LA BU­TA­CA DE ÀN­GEL LLÀ­CER

Ac­tor, di­rec­tor, crea­dor. Ha in­ter­ve­ni­do en me­dio cen­te­nar de es­pec­tácu­los. Se co­ló en el gran pú­bli­co de gran­des cifras cuan­do se es­tre­nó en pro­gra­mas de te­le­vi­sión co­mo ‘Ope­ra­ción Triun­fo’, ‘Tú sí que va­les’ o ‘Tu ca­ra me sue­na’, en­tre otros

La Vanguardia - ES - - NOVAMAS - Tex­to Jor­di Jar­que Fo­tos Da­vid Airob

Le apa­sio­na el pú­bli­co. Y le gus­ta sa­ber que es ca­paz de se­du­cir­lo. Le en­can­ta ha­cer­lo. “En mi tra­ba­jo es fun­da­men­tal. Siem­pre se ha de se­du­cir”. Pa­ra Àn­gel Llà­cer, la seducción for­ma par­te in­dis­pen­sa­ble de cual­quier ac­to co­mu­ni­ca­ti­vo. “Si no se­du­ces, ¿quién te va a es­cu­char o mi­rar?”. Ha­cer tea­tro, can­tar, es una de las gran­des mues­tras se­duc­ti­vas. Y el pú­bli­co es el ju­ra­do que dic­ta­mi­na si el es­pec­tácu­lo ha he­chi­za­do o no, si triun­fa o no, más allá de crí­ti­cos u otros pro­fe­sio­na­les, ex­pli­ca Llà­cer. Por eso, su gran te­so­ro es una bu­ta­ca que mues­tra en es­ta en­tre­vis­ta. No es cual­quier bu­ta­ca. Se­gún él, es el sím­bo­lo por ex­ce­len­cia de la seducción. Se tra­ta del pri­mer pre­mio que re­ci­bió ha­ce al­gu­nos años, en 1998. Per­te­ne­ce a los pre­mios Bu­ta­ca de tea­tro de Ca­ta­lun­ya a las me­jo­res pro­duc­cio­nes del año. Llà­cer fue pre­mia­do por los es­pec­ta­do­res co­mo el me­jor ac­tor de tea­tro mu­si­cal. “Es­te pre­mio era la se­ñal de que iba por buen ca­mino”, al prin­ci­pio de su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca. Aun­que no le ha­ce fal­ta, por­que au­to­es­ti­ma tie­ne to­da la que ne­ce­si­ta, es­te pre­mio y otros que re­ci­bió pos­te­rior­men­te fue­ron com­bus­ti­ble más que su­fi­cien­te pa­ra que un buen día del 2001 se pre­sen­ta­ra sin más a los es­tu­dios don­de gra­ba­ban Ope­ra­ción triun­fo. “Les di­je que me ne­ce­si­ta­ban, que a los con­cur­san­tes les fal­ta­ba des­par­pa­jo, sa­ber­se mo­ver en es­ce­na, se­du­cir… Y me co­gie­ron co­mo pro­fe­sor de in­ter­pre­ta­ción. Siem­pre con­si­go es­tar don­de quie­ro es­tar. Es­te es mi éxi­to”. Se­gún Llà­cer, la cla­ve es ha­cer al­go que te gus­te. “Siem­pre me lo he pa­sa­do bien, ex­cep­to cuan­do em­pe­cé a pa­sar­lo mal en Esade. Plan­té la ca­rre­ra al po­co tiem­po pa­ra de­di­car­me to­tal­men­te a mi pa­sión”. Aun­que pa­rez­ca di­fí­cil, ase­gu­ra que no lo es, tal co­mo ha plas­ma­do en su li­bro Pa­re­ce di­fí­cil, ¡pe­ro no lo es! (Alien­ta). E in­sis­te en la ne­ce­si­dad de cul­ti­var la seducción. “Me gus­ta ser ar­tí­fi­ce del pla­cer del otro”. Y lo in­ten­ta trans­mi­tir con Ma­nu Guix en el pro­gra­ma Els op­ti­mis­tes de Ca­ta­lun­ya Rà­dio. Pe­ro pa­ra Llà­cer, el maes­tro de la seducción es Ma­rio Gas. “Pa­ra mí es un re­fe­ren­te. Es un hombre de tea­tro, es un se­duc­tor na­to”.

EL TE­SO­RO

Es­tá es­pe­ran­do con mu­cha ilu­sión el mo­men­to de cum­plir 40 años. “Ha­cer­se ma­yor es­tá muy bien, por­que cuan­to más cre­ces, me­nos mie­dos tie­nes. In­clu­so eres más cons­cien­te de que la muer­te te acom­pa­ña y es­tá más cer­ca”. Los 40 años son una bue­na ex­cu­sa pa­ra pre­pa­rar una ma­cro­fies­ta. Hay que ce­le­brar­lo. Àn­gel Llà­cer mues­tra el pri­mer pre­mio que re­ci­bió. Una pe­que­ña bu­ta­ca de ro­jo in­ten­so. Fue en 1998 en los pre­mios Bu­ta­ca de tea­tro de Ca­ta­lun­ya al me­jor ac­tor de tea­tro mu­si­cal por la obra El som­ni de Mo­zart. Ase­gu­ra que es su gran te­so­ro por­que es un pre­mio vo­ta­do ex­clu­si­va­men­te por es­pec­ta­do­res que no tie­nen nin­gu­na re­la­ción di­rec­ta con el mun­do del es­pec­tácu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.