NO HAY QUE ABAN­DO­NAR­SE

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - RA­MI­RO CA­LLE es@lavan­guar­dia.es PREGUNTA RES­PUES­TA

Es­ti­ma­do se­ñor Ca­lle, me lla­mo Anselmo y ten­go 60 años, me pre­ju­bi­la­ron y aho­ra mi vi­da ha per­di­do mu­cho sen­ti­do, cuan­do siem­pre es­ta­ba so­ñan­do con la ju­bi­la­ción y con la de co­sas que po­dría ha­cer cuan­do de­ja­ra un tra­ba­jo que ni mu­cho me­nos me lle­na­ba. Re­sul­ta que al fi­nal, co­mo ten­go to­do el día por de­lan­te, voy re­tra­san­do lo que ten­go que ha­cer, des­de leer a vi­si­tar a un ami­go o dar un pa­seo con mi mu­jer. Me de­jo ga­nar día tras día, por iner­cia o pe­re­za, y el día se me ha­ce muy lar­go y pe­sa­do, aun­que tam­po­co ha­go na­da pa­ra lle­nar­lo. Mi mu­jer em­pie­za a es­tar de­ses­pe­ra­da por­que me ve sin ener­gía y le­van­tán­do­me a ho­ras muy avan­za­das del día. “Te has aban­do­na­do”, me re­pro­cha, pe­ro la ver­dad es que no ten­go áni­mo de em­pren­der ta­reas o ac­ti­vi­da­des. ¿Pue­de ir es­to a más o re­per­cu­tir en mi sa­lud? Tam­po­co res­pe­to mis ho­ra­rios de co­mi­da e in­clu­so di­ce mi mu­jer que me ve aban­do­na­do tam­bién con la hi­gie­ne, aun­que yo no lo con­si­de­ro así. No me gus­ta car­gar a los de­más con mis cui­tas pe­ro me he de­ci­di­do a con­tár­se­lo pues us­ted me pa­re­ce muy ca­bal en sus co­men­ta­rios. No te­ma de­cir­me lo que pien­sa y si de­bo to­mar al­gu­na me­di­da. Gra­cias.

Es­ti­ma­do Anselmo, no va­yas en ab­so­lu­to a alar- mar­te por lo que voy a de­cir­te, pe­ro es bueno que te to­mes en se­rio tu si­tua­ción aními­ca. Por lo que me cuen­tas y por las im­pre­sio­nes de tu mu­jer, pue­des es­tar bor­dean­do una de­pre­sión y eso es lo que tie­nes que evi­tar, por­que uno se va des­li­zan­do sin dar­se cuen­ta en el po­zo de la de­pre­sión y lue­go cues­ta mu­cho sa­lir de ella. Tie­nes el sín­dro­me del ju­bi­la­do. Y sí, cla­ro que es una con­tra­dic­ción que ha­yas es­ta­do desean­do ju­bi­lar­te pa­ra ocu­par­te de otras co­sas y, aho­ra que pue­des, no lo ha­gas; pe­ro así de mis­te­rio­sa es la men­te, que mu­chas ve­ces se con­vier­te en una fá­bri­ca de su­fri­mien­to y boi­co­tea nues­tra pro­pia di­cha. Un an­ti­guo ami­go mío psi­coa­na­lis­ta de­cía que “con­tra el aba­ti­mien­to, la ac­ción”. No pue­des aban­do­nar­te. Reac­cio­na. Em­pie­za por ad­mi­nis­trar sa­bia­men­te tu tiem­po, do­si­fi­car­lo pa­ra, con cier­ta dis­ci­pli­na, po­der leer, ha­cer un ejer­ci­cio in­te­li­gen­te, ir a ca­mi­nar, or­ga­ni­zar en­cuen­tros con tus ami­gos o sa­lir con tu es­po­sa, bus­car al­gu­na ac­ti­vi­dad que te plaz­ca y sea bue­na pa­ra el ce­re­bro, co­mo el ajedrez o cual­quier otra, es­me­rar­te en la hi­gie­ne, no que­dar­te en la ca­ma más del tiem­po acon­se­ja­ble, ha­llar nue­vos in­tere­ses y mo­ti­va­cio­nes vi­ta­les. Se ha com­pro­ba­do que cuan­do una per­so­na se ju­bi­la y se de­ja lle­var por la iner­cia y no ha­ce nin­gún es­fuer­zo, el ce­re­bro en­ve­je­ce pre­ma­tu­ra­men­te y uno pier­de in­ten­si­dad vi­tal y se de­ja ven­cer por la apa­tía. Pon los me­dios pa­ra que eso no su­ce­da. In­clu­so, si te es po­si­ble, te di­ría que prac­ti­ca­ses un po­co de yo­ga o al­gu­nas pos­tu­ras de es­ti­ra­mien­to, pa­ra fle­xi­bi­li­zar los múscu­los y to­ni­fi­car la men­te. Re­mo­tí­va­te, pon vi­da a los años, que to­da­vía tie­nes mu­chos que vi­vir con ple­ni­tud. Y re­cuer­da al­go que gus­ta­ba de­cir a Bu­da: “No co­noz­co na­da tan po­de­ro­so co­mo el es­fuer­zo pa­ra ven­cer la pe­re­za y la in­do­len­cia”. Una co­sa es des­can­sar, que vie­ne muy bien, y otra ir en­tran­do en un es­ta­do de apa­tía y des­mo­ti­va­ción que ca­mu­fla una ten­den­cia de­pre­si­va. Pue­des ha­cer mu­cho por ti y dis­fru­tar mu­cho; ha­cer reali­dad los que eran tus pro­yec­tos pa­ra cuan­do no tu­vie­ras que tra­ba­jar. Tie­nes aho­ra la opor­tu­ni­dad, no la de­jes pa­sar.

CUAN­DO UNO SE JU­BI­LA, SI SE DE­JA LLE­VAR POR LA INER­CIA Y NO SE ES­FUER­ZA, SU CE­RE­BRO EN­VE­JE­CE DE MA­NE­RA PRE­MA­TU­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.