El e-book se con­so­li­da Mar­cas que vis­ten el ho­gar

Ha­ce cua­tro años nos pre­gun­tá­ba­mos en es­tas mis­mas pá­gi­nas si la pro­li­fe­ra­ción de dis­po­si­ti­vos ‘e-reader’ sig­ni­fi­ca­ba que el li­bro elec­tró­ni­co iba en se­rio. La res­pues­ta, hoy, es que el li­bro di­gi­tal ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se y su avan­ce no tie­ne vuel­ta at

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to May­te Rius

“El 2012 ha si­do el año del desa­rro­llo del e-book o li­bro elec­tró­ni­co en Es­pa­ña: en do­ce me­ses el mer­ca­do ha cre­ci­do más y han su­ce­di­do más co­sas que en to­da su his­to­ria”. Así de ro­tun­do se ma­ni­fies­ta Da­vid Pe­mán, di­rec­tor del área de li­bros de la con­sul­to­ra GfK, que au­di­ta las ven­tas de li­bros fí­si­cos y di­gi­ta­les en más de 1.400 pun­tos de ven­ta, así co­mo las de ta­ble­tas, lec­to­res di­gi­ta­les ( e-rea­ders) y smartp­ho­nes. Es­pa­ña es el se­gun­do país eu­ro­peo en ven­tas de lec­to­res y se cal­cu­la que, con­tan­do las ta­ble­tas mul­ti­fun­ción, ya hay más de cin­co mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos. Y el año pa­sa­do apro­xi­ma­da­men­te el 20% de los nue­vos li­bros que se re­gis­tra­ron en la Agen­cia de ISBN fue­ron elec­tró­ni­cos. Se­gún Pe­mán, hay unas 30.000 re­fe­ren­cias de li­bros elec­tró­ni­cos don­de ele­gir. Sin em­bar­go, el in­for­me so­bre Há­bi­tos de lec­tu­ra y com­pra de li­bros del 2012 ela­bo­ra­do pa­ra la Fe­de­ra­ción del Gre­mio de Edi­to­res de Es­pa­ña in­di­ca que só­lo el 11,7% de los es­pa­ño­les ma­yo­res de 14 años lee li­bros di­gi­ta­les, por­que aun­que seis de ca­da diez son lec­to­res di­gi­ta­les, lo que más se lee en pan­ta­llas son pe­rió­di­cos, re­vis­tas, blogs y fo­ros. Y des­de el sec­tor editorial apun­tan que si en Ale­ma­nia se ven­den más de ocho li­bros al año por ca­da dis­po­si­ti­vo de lec­tu­ra y en Ita­lia cin­co, en Es­pa­ña só­lo 0,6. La reali­dad es que los nú­me­ros del li­bro elec­tró­ni­co en Es­pa­ña aún es­tán le­jos de los que se re­gis­tran en otros mer­ca­dos, co­mo Es­ta­dos Uni­dos, don­de ya son ca­si la cuar­ta par­te de los li­bros vendidos. Jo­sé Ángel Mar­tos, edi­tor de Dié­re­sis, cree que en Es­pa­ña el mer­ca­do aún es muy pe­que­ño por­que los dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos ape­nas se usan pa­ra con­su­mo cul­tu­ral: “La gen­te com­pra o re­ga­la ta­ble­tas pa­ra des­car­gar­se jue­gos y apli­ca­cio­nes, pe­ro no pa­ra leer li­bros ni re­vis­tas co­mo ha­cen en Es­ta­dos Uni­dos”. Aña­de que, a pe­sar de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, la ofer­ta de li­bros elec­tró­ni­cos en el mer­ca­do no es muy so­fis­ti­ca­da y no ofre­ce una vi­sua­li­za­ción tan bue­na ni una ex­pe­rien­cia del to­do gra­ta pa­ra mu­chos lec­to­res acos­tum­bra­dos a leer en pa­pel. “Hay per­so­nas que se que­jan de que pier­den la re­fe­ren­cia de la pá­gi­na por la que van, y al pa­sar el con­te­ni­do a los for­ma­tos más fre­cuen­tes co­mo ePub o PDF , el di­se­ño no es tan ver­sá­til ni vis­to­so pa­ra li­bros ilus­tra­dos o con di­se­ños a