IGLE­SIAS Y AR­BO­LE­DAS

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Kíev es con­si­de­ra­da co­mo una de las ciu­da­des más oc­ci­den­ta­li­za­das de la an­ti­gua URSS, en par­te por el pa­pel de bi­sa­gra que ha te­ni­do du­ran­te si­glos. En tiem­pos re­mo­tos for­ma­ba par­te del eje co­mer­cial que unía los paí­ses es­can­di­na­vos con la Tur­quía ac­tual, por lo que le to­có ha­cer mu­chos equi­li­brios en­tre dos mun­dos. Qui­zá por eso la re­si­den­cia ofi­cial del pre­si­den­te de Ucra­nia lle­va el nom­bre de ca­sa de las Qui­me­ras, un edi­fi­cio con­si­de­ra­do una de las me­jo­res obras del Gau­dí de Ucra­nia. Ese es el mo­te de Vla­dis­lav Go­ro­detsky, que aña­dió una se­rie de ani­ma­les fa­bu­lo­sos a la de­co­ra­ción art no­veau del an­ti­guo com­ple­jo de apar­ta­men­tos. El cen­tro de Kíev re­cuer­da, pues, al­gu­nos as­pec­tos del Pa­rís más clá­si­co, o in­clu­so del Ma­drid de los Aus­trias. Su epi­cen­tro se en­cuen­tra en la pla­za de la In­de­pen­den­cia, así lla­ma­da des­de que Ucra­nia se se­pa­ró de la URSS en el 1991. Allí desem­bo­ca la ave­ni­da Kres­chá­tik, don­de se con­cen­tran las ha­bi­tua­les tien­das de mar­cas de lu­jo glo­ba­li­za­das jun­to a un em­ble­má­ti­co ras­ca­cie­los de es­ti­lo so­vié­ti­co.

Pe­ro si al­go de­fi­ne el ca­rác­ter de Kíev es la abun­dan­cia de ar­bo­le­das en ge­ne­ral y de pa­seos som­brea­dos por cas­ta­ños de in­dias en par­ti­cu­lar. Es­tos le dan un am­bien­te re­la­ja­do y co­mo de ciu­dad de pro­vin­cias a mu­chas de las pla­zo­le­tas que ace­chan tras la pla­zas prin­ci­pa­les. Ade­más, el río Dnie­per y sus nu­me­ro­sas is­las, jue­gan con el pai­sa­je ur­bano y de­fi­nen áreas de esparcimiento muy apre­cia­das, co­mo el hi­dro­par­que Ve­net­siansky, don­de hay des­de clubs noc­tur­nos a pla­yas flu­via­les, con po­si­bi­li­dad de al­qui­lar bo­tes pa­ra ex­plo­rar al­re­de­dor. El mis­mo río lle­ga a con­ge­lar­se en in­vierno, aun­que la ac­ción de las pre­sas con­si­gue con­tro­lar la si­tua­ción con cam­bios cons­tan­tes de pre­sión. En to­do ca­so, no es ex­tra­ña la ima­gen de los ve­ci­nos de Kíev plan­tán­do­se so­bre un la­go o río con la sie­rra en una mano y la ca­ña de pes­car en la otra.

El ci­ta­do mo­nas­te­rio de las Cue­vas es uno de los te­so­ros re­li­gio­so– ar­qui­tec­tó­ni­cos de la ciu­dad. Sin em­bar­go, se­ría una fal­ta de res­pe­to no men­cio­nar tam­bién la ca­te­dral de San­ta So­fía, de­di­ca­da en reali­dad a la Sa­gra­da Sa­bi­du­ría o Ha­gia So­fia , un cla­ro ejem­plo de las re­la­cio­nes de Kíev con la an­ti­gua Cons­tan­ti­no­pla. Por otro la­do, el as­pec­to del edi­fi­cio es muy se­me­jan­te al de la ca­te­dral de Nóv­go­rod, ya que sus ha­bi­tan­tes apo­ya­ron la cau­sa de Ya­ros­lav I co­mo he­re­de­ro al trono de Kíev. Cuan­do lo con­si­guió, el mo­nar­ca qui­so agra­de­cer así la ayu­da pres­ta­da. Eri­gi­da en el si­glo XI, hoy for­ma par­te del pa­tri­mo­nio de la Unes­co. Sta­lin mos­tró me­nos res­pe­to por otra jo­ya de la ciu­dad, el mo­nas­te­rio de San Mi­guel de las Cú­pu­las Do­ra­das, ya que lo con­vir­tió en co­me­dor es­tu­dian­til.

A la iz­quier­da, la ca­te­dral de San­ta So­fía, de­cla­ra­da mo­nu­men­to de la Unes­co y cen­tro de la cris­tian­dat or­to­do­xa en Orien­te. Ba­jo es­tas lí­neas, pin­to­res en la ca­lle Vo­lodymyrs­ka, en el

Mont­mar­tre de Kíev

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.