Leer Un pla­cer pa­ra com­par­tir

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Tar­des y más tar­des tum­ba­dos so­bre la ca­ma con un li­bro. Do­min­gos por la ma­ña­na de tos­ta­das con man­te­qui­lla y una no­ve­la. Una ca­fe­te­ría tran­qui­la pa­ra de­gus­tar el úl­ti­mo tí­tu­lo de nues­tro au­tor pre­fe­ri­do. Leer es un pla­cer, a ve­ces so­li­ta­rio. Pe­ro ¿y si ade­más se pu­die­ran com­par­tir to­das esas sa­tis­fac­cio­nes con otros de­vo­tos de las le­tras? ¿Hay al­go más tris­te que ha­ber­nos de­lei­ta­do con una bue­na his­to­ria y no po­der com­par­tir­la? La eclo­sión de las tec­no­lo­gías lo po­ne más fá­cil. Ca­si a dia­rio sur­gen apli­ca­cio­nes, dis­po­si­ti­vos y pla­ta­for­mas que per­mi­ten com­par­tir ex­pe­rien­cias con otros so­bre un mis­mo li­bro y al ins­tan­te. Eso, en el fon­do, es muy vie­jo por­que la lec­tu­ra na­ció so­cial: un gru­po se reunía al­re­de­dor de al­guien pa­ra es­cu­char­le leer re­la­tos. Lo que ha cam­bia­do es que aho­ra ese de­ba­te pue­de pa­sar des­pués de la ex­pe­rien­cia, co­mo en los clu­bes de lec­tu­ra, y tam­bién du­ran­te la mis­ma e in­clu­so sin sa­lir del pro­pio li­bro, gra­cias a la lec­tu­ra so­cial. Los aman­tes de las le­tras si­guen ci­tán­do­se en ba­res y ca­fés, sa­las de es­tar de ami­gos y en bi­blio­te­cas, pe­ro tam­bién, y ca­da vez más, en fo­ros, blogs y redes so­cia­les es­pe­cia­li­za­das. In­clu­so se ha­llan den­tro de los pro­pios li­bros. Es la nue­va for­ma de lec­tu­ra del si­glo XXI, vir­tual, en la nu­be. Redes so­cia­les de lectores Mu­cho más fle­xi­bles: sin ho­ra­rios ni tam­po­co es­pa­cios fí­si­cos con­cre­tos. La par­ti­ci­pa­ción es mu­cho más abier­ta, glo­bal; las lec­tu­ras son atem­po­ra­les y los co­men­ta­rios per­ma­ne­cen en los blogs y fo­ros gra­ba­dos, en­ri­que­cien­do la con­ver­sa­ción so­bre el li­bro pa­ra siem­pre. Ade­más, rom­pen la bre­cha ru­ral y so­cia­li­zan. Y, por si fue­ra po­co, es­tá com­pro­ba­do que en in­ter­net los lectores pier­den la ver­güen­za y se atre­ven a co­men­tar y a pre­gun­tar más que si es­tu­vie­ran en una ter­tu­lia al uso. Así son las ini­cia­ti­vas de clubs de lec­tu­ra vir­tua­les que des­de ha­ce sie­te años pro­li­fe­ran en la web, co­mo En­tre­lec­to­res.com, Si­gue­le­yen­do.com o Que­li­bro­leo.com. Y eso pe­se a las ne­fas­tas es­ta­dís­ti­cas que ase­gu­ran que tan sólo el 59% de los es­pa­ño­les ma­yo­res de 14 años lee en su tiem­po li­bre. Lec­tu­ra­lia.com –fi­chas de li­bros con co­men­ta­rios, re­co­men­da­cio­nes y una fi­lo­so­fía muy si­mi­lar a la de las redes so­cia­les– es uno de los pri­me­ros clubs de lec­tu­ra vir­tua­les que aparecieron en Es­pa­ña. “Nos gus­ta de­cir que so­mos una red so­cial que usa otras redes so­cia­les”, ase­gu­ra Al­fre­do Ála­mo, coor­di­na­dor. En es­ta web, que cuen­ta con de­ce­nas de mi­les de se­gui­do­res, hay li­bros pa­ra to­dos los gus­tos, uno de los pun­tos fuer­tes