QUÉ CU­RIO­SO

Hay quien pien­sa que es me­jor li­mi­tar la cu­rio­si­dad por­que pue­de ser pe­li­gro­sa, pe­ro los ex­per­tos ase­gu­ran que es po­si­ti­va y ne­ce­sa­ria pa­ra ex­plo­rar e in­no­var. Y for­ma par­te del pro­ce­so de ma­du­ra­ción del in­di­vi­duo

La Vanguardia - ES - - ED - ¿Qué sor­pre­sa se ha lle­va­do en la vida sien­do cu­rio­so? Ex­plí­que­lo en La­van­guar­dia.com/es­ti­los-de-vida

Hay quien di­ce que la cu­rio­si­dad es ne­ga­ti­va, pe­ro ¿co­mo se ex­plo­ra, se in­ves­ti­ga, se bus­ca y se ma­du­ra sin cu­rio­si­dad?

Tex­to Jor­di Jar­que ¿Es us­ted cu­rio­so? Pién­se­lo bien an­tes de res­pon­der por­que tal vez lo es más de lo que cree. ¿O nun­ca ha alar­ga­do la ore­ja pa­ra es­cu­char una con­ver­sa­ción pri­va­da ni ha via­ja­do por in­ter­net vi­si­tan­do pá­gi­nas que han lla­ma­do su aten­ción? O lo opues­to, pien­sa que lo es de­ma­sia­do y que la cu­rio­si­dad le pier­de o le dis­trae de sus ob­je­ti­vos. ¿Sos­pe­cha que no le iría mal ser más cu­rio­so de lo que es? ¿Qué ha­cer con la cu­rio­si­dad: nos de­ja­mos lle­var o la con­te­ne­mos? No hay res­pues­tas li­nea­les por par­te de los ex­per­tos con­sul­ta­dos y me­nos en una épo­ca don­de la te­le­vi­sión con sus realitys y las re­des vir­tua­les pa­re­cen ali­men­tar un ti­po de cu­rio­si­dad, una es­pe­cie de vo­yeu­ris­mo emo­cio­nal. Pe­ro los cien­tí­fi­cos tam­bién re­cla­man una ne­ce­sa­ria cu­rio­si­dad pa­ra in­ven­tar y des­cu­brir (que tam­bién pue­de pa­sar a tra­vés de las re­des so­cia­les). Y co­mo si de un va­lor se tra­ta­ra se ha­bla, ade­más, del ne­ce­sa­rio ni­vel de cu­rio­si­dad de una or­ga­ni­za­ción em­pre­sa­rial pa­ra con­quis­tar mer­ca­dos o de­tec­tar de­man­das no sa­tis­fe­chas. Tam­bién hay pre­gun­tas im­pul­sa­das por la cu­rio­si­dad que pue­den pro­du­cir in­co­mo­di­da­des, co­mo con­fie­san los pa­dres an­te las inocen­tes cues­tio­nes de los más pe­que­ños. ¿Qué es? Guillermo Mat­tio­li, pre­si­den­te de la sec­ción de psi­co­lo­gía clí­ni­ca y de la sa­lud del Col·le­gi Oficial de Psi­cò­legs de Ca­ta­lun­ya, acla­ra que la cu­rio­si­dad es una ca­pa­ci­dad ge­ne­ral­men­te aso­cia­da con el de­seo de des­cu­brir, de apren­der có­mo fun­cio­nan las co­sas, de bús­que­da de nue­vas ex­pe­rien­cias y de ex­plo­ra­ción de las pro­pias po­ten­cia­li­da­des. Des­de es­ta pers­pec­ti­va Mat­tio­li dis­tin­gue dos ti­pos de per­so­nas: “Las cu­rio­sas, in­clu­so muy cu­rio­sas, que pue­den lle­gar a con­ce­bir su pro­pia vida co­mo un ex­pe­ri­men­to, y en el otro ex­tre­mo en­con­tra­re­mos otras per­so­nas que re­ser­van su ini­cia­ti­va pa­ra se­guir las ini­cia­ti­vas de otros, de­le­gan­do di­gá­mos­lo así su cu­rio­si­dad”. En el pri­mer ca­so se tra­ta de per­so­nas ac­ti­vas, con de­seos pro­pios y la dis­po­si­ción pa­ra rea­li­zar­los, con ga­nas de vi­vir nue­vas ex­pe­rien­cias y co­no­cer per­so­nas in­tere­san­tes. “Es la oca­sión de des­cu­brir opor­tu­ni­da­des don­de otros no ven na­da”, sos­tie­ne Mat­tio­li. ¿Es tan