­nas son las res­pon­sa­bles de ad­mi­nis­trar y con­ver­tir en anó­ni­mos los men­sa­jes pri­va­dos que lle­gan a la pá­gi­na de Fa­ce­book. Al­go con­tra­dic­to­rio a las po­lí­ti­cas de pri­va­ci­dad de es­ta red so­cial, que exi­ge co­no­cer los da­tos per­so­na­les de ca­da uno de sus usua­rios pa­ra po­der in­ter­ve­nir en ca­so de que se in­ju­ria­se o di­fa­ma­ra den­tro del ser­vi­dor. Pe­ro ¿qué ha­ce tan mor­bo­so al he­cho de hablar mal de los de­más de for­ma anó­ni­ma? “El he­cho de ser crí­ti­co con al­go o al­guien de­ja al des­nu­do a la per­so­na que lo ha­ce –ex­pli­ca Ve­ga Gon­zá­lez, psi­có­lo­ga y ge­ren­te de AIS (cen­tro de Aten­ción e In­ves­ti­ga­ción de So­cioa­dic­cio­nes) con se­des en Bar­ce­lo­na y Ma­drid– por eso se pre­fie­re uti­li­zar el ano­ni­ma­to an­tes que el pro­pio perfil de Fa­ce­book, en el que tra­ta­mos de mos­trar nues­tra ca­ra ama­ble a los de­más”. El ano­ni­ma­to en lí­nea pue­de con­ver­tir­se en ar­ma de do­ble fi­lo: al igual que con­tri­bu­ye a per­ju­di­car y he­rir a los de­más des­de la som­bra, tam­bién pue­de ayu­dar a ven­cer la ti­mi­dez a la ho­ra de ex­pre­sar pen­sa­mien­tos que nos aver­güen­zan y que no tie­nen por qué ser siem­pre ne­ga­ti­vos. Es­te fe­nó­meno psi­co­ló­gi­co, de­no­mi­na­do “efec­to de des­in­hi­bi­ción en lí­nea”, re­sul­ta po­si­ti­vo pa­ra mu­chas per­so­nas con pro­ble­mas de ti­mi­dez e in­se­gu­ri­da­des. El efec­to se ase­me­ja al ob­je­ti­vo ini­cial de In­for­mer, “po­der des­ve­lar de for­ma anó­ni­ma esos se­cre­tos per­so­na­les que tan­to ate­rra co­mu­ni­car de otra for­ma”, cuen­tan las crea­do­ras de El In­for­mer de la UAB, la pri­me­ra de es­tas pá­gi­nas que en tan sólo tres días con­ta­ba ya con más de 12.000 se­gui­do­res. Las uni­ver­si­ta­rias Ka­ri­na Sas­si, Lau­ra Gó­mez, Ras­hi­da Al-Mas­saou­di y Ruth Sán­chez ga­ran­ti­zan que “en nin­gún mo­men­to la in­ten­ción era que se con­vir­tie­ra en una pá­gi­na de co­ti­lleos a tra­vés de la cuál se pu­die­ra cri­ti­car, di­fa­mar o ru­mo­rear so­bre los de­más”. In­for­mer pre­ten­día ser una he­rra­mien­ta de con­tac­to en­tre los jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rios, “un lu­gar on li­ne don­de po­der com­par­tir las co­sas que su­ce­den en el cam­pus”, ex­pli­can. La con­tro­ver­sia sur­ge cuan­do la mo­da de es­tas pá­gi­nas se ex­tra­po­la a otros ám­bi­tos al mar­gen del uni­ver­si­ta­rio, co­mo a ins­ti­tu­tos por ejem­plo, y pa­san a ser ad­mi­nis­tra­das por ado­les­cen­tes me­no­res de edad. En el 2007, un fe­nó­meno si­mi­lar a In­for­mer sa­cu­dió a la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va nor­te­ame­ri­ca­na. Matt Ives­ter, un es­tu­dian­te de la Uni­ver­si­dad de Du­ke (Carolina del Nor­te), pu­so en mar­cha Juicy Cam­pus (cam­pus ju­go­so), una web de cotilleo ju­ve­nil que al­can­zó a otros 500 cam­pus del país. “Ini­cial­men­te, pen­sé que no ha­bía nin­gún pe­li­gro en pu­bli­car chis­mes ofen­si­vos so­bre per­so­nas ma­yo­res de edad, con ca­pa­ci­dad de asu­mir o con­tra­ar­gu­men­tar cual­quier co­men­ta­rio ne­ga­ti­vo”, ase­gu­ra