de la vir­tua­li­dad. “En la bi­blio­te­ca de tu pue­blo pue­de ser muy di­fí­cil par­ti­ci­par en un de­ba­te de un li­bro que te in­tere­sa, por­que de­pen­de­rá de si se ha es­co­gi­do o no pa­ra leer en el club de lec­tu­ra de ese mes. O pue­de que te gus­te un ti­po de li­te­ra­tu­ra no muy po­pu­lar y que no en­cuen­tres con quién com­par­tir­la. Lo vir­tual am­pli­fi­ca la ex­pe­rien­cia del usua­rio y te po­ne en con­tac­to con per­so­nas de gus­tos si­mi­la­res a los tu­yos”, se­ña­la Ála­mo. Otro ejem­plo exi­to­so es la red so­cial ca­ta­la­na de lec­tu­ra Lli­bres­per­lle­gir.cat. Na­ció en el 2005 fru­to de la in­quie­tud de Es­ter F. Ma­ta­lí, que en aquel en­ton­ces es­tu­dia­ba Fi­lo­lo­gía en la Uni­ver­si­tat Ober­ta de Ca­ta­lun­ya (UOC). “Abrí una es­pe­cie de fo­ro en el cam­pus vir­tual de la uni­ver­si­dad con la in­ten­ción de re­co­men­dar y que me re­co­men­da­ran bue­nas lec­tu­ras. Al po­co, mu­cha gen­te se ha­bía su­ma­do a la pro­pues­ta y pron­to se con­vir­tió en uno de los fo­ros más vi­si­ta­dos de la uni­ver­si­dad”. El pro­yec­to cre­ció y ha­ce un año abrió un por­tal pro­pio y hier­ve de ac­ti­vi­dad en Fa­ce­book y Twit­ter. “Las redes so­cia­les pue­den ser una he­rra­mien­ta muy po­ten­te pa­ra fo­men­tar la lec­tu­ra. Las ci­tas de au­to­res que a ve­ces com­par­to en Fa­ce­book pue­den des­per­tar cu­rio­si­dad en al­guien, que tal vez se in­tere­se por ese au­tor y aca­be le­yen­do un li­bro su­yo”. Una de las gran­des ven­ta­jas de los clubs 2.0 es que pa­ra par­ti­ci­par en el de­ba­te el lec­tor tie­ne que es­for­zar­se en ex­traer unas ideas, es­truc­tu­rar­las y re­dac­tar­las bien, al­go que por lo ge­ne­ral no ocu­rre cuan­do se dis­fru­ta de la lec­tu­ra en so­li­ta­rio. In­clu­so hay quie­nes van más allá y pro­fun­di­zan en la épo­ca que se des­cri­be en el li­bro, co­mo ocu­rrió en Lli­bres­per­lle­gir.cat con Los pa­pe­les se­cre­tos del club Pick­wick, de Char­les Dic­kens, cuan­do al­gu­nos lectores in­ves­ti­ga­ron in­clu­so có­mo po­dría ser un pas­tel de car­ne que apa­re­ce en la no­ve­la, bus­ca­ron re­ce­tas y col­ga­ron fo­tos en la web. Y de la mis­ma for­ma que su­ce­de con las redes so­cia­les, es­tos sa­lo­nes de lec­tu­ra di­gi­ta­les ayu­dan a co­no­cer gen­te. “Com­par­tir una afi­ción co­mo la lec­tu­ra ha­ce que se ge­ne­ren víncu­los muy fuer­tes, por­que en el fon­do cuan­do ha­blas de li­bros es­tás ha­blan­do de ti mis­mo. De ahí que con el pa­so de los li­bros y de los co­men­ta­rios aca­bes co­no­cien­do bas­tan­te al res­to de lectores. De ma­ne­ra que lees, te lo pa­sas bien, pro­fun­di­zas en la lec­tu­ra y ha­ces ami­gos de re­bo­te. Y eso es muy im­por­tan­te en el ca­so de gen­te ma­yor, que vi­ven so­los, o de per­so­nas de un en­torno ru­ral, un tan­to ais­la­das”, reflexiona Ma­ta­lí. De la bi­blio­te­ca a la nu­be Ade­más de las ini­cia­ti­vas pri­va­das co­mo Lec­tu­ra­lia o Lli­bres per