EL PE­LU­CHE DE JA­NE GOO­DALL

To­do co­men­zó con un pe­lu­che que le re­ga­ló un ami­go in­vi­den­te. Él creía que era un chim­pan­cé pe­ro, ¡te­nía co­la! Des­de en­ton­ces la pri­ma­tó­lo­ga británica via­ja con él o con mu­ñe­qui­tos pa­re­ci­dos

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Margarita Puig Fo­tos Mané Es­pi­no­sa

La pri­ma­tó­lo­ga británica mues­tra el pe­lu­che que le re­ga­ló un ami­go in­vi­den­te

“EL ORI­GI­NAL HA IDO A 60 PAÍ­SES Y LO HAN TO­CA­DO 4 MI­LLO­NES DE PER­SO­NAS” “MIS PE­QUE­ÑOS MR. H. ME AYU­DAN A SON­REÍR Y A PEN­SAR”

El pe­lu­che que Ja­ne Goo­dall ado­ra por en­ci­ma de to­dos los que co­lec­cio­na se lla­ma Mr. H. Ori­gi­nal. Y no es só­lo un mu­ñe­co. La pri­ma­tó­lo­ga ase­gu­ra que no pue­de con­si­de­rar­lo un pe­lu­che sin más por­que tie­ne su pro­pia his­to­ria, que co­men­zó cuan­do en 1996 su gran ami­go Gary Haun se lo re­ga­ló pa­ra su cum­plea­ños. Haun, que per­dió la vis­ta cuan­do te­nía 25 años, le ase­gu­ró que creía que le es­ta­ba re­ga­lan­do un chim­pan­cé así que ella le in­di­có don­de es­ta­ba la co­la y le di­jo: “No hay ex­cu­sas, Gary… ¡los chim­pan­cés no tie­nen co­la!”. Goo­dall aun se ríe ex­pli­can­do que, muy con­ven­ci­do, su ami­go le res­pon­dió: “No im­por­ta… llé­va­lo don­de sea que va­yas, y así sa­brás que mi es­pí­ri­tu es­tá con­ti­go”. Es­to es lo que le gus­ta de su que­ri­do Mr. H., que le re­cuer­da a su ami­go Gary, una per­so­na que con­si­de­ra muy es­pe­cial por­que “cuan­do se que­dó sin vi­sión apren­dió a ha­cer tru­cos de ma­gia, y sien­do in­vi­den­te se con­vir­tió en un gran ma­go. Cuan­do ha­ce shows pa­ra ni­ños, ¡no se dan cuen­ta de que es cie­go has­ta el fi­nal! Él les cuen­ta que tam­bién ha apren­di­do a bu­cear, a ha­cer es­quí de fon­do, golf, ju­do y karate con el men­sa­je fi­nal de: “No te des por ven­ci­do cuan­do pa­sa al­go ma­lo en tu vida. Si te es­fuer­zas, pue­des su­pe­rar la ma­yo­ría de los obs­tácu­los”. Pe­ro Mr. H. Ori­gi­nal, que es­tá ma­yor y ya ha vi­si­ta­do 60 paí­ses (“y ha si­do to­ca­do por más de cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas, que se han be­ne­fi­cia­do así de las bue­nas vi­bra­cio­nes de Gary”, cuen­ta Goo­dall), ya no pue­de via­jar por to­do el mun­do. Lo si­gue ha­cien­do sin pau­sa es­ta an­tro­pó­lo­ga británica na­ci­da en 1934, aho­ra acom­pa­ña­da por Mr. H Ju­nior, y en sus au­sen­cias, lle­nan su va­cío nue­vos Mr. H. (a ve­ces osos, otras mo­nos...) que va ad­qui­rien­do por to­do el pla­ne­ta y am­plian­do es­ta fa­mi­lia de pe­lu­ches que, se­gún Goo­dall, es­tá “pa­ra ha­cer son­reír y re­fle­xio­nar a mu­chos, que es aho­ra lo que ne­ce­si­ta­mos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.