CREAR

La Vanguardia - ES - - ED - JO­SÉ AN­TO­NIO MARINA es@la­van­guar­dia.es

Des­pre­ciar a los que ha­blan otra len­gua es una ma­nía atá­vi­ca y uni­ver­sal que nos en­fren­ta. Re­fle­xio­nes de Jo­sé An­to­nio Marina

En el za­guán de en­tra­da al Museo de Ar­te Po­pu­lar, en Mé­xi­co, leo una ex­pre­sión de bien­ve­ni­da es­cri­ta en do­ce idio­mas dis­tin­tos, ha­bla­dos por an­ti­guos pue­blos de la zo­na. Me ad­mi­ra esa fer­ti­li­dad lin­güís­ti­ca. Po­si­ble­men­te han exis­ti­do mas de 10.000 len­guas. En la ac­tua­li­dad se cal­cu­la que se ha­blan unas seis mil, pe­ro mu­chas de ellas es­tán en pe­li­gro de ex­tin­ción. Sal­go del museo in­tri­ga­do por el re­cha­zo a en­ten­der­se de las di­fe­ren­tes tri­bus. Los ma­yas de Yu­ca­tán lla­ma­ban a los in­va­so­res tol­te­cas nu­noh, los mu­dos; y los ma­yas cal­chi­que­les se re­fie­ren a otros ma­yas co­mo los tar­ta­mu­dos. Los az­te­cas, por su par­te, tam­bién lla­ma­ban a las gen­tes que es­tán al sur de Ve­ra­cruz no­noual­ca, los mu­dos. El des­pre­cio ha­cia los que ha­blan otra len­gua no es una ex­clu­si­va de los an­ti­guos pue­blos me­xi­ca­nos, sino una ma­nía atá­vi­ca y uni­ver­sal. Son bár­ba­ros, bal­bu­cean, no sa­ben ha­blar. Los es­la­vos de Eu­ro­pa lla­man a su vecino ale­mán ne­mec, el mu­do. Di­ce el his­to­ria­dor Fer­nán­dez-Ar­mes­to, que la ma­yo­ría de los idio­mas no tie­nen un tér­mino pa­ra ser hu­mano, lo su­plen con el que de­sig­na a sus pro­pios ha­blan­tes. En Ba­li, ser ba­li­nés es si­nó­ni­mo de ser hu­mano. Só­lo se pue­de lla­mar hom­bre a un ex­tran­je­ro cuan­do ad­quie­re la cul­tu­ra ba­li­ne­sa. Los lin­güis­tas sa­ben que si un gru­po se se­pa­ra de otro, al ca­bo de cier­to tiem­po sus len­gua­jes se han di­fe­ren­cia­do. Que­re­mos dis­tin­guir­nos de los de­más, aún a cos­ta de en­fren­tar­nos. “La idea de que to­dos los pue­blos del mun­do for­man una hu­ma­ni­dad úni­ca –es­cri­be Fin­kiel­kraut– no es, cier­ta­men­te, con­sus­tan­cial al gé­ne­ro hu­mano. Es más, lo que ha dis­tin­gui­do du­ran­te mu­cho tiem­po a los hom­bres de las de­más es­pe­cies es pre­ci­sa­men­te que no se re­co­no­cían unos a otros”. Por eso, lo pro­pio del hom­bre era re­ser­var ce­lo­sa­men­te el tí­tu­lo de hom­bres ex­clu­si­va­men­te pa­ra su co­mu­ni­dad. Los zu­lúes lla­man a las de­más tri­bus ani­ma­les y se re­ser­van pa­ra ellos el tí­tu­lo de hom­bre. Pa­ra los in­dí­ge­nas an­di­nos, has­ta hoy, el fo­ras­te­ro es la ima­gen del dia­blo. Bur­ki­na Fa­so sig­ni­fi­ca li­te­ral­men­te el país de los hom­bres dig­nos. Hay siem­pre una ten­den­cia a des­pre­ciar al vecino. He­mos ol­vi­da­do que to­dos des­cen­de­mos de un pe­que­ño gru­po de aventureros que aban­do­nó Áfri­ca ha­ce unos 90.000 años, atra­ve­san­do Ara­bia. Par­te de ese gru­po fue ha­cia el oes­te y co­lo­ni­zó Eu­ro­pa. Otra par­te, lle­gó a Aus­tra­lia. Y un ter­cer gru­po mar­chó al nor­des­te atra­ve­san­do Chi­na y Siberia y ocu­pa­ron el con­ti­nen­te ame­ri­cano. ¡Fan­tás­ti­cos via­jes! To­dos los hu­ma­nos so­mos pri­mos, pe­ro aca­ba­mos por no co­no­cer­nos ni en­ten­der­nos. Los di­ver­sos gru­pos de la tri­bu ban­tú, al sur de Áfri­ca, con­si­de­ran a los blan­cos in­fra­hu­ma­nos, ni si­quie­ra se re­fe­rían a ellos co­mo per­so­nas. Ellos se lla­man a sí mis­mo el pue­blo ele­gi­do. Los he­breos tam­bién. Hei­deg­ger (¡el fi­ló­so­fo más im­por­tan­te del si­glo XX pa­ra al­gu­nos!) es­cri­bió que los pue­blos ne­gros, por ejem­plo, los ca­fres, no te­nían his­to­ria o, en to­do ca­so, te­nían la his­to­ria de los mo­nos y de los pá­ja­ros, es de­cir, una his­to­ria na­tu­ral, zoo­ló­gi­ca. Los na­zis lla­ma­ban ho­múncu­los a los ju­díos. Co­men­tan­do los ho­rro­res de la gue­rra de Bos­nia, Rorty es­cri­be: “Los ase­si­nos y vio­la­do­res ser­bios no con­si­de­ran que vio­len los de­re­chos hu­ma­nos. Por­que ellos no ha­cen es­tas co­sas a otros se­res hu­ma­nos, sino a mu­sul­ma­nes. Ellos no son in­hu­ma­nos, sino que dis­cri­mi­nan en­tre los ver­da­de­ros hu­ma­nos y los pseu­do­hu­ma­nos”.

DES­PRE­CIAR A LOS QUE HA­BLAN OTRA LEN­GUA ES UNA MA­NÍA ATÁ­VI­CA Y UNI­VER­SAL QUE NOS EN­FREN­TA Y SE­PA­RA

An­te es­ta si­tua­ción, com­pren­de­rán mi in­te­rés por es­cri­bir la his­to­ria de la fa­mi­lia hu­ma­na. Nues­tra ge­nea­lo­gía co­mún.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.