EL ME­TRÓ­NO­MO

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Con­ti­núo con mi elo­gio de los ob­je­tos hu­mil­des. Hoy me ocu­po de uno es­pe­cial­men­te ad­mi­ra­do por mí: el me­tró­no­mo. Apa­ren­te­men­te es una es­pe­cie de re­loj in­ver­ti­do en el que una agu­ja mar­ca su tic-tac, que ade­más es gra­dua­ble. Más rá­pi­do o más len­to, co­mo si no pre­ten­die­ra me­dir el tiem­po ob­je­ti­vo, sino un tiem­po in­te­rior, pri­va­do. Así es: el me­tró­no­mo se in­ven­tó pa­ra mar­car el rit­mo de las com­po­si­cio­nes mu­si­ca­les. Mi­de, pues, el la­ti­do de su co­ra­zón. Se su­po­ne que ca­da compositor pien­sa su mú­si­ca desen­vol­vién­do­se a una de­ter­mi­na­da ve­lo­ci­dad. Por eso, el tem­po –los tem­pi– se ha­bían con­si­de­ra­do siem­pre –co­mo de­cía Mo­zart– “la más ne­ce­sa­ria, la más im­por­tan­te co­sa en la mú­si­ca”. Beet­ho­ven tam­bién les con­ce­día una gran im­por­tan­cia, y cuan­do se in­ter­pre­ta­ba en pú­bli­co al­gu­na de sus obras, su pri­me­ra pregunta era siem­pre la mis­ma: “¿Có­mo es­tu­vie­ron los tem­pi?”. Sin em­bar­go, no hu­bo un mo­do de me­dir­los con exac­ti­tud has­ta que en 1816 Johann Ne­po­muk Mäl­zel cons­tru­yó el pri­mer me­tró­no­mo, a par­tir de una in­ven­ción ori­gi­nal de un tal Win­kel, en Ams­ter­dam, y con el ase­so­ra­mien­to del mis­mo Beet­ho­ven. Pe­se a ello, los pro­ble­mas con­ti­nua­ron. An­tes de se­guir, de­bo ad­ver­tir que to­do lo que tie­ne que ver con la mú­si­ca me pa­re­ce mis­te­rio­so. Nin­gún ar­te con­mue­ve tan pro­fun­da­men­te al ser hu­mano. En­vi­dio la ca­pa­ci­dad que los ex­per­tos tie­nen pa­ra per­ci­bir ma­ti­ces y di­fe­ren­cias que yo soy in­ca­paz de cap­tar. Re­cuer­do que Yehu­di Me­nuhim ha­cía re­pe­tir a un alumno una y otra vez una fra­se de vio­lín. Con­fie­so que era in­ca­paz de re­co­no­cer los cam­bios. Y en­vi­dié a aquel an­ciano do­ta­do del po­der de per­ci­bir lo im­per­cep­ti­ble. Vol­va­mos al me­tró­no­mo. El 17 de di­ciem­bre de 1817, Beet­ho­ven pu­bli­có los tiem­pos de ca­da mo­vi­mien­to de sus ocho pri­me­ras sin­fo­nías. ¡Por fin se ha­bían aca­ba­do las du­das y las equi­vo­ca­cio­nes! Pe­ro no. To­dos los gran­des di­rec­to­res con­tem­po­rá­neos in­ter­pre­tan las sin­fo­nías mu­cho más len­tas, sal­vo Ric­car­do Chailly, cu­yo in­ten­to de re­cu­pe­rar la ve­lo­ci­dad ori­gi­nal de Beet­ho­ven fue re­ci­bi­do ás­pe­ra­men­te por la crí­ti­ca. Es una his­to­ria cu­rio­sa a la que doy una in­ter­pre­ta­ción sin fun­da­men­to. Beet­ho­ven siem­pre me ha da­do la im­pre­sión de es­tar apre­su­ra­do. Su mun­do es­ta­ba cambia­ndo con ra­pi­dez y en Eu­ro­pa ha­bía un sen­ti­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio. Op­ti­mis­ta, Beet­ho­ven es­cri­be una mú­si­ca re­suel­ta y com­ba­ti­va. ¡No es­ta­ban las co­sas pa­ra un tem­po len­to!¡Ha­bía que ace­le­rar la mar­cha de la his­to­ria! No me ha­gan ca­so. Se­su­dos crí­ti­cos di­cen que sim­ple­men­te te­nía el me­tró­no­mo es­tro­pea­do.

GOULD DE­CÍA QUE ÉL TO­CA­BA A LA VE­LO­CI­DAD QUE LE EXI­GÍA LA PRO­PIA OBRA, NO A LA DEL AU­TOR

Pe­ro hay al­go más in­tere­san­te, que per­te­ne­ce al mis­te­rio de la mú­si­ca. Al pa­re­cer, nos gus­ta in­ter­pre­tar la mú­si­ca más len­ta­men­te que co­mo la con­ci­bie­ron sus com­po­si­to­res. Rach­ma­ni­nov, for­mi­da­ble pia­nis­ta, di­ri­gi­do por Eu­gé­ne Or­mandy, in­ter­pre­tó su Ter­cer concierto en 1940, en 33 mi­nu­tos y 58 se­gun­dos. Me­dio si­glo des­pués, la ver­sión del mis­mo di­rec­tor pe­ro con Ash­ke­nazy, ¡du­ra 13 mi­nu­tos más! No es un ca­so úni­co. Las ver­sio­nes ac­tua­les de las obras de Ri­chard Strauss, co­mo las de Beet­ho­ven, son más len­tas que las que di­ri­gió el mis­mo compositor. Glenn Gould di­jo que él to­ca­ba a la ve­lo­ci­dad que le exi­gía la pro­pia obra, no el au­tor. El in­tér­pre­te mu­si­cal se con­vier­te así en ver­da­de­ro in­tér­pre­te de la com­po­si­ción. Me fas­ci­na es­ta ten­sión en­tre el compositor y el so­lis­ta, pe­ro no sé que de­cir so­bre ella. Al fin y al ca­bo, yo sólo que­ría ha­blar­les del hu­mil­de me­tró­no­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.