Ives­ter. Pe­ro re­co­no­ce que pron­to se le fue de las ma­nos, y “co­men­za­ron a llo­ver en la pá­gi­na en­tra­das so­bre la vi­da se­xual de al­gu­nas per­so­nas, acu­sa­cio­nes de con­su­mo de dro­gas y otros ru­mo­res sa­la­ces”, re­cuer­da. El 8 de di­ciem­bre del 2007, des­de un or­de­na­dor de la Lo­yo­la Mary­mount Uni­ver­sity (Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia), un es­tu­dian­te re­gis­tró la pre­sun­ta ame­na­za de dis­pa­rar a los es­tu­dian­tes del cam­pus al azar. La fra­se de­cía: “Voy a dis­pa­rar y ma­tar a tan­ta gen­te co­mo pue­da has­ta que es­té in­ca­pa­ci­ta­do o muer­to”. Afor­tu­na­da­men­te, la po­li­cía de­tu­vo al sos­pe­cho­so. Tan rá­pi­do co­mo cre­ció, Juicy Cam­pus se con­vir­tió en fo­co de la po­lé­mi­ca has­ta el pun­to de lle­gar a ser in­ves­ti­ga­da en dos oca­sio­nes por la Fis­ca­lía. Ives­ter co­men­zó a sen­tir­se des­bor­da­do pa­ra con­ti­nuar, pe­ro no po­día de­jar caer la pá­gi­na en quie­bra por la gran in­ver­sión de ca­pi­tal ries­go des­em­bol­sa­da. “Apren­dí que los ru­mo­res on li­ne no son co­mo los ru­mo­res tra­di­cio­na­les y, por mu­cho que me es­for­za­ba por mi­ti­gar los da­ños oca­sio­na­dos, la pá­gi­na co­men­zó a es­tar fue­ra de con­trol”, ex­pli­ca. Dos años más tar­de del cie­rre de Juicy Cam­pus en el 2009, Ives­ter de­ci­dió plas­mar en el pa­pel su ex­pe­rien­cia pu­bli­can­do lol...OMG!: what every stu­dent needs to know about on­li­ne repu­tation ma­na­ge­ment, di­gi­tal ci­ti­zens­hip, and cy­ber­bull­ying... (Lol... OMG!: to­do lo que los es­tu­dian­tes de­ben sa­ber so­bre repu­tación on li­ne, ciu­da­da­nía di­gi­tal y ci­ber­bull­ying –de ven­ta sólo en in­glés a tra­vés de Ama­zon–), el li­bro so­bre ci­be­ra­co­so es­co­lar más ven­di­do en EE.UU. “El ci­ber­bull­ying es un pro­ble­ma muy se­rio –ex­pli­ca–; a di­fe­ren­cia de la in­ti­mi­da­ción tra­di­cio­nal que ter­mi­na­ba al sa­lir de la es­cue­la, los es­tu­dian­tes de hoy están co­nec­ta­dos a la red 24 ho­ras al día, los 7 días de la se­ma­na”. No hay vía de es­ca­pe, los ci­be­ra­co­sa­do­res pue­den lle­gar a sus víc­ti­mas en cual­quier mo­men­to y lu­gar. Por eso, la po­lé­mi­ca so­bre el uso de he­rra­mien­tas co­mo In­for­mer o apli­ca­cio­nes co­mo Gossip ha ca­la­do hon­do en la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va, al pun­to de que en Ca­ta­lun­ya la Ge­ne­ra­li­tat ha lle­ga­do a ac­ti­var un pro­to­co­lo de ac­tua­ción pa­ra fre­nar el ci­be­ra­co­so es­co­lar ge­ne­ra­do por el fe­nó­meno del cotilleo 2.0. Al­gu­nas pá­gi­nas In­for­mer, co­mo la del ins­ti­tu­to To­rre del Pa­lau de Te­rras­sa, han si­do ya ce­rra­das e in­clu­so se ha crea­do una pla­ta­for­ma de pa­dres afec­ta­dos por Gossip. “Es­ta apli­ca­ción es es­pe­cial­men­te pe­li­gro­sa par­tien­do de la ba­se de que su pro­pio nom­bre in­di­ca su fun­ción de di­fun­dir ru­mo­res –ase­gu­ra la psi­có­lo­ga Do­lors Reig–; no es que los ado­les­cen­tes to­men una he­rra­mien­ta y la sa­quen de sus ob­je­ti­vos ini­cia­les, co­mo en el ca­so de In­for­mer”. De he­cho, la em­pre­sa