LEYENDAS CA­NA­RIAS

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Cam­pos Elíseos, is­las Afor­tu­na­das, jar­dín de las Hes­pé­ri­des… Las is­las Ca­na­rias se han aso­cia­do a to­do ti­po de mi­tos, has­ta el pun­to de que du­ran­te la edad me­dia se afir­ma­ba que allí se en­con­tra­ba el pa­raí­so, se­gún la le­yen­da de san Bran­dán. Sin em­bar­go, una vez ex­plo­ra­das, que­dó cla­ro que eran de ori­gen vol­cá­ni­co y que en ellas ha­bi­ta­ba una gran can­ti­dad de pe­rros (de ahí el nom­bre can-arias, tie­rra de ca­nes). En fin, que pa­ra los gus­tos de la épo­ca, dis­ta­ban mu­cho de ser el pa­raí­so. Sin em­bar­go, los tiem­pos cam­bian, y hoy son mul­ti­tud los que via­jan a lu­ga­res co­mo Las Pal­mas en bus­ca del ve­rano eterno de sus pla­yas. Quie­nes re­ca­lan en la ciu­dad, des­cu­bren pron­to que su cen­tro neu­rál­gi­co se en­cuen­tra en la pla­za de San­ta Ana, que ade­más de ser el lu­gar don­de se al­za la Ca­sa de Colón, es el pun­to en el que se fun­dó la po­bla­ción. De ahí que al­re­de­dor se dis­pon­gan la Ca­sa Con­sis­to­rial y el Palacio Epis­co­pal, ade­más de una ecléc­ti­ca ca­te­dral. La va­rie­dad de es­ti­los que ex­hi­be la ba­sí­li­ca se ex­pli­ca por la fal­ta de fon­dos que pa­ra­li­zó la obras de fi­na­les del si­glo XVI has­ta el XVIII. En el mis­mo ba­rrio de Vegueta tam­bién se pue­den ras­trear los pa­sos de una gran fi­gu­ra: la del es­cri­tor Be­ni­to Pé­rez Gal­dós. Por un la­do es­tá la Ca­sa-Museo en la que vi­vió has­ta los 19 años, que más allá de la his­to­ria del au­tor de los Epi­so­dios na­cio­na­les, per­mi­te en­ten­der la vida y las cos­tum­bres en una fa­mi­lia aco­mo­da­da de mi­tad del XIX. El má­xi­mo ex­po­nen­te del rea­lis­mo li­te­ra­rio en len­gua cas­te­lla­na tam­bién es hon­ra­do con un tea­tro que lle­va su nom­bre al lí­mi­te del ba­rrio de Tria­na.

Al igual que la Tria­na se­vi­lla­na, la de Las Pal­mas res­pi­ra vi­ta­li­dad, si bien tie­ne un to­que al­go me­nos po­pu­lar y más se­ño­rial que el ba­rrio an­da­luz. Pa­ra ilus­trar es­ta idea, na­da co­mo contemplar el Ga­bi­ne­te Li­te­ra­rio, un im­pre­sio­nan­te edi­fi­cio blan­co de per­fil mo­der­nis­ta que aco­ge ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les de di­ver­sa te­má­ti­ca y ofre­ce una te­rra­za ideal pa­ra ver có­mo pa­sa la vida to­man­do un ca­fé. El otro ilus­tre hi­jo de Gran Ca­na­ria, tam­bién con­ve­nien­te­men­te ho­me­na­jea­do, es Al­fre­do Kraus. Al te­nor se le de­di­có el au­di­to­rio que hay jun­to al mar al no­roes­te de la ciu­dad. Por eso el edi­fi­cio con­ce­bi­do por Òscar Tus­quets pre­sen­ta una se­rie de mo­ti­vos ma­ri­ne­ros in­cor­po­ra­dos a su de­co­ra­ción. Al­go más al nor­te, si­guien­do el pa­seo de Las Can­te­ras, es pro­ba­ble que en­con­tre­mos a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de a los sur­fis­tas in­ten­tan­do ca­bal­gar las olas en la rom­pien­te, mien­tras las pri­me­ras ta­pas ha­cen su apa­ri­ción en los bu­lli­cio­sos ba­res de La Is­le­ta, el ba­rrio de pes­ca­do­res cons­trui­do so­bre la pe­nín­su­la del nor­te de la ciu­dad, cer­ca al la­do del di­ná­mi­co Puer­to de la Luz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.