BO­CA­DOS DE ENER­GÍA

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Ri­co en car­bohi­dra­tos, el pan no sólo nos apor­ta la ener­gía que ne­ce­si­ta­mos pa­ra lle­var a ca­bo nues­tras ta­reas co­ti­dia­nas, sino que tam­bién pro­por­cio­na a nues­tro cuer­po fi­bra, vi­ta­mi­nas del gru­po B y mi­ne­ra­les co­mo el fós­fo­ro, hie­rro, zinc, po­ta­sio y mag­ne­sio. Por eso no es de ex­tra­ñar que los ex­per­tos en nu­tri­ción de­fi­nan el pan co­mo un in­gre­dien­te ina­mo­vi­ble de la ba­se de la pi­rá­mi­de nu­tri­cio­nal. A di­fe­ren­cia de las creen­cias po­pu­la­res y de los fal­sos mi­tos, di­ver­sos es­tu­dios cien­tí­fi­cos han des­men­ti­do que el pan en­gor­da. No es ne­ce­sa­rio res­trin­gir el pan de nues­tra die­ta pa­ra po­der adel­ga­zar. Al con­tra­rio, in­cluir una ra­ción de pan en las co­mi­das tam­bién pue­de au­men­tar la sen­sa­ción de saciedad. El des­cen­so en el con­su­mo de pan pue­de des­equi­li­brar, de for­ma im­por­tan­te, el perfil ca­ló­ri­co de la die­ta al re­du­cir el apor­te de hi­dra­tos de car­bono au­men­tan­do por con­si­guien­te el de pro­teí­nas y gra­sas. Com­pa­ran­do un me­nú sin pan con otro que in­clu­ya pan, se ha de­mos­tra­do que el se­gun­do tie­ne ma­yor ca­li­dad y per­mi­te apro­xi­mar la die­ta a los ob­je­ti­vos nu­tri­cio­na­les desea­bles. Lo óp­ti­mo, se­gún re­co­mien­dan los ex­per­tos, es in­ge­rir dos por­cio­nes de pan al día de 70 gra­mos ca­da una, y si es de pan in­te­gral me­jor. Al pa­re­cer las ha­ri­nas in­te­gra­les re­du­cen el co­les­te­rol pre­vi­nien­do el ries­go de pa­de­cer en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.