Lle­gir, bi­blio­te­cas y cen­tros de en­se­ñan­za tam­bién han da­do el sal­to di­gi­tal. “Nues­tro fu­tu­ro pa­sa por adap­tar­nos a los nue­vos cam­bios en los há­bi­tos de lec­tu­ra que su­po­nen to­das las tec­no­lo­gías que están apa­re­cien­do. Es eso o es­ta­mos con­de­na­dos a des­apa­re­cer”, con­si­de­ra Lo­la Ma­rín, coor­di­na­do­ra de la red de bi­blio­te­cas de He­llín, en Al­ba­ce­te. La Uni­ver­si­dad de Cór­do­ba y tam­bién la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Edu­ca­ción a Dis­tan­cia (UNED), cuen­tan con exi­to­sos clubs de lec­tu­ra vir­tual. El de la UNED arran­có ha­ce sie­te años, y aun­que al prin­ci­pio la ini­cia­ti­va era po­co más que un fo­ro en el que los profesores de Fi­lo­lo­gía re­co­men­da­ban lec­tu­ras, des­de ha­ce cua­tro años fun­cio­na co­mo un blog abier­to a to­da la co­mu­ni­dad lec­to­ra his­pa­noa­me­ri­ca­na. “Aho­ra es mu­cho más par­ti­ci­pa­ti­vo, di­ná­mi­co y en­ri­que­ci­do. Tam­bién mu­cho más in­te­gra­dor, pues­to que par­ti­ci­pa des­de un be­del has­ta un es­tu­dian­te o un ca­te­drá­ti­co”, con­si­de­ra Álvaro Ja­ri­llo, vi­ce­rrec­tor de Es­tu­dian­tes, Em­pleo y Cul­tu­ra de la UNED, que aña­de: “Tie­ne mu­cho éxi­to y lo po­de­mos me­dir cla­ra­men­te por la de­man­da de li­bros. Ha­cer un clic en una pá­gi­na o un me gus­ta es fá­cil, pe­ro ha­ce fal­ta ver cuán­ta gen­te realmente se aca­ba le­yen­do el li­bro, que es el ob­je­ti­vo fi­nal”.

La red de bi­blio­te­cas de Bar­ce­lo­na tam­bién cuen­ta

con una ver­sión del club de lec­tu­ra di­gi­tal, ade­más de los 75 pre­sen­cia­les de que ya dis­po­ne. El del ci­be­res­pa­cio, en el que hay más de 2.300 lectores ins­cri­tos, “fun­cio­na de ma­ne­ra si­mi­lar al pre­sen­cial: el mo­de­ra­dor lan­za una pregunta pa­ra co­men­zar el de­ba­te y tra­ta de di­na­mi­zar­lo pa­ra crear una ca­de­na de par­ti­ci­pa­ción. Se aprovecha del he­cho de que las nue­vas tec­no­lo­gías po­ten­cian mu­cho la co­mu­ni­ca­ción”, ex­pli­ca Ós­car Carreño, di­rec­tor de pro­gra­mas y coope­ra­ción de Bi­blio­te­cas de Bar­ce­lo­na. En lo vir­tual, ade­más, apun­ta Carreño, los de­ba­tes son más in­ter­ge­ne­ra­cio­na­les. En los pre­sen­cia­les, el 90% de los par­ti­ci­pan­tes son mu­je­res ma­yo­res de 50 años; en cam­bio, en los vir­tua­les hay más hom­bres y la me­dia de edad os­ci­la en­tre los 30 y los 50. “Los 2.0 plan­tean la po­si­bi­li­dad de lle­gar a nue­vos per­fi­les de lectores. Qui­zás no ha­gan que se en­gan­che gen­te que no lee, peo quie­nes sí lo ha­cen, gra­cias a es­tas nue­vas he­rra­mien­tas, lo ha­cen un po­co más”, di­ce Carreño, tam­bién au­tor de Clu­bes de lec­tu­ra ( UOC). Ade­más, la red de Bi­blio­te­cas de Bar­ce­lo­na ha pues­to en mar­cha una ini­cia­ti­va li­te­ra­ria con Me­de­llín (Co­lom­bia). Des­de ha­ce tres años, un sá­ba­do de ca­da mes lectores ca­ta­la­nes y co­lom­bia­nos char­lan so­bre un li­bro por vi­deo­con­fe­ren­cia. El