do­ble pá­gi­na”, ejem­pli­fi­ca. In­com­pa­ti­bi­li­dad de for­ma­tos Arant­xa Me­lla­do, con­sul­to­ra editorial y res­pon­sa­ble del blog Ac­tua­li­dad editorial, cree que uno de los prin­ci­pa­les fre­nos pa­ra el des­pe­gue de­fi­ni­ti­vo del li­bro elec­tró­ni­co es que mu­chas per­so­nas se com­pran o re­ci­ben de re­ga­lo un dis­po­si­ti­vo de lec­tu­ra y no sa­ben qué ha­cer con él o tie­nen pro­ble­mas a la ho­ra de des­car­gar li­bros por­que en el mer­ca­do con­vi­ven for­ma­tos que no son le­gi­bles en to­dos los apa­ra­tos. Así, mien­tras que Kind­le, el lec­tor que co­mer­cia­li­za Ama­zon, só­lo ad­mi­te los ar­chi­vos en for­ma­to MO­BI, Ta­gus, el dis­po­si­ti­vo de Ca­sa del Li­bro, lee PDF o ePub, co­mo el lec­tor Nook, pe­ro es­te no pue­de abrir los tex­tos MO­BI o los LRF de los lec­to­res de Sony. “La gen­te ad­quie­re un e- reader y se com­pra un li­bro pa­ra pro­bar­lo e igual no se le des­car­ga bien o ad­quie­re un for­ma­to que no es le­gi­ble y se de­sen­ga­ña, lo en­cuen­tra lio­so, no tie­ne fá­cil ac­ce­so al ser­vi­cio de aten­ción al clien­te pa­ra re­sol­ver sus pro­ble­mas, y aca­ba por no uti­li­zar­lo más”, coin­ci­de Jo­sé An­to­nio Mi­llán, au­tor del blog Li­brosy­bi­tios y es­pe­cia­lis­ta en lec­tu­ra di­gi­tal.

De es­tas li­mi­ta­cio­nes se la­men­ta pre­ci­sa­men­te

Fer­nan­do, que ha­ce año y me­dio se enamo­ró del Kind­le de Ama­zon y aho­ra se mues­tra de­sen­can­ta­do por­que si no en­cuen­tra los tí­tu­los que quie­re en es­ta pla­ta­for­ma no pue­de bus­car­los en otras li­bre­rías di­gi­ta­les por la in­com­pa­ti­bi­li­dad de for­ma­tos. Y ca­da vez es más fre­cuen­te que en una mis­ma ca­sa con­vi­van va­rios dis­po­si­ti­vos sin que la fa­mi­lia pue­da com­par­tir los li­bros co­mo ha­cía con los de pa­pel por la dis­pa­ri­dad de for­ma­tos. “Yo me com­pré un Kind­le de Ama­zon, pe­ro tam­bién ten­go un Ta­gus y un Nook, y no pue­de ser que ten­ga que com­prar tres ve­ces El se­ñor de los ani­llos si quie­ro que mis hi­jos pue­dan leer­lo en sus pan­ta­llas”, se la­men­ta una madre. La Unión In­ter­na­cio­nal de Edi­to­res (IPA) ha re­co­men­da­do la adop­ción del for­ma­to epub3 co­mo es­tán­dar in­ter­na­cio­nal de li­bros di­gi­ta­les ale­gan­do que cum­ple los re­qui­si­tos exi­gi­dos por los edi­to­res de to­do el mun­do y po­dría uti­li­zar­se a ni­vel glo­bal. “Des­de el pun­to de vis­ta de pro­duc­ción de con­te­ni­dos la con­vi­ven­cia de va­rios for­ma­tos no es un pro­ble­ma por­que te­ne­mos con­ver­so­res pa­ra adap­tar­nos a lo que nos pi­de ca­da pla­ta­for­ma de ven­ta, pe­ro los que fa­bri­can dis­po­si­ti­vos lo ha­cen pa­ra te­ner un pú­bli­co cau­ti­vo por­que sí li­mi­ta el in­ter­cam­bio de con­te­ni­dos en­tre clien­tes y no per­mi­te que tras­la­des tu bi­blio­te­ca si cam­bias de dis­po­si­ti­vo”, ex­pli­can fuen­tes del sec­tor editorial. Aun­que hay per­so­nas que uti­li­zan pro­gra­mas in­for­má­ti­cos pa­ra mo­di­fi­car el for­ma­to de sus li­bros elec­tró­ni­cos y po­der uti­li­zar­los en otros apa­ra­tos, lo cier­to es que en los li­bros pro­te­gi­dos por DRM –el có­di­go o pre­cin­to