Bo­ti­quín emo­cio­nal

A ve­ces, una pie­za mu­si­cal, una pe­lí­cu­la o un li­bro nos ayu­dan a le­van­tar el áni­mo si es­ta­mos ali­caí­dos o me­lan­có­li­cos. Los ex­per­tos pro­po­nen unos tí­tu­los a los que siem­pre se pue­de acu­dir pa­ra se­guir a flo­te

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to Jor­di Jar­que

Más de uno y más de dos ha acon­se­ja­do en un mo­men­to de­ter­mi­na­do un li­bro o una pe­lí­cu­la, in­clu­so al­gu­na can­ción, al ami­go que es­tá ra­bio­so o tris­te, al que es­tá es­tre­sa­do o apá­ti­co. La in­ten­ción es que su es­ta­do de áni­mo re­mon­te, se ac­ti­ve, y ten­ga más efec­to en un po­co tiem­po que es­tar char­lan­do to­da una tar­de o una no­che con esa per­so­na. El li­bro, la pe­lí­cu­la o la mú­si­ca pue­den pro­du­cir un re­sul­ta­do que no siem­pre se con­si­gue a tra­vés de una sim­ple con­ver­sa­ción, un efec­to pa­ra que la per­so­na es­té me­jor, bus­can­do su bie­nes­tar. Y con per­mi­so del pro­pio in­tere­sa­do, se­ña­la Fernando Ar­tal, psi­co­pe­da­go­go. “Sin una edu­ca­ción so­bre las emo­cio­nes, el in­di­vi­duo pue­de fá­cil­men­te bus­car (cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te) si­tua­cio­nes que le ha­gan re­vi­vir las sen­sa­cio­nes que desea e in­clu­so las que apa­ren­te­men­te re­cha­za y de las que ha­bla con do­lor”. Sin una ac­ti­tud pre­dis­pues­ta al cam­bio o al de­ba­te pos­te­rior, los efec­tos de una pe­lí­cu­la, por ejem­plo, pue­den ser me­no­res. Los ex­per­tos ad­vier­ten que si bien es cier­to que se pue­den acon­se­jar cier­tos tí­tu­los, no to­dos los li­bros, pe­lí­cu­las o mú­si­cas sir­ven de igual ma­ne­ra pa­ra to­das las per­so­nas. En el ca­so de las mú­si­cas hay pie­zas que pue­den pro­du­cir efec­tos re­la­jan­tes y otras in­vi­tan al fre­ne­sí rít­mi­co. Con to­do, “en musicoterapia se tra­ba­ja a par­tir de un his­to­rial mu­si­cal per­so­nal”, ase­gu­ra el psi­có­lo­go y mu­si­co­te­ra­peu­ta Egoitz Ur­be. En es­te sen­ti­do, no exis­ten re­ce­tas mu­si­ca­les ge­ne­ra­li­za­bles. “Ca­da per­so­na, de­pen­dien­do de sus pro­pias vi­ven­cias y su en­torno, desa­rro­lla cier­ta sen­si­bi­li­dad ha­cia di­fe­ren­tes mú­si­cas y can­cio­nes. Es­tas mú­si­cas pue­den te­ner una car­ga emo­cio­nal im­por­tan­te de­pen­dien­do del mo­men­to en el que la es­cu­cha y su pro­pio es­ta­do emo­cio­nal”. Egoitz Ur­be re­cuer­da que lo que a uno le pue­de re­sul­tar re­la­jan­te le pue­de pro­vo­car an­sie­dad a otro de­pen­dien­do de mu­chos fac­to­res: es­ta­do emo­cio­nal, mo­men­to vi­tal, re­co­rri­do vi­tal... En es­te sen­ti­do, es­te ex­per­to su­gie­re que, in­de­pen­dien­te­men­te de la lis­ta que se pue­da ofre­cer aquí, los lectores cons­tru­yan su pro­pio bo­ti­quín mu­si­cal a par­tir de to­mar cons­cien­cia de la im­por­tan­cia de cier­tas can­cio­nes en la vi­da de ca­da uno (véa­se tex­to ad­jun­to). “Son pre­ci­sa­men­te es­tas can­cio­nes de su pro­pio his­tó­ri­co mu­si­cal las que po­drán te­ner un efec­to de­ter­mi­na­do en ca­da uno. A par­tir de aquí se pue­den ofre­cer, a mo­do de ejem­plo, di­fe­ren­tes tí­tu­los de can­cio­nes re­le­van­tes pa­ra per­so­nas con­cre­tas ob­te­ni­dos de sus pro­pios his­to­ria­les mu­si­ca­les”. Es­pe­ran­za Pé­rez, psi­có­lo­ga y psi­coa­na­lis­ta, tam­bién in­di­ca que si bien es cier­to que en su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal ha acon­se­ja­do un mon­tón de li­bros, ad­vier­te que la lis­ta que apa­re­ce aquí es sólo una mues­tra. “El aba­ni­co es inaca­ba­ble y de­pen­de­rá tan­to de la edad del lec­tor co­mo de la eta­pa vi­tal por la que es­tá atra­ve­san­do. Tam­bién es im­por­tan­te co­no­cer su per­so­na­li­dad, su for­ma­ción, así co­mo el ob­je­ti­vo per­se­gui­do cuan­do se acon­se­ja di­cho tí­tu­lo”. Al igual que las can­cio­nes, pue­de pro­du­cir efec­tos di­fe­ren­tes en dis­tin­tas per­so­nas. Por úl­ti­mo re­cor­dar que las emo­cio­nes for­man par­te del in­te­rior de to­do ser hu­mano. El pro­ble­ma no son tan­to las emo­cio­nes sino có­mo se ges­tio­nan, co­mo se­ña­la Mònica La­pey­ra, psi­có­lo­ga y ex­per­ta en ri­so­te­ra­pia. “Quie­ro dis­tin­guir tres tipos de en­fo­que en la lis­ta que aquí se pro­po­ne. Pri­me­ro, tí­tu­los que dan pau­tas pa­ra la ges­tión de las emo­cio­nes. Se­gun­do, los que nos mues­tran per­so­na­jes que desa­rro­llan la emo­ción en cues­tión, pa­ra que po­da­mos ana­li­zar su com­por­ta­mien­to, ac­ti­tu­des, y sa­car con­clu­sio­nes so­bre las con­se­cuen­cias (qui­zás la ob­vie­dad pue­da in­cre­men­tar la con­cien­cia y/o pro­vo­car un cam­bio ha­cia una au­to­ges­tión más cons­truc­ti­va). Y ter­ce­ro, los que nos mues­tran per­so­na­jes que desa­rro­llan la emo­ción opues­ta, pa­ra in­vi­tar a abrir la men­te. Ade­más de los ex­per­tos que ya han apa­re­ci­do en el tex­to, tam­bién han su­ge­ri­do tí­tu­los Ramón Ba­yés, pro­fe­sor emé­ri­to de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na y miem­bro fun­da­dor de la So­cie­tat Ca­ta­lano-Ba­lear de Cu­res Pal·lia­ti­ves, y Car­los Rey, psi­có­lo­go y psi­coa­na­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.