TIE­RRA DE ABUN­DAN­CIA

Las me­sas de Kíev siem­pre es­tu­vie­ron bien ser­vi­das, tam­bién en la épo­ca en que la ca­pi­tal de Ucra­nia se en­con­tra­ba ba­jo el con­trol de la URSS, ya que la gran ri­que­za del país ha de­pen­di­do, por tra­di­ción, de su ge­ne­ro­sa pro­duc­ción agrí­co­la

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

GRAN­DES GUE­RRAS

Du­ran­te la épo­ca pre­via a la pre­si­den­cia de Mi­jaíl Gor­ba­chov y la caí­da del mu­ro de Ber­lín, Ucra­nia era eti­que­ta­da a me­nu­do co­mo “el gra­ne­ro de la Unión So­vié­ti­ca”. Ma­res de ce­rea­les bro­ta­ban de sus cam­pos y se ex­pan­dían has­ta al­can­zar en for­ma de pan las más re­mo­tas re­gio­nes de aquel con­glo­me­ra­do de cul­tu­ras y ci­vi­li­za­cio­nes que fue la URSS. En el mer­ca­do de Be­sa­ra­bia o mer­ca­do cen­tral de Kíev, aún po­de­mos ver la tre­men­da va­rie­dad de pro­duc­tos que ali­men­ta­ban bue­na par­te de las tie­rras go­ber­na­das por Moscú, in­clu­yen­do el fa­mo­so ca­viar na­ran­ja, las hue­vas de sal­món que ca­sual­men­te son del mis­mo co­lor que la re­vo­lu­ción que, en el año 2004, se lan­zó a las ca­lles pa­ra de­nun­ciar unas elec­cio­nes frau­du­len­tas. Pe­ro la ca­pi­tal de la Ucra­nia in­de­pen­dien­te no ha da­do car­pe­ta­zo a su his­to­ria –al me­nos en su as­pec­to más es­ce­no­grá­fi­co–, co­mo se pue­de com­pro­bar en el es­pec­ta­cu­lar me­mo­rial que se al­za so­bre una co­li­na con vis­tas al río Dnie­per: el mo­nu­men­to a la Ma­dre Pa­tria. El con­jun­to ocu­pa has­ta diez hec­tá­reas y tie­ne su cen­tro en una gi­gan­tes­ca es­ta­tua de 62 me­tros de al­tu­ra. Se en­cuen­tra al sur de la ciu­dad, en el mar­gen de­re­cho del río, y fue inau­gu­ra­do en su día por el lí­der so­vié­ti­co Leó­nid Brézh­nev. En el Mu­seo de la Gran Gue­rra Pa­tria, si­tua­do jus­to al la­do, se ex­po­nen to­do ti­po de ar­ma­men­tos, ob­je­tos y ca­chi­va­ches re­la­ti­vos a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y los desas­tres acae­ci­dos en la fron­te­ra oc­ci­den­tal de Ucra­nia.

Me­nos arro­gan­te, pe­ro más sig­ni­fi­ca­ti­vo en mu­chos as­pec­tos, es el ve­cino mo­nas­te­rio de las Cue­vas, así lla­ma­do por las gru­tas ha­bi­ta­das por los mon­jes ha­cia el año 1051. Kíev fue du­ran­te si­glos el cen­tro de la cris­tian­dad or­to­do­xa en Orien­te, por lo que la re­li­gión ha re­cu­pe­ra­do un pa­pel pre­pon­de­ran­te una vez su­pe­ra­da la eta­pa de los só­viets.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.