que po­nen las edi­to­ria­les y al­gu­nas li­bre­rías pa­ra evi­tar que el ar­chi­vo sea du­pli­ca­do– re­sul­ta com­pli­ca­do, re­quie­re co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos y no siem­pre fun­cio­na, ade­más de no ser le­gal. Por­que en el mun­do editorial la ob­se­sión res­pec­to al li­bro elec­tró­ni­co es evi­tar la pi­ra­te­ría, im­pe­dir que los lec­to­res se des­car­guen gra­tui­ta­men­te los con­te­ni­dos des­de in­ter­net igual que ha­cen con la música o las pe­lí­cu­las. Se­gún el úl­ti­mo in­for­me so­bre Há­bi­tos de lec­tu­ra y com­pra de li­bros, el 32% de quie­nes el año pa­sa­do le­ye­ron li­bros elec­tró­ni­cos los com­pró, mien­tras que el 64% los con­si­guió gra­tis en in­ter­net o a tra­vés de ami­gos o fa­mi­lia­res. De he­cho, hay quien opi­na que la me­nor pe­ne­tra­ción del li­bro elec­tró­ni­co en Es­pa­ña que mues­tran las estadísticas no es real, que la reali­dad es que no se ven­den li­bros por­que la gen­te los des­car­ga o los com­par­te ile­gal­men­te. “El ín­di­ce de pi­ra­te­ría de li­bros en Es­pa­ña se acer­ca al 80%, mien­tras que en otros paí­ses se si­túa en­tre el 10% y el 15%”, ase­gu­ra una de las fuen­tes edi­to­ria­les con­sul­ta­das. Se­gún el úl­ti­mo Ob­ser­va­to­rio de la Pi­ra­te­ría de GfK, el lu­cro ce­san­te del mer­ca­do editorial di­gi­tal (lo que de­jan de ga­nar) por des­car­gas ile­ga­les es de un 40%. Cla­ro que la vi­sión de las edi­to­ria­les no es la de los con­su­mi­do­res. “Uti­li­zar un con­ver­sor pa­ra rom­per el DRM, tal co­mo es­tán aho­ra or­ga­ni­za­das las co­sas en el li­bro elec­tró­ni­co, pa­ra mí no es ile­gal, por­que lo que no con­si­de­ro le­gí­ti­mo es que el edi­tor o el li­bre­ro pon­ga un pre­cin­to que me im­pi­da leer ‘mi’ li­bro si cam­bio de dis­po­si­ti­vo o de­jár­se­lo a mis hi­jos; esas prác­ti­cas son las mis­mas que ha­cía con un li­bro fí­si­co y no son pi­ra­te­ría por­que no ha­blo de ha­cer co­pias ni de re­par­tir versiones en­tre ami­gos”, ex­pli­ca un usua­rio ha­bi­tual. Cues­tión de pre­cio Pa­ra los usua­rios, el freno al con­su­mo del li­bro elec­tró­ni­co no es la des­car­ga ile­gal, sino que has­ta ha­ce muy po­co la ofer­ta de tí­tu­los era muy pe­que­ña y los pre­cios muy ele­va­dos. “Ven­der el li­bro di­gi­tal al 70% o 75% de lo que cues­ta ese li­bro en pa­pel no es real; no en­tro en si es jus­to o no; lo que di­go es que el lec­tor lo per­ci­be co­mo ex­tra­ño e in­jus­to”, apun­ta Mi­llán. Da­vid Pe­mán ase­gu­ra que en los dos úl­ti­mos años los edi­to­res han co­rre­gi­do bas­tan­te esa po­lí­ti­ca, se han plan­tea­do el mer­ca­do di­gi­tal co­mo un mer­ca­do de vo­lu­men y trans­na­cio­nal, y han afron­ta­do la re­duc­ción de pre­cios. “En un sec­tor don­de las ven­tas de li­bro fí­si­co no de­jan de caer (un 20% en los úl­ti­mos tres años), la asun­ción de un mo­de­lo di­gi­tal de pre­cios mu­cho más re­du­ci­dos que los del pa­pel pa­sa por la am­plia­ción del pú­bli­co ob­je­ti­vo de los 48 mi­llo­nes de es­pa­ño­les a los 500 mi­llo­nes de his­pa­noha­blan­tes”, en­fa­ti­za. Se­gún GfK, si has­ta el 2010 las no­ve­da­des en