En bra­zos de la mu­jer ma­du­ra

¿Han de­ja­do de ser ta­bú las pa­re­jas en las que ella es ma­yor?

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Jo­sé An­drés Ro­drí­guez

Que si ella po­dría ser su madre, que si esa pa­re­ja no tie­ne fu­tu­ro, que si él po­dría es­tar con mu­je­res más jó­ve­nes y ella con al­guien de su edad… La so­cie­dad to­da­vía ar­quea una ce­ja cuan­do una mu­jer se em­pa­re­ja con un hom­bre bas­tan­te o mu­cho más jo­ven que ella. In­clu­so se han in­ven­ta­do tér­mi­nos pe­yo­ra­ti­vos pa­ra ellas co­mo asal­ta­cu­nas (en in­glés cou­gar, pu­ma) o pa­ra ellos toy boy (chi­co ju­gue­te). “En ge­ne­ral, es­tas re­la­cio­nes si­guen es­tan­do mal vis­tas so­cial­men­te. Se acep­ta mu­cho más que el hom­bre sea ma­yor que la mu­jer”, ex­pli­ca Margarita So­lé, psi­coa­na­lis­ta. En el 2001, dos in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Man­ches­ter (Reino Uni­do) en­tre­vis­ta­ron a 122 per­so­nas pa­ra pe­dir­les su opi­nión so­bre las pa­re­jas en las que hay una gran di­fe­ren­cia de edad. Y los en­tre­vis­ta­dos re­cha­za­ron con mu­cha más fuer­za las re­la­cio­nes en las que ella es ma­yor que él. “De to­dos mo­dos –ana­li­za So­lé–, creo que el he­cho de que una mu­jer es­té con al­guien más jo­ven es­tá me­nos pe­na­li­za­do que ha­ce unos años”. Se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, aún es más ha­bi­tual que el hom­bre sea ma­yor en las re­la­cio­nes de pa­re­ja, pues así pa­sa­ba en el 53,3% de las bo­das ce­le­bra­das en el 2010. Ese año, los ma­tri­mo­nios en los que la mu­jer era en­tre 6 y 10 años ma­yor que el ma­ri­do fue­ron el 3,4%. En cam­bio, las bo­das en las que el ma­ri­do era en­tre 6 y 10 años ma­yor fue­ron el 13,8%. Pe­ro las re­la­cio­nes en las que la mu­jer es ma­yor ca­da vez son más fre­cuen­tes. La pro­por­ción de ma­tri­mo­nios en que la mu­jer es dos años o más ma­yor que el hom­bre ha pa­sa­do del 7,8% en 1976 al 16,4% en el 2010. Al­go más del do­ble. ¿Qué es lo que ha cam­bia­do pa­ra que ca­da vez ha­ya más pa­re­jas de es­te per­fil? Co­mo ex­pli­ca Cla­ra Cor­ti­na, pro­fe­so­ra del de­par­ta­men­to de Cien­cias Po­lí­ti­cas y So­cia­les de la Uni­ver­si­tat Pom­peu Fa­bra de Bar­ce­lo­na, “la mu­jer ocu­pa una po­si­ción so­cial di­fe­ren­te con res­pec­to a unas dé­ca­das atrás. Aho­ra es más in­de­pen­dien­te so­cial y eco­nó­mi­ca­men­te. Es mu­cho más fre­cuen­te que la mu­jer sea la ma­yor de los dos en las pa­re­jas más jó­ve­nes, aque­llas en que ella tie­ne me­nos de 40 años”. Las mu­je­res dis­po­nen de más li­ber­tad pa­ra to­mar de­ci­sio­nes. El cri­te­rio pa­ra ini­ciar una re­la­ción pue­de que sea el de la atrac­ción por una per­so­na con la que se dis­fru­ta. Y a ver qué pa­sa, pues no hay me­tas a las que lle­gar. Ade­más, aho­ra el número de rup­tu­ras de pa­re­ja es es­tra­tos­fé­ri­co com­pa­ra­do con el de vein­te años atrás o, cla­ro, cuan­do el di­vor­cio no exis­tía y el ma­tri­mo­nio era, de ver­dad, pa­ra to­da la vida. En el 