Fie­bre por el gan­chi­llo

Las ge­ne­ra­cio­nes ac­tua­les re­cu­pe­ran la­nas y agu­jas pa­ra crear to­do ti­po de ob­je­tos. Te­jer y ha­cer gan­chi­llo ya no es co­sa de abuelas y se ha con­ver­ti­do en una prác­ti­ca (no sólo fe­me­ni­na) que fo­men­ta las re­la­cio­nes so­cia­les y que ha pro­pi­cia­do un nue­vo mov

La Vanguardia - ES - - NOVAMAS - Tex­to Ai­na Mu­let “El

cro­chet es al­go que en­gan­cha, es bru­tal”, cuen­ta Lau­ra Gó­mez jun­to a los es­tan­tes re­ple­tos de la­na de su pe­que­ño lo­cal si­tua­do en el ba­rrio bar­ce­lo­nés de Grà­cia. “Apren­dí a te­jer de ni­ña con mi ma­dre y mi abue­la. Me gus­ta­ba, pe­ro du­ran­te la ado­les­cen­cia lo de­jé por­que me pa­re­cía hor­te­ra. Des­pués lo re­to­mé y, des­de en­ton­ces, ¡no he pa­ra­do!”. Li­cen­cia­da en Pu­bli­ci­dad, na­ció ha­ce 32 años en Puer­to­llano (Ciu­dad Real) y en el 2004 se tras­la­dó. Tras una tem­po­ra­da tra­ba­jan­do en una em­pre­sa edi­to­ra de có­mics, lo de­jó pa­ra vol­car­se en lo que realmente le gus­ta: co­ser. Así sur­gió Ni­do de Abe­ja, una “tien­da mo­lo­na pa­ra ma­más mo­der­nas”, de­fi­ne, que es a la vez mer­ce­ría, bou­ti­que de te­ji­dos y li­bros de tri­cot, y tam­bién un es­pa­cio don­de se im­par­ten cla­ses de cos­tu­ra y de gan­chi­llo. “¡No ha­ce ni un año que inau­gu­ré el es­ta­ble­ci­mien­to, y los ta­lle­res, al po­co de anun­ciar­los, se lle­nan en­se­gui­da!”, ex­pli­ca con­ten­ta. El ne­go­cio de Lau­ra es un ejem­plo de los tan­tos que han sur­gi­do en ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca y que, a pe­sar de la ma­la co­yun­tu­ra, tie­nen mu­cho éxi­to. Son co­no­ci­dos co­mo co­mer­cios de ar­tes y ofi­cios ( arts & crafts) y el mo­ti­vo de su po­pu­la­ri­dad y de­man­da es la nue­va ten­den­cia de co­ger agu­jas y la­na con el fin de crear to­do ti­po ar­tícu­los. Ha­cer gan­chi­llo ha de­ja­do de ser una la­bor de abuelas y una ta­rea do­més­ti­ca. Te­jer ya no se aso­cia a la ima­gen de la mu­jer ma­yor que, re­cos­ta­da en la me­ce­do­ra o apo­ya­da en la me­sa ca­mi­lla, ela­bo­ra mi­nu­cio­sa­men­te jer­séis pa­ra ves­tir a sus nie­tos. Ha pa­sa­do a con­ce­bir­se co­mo una prác­ti­ca sen­ci­lla y di­ver­ti­da que ca­da vez tie­ne más adep­tos en­tre la gen­te jo­ven. Aun­que la ma­yo­ría de afi­cio­na­dos son chi­cas, tam­bién los hom­bres se in­tere­san por el cro­chet y se atre­ven a pro­bar­lo. “Ve­ni­mos de una épo­ca de ex­ce­si­vo con­su­mis­mo y, re­cien­te­men­te, se ha vuel­to a la ne­ce­si­dad de con­fec­cio­nar las co­sas ar­te­sa­nal­men­te”, opi­na Lau­ra Gó­mez. Es­ta mo­da de re­to­mar las agu­jas tam­bién va li­ga­da a la