Crows & Dogs (cuer­vos y pe­rros, pro­mo­to­ra de la apli­ca­ción) se en­fren­ta en es­tos días a su pri­me­ra de­man­da ju­di­cial. “Pue­de que la jus­ti­cia aca­be con In­for­mer o Gossip, pe­ro el fe­nó­meno de que si­gan apa­re­cien­do otras apli­ca­cio­nes o pá­gi­nas de la mis­ma na­tu­ra­le­za es im­pa­ra­ble”, afir­ma Reig. En mu­chas pe­que­ñas ciu­da­des de Es­ta­dos Uni­dos, es­ta nue­va mo­da de chis­mo­rreo 2.0 ha des­tro­za­do en los úl­ti­mos dos años mu­chas pa­re­jas y fa­mi­lias al in­ter­fe­rir en sus vi­das pri­va­das. Allí, los ru­mo­res han de­ja­do las pe­lu­que­rías y ca­fe­te­rías pa­ra co­lar­se en los fo­ros de To­pix, una web que propaga por lo­ca­li­za­ción geo­grá­fi­ca los co­ti­lleos tan rá­pi­do co­mo la co­ne­xión a in­ter­net lo per­mi­te. Po­co im­por­ta có­mo se lla­men es­tas pá­gi­nas de cotilleo, se­gui­rán re­pro­du­cién­do­se. Lo pri­mor­dial “es acos­tum­brar­nos a ig­no­rar cier­tos co­men­ta­rios y a en­ten­der que es­ta­mos en un en­torno en el que la nue­va co­mu­ni­ca­ción en red a ve­ces pue­de re­sul­tar no­ci­va”, acon­se­ja Reig. De na­da sir­ve alar­mar­se an­te es­te fe­nó­meno, hay que apren­der a con­vi­vir con él. Pe­ro sí que pue­den exis­tir fór­mu­las pa­ra evi­tar el ci­ber­bu­lling o el ci­be­ra­co­so. Al mar­gen de las san­cio­nes le­ga­les, la me­jor pre­ven­ción vie­ne em­pa­re­ja­da con la edu­ca­ción. “Es im­por­tan­te tra­ba­jar en las es­cue­las el te­ma de la em­pa­tía pa­ra que nues­tros hi­jos apren­dan a po­ner­se en el lu­gar del otro –ex­pli­ca la psi­có­lo­ga–, ade­más hay que ju­gar con la idea de la re­ci­pro­ci­dad, de que to­dos po­de­mos aca­bar su­frien­do la bur­la o la crí­ti­ca”.

trans­cen­die­ra a los tri­bu­na­les, ¿quién se­ría res­pon­sa­ble de las ca­lum­nias o in­ju­rias pu­bli­ca­das en es­tas pá­gi­nas de ci­ber­co­ti­lleo? ¿El au­tor del con­te­ni­do? ¿El ad­mi­nis­tra­dor de la pá­gi­na, o el ser­vi­dor que la aco­ge? “Los pro­vee­do­res de ser­vi­cios por in­ter­net, co­mo Fa­ce­book, tie­nen ca­pa­ci­dad de res­pues­ta pa­ra po­der con­tro­lar lo que su­ce­de den­tro de sus pá­gi­nas, lo que re­co­no­ce que ten­drían al­gún ti­po de res­pon­sa­bi­li­dad –ex­pli­ca Ta­ma­rit–; es­tas em­pre­sas son las que de­be­rían es­ta­ble­cer una se­rie de me­ca­nis­mos pa­ra que, en ca­so de que exis­tie­ra una re­cla­ma­ción de de­nun­cias, se pu­die­ran ce­rrar las pá­gi­nas”. En cuan­to al dios om­ni­po­ten­te y anó­ni­mo, el ad­mi­nis­tra­dor de la web, que con­tro­la y de­ci­de qué con­te­ni­dos se van a pu­bli­car, “se de­be­ría in­ves­ti­gar si esa per­so­na es­tá pro­pa­gan­do los ru­mo­res que le lle­gan a la pá­gi­na a sa­bien­das de que las in­for­ma­cio­nes son fal­sas”, ase­gu­ra Ta­ma­rit. Si en un jui­cio se pro­ba­ra que es­ta per­so­na era cons­cien­te de lo que su­ce­día y aún así no de­ci­dió ce­rrar la pá­gi­na o con­tro­lar el con­te­ni­do, tam­bién po­dría te­ner res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal.

EL MUN­DO EDU­CA­TI­VO ES­TÁ OJO AVIZOR CON IN­FOR­MER Y GOSSIP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.