po­si­ti­va? Al­gu­nos ex­per­tos en psi­co­lo­gía so­cial se han pues­to ma­nos a la obra pa­ra tra­tar de ave­ri­guar si la cu­rio­si­dad efec­ti­va­men­te tie­ne efec­tos po­si­ti­vos, co­mo pa­re­ce ser a pri­me­ra vis­ta. Pa­ra Todd Kash­dan, pro­fe­sor e investigador del de­par­ta­men­to de psi­co­lo­gía del Cen­ter for Cons­cious­ness & Trans­for­ma­tion de la Geor­ge Ma­son Uni­ver­sity en Es­ta­dos Uni­dos, la res­pues­ta es afir­ma­ti­va. Jun­to con sus co­la­bo­ra­do­res reali­zó una in­ves­ti­ga­ción so­bre la cu­rio­si­dad y lle­gó a la con­clu­sión de que las per­so­nas que mos­tra­ban ma­yo­res ni­ve­les de cu­rio­si­dad, ex­pe­ri­men­ta­ban ma­yo­res ni­ve­les de sa­tis­fac­ción en la vida que el res­to de las per­so­nas. Aun­que tam­bién lle­ga­ron a otras con­clu­sio­nes ob­je­to de de­ba­te, co­mo que las per­so­nas me­nos cu­rio­sas ob­tie­nen más pla­cer en ac­ti­vi­da­des he­do­nis­tas co­mo el se­xo y la gas­tro­no­mía, en tan­to que las más cu­rio­sas sus­ten­tan el bie­nes­tar en la bús­que­da del sen­ti­do de la vida. Sea más o me­nos po­si­ti­va, Guillermo Mat­tio­li re­cuer­da que en la psi­co­lo­gía mo­der­na la cu­rio­si­dad go­za de bue­na ima­gen. “Al­gu­nos de los lí­de­res de la lla­ma­da psi­co­lo­gía po­si­ti­va, co­mo Ch­ris­top­her Pe­ter­son y Mar­tin Se­lig­man, en su cues­tio­na­rio VIA ( va­lues in ac­tion in­ven­tory on strenghts) cla­si­fi­can seis “vir­tu­des” des­glo­sa­das en 24 “for­ta­le­zas”, sien­do la cu­rio­si­dad una for­ta­le­za de las que sos­tie­ne la vir­tud co­no­ci­mien­to, jun­to con la crea­ti­vi­dad, el amor al apren­di­za­je, la pers­pec­ti­va y la aper­tu­ra men­tal”. ¿Has­ta qué pun­to es ne­ce­sa­ria? Des­de es­ta pers­pec­ti­va, Fer­nan­do Ar­tal, psi­co­pe­da­go­go, ad­vier­te que la au­sen­cia de cu­rio­si­dad se po­dría en­ten­der co­mo una ca­ren­cia, un dé­fi­cit. “Las per­so­nas que no sien­ten nun­ca cu­rio­si­dad pue­den es­tar vi­vien­do asen­ta­das en la apa­tía”. Y Mò­ni­ca La­pey­ra, psi­có­lo­ga y ex­per­ta en téc­ni­cas de re­la­ja­ción y au­to­co­no­ci­mien­to, re­cuer­da que al es­cri­tor Jo­sé Sa­ra­ma­go se le atri­bu­ye una fra­se en la que di­ce que la ve­jez em­pie­za cuan­do aca­ba la cu­rio­si­dad. “Si una co­sa no me im­por­ta –ex­pli­ca La­pey­ra–, no me ge­ne­ra cu­rio­si­dad; y por lo tan­to, po­de­mos vin­cu­lar la cu­rio­si­dad al amor, co­mo una for­ma de desa­rro­llo, tal co­mo apren­dí de Mar­ce­lo An­to­ni, gran te­ra­peu­ta y maes­tro: aque­llo que me des­pier­ta una atrac­ción o in­te­rés en cual­quie­ra de sus for­mas (in­te­lec­tual, ad­mi­ra­ti­vo, ex­pe­rien­cial, eró­ti­co-sen­sual...)”