ver­sión di­gi­tal cos­ta­ban más de 14 eu­ros, en el 2012 el pre­cio me­dio ba­jó has­ta los 8,5 eu­ros y aho­ra la me­dia es de 7,8. Y coin­ci­dien­do con esa ba­ja­da, la fac­tu­ra­ción del mer­ca­do de li­bros elec­tró­ni­cos pa­só de los dos mi­llo­nes de eu­ros en el 2011 a do­ce mi­llo­nes en el 2012 “y en lo que va del 2013 el cre­ci­mien­to acu­mu­la­do es del 87%”, di­ce Pe­mán. Qui­zá por­que, a pe­sar de la idea ge­ne­ra­li­za­da de que de­trás de ca­da con­su­mi­dor hay un pi­ra­ta cul­tu­ral ca­mu­fla­do, tam­bién hay in­for­mes que di­cen que hay una ma­yo­ría dis­pues­ta a pa­gar por los li­bros di­gi­ta­les si cues­tan me­nos de diez eu­ros. Jo­sé Ángel Mar­tos ex­pli­ca que el pro­ble­ma es que, con esos pre­cios, la edi­ción no sale a cuen­ta “por­que hay que se­guir pa­gan­do al au­tor, hay cos­tes in­ter­me­dios –la co­mi­sión de la dis­tri­bu­ción, de la li­bre­ría– que no di­fie­ren mu­cho de los del li­bro en pa­pel, y lo que aho­rra­mos de im­pre­sión no com­pen­sa la pér­di­da de in­gre­sos por pre­cio, por­que no de to­dos los li­bros se pue­den ven­der gran­des can­ti­da­des”. Y que la des­car­ga de li­bros di­gi­ta­les se con­si­de­re un ser­vi­cio y tri­bu­te un 21% de IVA en lu­gar del 4% que pa­ga el li­bro fí­si­co tam­po­co ayu­da al pre­cio fi­nal. Los edi­to­res en­fa­ti­zan que los lec­to­res han de dar­se cuen­ta de que el con­te­ni­do cul­tu­ral hay que pa­gar­lo, que los autores han de ser re­mu­ne­ra­dos por sus crea­cio­nes, y que es ló­gi­co pa­gar por dis­fru­tar de un li­bro co­mo pa­ga­mos por una cer­ve­za o por la co­ne­xión a in­ter­net. Me­lla­do com­par­te la idea de que el con­su­mi­dor de­be con­cien­ciar­se de que no es nor­mal que los con­te­ni­dos culturales sean gra­tis, pe­ro sub­ra­ya que tam­bién los edi­to­res han de asu­mir que el li­bro elec­tró­ni­co es un pro­duc­to dis­tin­to al li­bro en pa­pel y eso im­pli­ca una pro­duc­ción di­fe­ren­te y es­tra­te­gias de ven­ta, de pre­cio y de mar­ke­ting tam­bién di­fe­ren­tes. “El edi­tor ha­brá de ex­pe­ri­men­tar, ha­cer ofer­tas arri­ba y aba­jo has­ta en­con­trar el pre­cio que el con­su­mi­dor es­tá dis­pues­to a pa­gar; la fran­ja de pre­cios la de­ci­di­rá el mer­ca­do”, in­di­ca la di­rec­to­ra de Ac­tua­li­dad Editorial. Mi­llán, de Li­brosy­bi­tios, cree que el mer­ca­do del li­bro elec­tró­ni­co tam­po­co ter­mi­na de des­pe­gar por­que los agen­tes ven­den los de­re­chos di­gi­ta­les

de los li­bros al com­pra­dor de la edi­ción en pa­pel, que no siem­pre tie­ne la sen­si­bi­li­dad ni las ga­nas de ha­cer una edi­ción di­gi­tal. “Fal­tan edi­to­ria­les es­pe­cí­fi­ca­men­te di­gi­ta­les que co­mer­cia­li­cen a pre­cios ra­zo­na­bles con­fian­do en lo­grar una ba­se de lec­to­res su­fi­cien­te­men­te am­plia”. En su opi­nión, es cier­to que la ba­se de lec­to­res po­ten­cia­les en Es­pa­ña no es tan am­plia co­mo en Es­ta­dos Uni­dos o Ja­pón “a juz­gar por la gen­te que ves en el trans­por­te pú­bli­co con un e- reader en las ma­nos”, pe­ro irá cre­cien­do a me­di­da que se su­peren los obs­tácu­los de for­ma­tos, pre­cios, ofer­ta de tí­tu­los y