li­bro se ha­ce co­lec­ti­vo La pro­li­fe­ra­ción de dis­po­si­ti­vos pa­ra leer, así co­mo de pla­ta­for­mas co­mo Ama­zon.es o TheCo­pia.com, han per­mi­ti­do dar otra vuel­ta de tuer­ca a la lec­tu­ra y han con­se­gui­do que el li­bro se ha­ga aún más so­cial. Mien­tras lee­mos, po­de­mos sub­ra­yar, ano­tar co­men­ta­rios en los már­ge­nes, tui­tear ci­tas o aña­dir re­co­men­da­cio­nes que se in­crus­tan en las pá­gi­nas del li­bro. Au­to­má­ti­ca­men­te, eso lo ven las otras per­so­nas que tam­bién lo están le­yen­do y que pue­den de­ba­tir en tiem­po real. Así, el tex­to se va en­ri­que­cien­do con to­das esas apor­ta­cio­nes. Eso no sólo es apli­ca­ble a la li­te­ra­tu­ra, sino tam­bién a ma­nua­les del ám­bi­to de la in­ves­ti­ga­ción o del pe­rio­dis­mo o de la en­se­ñan­za. Sólo ca­be ima­gi­nar a un pro­fe­sor de fi­lo­so­fía de un ins­ti­tu­to que man­de a sus alum­nos leer a Pla­tón y pue­da com­par­tir con ellos no­tas, ideas, e in­clu­so des­ta­car­les par­tes con

EN LA RED, LOS DE­BA­TES TIE­NEN UN ABA­NI­CO DE EDAD MÁS AMPLIO

sub­ra­ya­dos. Y que los alum­nos pue­dan ini­ciar un de­ba­te en lí­nea en un pá­rra­fo de­ter­mi­na­do, en el que tam­bién par­ti­ci­pe el pro­fe­sor. Por el mo­men­to, ya exis­ten mu­chos ser­vi­cios y dis­po­si­ti­vos que per­mi­ten es­ta lla­ma­da lec­tu­ra so­cial, co­mo Scribd (Es.scribd.com), una es­pe­cie de bi­blio­te­ca co­la­bo­ra­ti­va a la que po­de­mos su­bir con­te­ni­do, com­par­tir­lo en redes so­cia­les o in­crus­tar­lo en si­tios web, ha­cer co­men­ta­rios so­bre los tex­tos. En Book­glut­ton.com es po­si­ble crear gru­pos de lec­tu­ra a par­tir de li­bros o ma­te­ria­les que cuel­gan los pro­pios usua­rios. La gra­cia de es­ta ini­cia­ti­va es que per­mi­te ha­cer ano­ta­cio­nes co­la­bo­ra­ti­vas en ca­da pá­rra­fo del tex­to y los co­men­ta­rios son vi­si­bles pa­ra to­dos los miem­bros del gru­po. Ade­más, ofre­ce la po­si­bi­li­dad de ba­jar el archivo co­men­ta­do a nues­tro dis­po­si­ti­vo, pa­ra po­der guar­dar­lo y con­sul­tar­lo off li­ne. Y 24sym­bols.com es una es­pe­cie de Spo­tify de li­bros: por unos nue­ve eu­ros al mes, tie­nes ac­ce­so ili­mi­ta­do a una bi­blio­te­ca inaca­ba­ble. Tam­bién hay apli­ca­cio­nes co­mo Sub­text o Ko­bo con las que pue­des te­ner ver­da­de­ras con­ver­sa­cio­nes en tiem­po real so­bre un pá­rra­fo o un gi­ro en la tra­ma de una no­ve­la mien­tras lees con otras per­so­nas. ¿Es us­ted un lec­tor so­cial? Cla­ro que la lec­tu­ra so­cial tie­ne un pro­ble­ma y es la ca­li­dad de los co­men­ta­rios de los lectores. Por­que si las apor­ta­cio­nes son co­sas co­mo “me ha gus­ta­do mu­cho” o “no lo re­co­men­da­ría”, po­co in­te­rés tie­nen. ¿To­do el mun­do es, pues, lec­tor so­cial? Pa­ra res­pon­der a esa pregunta, el cen­tro de de­sa­rro­llo so­cio­cul­tu­ral de la Fun­da­ción Ger­mán Sán­chez Rui­pé­rez, jun­to con la Dipu­tación de Badajoz y la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca, han