SÍ PUE­DES

La Vanguardia - ES - - ED -

Sí, se pue­de cam­biar, po­de­mos rec­ti­fi­car to­do aque­llo que no nos gus­ta de no­so­tros, te­ne­mos las he­rra­mien­tas en nues­tro in­te­rior. Pa­la­bras de Ra­mi­ro Ca­lle

PRE­GUN­TA

Ho­la, me lla­mo Né­li­da y ha­ce po­co tiem­po que aca­bé la ca­rre­ra de Psi­co­lo­gía. En una oca­sión un com­pa­ñe­ro me di­jo que us­ted ha­bía co­men­ta­do que la psi­co­lo­gía oc­ci­den­tal es­ta­ba en pa­ña­les com­pa­ra­da con la orien­tal, que tie­ne mi­les de años. Con lo po­co que he son­dea­do en la psi­co­lo­gía de Orien­te, me he da­do cuen­ta de que se ha in­ves­ti­ga­do la men­te con mu­cha hon­du­ra, sí. Por eso me gus­ta­ría co­men­tar­le que mu­chas ve­ces me de­ja per­ple­ja que se crea que una se ha li­bra­do de ten­den­cias neu­ró­ti­cas, des­pués de ha­ber he­cho to­do pa­ra li­brar­se de ellas, y que lue­go vuel­van a sur­gir igual. ¿Qué di­cen al res­pec­to los psi­có­lo­gos de la an­ti­gua In­dia? Yo mis­ma he lu­cha­do con­tra mis ce­los, pe­ro me des­ani­mo cuan­do re­sur­gen. Son ce­los que no se cen­tran en re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les, sino en los más va­ria­dos as­pec­tos. A ve­ces me sien­to muy in­dig­na por ello y me re­pro­cho. Al prin­ci­pio pen­sa­ba de­cir­le que no pu­bli­ca­ra es­ta car­ta, pe­ro lue­go he pen­sa­do que pue­de es­cla­re­cer as­pec­tos in­tere­san­tes a otras per­so­nas y que ade­más es una for­ma de no atrin­che­rar­me en un fal­so pu­dor.

RES­PUES­TA

Es­ti­ma­da Né­li­da, mu­chas gra­cias por es­cri­bir­me. Es fe­no­me­nal en­con­trar jó­ve­nes con in­quie­tu­des, de­seo­sas de co­no­cer me­jor las pro­fun­di­da­des del al­ma hu­ma­na. Son mu­chos los psi­co­te­ra­peu- tas y psi­quia­tras que han di­cho que la psi­co­lo­gía oc­ci­den­tal es­tá en sus al­bo­res com­pa­ra­da con la de Orien­te. La psi­co­lo­gía del yo­ga, por ejem­plo, tie­ne 7.000 años; la del bu­dis­mo, 2.500 años. Los pri­me­ros me­di­ta­do­res del or­be fue­ron los pri­me­ros yo­guis, que des­cu­brie­ron que en la men­te hay ten­den­cias di­ver­sas: unas por la evo­lu­ción de la es­pe­cie y otras por la his­to­ria per­so­nal. O sea, que en el tras­fon­do de la men­te se van de­po­si­tan­do con­di­cio­na­mien­tos que van ro­ban­do li­ber­tad e in­de­pen­den­cia a nues­tros ac­tos. A ve­ces esas im­pre­sio­nes del in­cons­cien­te son muy po­de­ro­sas y se nos im­po­nen sin ce­sar, e in­clu­so cuan­do cree­mos que es­ta­mos li­bres de ellas, nos vuel­ven a atra­par. Co­mo psi­có­lo­ga sa­bes que hay que par­tir de la acep­ta­ción cons­cien­te de uno mis­mo y lue­go ir po­nien­do los me­dios pa­ra sa­near­nos y ha­llar la ar­mo­nía. De na­da sir­ve des­alen­tar­se o sen­tir des­dén ha­cia uno mis­mo. No te de­jes lle­var por esos fan­tas­mas. Lo im­por­tan­te es que se pue­de ir co­rri­gien­do las ten­den­cias in­sa­nas y cul­ti­van­do las sa­nas. Pe­ro si uno in­ten­ta me­jo­rar, lo con­se­gui­rá. Por eso es­ta sec­ción se lla­ma así. Po­de­mos trans­for­mar­nos pa­ra bien. Dis­po­ne­mos de re­cur­sos pa­ra ello. Por tan­to, no te des­ani­mes cuan­do sur­jan los ce­los o cual­quier otra ten­den­cia un po­co in­sa­na, pe­ro tra­ta de ver có­mo lo ha­ce y de re­sis­tir­te a ella, en lu­gar de fo­men­tar­la de­ján­do­te iden­ti­fi­car y arras­trar. Ce­los, en­vi­dia, odio, va­ni­dad... son ac­ti­tu­des perniciosas que hay que ir de­bi­li­tan­do y tras­cen­dien­do. Tam­bién es­tá el amor, el con­ten­to, el so­sie­go y otras ac­ti­tu­des que cul­ti­var. Es un hermoso tra­ba­jo y co­mo psi­có­lo­ga po­drás ayu­dar a que otros lo con­si­gan. Hay un an­ti­guo y sa­bio ada­gio que re­za: “Po­de­mos con­ver­tir la men­te en un jar­dín o en un erial”. Cuan­do la em­be­lle­ce­mos y ajar­di­na­mos, po­de­mos com­par­tir sus flo­res con los otros. Bu­da de­cía que uno es el cons­truc­tor de su men­te y que uno he­re­da­rá lo que va­ya ha­cien­do con ella. Pe­ro en nin­gún ca­so te cul­pa­bi­li­ces y si­gue in­ten­tán­do­lo. Po­co a po­co los há­bi­tos po­si­ti­vos di­suel­ven a los no­ci­vos, co­mo la luz di­suel­ve la os­cu­ri­dad.

PO­DE­MOS CAM­BIAR PA­RA BIEN, TE­NE­MOS RE­CUR­SOS, NO HAY QUE VE­NIR­SE ABA­JO CUAN­DO SUR­JAN LOS CE­LOS

Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.