. Es ne­ce­sa­ria, pe­ro… Efec­tos se­cun­da­rios Ya se ha vis­to que es ne­ce­sa­ria. Pe­ro los ex­per­tos ad­vier­ten que en nom­bre de la cu­rio­si­dad, o con su ex­cu­sa, se pro­du­cen dis­tor­sio­nes. “La cu­rio­si­dad tam­bién es un vi­cio que lle­va a pe­que­ños y gran­des ma­les. Pe­que­ños, cuan­do las per­so­nas se in­mis­cu­yen don­de no las lla­man, co­mo en la vida de los de­más, pe­ro de for­ma li­ge­ra, por ejem­plo el co­ti­lleo. Gran­des, cuan­do ese in­mis­cuir­se les ha­ce per­der las re­la­cio­nes y, lo más gra­ve aún, per­der­se a sí mis­mos”, ex­pli­ca Laia Mon­tse­rrat, psi­có­lo­ga ex­per­ta en me­di­ta­ción zen. Es­ta ex­per­ta co­men­ta que una cu­rio­si­dad mal­sa­na ha­rá que la per­so­na es­té cons­tan­te­men­te in­da­gan­do de for­ma com­pul­si­va, lle­nán­do­se de co­no­ci­mien­tos sin lle­gar a pro­ce­sar­los real­men­te. “Mu­chas ve­ces un ex­ce­so de cu­rio­si­dad in­ves­ti­ga­do­ra de­no­ta una per­so­na­li­dad muy in­se­gu­ra, que pre­ten­de lle­nar con co­no­ci­mien­tos las ca­ren­cias emo­cio­na­les”. Uno

EL 20% TIE­NE UN GEN MU­TA­DO QUE CAU­SA UNA MA­YOR CU­RIO­SI­DAD

de los pro­ble­mas del ser hu­mano es que le cues­ta re­co­no­cer que lo que pue­de co­no­cer es li­mi­ta­do y de­be po­der acep­tar di­cha li­mi­ta­ción. “Por más que se avan­ce en el co­no­ci­mien­to ra­cio­nal, el mis­te­rio de la vida se­gui­rá sien­do irre­so­lu­ble. Acep­tar es­to sin per­der, sin em­bar­go, las ga­nas de ex­plo­rar y co­no­cer, es signo de ma­du­rez per­so­nal”. Pe­ro la ma­du­rez es un es­ta­do que hay que con­quis­tar, por­que a un ni­vel muy mun­dano, “ve­mos mu­chas per­so­nas que sal­tan de una co­sa a otra, van a mul­ti­tud de con­fe­ren­cias, asis­ten a cur­sos de cre­ci­mien­to per­so­nal de to­do ti­po, mo­ti­va­das apa­ren­te­men­te por un an­sia de apren­der. Pe­ro es­ta cu­rio­si­dad no ha­ce más que es­con­der un mie­do al com­pro­mi­so con un tra­ba­jo a fon­do que real­men­te pue­da pro­vo­car un cam­bio real. Se pier­den una vez más en la pe­ri­fe­ria de sí mis­mos, sin lle­gar a co­no­cer su ver­da­de­ro cen­tro. La cu­rio­si­dad mal­sa­na o que ale­ja del sí mis­mo, es per­ni­cio­sa”, ase­gu­ra Laia Mon­tse­rrat. Si bien la cu­rio­si­dad sa­na pue­de par­tir de un ver­da­de­ro de­seo de co­no­ci­mien­to y de­no­ta una gran ca­pa­ci­dad de ma­ra­vi­llar­se an­te la vida, la mal­sa­na par­te de un va­cío in­te­rior que se lle­na con el fis­go­neo, sea del ti­po que sea, aun­que a ve­ces en­ga­ñe a pri­me­ra vis­ta, ex­pli­ca es­ta ex­per­ta. ¿Y si se li­mi­ta? Co­mo la cu­rio­si­dad pue­de ser mal­sa­na, al­gu­nas per­so­nas se plan­tean la ne­ce­si­dad de li­mi­tar­la, pe­ro tam­bién tie­ne sus con­tra­in­di­ca­cio­nes. De al­gu­na ma­ne­ra la cu­rio­si­dad va im­pre­sa en los ge­nes de la hu­ma­ni­dad, se ma­ni­fies­ta en la más tier­na in­fan­cia. “Un ni­ño que no es cu­rio­so tie­ne un gra­ve pro­ble­ma”, se­ña­la Laia Mon­tse­rrat. En los ni­ños la cu­rio­si­dad emer­ge con fuer­za. Los psi­coa­na­lis­tas ex­pli­can que la cu­rio­si­dad se re­mon­ta al co­mien­zo mis­mo de la vida y la co­nec­tan con las ne­ce­si­da­des cor­po­ra­les vi­ta­les, de ahí vie­ne tam­bién esa ten­den­cia a que­rer li­mi­tar­la, a do­mes­ti­car­la. El ni­ño in­ten­ta in­ves­ti­gar áreas prohi­bi­das, pe­ro “si se le cas­ti­ga, es­tas pue­den ad­qui­rir un ai­re si­nies­tro que pue­de in­hi­bir su cu­rio­si­dad, pe­ro con­ser­van­do