2011 se pro­du­je­ron 117.179 rup­tu­ras matrimoniales en Es­pa­ña. Mien­tras que en 1990 fue­ron 59.538. Y es­te dato no incluye a las pa­re­jas no ca­sa­das que po­nen pun­to y fi­nal a su re­la­ción. Así que el mer­ca­do de sol­te­ros de cier­ta edad (la edad me­dia de las mu­je­res en el mo­men­to de la rup­tu­ra ma­tri­mo­nial es de 42 años, mien­tras que la de los hom­bres es de prác­ti­ca­men­te 45) ha cre­ci­do de for­ma con­si­de­ra­ble. “Y ellas, aun­que as­pi­ren a vol­ver a em­pa­re­jar­se, en ge­ne­ral, con hom­bres de su edad, ven que es­tos sue­len ele­gir a mu­je­res más jó­ve­nes”, se­ña­la An­to­ni Bo­lin­ches, psi­có­lo­go clí­ni­co y te­ra­peu­ta de pa­re­ja. “Así que tie­nen que fi­jar­se en hom­bres ma­yo­res que ellas o más jó­ve­nes”. In­ter­net es­tá fa­ci­li­tan­do es­te ti­po de re­la­cio­nes. Los por­ta­les de con­tac­tos per­mi­ten que se co­noz­can per­so­nas de ám­bi­tos y eda­des dis­pa­res. “Ellos sa­ben que las mu­je­res ma­yo­res es­tán más dis­pues­tas se­xual­men­te. Y en es­te ti­po de am­bien­tes es más fá­cil sal­tar­se los pre­jui­cios, gra­cias a la con­fi­den­cia­li­dad. Ade­más de que mu­chas per­so­nas mien­ten so­bre su edad”. “Lo que ve­mos en las estadísticas –co­men­ta Cla­ra Cor­ti­na– es que es so­bre to­do a par­tir de las se­gun­das pa­re­jas cuan­do se dan las di­fe­ren­cias de edad más im­por­tan­tes, ya sea a fa­vor de los hom­bres o las mu­je­res. Qui­zás por­que cam­bian los ám­bi­tos de re­la­ción”. Las pri­me­ras pa­re­jas sue­len for­mar­se en el ba­rrio o en la uni­ver­si­dad, mien­tras que las se­gun­das, las ter­ce­ras... se fra­guan con fre­cuen­cia en el ám­bi­to la­bo­ral o tra­vés de gru­pos de ami­gos, don­de sue­le ha­ber más di­fe­ren­cia de edad. Otro fac­tor que ex­pli­ca que au­men­ten las pa­re­jas en las que ella es ma­yor que él es, a jui­cio de Cla­ra Cor­ti­na, “el que se ha­ya ro­to la nor­ma úni­ca so­bre lo que de­be ser una pa­re­ja”. Aho­ra la so­cie­dad acep­ta, en ge­ne­ral, a pa­re­jas de mu­chos ti­pos: pa­re­jas de homosexuales, pa­re­jas en las que ca­da uno vi­ve en su ca­sa, pa­re­jas que de­ci­den no te­ner hi­jos… “Y, al rom­per­se esa nor­ma úni­ca, se re­la­ja la pre­sión so­bre las re­la­cio­nes que an­ti­gua­men­te no eran con­ven­cio­na­les”. ¿Qué tie­nen de sin­gu­lar a ni­vel afec­ti­vo o se­xual las pa­re­jas en las que la mu­jer es ma­yor que el hom­bre? ¿Se di­fe­ren­cian en al­go de las re­la­cio­nes en­tre per­so­nas de eda­des si­mi­la­res? ¿Qué en­cuen­tra una mu­jer en un hom­bre bas­tan­te o mu­cho más jo­ven que ella? ¿Y un hom­bre en una mu­jer bas­tan­te o mu­cho ma­yor que él? “Ella pue­de en­con­trar la vi­ta­li­dad de la ju­ven­tud”, opi­na Margarita So­lé. “Por otro la­do, a to­dos nos cues­ta acep­tar el pa­so del tiem­po, y al­gu­nas mu­je­res pue­den in­ten­tar fre­nar­lo ini­cian­do una re­la­ción con al­guien diez años más jo­ven. Pe­ro es­to, por cier­to, tam­bién lo ha­cen ellos”. Aun­que hay al­gu­nos ca­sos en los que la di­fe­ren­cia

