DE LA IMI­TA­CIÓN A LA EM­PA­TÍA

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Pa­ra po­der adap­tar­nos a un me­dio cam­bian­te y de na­tu­ra­le­za so­cial re­sul­ta muy im­por­tan­te que po­da­mos en­ten­der a los de­más. Pa­ra que las in­ter­ac­cio­nes sean flui­das y po­si­ti­vas, la com­pren­sión de las otras per­so­nas no tie­ne que que­dar­se en la me­ra ca­pa­ci­dad pa­ra en­ten­der sus pen­sa­mien­tos, sus in­ten­cio­nes o la razón que les lle­va a ac­tuar de una ma­ne­ra de­ter­mi­na­da, sino que tie­ne que ir más allá: de­be­mos em­pa­ti­zar con ellas. La em­pa­tía es la ca­pa­ci­dad que desa­rro­lla una per­so­na pa­ra em­pla­zar­se en el lu­gar de otro, pa­ra com­pren­der lo que el otro sien­te y sin­to­ni­zar con sus emo­cio­nes. Se tra­ta de un es­ta­do en el que se es cons­cien­te de que la cau­sa de la emoción que ex­pe­ri­men­ta­mos ra­di­ca en la ob­ser­va­ción de la emoción en el otro. La em­pa­tía es di­fe­ren­te del sim­ple con­ta­gio emo­cio­nal. Nues­tro ce­re­bro es­tá pre­pa­ra­do pa­ra la em­pa­tía. Hay dos re­gio­nes ce­re­bra­les de gran im­por­tan­cia: la cor­te­za cin­gu­la­da an­te­rior y la ín­su­la an­te­rior. Es­ta par­te de nues­tro ce­re­bro tam­bién es crítica pa­ra la per­cep­ción de lo que sen­ti­mos so­bre nues­tro cuer­po y pa­ra pro­ce­sar la in­for­ma­ción emo­cio­nal. Por ejem­plo, se ac­ti­van cuan­do sen­ti­mos do­lor, y tam­bién cuan­do nos da­mos cuen­ta de que otra per­so­na sien­te do­lor. No obs­tan­te, es im­por­tan­te te­ner pre­sen­te que nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra po­ner­nos en la piel del otro es­tá mo­du­la­da por di­fe­ren­tes fac­to­res. Uno de ellos es la per­cep­ción de justicia. En es­te sen­ti­do, se ha po­di­do com­pro­bar que cuan­do se ob­ser­va que una per­so­na que ha mos­tra­do una con­duc­ta in­jus­ta y re­pro­cha­ble ha­cia otros sien­te do­lor, la ac­ti­va­ción de las re­gio­nes car­di­na­les pa­ra la em­pa­tía de­ja pa­so a la ac­ti­va­ción de otras par­tes de nues­tro ce­re­bro que se en­cuen­tran más vin­cu­la­das con la per­cep­ción del pla­cer co­mo, por ejem­plo, una pe­que­ña re­gión si­tua­da en la ba­se del ce­re­bro de­no­mi­na­da nú­cleo ac­cum­bens.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.