es­té­ti­ca vin­ta­ge, que echa una mi­ra­da ha­cia el pa­sa­do. Pe­ro lo que realmente ha im­pul­sa­do el tri­cot es in­ter­net. La pro­li­fe­ra­ción de blogs, don­de sus au­to­res re­la­tan las pro­pias ex­pe­rien­cias e in­clu­so cuel­gan ví­deos, ha lle­va­do a que mu­chos apren­dan las téc­ni­cas bá­si­cas y a que otros rein­ven­ten sus no­cio­nes. La cos­tu­ra tra­di­cio­nal ha ex­pe­ri­men­ta­do un gi­ro pro­nun­cia­do gra­cias tam­bién a las in­no­va­cio­nes en los ma­te­ria­les, la­nas e hi­los ya no se des­ti­nan úni­ca­men­te a pro­du­cir man­tas y pren­das de ves­tir. Se pue­den te­jer des­de alfombras, ces­tas, en­vol­tu­ras pa­ra múl­ti­ples ob­je­tos co­mo lám­pa­ras, me­sas, te­lé­fo­nos mó­vi­les y ta­zas, bi­su­te­ría y has­ta pe­que­ños mu­ñe­cos que, originarios de Ja­pón, re­ci­ben el nom-

bre de ami­gu­ru­mis. Las po­si­bi­li­da­des son in­fi­ni­tas... tan sólo hay que dar rien­da suel­ta a la ima­gi­na­ción Le­jos de ser una me­ra ar­te­sa­nía Ade­más de ser un ar­te, tri­co­tar se ha con­ver­ti­do en una ac­ti­vi­dad so­cial. La ma­dri­le­ña Sio­na qui­so lle­var su de­vo­ción por la la­na más allá del so­fá de ca­sa y creó Ma­drid Knits!, un gru­po de te­je­do­res que se reúne en una ca­fe­te­ría del dis­tri­to de Te­tuán to­dos los vier­nes y los pri­me­ros sá­ba­dos de ca­da mes de cin­co a sie­te de la tar­de. “No sólo es te­jer –ase­gu­ra Sio­na–, co­no­ces a gen­te con la mis­ma afi­ción y realmente le das más a la char­la

que a las agu­jas”. En los en­cuen­tros par­ti­ci­pan mu­je­res y hom­bres de eda­des com­pren­di­das en­tre los 25 y los 70 años y con pro­fe­sio­nes muy di­ver­sas. Tam­bién se acer­can per­so­nas de otros paí­ses por­que “es una for­ma de co­no­cer gen­te en Ma­drid con el mis­mo hobby y una ma­ne­ra de con­ver­sar en di­fe­ren­tes idio­mas”. Sio­na re­mar­ca que la cos­tum­bre de re­unir­se no es re­cien­te, sino al­go que ha exis­ti­do siem­pre. “An­tes, las reuniones se ha­cían en el por­tal de ca­sa. Las mu­je­res sa­lían a la ca­lle con sus si­llas y se reunían pa­ra te­jer. Qui­zás aho­ra es­ta­mos re­cu­pe­ran­do un po­co es­ta tra­di­ción que, por cues­tio­nes la­bo­ra­les, de­ja­mos un po­co apar­ca­da”, reflexiona. Mon­tse Pa­la­cián, de 42 años y a quien su abue­la le con­ta­gió el en­tu­sias­mo por el cro­chet, fun­dó en la ca­pi­tal ara­go­ne­sa otro círcu­lo si­mi­lar ba­jo el nom­bre de Ur­ban Knit­ting Za­ra­go­za. En su ca­so, el día D es el sá­ba­do por la ma­ña­na en el Cen­tro de His­to­rias de la ciu­dad. Du­ran­te aque­llas ho­ras, los in­te­gran­tes, que son chi­cas de eda­des muy dis­pa­res –aun­que úl­ti­ma­men­te se ha