de edad es muy gran­de. ¿Si ella tie­ne 45 años y él 25? “Yo creo que por par­te de ella pue­de ha­ber una ne­ga­ción muy cla­ra del pa­so del tiem­po”. Sin ol­vi­dar que, en mu­chas re­la­cio­nes, se es­ta­ble­ce una di­ná­mi­ca de po­der. “Al­gu­nas per­so­nas vi­ven las re­la­cio­nes co­mo lu­chas de po­der. Y pa­ra una mu­jer se­rá más sen­ci­llo te­ner el po­der si es­tá con al­guien más jo­ven”. Ade­más, co­mo ex­pli­ca An­to­ni Bo­lin­ches, “la mu­jer se pue­de sen­tir una triun­fa­do­ra so­cial por el he­cho de es­tar con un hom­bre más jo­ven. Mu­chas mu­je­res de me­dia­na edad son atrac­ti­vas. Y hay que te­ner en cuen­ta que la ple­ni­tud se­xual del hom­bre se da a los 30 años, mien­tras que la mu­jer lle­ga en ple­na for­ma a los 50”. Esa com­bi­na­ción se­xual es muy sa­tis­fac­to­ria pa­ra am­bos por­que se mez­cla po­ten­cia

A VE­CES, LA RE­LA­CIÓN DE PA­RE­JA SE CON­FUN­DE CON LA MA­TER­NAL

y ex­pe­rien­cia. Un hom­bre aún en bue­na for­ma con una mu­jer que co­no­ce su cuer­po y sa­be muy bien có­mo con­se­guir pla­cer. “Y el atrac­ti­vo no só­lo es el cuer­po”, ex­pli­ca Margarita So­lé. “El mer­ca­do nos quie­re atra­par en unos mo­de­los de mu­jer con­cre­tos. Pe­ro una mu­jer de 55 o 60 años pue­de trans­mi­tir mu­cho ero­tis­mo y sen­sua­li­dad con su for­ma de ha­blar, con su mi­ra­da…”, ilus­tra es­ta psi­coa­na­lis­ta. Asi­mis­mo, “una mu­jer ma­yor pue­de ser muy aco­ge­do­ra”, se­ña­la An­to­ni Bo­lin­ches. “Así que el hom­bre tal vez en­cuen­tre en ella co­sas que le da una pa­re­ja y tam­bién una madre, me­ta­fó­ri­ca­men­te ha­blan­do”. Pe­ro eso es al­go que no es mo­no­po­lio de las pa­re­jas en las que ella es ma­yor que él. Co­mo ex­pli­ca Margarita So­lé, “hay mu­chas mu­je­res que cui­dan a sus ma­ri­dos, y es­tos son ma­yo­res. Y hay hom­bres que bus­can a una ma­má en una mu­jer más jo­ven. Es nor­mal que, en una pa­re­ja, el uno cui­de al otro. Pe­ro es ver­dad que el hom­bre jo­ven pue­de bus­car una sen­sa­ción de se­gu­ri­dad en una mu­jer que le lle­va va­rios años”. To­do eso sin des­car­tar, co­mo co­men­ta An­to­ni Bo­lin­ches, “que ha­ya hom­bres que es­tén con mu­je­res ma­yo­res por in­te­rés eco­nó­mi­co o por as­cen­der so­cial­men­te”. No hay una ex­pli­ca­ción uni­ver­sal pa­ra to­das las pa­re­jas en las que el hom­bre es bas­tan­te o mu­cho más jo­ven que la mu­jer. “Cla­ro que las pa­re­jas en las que él es más jo­ven pue­den ser sa­nas y equi­li­bra­das –apun­ta Margarita So­lé–. Y una ven­ta­ja es que es­tas re­la­cio­nes pue­den ayu­dar a que el hom­bre ma­du­re”. Aun­que es­ta psi­coa­na­lis­ta con­si­de­ra que, en es­te ti­po de re­la­cio­nes, el hom­bre pue­de in­ten­tar so­lu­cio­nar en el pre­sen­te pro­ble­mas que ha vi­vi­do en el pa­sa­do. “Si un hom­bre ha te­ni­do una madre so­bre­pro­tec­to­ra, qui­zás quie­ra re­pe­tir esa re­la­ción con su pa­re­ja. Si ha te­ni­do una madre con mu­chas ca­ren­cias, qui­zás quie­re lo que no tu­vo. Y cuan­to más desee te­ner a una madre en lu­gar de una pa­re­ja, más pro­ble­má­ti­ca se­rá la re­la­ción”. A jui­cio de An­to­ni Bo­lin­ches, “la via­bi­li­dad de es­tas pa­re­jas no sue­le ser bue­na a me­dio pla­zo. Mu­chas no su­pe­ran la fa­se pa­sio­nal por­que, por ejem­plo, tie­nen re­ti­cen­cias a ha­cer pú­bli­ca su re­la­ción o no ven cla­ro qué pro­yec­to de vida pue­den te­ner en co­mún. Son aman­tes du­ran­te un tiem­po y ya es­tá. No siem­pre tie­nen que ser re­la­cio­nes pro­ble­má­ti­cas