pues­to en mar­cha un pro­yec­to pio­ne­ro que han bau­ti­za­do con el nom­bre Nu­be de Lá­gri­mas. “Se tra­ta del pri­mer pro­yec­to en to­do el mun­do de lec­tu­ra so­cial a tra­vés de la nu­be que ex­plo­ra las po­si­bi­li­da­des de es­ta nue­va ma­ne­ra de leer –afir­ma or­gu­llo­sa Flo­ri Co­rrio­ne­ro, una de las res­pon­sa­bles del pro­yec­to–. Pre­ten­de­mos in­ves­ti­gar y de­ter­mi­nar cuá­les son las com­pe­ten­cias que de­be te­ner una per­so­na pa­ra con­si­de­rar­la lec­tor so­cial”. Pa­ra ello, han re­clu­ta­do a 54 lectores vo­lun­ta­rios re­par­ti­dos por seis mu­ni­ci­pios de Badajoz y Sa­la­man­ca a quie­nes se ha en­tre­ga­do un iPad con una ver­sión en­ri­que­ci­da de la no­ve­la Lá­gri­mas en la llu­via (Seix Ba­rral), de Rosa Mon­te­ro. En la ta­ble­ta, el lec­tor va de­jan­do hue­llas acer­ca de có­mo ha si­do su ex­pe­rien­cia y per­mi­te mo­ni­to­ri­zar da­tos muy útiles pa­ra es­tu­diar la com­pren­sión lec­to­ra de los par­ti­ci­pan­tes. El ex­pe­ri­men­to ya ha cul­mi­na­do la pri­me­ra fa­se y los vo­lun­ta­rios han leí­do la no­ve­la y de­vuel­to los apa­ra­tos. Aho­ra dos equi­pos de in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca ana­li­za­rán los da­tos pa­ra ver el ni­vel de pro­fun­di­dad que se pue­de con­se­guir con es­tas pla­ta­for­mas. Los re­sul­ta­dos se co­no­ce­rán en ju­nio y con ellos se pre­ten­de crear lue­go una app que ga­ran­ti­ce lec­tu­ras so­cia­les di­na­mi­za­das en fun­ción de los ni­ve­les de com­pren­sión lec­to­ra de ca­da per­so­na. Pe­ro el uso de dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les de lec­tu­ra y de pla­ta­for­mas web tam­bién plan­tea al­gu­nos in­con­ve­nien­tes. Pa­ra em­pe­zar, que son de for­ma­to ce­rra­do e in­com­pa­ti­bles en­tre sí y eso di­fi­cul­ta que se ex­pan­da la lec­tu­ra so­cial. Otro es­co­llo es la pri­va­ci­dad. Al usar es­tas tec­no­lo­gías es­ta­mos dan­do abun­dan­te in­for­ma­ción so­bre no­so­tros y nues­tros há­bi­tos, mu­chí­si­ma más de la que ja­más fue po­si­ble en un mun­do off li­ne, y pla­ta­for­mas co­mo Ama­zon o Goo­gle Books la usan pa­ra ga­nar di­ne­ro: ras­trean la ex­pre­sión ini­cial de bús­que­da, el li­bro que he­mos mi­ra­do, las pá­gi­nas que he­mos leí­do, la ho­ra, el día, el navegador, la IP, el sis­te­ma ope­ra­ti­vo y usan to­do eso pa­ra en­viar­nos pu­bli­ci­dad per­so­na­li­za­da. Pe­ro tal vez val­ga la pe­na co­rrer ese ries­go. Por­que tal vez es­ta nue­va ma­ne­ra de com­par­tir la lec­tu­ra, de en­ri­que­cer­la, de de­vol­ver­la al ám­bi­to so­cial, pue­de, co­mo di­ce Bob Stein, al frente del Ins­ti­tu­to pa­ra el Fu­tu­ro del Li­bro (Fu­tu­reoft­he­book.org), un gru­po de in­ves­ti­ga­ción so­bre la lec­tu­ra con se­de en Nue­va York, Lon­dres y Bris­ba­ne (Aus­tra­lia,) “cons­ti­tuir el fun­da­men­to de una ver­da­de­ra so­cie­dad in­for­ma­da, dig­na del nom­bre de so­cie­dad del co­no­ci­mien­to”.