ma­te­rias… Ma­yor ofer­ta Res­pec­to a la ofer­ta dis­po­ni­ble, el di­rec­tor de la Agen­cia de ISBN, Mi­guel Ji­mé­nez, ase­gu­ra que la ci­fra de li­bros elec­tró­ni­cos que se re­gis­tra anual­men­te se ha mul­ti­pli­ca­do por ocho en los úl­ti­mos cua­tro años, aun­que des­de el 2010 cre­ce a me­nor rit­mo. En el 2102 se re­gis­tra­ron 20.000 li­bros di­gi­ta­les, en su ma­yo­ría en for­ma­to PDF, lo que evi­den­cia, se­gún Ji­mé­nez, que mu­chos no son no­ve­da­des ni li­bros na­ci­dos di­gi­ta­les, sino obras que ya te­nían las edi­to­ria­les y se pa­san a for­ma­to di­gi­tal. Por­que, di­cen los ex­per­tos, las gran­des edi­to­ria­les se han pues­to las pi­las pa­ra con­ver­tir sus tí­tu­los a for­ma­to de li­bro elec­tró­ni­co. El ca­tá­lo­go de Li­bran­da, la pla­ta­for­ma de dis­tri­bu­ción de las prin­ci­pa­les edi­to­ria­les y li­bre­rías de Es­pa­ña, ron­da ya los 10.000 tí­tu­los dis­po­ni­bles, de ellos 1.300 en ca­ta­lán. En la li­bre­ría de Ap­ple (el iBooks­to­re), que re­co­ge tí­tu­los de di­fe­ren­tes pla­ta­for­mas y for­ma­tos, ha­bía 1,5 mi­llo­nes de li­bros en di­fe­ren­tes len­guas al arran­car el 2013. Y hay una am­plia ofer­ta de li­bros gra­tui­tos bien por­que es­tán li­bres de de­re­chos de au­tor o por tra­tar­se de los fon­dos di­gi­ta­li­za­dos del Pro­yec­to Gu­ten­berg, la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal o la Bi­blio­te­ca Vir­tual Mi­guel de Cer­van­tes, en­tre otros. Y a pe­sar del DRM que uti­li­zan las edi­to­ria­les pa­ra im­pe­dir la co­pia, bas­ta bus­car un tí­tu­lo en Goo­gle pa­ra ver que por in­ter­net cir­cu­lan mu­chos tí­tu­los que pro­vie­nen de versiones es­ca­nea­das de li­bros fí­si­cos. Tam­bién hay bas­tan­te coin­ci­den­cia a la ho­ra de va­ti­ci­nar que, aun­que el con­su­mo de li­bros di­gi­ta­les se­gui­rá au­men­tan­do y aca­ba­rán des­ban­can­do al li­bro fí­si­co en mu­chos sub­sec­to­res edi­to­ria­les, el li­bro en pa­pel no des­apa­re­ce­rá. “El li­bro en pa­pel pa­sa­rá de ser un li­bro de lec­tu­ra a ser un li­bro ob­je­to, un ar­tícu­lo de re­ga­lo, de ar­te o de­co­ra­ción”, au­gu­ra Arant­xa Me­lla­do. Jo­sé An­to­nio Mi­llán cree que ha­brá usua­rios pa­ra ca­da for­ma­to y otros que com­pren am­bos y eli­jan uno u otro en fun­ción del mo­men­to o del con­te­ni­do. “Yo los li­bros del tra­ba­jo los in­ten­to com­prar en di­gi­tal por­que si quie­ro co­piar o se­lec­cio­nar un pá­rra­fo me re­sul­ta más có­mo­do, mien­tras que hay otros li­bros que quie­ro con­ser­var y com­par­tir y pre­fie­ro ad­qui­rir en pa­pel”, co­men­ta. Cla­ro que, se­gún Me­lla­do, to­do es­te avan­ce só­lo se­rá po­si­ble si el lec­tor, el con­su­mi­dor, tie­ne ga­ran­tías de que po­drá com­por­tar­se con el li­bro di­gi­tal igual que ha­ce con el li­bro en pa­pel –con­ser­var su bi­blio­te­ca, com­par­tir­la con su fa­mi­lia, man­te­ner las ano­ta­cio­nes que ha­ga…– y que su in­ver­sión no es en vano.

QUE EXIS­TAN DI­FE­REN­TES FOR­MA­TOS ES UN FRENO PA­RA GA­NAR LEC­TO­RES EN EL 2012 CRE­CIÓ LA OFER­TA DE TÍ­TU­LOS Y BA­JA­RON LOS PRE­CIOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.