o cor­tas, pe­ro se en­fren­tan a im­por­tan­tes di­fi­cul­ta­des”. Y una de las más ar­duas es la de su­pe­rar la pre­sión so­cial. “La mu­jer de 47 años, por ejem­plo, que sale con un hom­bre de 29 ha­ce pú­bli­ca su se­xua­li­dad”, se­ña­la Margarita So­lé. De­mues­tra que tie­ne un de­seo se­xual des­li­ga­do de la ma­ter­ni­dad. “Y eso es al­go que mu­cha gen­te to­da­vía no acep­ta. Al hom­bre le di­cen que po­dría es­tar con una más jo­ven. A la mu­jer la cri­ti­can o ri­di­cu­li­zan. O le di­cen que él la de­ja­rá por una más jo­ven. O si ella tie­ne 30 y él 20, por ejem­plo, le di­cen que su pa­re­ja po­dría ser su hi­jo, aun­que só­lo se lle­ven diez años. A pe­sar de que ca­da vez hay más li­ber­tad se­xual”. “Pe­ro las crí­ti­cas pue­den ser ce­los con una coar­ta­da so­cial”, ex­pli­ca An­to­ni Bo­lin­ches. To­do ello pro­vo­ca una pre­sión so­cial que, en opi­nión de los ex­per­tos con­sul­ta­dos, no vi­ven las pa­re­jas en las que él es ma­yor que la mu­jer. “El po­der es ma­chis­ta y defiende un mo­de­lo que be­ne­fi­cia a los hom­bres. En mu­chas pe­lí­cu­las, por ejem­plo, se ven hom­bres de 50 años em­pa­re­ja­dos con mu­je­res de 30”, aña­de An­to­ni Bo­lin­ches. “Pe­ro no al re­vés”. Es una pre­sión so­cial que am­bos pue­den in­terio­ri­zar y que se­rá una bom­ba de re­lo­je­ría pa­ra la re­la­ción. “En te­ra­pia he vis­to que pa­re­jas en las que ella es cin­co años ma­yor su­fren es­ta pre­sión. Y eso ha­ce que mu­chas pa­re­jas de es­te ti­po no se plan­teen con­vi­vir”. Un hom­bre de 27 años quie­re pre­sen­tar a su no­via a sus pa­dres. Y ella tie­ne 38 años. “Pues qui­zás ya no la lle­va por­que sa­be que sus pa­dres no ve­rán con bue­nos ojos la re­la­ción. Por eso creo que en es­tas re­la­cio­nes es ha­bi­tual que ca­da uno vi­va en su ca­sa. Así son me­nos pú­bli­cas”. Y la pre­sión so­cial pue­de ser es­pe­cial­men­te du­ra cuan­do la di­fe­ren­cia de edad no es de ocho o diez años, sino de una ge­ne­ra­ción. Pa­ra Margarita So­lé, “en el mo­men­to en que ella pien­sa: ‘Huy, tie­ne 20 años me­nos que yo: po­dría ser mi hi­jo’, en mu­chí­si­mos ca­sos se ac­ti­va la prohi­bi­ción del in­ces­to. Es de­cir: ‘No pue­do te­ner se­xo con una per­so­na que po­dría ser mi hi­jo’”. Si la mu­jer vi­ve con el mie­do de que su pa­re­ja la pue­da de­jar por una más jo­ven, “em­pe­za­rán los ce­los y qui­zás una lu­cha en­fer­mi­za pa­ra evi­tar el pa­so del tiem­po, por ejem­plo, me­dian­te ope­ra­cio­nes de ci­ru­gía es­té­ti­ca”, ex­pli­ca Margarita So­lé. Y el hom­bre tam­bién pue­de te­ner mie­dos que zan­ca­di­lleen la re­la­ción: “Un hom­bre de 37 que es­tá con una mu­jer atrac­ti­va de 50 pue­de pen­sar que cuan­do él ten­ga 50 y to­da­vía es­té en bue­na for­ma, ella ten­drá 63. Y pue­de te­ner mie­do de no desear­la, de que pierda el atrac­ti­vo, de que se mue­ra an­tes que él, de que pierda la sa­lud, de que ella no ten­ga ener­gía pa­ra ha­cer la vida que a él le ape­te­ce…”. La atrac­ción, el enamo­ra­mien­to o el de­seo de es­tar con una per­so­na no son ga­ran­tía de que una re­la­ción va­ya a du­rar. Y en es­te ti­po de re­la­cio­nes qui­zás am­bas per­so­nas se en­cuen­tran en un mo­men­to vi­tal muy di­fe­ren­te. Una mu­jer de 37 años que quie­ra te­ner hi­jos qui­zás se lo pien­se mu­cho an­tes de ini­ciar una re­la­ción con un hom­bre de 27 que ve la pa­ter­ni­dad co­mo un ho­ri­zon­te muy le­jano. “Y si una mu­jer tie­ne hi­jas ado­les­cen­tes o jó­ve­nes, pue-