in­cor­po­ra­do un jo­ven de 30 años–, in­ter­cam­bian co­no­ci­mien­tos y téc­ni­cas. “El gan­chi­llo y las reuniones son pa­ra no­so­tras una te­ra­pia ab­so­lu­ta, por­que cuan­do te­je­mos nos eva­di­mos com­ple­ta­men­te de los pro­ble­mas”, afir­ma Pa­la­cián, cons­cien­te de que mu­chas de sus com­pa­ñe­ras están en el pa­ro y pa­san por si­tua­cio­nes di­fí­ci­les. Ha­cer nue­vas amis­ta­des, desa­rro­llar la crea­ti­vi­dad de uno mis­mo, re­la­jar­se y des­co­nec­tar, son al­gu­nas de las ra­zo­nes que em­pu­jan a las ge­ne­ra­cio­nes ac­tua­les a des­cu­brir el há­bi­to de tri­co­tar. Tam­bién lo es la sa­tis­fac­ción de cons­truir al­go con las ma­nos. De ni­ña, las mon­jas del co­le­gio en­se­ña­ron a la bar­ce­lo­ne­sa Pa­tri­cia Pi­ña­na a desen­vol­ver­se con los hi­los. Aho­ra, a sus 33 años, se apun­ta a cur­si­llos en tien­das arts & crafts pa­ra apren­der nue­vos mé­to­dos. “Ca­da vez que co­mien­zo una pie­za es co­mo si fue­ra un re­to y, cuan­do la ter­mino, me sien­to muy fe­liz”, ex­pli­ca. Y aña­de: “Es cier­to que los ma­te­ria­les son ca­ros, pe­ro in­ten­to sa­car­les el má­xi­mo par­ti­do. Ade­más, cuan­do quieres ha­cer un ob­se­quio, a ve­ces re­sul­ta más eco­nó­mi­co y bo­ni­to te­jer una bu­fan­da que com­prar un re­ga­lo”. ¡A la ca­lle! No es ex­tra­ño sa­lir una ma­ña­na a pa­sear y en­con­trar­se pa­pe­le­ras, es­ta­tuas y bi­ci­cle­tas fo­rra­das con es­tam­pa­dos de co­lo­res lla­ma­ti­vos. Atra­pa­dos por la cu­rio­si­dad, los tran­seún­tes se de­tie­nen, se acer­can a las ro­pas, las to­can y las fo­to­gra­fían. Des- pués, re­to­man su ca­mino con ga­nas de sa­ber por qué el cro­chet ador­na aquel rin­cón de la ciu­dad. ¿Quién es­tá de­trás de to­do es­te la­nu­do mon­ta­je? To­do em­pe­zó cuan­do un día de in­vierno del 2005, Mag­da Sa­yeg cu­brió el po­mo de la puer­ta de su pe­que­ña tien­da en Hous­ton (Te­xas) con una fun­da de la­na tra­za­da por ella. “¡La gen­te pa­ra­ba los co­ches úni­ca­men­te pa­ra mi­rar­la!”, ex­pli­ca­ría des­pués Sa­yeg a The New York Ti­mes. El im­pac­to fue tal que se le ocu­rrió ves­tir de co­lo­res el pai­sa­je con la in­ten­ción de ale­grar las ca­lles. De­co­ró se­ña­les de trá­fi­co, pos­tes de luz y ca­bi­nas te­le­fó­ni­cas. La reacción de los ve­ci­nos fue cá­li­da y sor­pren­den­te: co­gie­ron las agu­jas y se su­ma­ron a es­ta pe­cu­liar for­ma de ar­te ur­bano. Pron­to, la red se hi­zo eco de lo que su­ce­día en Hous­ton y cien­tos de ame­ri­ca­nos y eu­ro­peos se aven­tu­ra­ron a imi­tar­lo. Tras el éxi­to, Sa­yeg fun­dó el gru­po Knit­ta Plea­se y via­jó a dis­tin­tos paí­ses pa­ra dar cuen­ta del fe­nó­meno. Un