He­mos cam­bia­do... pe­ro no tan­to

La Vanguardia - ES - - ED - Fè­lix Ba­dia Sub­di­rec­tor Es-

Las re­la­cio­nes en­tre los se­xos han cam­bia­do en las úl­ti­mas dé­ca­das y lo es­tán ha­cien­do día a día, pe­ro tal vez a una ve­lo­ci­dad me­nor de lo que a ve­ces pa­re­ce. Un ejem­plo: a me­dia­dos del si­glo XX era ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil que un hom­bre y una mu­jer for­ma­ran pa­re­ja si ella era mu­cho ma­yor que él, y, en cual­quier ca­so, si se pro­du­cía es­ta unión, era muy mal vis­ta. Cua­dra­ba con la so­cie­dad pa­triar­cal del mo­men­to: den­tro del com- ple­jo sis­te­ma pa­ra ase­gu­rar la po­si­ción pre­emi­nen­te mas­cu­li­na, lo desea­ble era que, en la pa­re­ja, el hom­bre fue­ra al­go ma­yor que la mu­jer. En 1975 la edad más ha­bi­tual pa­ra ca­sar­se era de 24 años en los hom­bres y de 22 en las mu­je­res. Hoy las co­sas han cam­bia­do... en par­te. De he­cho, la edad más fre­cuen­te pa­ra ca­sar­se –pa­ra los que aún op­tan por ca­sar­se, cla­ro– es de 31 años en los hom­bres y 30 en la mu­je­res, una di­fe­ren­cia me­nor que en los años se­ten­ta. Y los ca­sos en que ellas se em­pa­re­jan con hom­bres sen­si­ble­men­te me­no­res em­pie­zan a ver­se con cier­ta fre­cuen­cia. La pro­gre­si­va nor­ma­li­za­ción del pa­pel de las mu­je­res en la so­cie­dad y la cons­ti­tu­ción de se­gun­das o ter­ce­ras unio­nes tie­nen mu­cho que ver con ello. Pe­ro que se vean con una cier­ta fre­cuen­cia no quie­re de­cir que no ha­ya re­ce­los. Pa­ra eso y pa­ra mu­chas otras co­sas aún fal­ta mu­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.