EL RE­CHA­ZO SO­CIAL LLE­VA A LAS PA­RE­JAS A VI­VIR CA­DA UNO EN SU PRO­PIA CA­SA

de te­ner mie­do de que el hom­bre quie­ra se­du­cir­las. Son co­sas que pa­san”, co­men­ta An­to­ni Bo­lin­ches. Otra po­de­ro­sa razón pa­ra que ella se lo pien­se mu­cho o pre­fie­ra que él no vi­va con ella. Es evi­den­te que to­das las pa­re­jas co­rren el ries­go de en­fren­tar­se a di­fi­cul­ta­des o cri­sis a lo lar­go de su re­la­ción. La cla­ve pa­ra las pa­re­jas en las que la mu­jer es la ma­yor re­si­de, pa­ra Bo­lin­ches, “en que dis­fru­ten de un buen aco­pla­mien­to se­xual y ten­gan ca­rac­te­res com­pa­ti­bles, va­lo­res si­mi­la­res, y un pro­yec­to co­mún”. Y ten­drán que ser fuer­tes pa­ra no de­jar­se lle­var por el qué di­rán y de­mos­trar que el amor no tie­ne edad.

El año que Cas­per Smart (25 años) na­ció, su actual pa­re­ja, la can­tan­te Jen­ni­fer Ló­pez (43), cum­plía 18

El ac­tor aus­tra­liano Hugh Jack­man (44 años) es­tá ca­sa­do des­de 1996 con De­bo­rra-Lee Fur­ness, tre­ce años ma­yor (iz­quier­da)

La can­tan­te co­lom­bia­na Sha­ki­ra (36 años) le lle­va diez a su pa­re­ja, el fut­bo­lis­ta del FC Bar­ce­lo­na Ge­rard Pi­qué (fo­to in­fe­rior)

La ac­triz De­mi Moo­re (1962) y el ac­tor Ash­ton Kut­cher (1978) em­pe­za­ron su re­la­ción en el 2005 cuan­do ella te­nía 43 y él 27. La rup­tu­ra lle­gó en el 2011

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.