nue­vo mo­vi­mien­to lla­ma­do Yarn Bom­bing (bom­bar­deo con ovi­llos), una gue­rri­lla del gan­chi­llo, es­ta­ba dan­do la vuel­ta al mun­do. Te­je­do­res de Ja­pón, Aus­tra­lia, Chi­na... cu­brían las ca­lles de la­nas pa­ra reivin­di­car el cro­chet co­mo una ar­te­sa­nía rompe­dora y mo­der­na. El li­bro Yarn bom­bing: the art of cro­chet and knit graf­fity, es­cri­to por las ca­na­dien­ses Mandy Moo­re y Lean­ne Pra­lin en el 2009, con­so­li­dó las bases de es­ta co­rrien­te. El bom­bar­deo de hi­los tam­bién ha lle­ga­do a di­ver­sas ciu­da­des es­pa­ño­las. Va­len­cia, Pal­ma, A Co­ru­ña y Bil­bao son al­gu­nas de ellas. Anus­ka Cos­ga­ya, co­no­ci­da por Cot­ton Ché, su alias gue­rri­lle­ro, for­jó Ur­ban Knit­ting Bil­bao, un equi­po de 20 per­so­nas que ac­túa ca­da uno o dos me­ses. “Es una for­ma de ex­pre­sión, co­mo el graf­fi­ti, y en nues­tro ca­so res­pe­ta­mos el me­dio am­bien­te, ya que no da­ña­mos el so­por­te don­de ac­tua­mos y los ma­te­ria­les que uti­li­za­mos no son no­ci­vos”, ex­pli­ca Cos­ga­ya. Se or­ga­ni­zan a tra­vés de las redes so­cia­les y ha­cen reuniones pa­ra pla­near las in­ter­ven­cio­nes. “Po­ne­mos en co­mún las ideas y de allí sa­len las ac­cio­nes, que lle­van mu­cho tra­ba­jo. No sólo es te­jer, tam­bién hay que bus­car pa­tro­nes, com­prar la­na, dis­tri­buir­la en­tre to­dos y co­ser las pie­zas. Y an­tes de eso, ha­cer fo­tos del si­tio, me­dir­lo...”. Han col­ga­do ca­la­ba­zas, ara­ñas y mur­cié­la­gos de gan­chi­llo por la ciu­dad el 31 de oc­tu­bre, re­cu­bier­to de flo­res un an­da­mio de obras pa­ra ce­le­brar la lle­ga­da de la pri­ma­ve­ra y de­co­ra­do ár­bo­les por el día del Li­bro. Asi­mis­mo, Ur­ban Knit­ting Za­ra­go­za tam­bién sa­le a la ca­lle. Po­cas jor­na­das an­tes de po­ner en mar­cha las ope­ra­cio­nes, Mon­tse Pa­la­cían pu­bli­ca en el blog del gru­po al­gu­nas pis­tas so­bre las coor­de­na­das en las que ten­drá lu­gar la ac­ción. “Es co­mo un jue­go: avi­so a los ciu­da­da­nos de que va­mos a ha­cer al­go pe­ro nun­ca des­ve­la­mos en qué con­sis­ti­rá ni dón­de lo rea­li­za­re­mos”, cuen­ta di­ver­ti­da. Han fo­rra­do la fachada de un edi­fi­cio con un man­tón gi­gan­te, es­par­ci­do ra­nas y nenúfares por las aguas de una fuente, e in­clu­so re­par­ti­do co­ra­zo­nes en­tre la po­bla­ción por San Va­len­tín. Sea por la nos­tal­gia, por la ilu­sión de con­fec­cio­nar ro­pas uno mis­mo o pa­ra co­lo­rear las ca­lles. Las ra­zo­nes que lle­van a te­jer son di­ver­sas, pe­ro si hay al­go que no se pue­de ne­gar es que el gan­chi­llo en­gan­cha, y de qué ma­ne­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.