una fuer­te car­ga de an­sie­dad”, ex­pli­ca Mat­tio­li. Las prohi­bi­cio­nes o la ne­ga­ción de res­pues­tas a las in­can­sa­bles pre­gun­tas in­fan­ti­les “de­frau­dan la con­fian­za del ni­ño en sus pa­dres y lle­van, a su vez, a que el ni­ño ocul­te sus pen­sa­mien­tos”. No pa­re­ce bue­na es­tra­te­gia que­rer li­mi­tar la cu­rio­si­dad, aun­que la mi­to­lo­gía abo­ga por li­mi­tar­la, se mues­tra enemi­ga del co­no­ci­mien­to y lo pre­sen­ta co­mo ten­ta­ción por el sa­ber, re­fle­ja­do en la cul­tu­ra bí­bli­ca con Adán, Eva y la man­za­na, o en la cul­tu­ra grie­ga con la con­de­na a Pro­me­teo por en­se­ñar los se­cre­tos del fuego a los se­res hu­ma­nos. Pa­re­ce que al­gu­nos mi­tos quie­ren ha­cer de con­tra­pe­so al po­der de la ge­né­ti­ca. El gen DRD4-R7 La cu­rio­si­dad tam­bién va con los ge­nes. En la re­vis­ta Na­tio­nal Geo­grap­hic de enero del 2013, se pu­bli­có un ar­tícu­lo de Da­vid Dobbs ti­tu­la­do “Restless ge­nes” (Los ge­nes no des­can­san), en el que se in­ten­ta­ba des­en­tra­ñar es­ta ne­ce­si­dad de ex­plo­rar, el por­qué de la cu­rio­si­dad. “Al­re­de­dor del 20% de los se­res hu­ma­nos tie­nen un gen mu­ta­do que pro­vo­ca esa ne­ce­si­dad com­pul­si­va de ex­plo­rar. Ha­ce que sean más cu­rio­sos e in­quie­tos. Es­te gen, lla­ma­do DRD4-R7, ha­ce que la gen­te sea más arries­ga­da y ex­plo­re nue­vos te­rri­to­rios, prue­be nue­vas co­mi­das, in­da­gue so­bre nue­vas ideas. La gen­te con es­te gen mu­ta­do, cu­ya vida trans­cu­rre en un pe­que­ño pue­blo o lle­va un día a día ru­ti­na­rio, tien­de a mar­chi­tar­se”. El au­tor es­pe­ci­fi­ca que ade­más del gen, es ne­ce­sa­rio es­tar ro­dea­do de unas cir­cuns­tan­cias que fa­vo­rez­can el po­ten­cial de la cu­rio­si­dad. Aun­que al­gu­nos pre­fie­ren re­cha­zar­la. Me­jor no re­cha­zar­la Hay quien re­cha­za la cu­rio­si­dad por­que di­ce que­rer evi­tar los efec­tos se­cun­da­rios an­tes men­cio­na­dos, pe­ro en bas­tan­tes oca­sio­nes se tra­ta tam­bién de una sim­ple ex­cu­sa pa­ra no cam­biar uno mis­mo. Se re­cha­za pa­ra no cam­biar. Mat­tio­li re­cuer­da un ar­tícu­lo de la Re­view of Ge­ne­ral Psy­cho­logy en don­de se afir­ma que al me­nos exis­ten tres ti­pos de jus­ti­fi­ca­cio­nes por las que se quie­re evi­tar la cu­rio­si­dad so­bre no­so­tros mis­mos. Son ra­zo­nes sus­ten­ta­das por el te­mor al con­tras­te o las con­se­cuen­cias que se de­ri­ven de sa­ber al­go más de al­go. Pri­me­ro “Sa­ber al­go que des­co­no­ce­mos pue­de exi­gir­nos cam­biar nues­tras creen­cias. Ten­de­mos a bus­car la in­for­ma­ción que con­fir­ma nues­tras creen- cias y re­cha­zar la que las re­fu­ta”, ex­pli­ca Guillermo Mat­tio­li. Se­gun­do Evi­ta­mos la cu­rio­si­dad pa­ra no sen­tir­nos obli­ga­dos a ha­cer al­go que no desea­mos, co­mo re­fe­rir se­gún qué sín­to­mas al mé­di­co y te­ner que pa­sar por prue­bas do­lo­ro­sas, me­jor no sa­ber. Tam­bién se tra­ta de la fal­ta de gestión de la pér­di­da de con­trol. ¿Qué pa­sa­ría si, pi­ca­dos por la cu­rio­si­dad de la sos­pe­cha, ras­trea­mos