Tex­to Cris­ti­na Sáez El ¡Ho­la! li­te­ra­rio No sólo de ca­li­dad li­te­ra­ria vi­ve el lec­tor. Tam­bién le gus­ta –y mu­cho, a juz­gar por la ele­va­da can­ti­dad de co­men­ta­rios so­bre es­te te­ma en las webs y fo­ros de le­tras– hablar de co­sas más ba­na­les co­mo que Mu­ra­ka­mi se plan­ta ca­da día an­te el or­de­na­dor a una ho­ra tan in­tem­pes­ti­va co­mo las cua­tro de la ma­dru­ga­da a escribir; o que Var­gas Llo­sa, an­ta­ño ín­ti­mo ami­go de Gar­cía Már­quez, re­ci­bió un buen día a aquel en 1976 en el prees­treno de una pe­lí­cu­la ases­tán­do­le un pu­ñe­ta­zo. O que Ja­vier Ma­rías ha­ce un gui­ño a Sha­kes­pea­re en to­das sus no­ve­las. O que Eduar­do Men­do­za es­cri­be de pie y a mano to­dos y ca­da uno de sus li­bros; in­clu­so tie­ne una es­ti­lo­grá­fi­ca pa­ra ca­da gé­ne­ro: de pun­ta re­don­da y tra­zo grue­so pa­ra la co­me­dia; y más fi­na pa­ra la no­ve­la his­tó­ri­ca. “Nos en­can­tan los ma­ru­jeos re­la­cio­na­dos con los au­to­res”, apun­ta Es­ter F. Ma­ta­lí, al frente de Lli­bres per Lle­gir. “Un ¡ Ho­la! o un Lec­tu­ras li­te­ra­rio ten­dría mu­cho éxi­to se­gu­ro”. Ahí que­da eso…

Miem­bros de un club de lec­tu­ra en la bi­blio­te­ca Camp de l’Ar­pa-Caterina Al­bert de Bar­ce­lo­na

Del pa­pel al 2.0 Ca­da vez hay más edi­to­ria­les que se están dan­do cuen­ta del po­ten­cial que tie­ne la lec­tu­ra so­cial pa­ra pro­mo­cio­nar los tí­tu­los que lan­zan. Pla­ne­ta­de­li­bros.com es la más avan­za­da. Cuen­ta con clubs on li­ne en mar­cha (Pla­ne­ta­de­li­bros.com/clubs-de­lec­tu­ra.html) de­di­ca­dos ca­da uno a una no­ve­la. Fun­cio­nan a tra­vés de gru­pos ce­rra­dos de Fa­ce­book, a los que hay que ins­cri­bir­se pa­ra po­der par­ti­ci­par. Es­tos gru­pos están ac­ti­vos cua­tro se­ma­nas, lue­go se fi­na­li­zan y se ini­cian otros cua­tro clu­bes de otras cua­tro no­ve­las y así. El lec­tor tie­ne con­tac­to di­rec­to con el au­tor, que va ges­tio­nan­do las en­tra­das du­ran­te el tiem­po que fun­cio­na el ca­nal. Uno de los más po­pu­la­res es el del periodista de TVE Car­los del Amor, que ha pu­bli­ca­do La vi­da a ve­ces. En Fa­ce­book, más de 300 per­so­nas par­ti­ci­pan ac­ti­va­men­te en la ter­tu­lia del li­bro.

Lectores Ibé­ri­cos La red de bi­blio­te­cas pú­bli­cas de He­llín, en Al­ba­ce­te, ha pues­to en mar­cha jun­to con una se­rie de cen­tros lu­sos una ini­cia­ti­va pa­ra fo­men­tar la lec­tu­ra en­tre los ado­les­cen­tes. Se lla­ma Lectores Ibé­ri­cos (http://lec­ti­be.eu) y es un club vir­tual. A los par­ti­ci­pan­tes en el pro­yec­to les han da­do un lec­tor de li­bros elec­tró­ni­cos con to­dos los tí­tu­los que los cha­va­les de­ben leer. En el ca­so es­pa­ñol, des­de la bi­blio­te­ca ca­da se­ma­na se les mar­ca qué han de leer, se los mo­ti­va, se los ani­ma e in­clu­so, en oca­sio­nes, se les da la po­si­bi­li­dad de chatear con los au­to­res de ca­da obra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.