los e-mails de nues­tra pa­re­ja? “Cuan­do sen­ti­mos que la in­for­ma­ción nos ex­ce­de y nos an­gus­tia, ten­de­mos a evi­tar­la, que­re­mos sa­ber me­nos”. ex­pli­ca Mat­tio­li. En oca­sio­nes, la op­ción de no que­rer sa­ber pue­de ser útil. “Si prue­bas ge­né­ti­cas pue­den de­cir­le que us­ted tie­ne un ma­yor ries­go de fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar des­pués de la edad de 70 años, ¿eso es in­for­ma­ción útil o só­lo una co­sa más de qué preo­cu­par­se? Si no hay na­da que pue­da ha­cer al res­pec­to, en­ton­ces qui­zás es in­for­ma­ción que só­lo em­peo­ra su ca­li­dad de vida”. Aun­que no sa­ber, tam­bién pue­de ser per­ju­di­cial. “Otras ve­ces nos ha­ce­mos da­ño al evi­tar­la. Si nos ne­ga­mos a ana­li­zar es­te ex­tra­ño lu­nar po­de­mos es­tar re­tra­san­do el tra­ta­mien­to pa­ra el cán­cer. El tru­co con­sis­te en di­fe­ren­ciar qué in­for­ma­ción evi­tar y cuál bus­car. Pe­ro no lo po­de­mos sa­ber an­tes de ob­te­ner la in­for­ma­ción”. Y ter­ce­ro “Evi­ta­mos la cu­rio­si­dad pa­ra elu­dir las emo­cio­nes au­to­crí­ti­cas des­agra­da­bles”, ter­mi­na por enu­me­rar Mat­tio­li. En es­te sen­ti­do hay su­fi­cien­tes ra­zo­nes pa­ra no ser cu­rio­sos res­pec­to a no­so­tros mis­mos o pa­ra evi­tar in­for­ma­ción que po­ne en evi­den­cia nues­tra vul­ne­ra­bi­li­dad. De al­gu­na ma­ne­ra hay que es­tar pre­pa­ra­do pa­ra asu­mir las con­se­cuen­cias de de­jar­se lle­var por la cu­rio­si­dad, pues tie­ne un pre­cio. El pre­cio de la cu­rio­si­dad El ver­da­de­ro cu­rio­so apren­de, “se de­ja mo­di­fi­car por la ob­ser­va­ción rea­li­za­da”, tam­bién afir­ma Mat­tio­li. Y Fer­nan­do Ar­tal aña­de que se tra­ta de im­pli­ca­ción, de in­te­rés. Si no hay in­te­rés, se cae en la va­na ob­ser­va­ción. De al­gu­na ma­ne­ra, la cu­rio­si­dad te mue­ve del lu­gar. Pe­ro tie­ne un pre­cio. Tal vez en la eta­pa ado­les­cen­te es cuan­do se ha­ce más evi­den­te ese im­pul­so de la cu­rio­si­dad y su pro­ce­so de integración. Los ex­per­tos coin­ci­den en que la cu­rio­si­dad no de­ja de te­ner un as­pec­to trans­gre­sor. Es lo que tie­ne tras­pa­sar las fron­te­ras de lo es­ta­ble­ci­do, más allá de la nor­ma­ti­va. ¿Qué su­ce­de si...? La cu­rio­si­dad es el com­bus­ti­ble pa­ra ir más allá. En sí no es bue­na ni es ma­la, opi­na Marc Ló­pez, un ado­les­cen­te de 16 años que ya ha vi­vi­do en tres paí­ses dis­tin­tos en cul­tu­ras tam­bién di­fe­ren­tes. Ase­gu­ra que la cu­rio­si­dad es muy atrac­ti­va pa­ra los ado­les­cen­tes. “Te per­mi­te en­con­trar co­sas nue­vas, pro­gre­sar, en­ten­der y es ex­ci­tan­te po­der tran­si­tar por lo no co­no­ci­do. En di­fe­ren­tes ni­ve­les to­do el mun­do es cu­rio­so pe­ro tie­nes que te­ner cla­ro cuán­to es­tás dis­pues­to a dar a cam­bio de sa­tis­fa­cer tus pre­gun­tas”. Y cuan­do se cum­plen años, hay quién se pre­gun­ta, ¿qué su­ce­de­rá es­te año? ¿Se­rá igual que has­ta aho­ra o hay co­sas que cam­bia­rán? ¿No le pi­ca la cu­rio­si­dad?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.