AL VOL­VER LA VIS­TA ATRÁS

El va­lle del Col­cha­gua, al sur de San­tia­go de Chi­le, re­bus­có en su pa­sa­do agrí­co­la y se ha rein­ven­ta­do con for­tu­na co­mo uno de los des­ti­nos que los aman­tes del vino y de las gran­des ha­cien­das ha­lla­rán de lo más ju­go­so y afru­ta­do LOS PLA­CE­RES SEN­CI­LLOS

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to y fo­tos Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Al sur de San­tia­go de Chi­le, a unas tres ho­ras de via­je, se abre el va­lle de Col­cha­gua, que en len­gua mal­pu­che sig­ni­fi­ca “de las pe­que­ñas la­gu­nas”. En él con­flu­yen los ríos Tin­gui­ri­ri­ca y Azu­fre, que co­rren des­de la cor­di­lle­ra de los An­des has­ta el mar. La dis­tan- cia que se­pa­ra las mon­ta­ñas del Pa­cí­fi­co su­pera por po­co los 100 km, crean­do un cli­ma tem­pla­do que con­vier­te es­tas tie­rras en muy ap­tas pa­ra el cul­ti­vo. El pai­sa­je es ne­ta­men­te agrí­co­la, con cam­pos bien cui­da­dos y gran­des ex­ten­sio­nes de vi­ñas que, du­ran­te el oto­ño chi­leno, se ti­ñen de ro­jo in­ten­so, color que anun­cia la no­ta car­me­sí de las co­pas que con­ten­drán el vino car­mé­nè­re, una va­rie­dad de uva en­dé­mi­ca de la zo­na.

Des­de el año 2002, Col­cha­gua ha co­no­ci­do un am­plio desa­rro­llo de la in­dus­tria del vino, pro­mo­cio­na- da a tra­vés de pro­duc­tos tu­rís­ti­cos bien ca­rac­te­ri­za­dos, pe­ro a de­cir ver­dad, fue­ron los in­cas los pri­me­ros en des­cu­brir las po­si­bi­li­da­des del fér­til sub­sue­lo. Más tar­de, los es­pa­ño­les em­pe­za­ron a re­par­tir es­tas tie­rras en­tre los más dis­tin­gui­dos ofi­cia­les, pe­ro no fue has­ta la in­de­pen­den­cia de Chi­le, cer­ti­fi­ca­da el año 1810, que las fa­mi­lias tra­di­cio­na­les del país em­pe­za­ron a ad­qui­rir ex­ten­sas por­cio­nes de te­rreno, don­de edi­fi­ca­ron man­sio­nes es­pec­ta­cu­la­res. Se da el ca­so cu­rio­so de que el chi­leno de al­to po­der ad­qui­si­ti­vo pre­fe­ría in­ver­tir en gran­des ha­cien­das a cons­truir vi­vien­das sun­tuo­sas en la ciu­dad. Pue­de que es­ta pre­di­lec­ción por la vida en el cam­po de­ri­va­ra del he­cho de que San­tia­go fue­ra con­ce­bi­da al prin­ci­pio más co­mo pla­za mi­li­tar que co­mo ciu­dad co­lo­nial. O, sim­ple­men­te, que el amor por los es­pa­cios abier­tos es­tu­vie­ra de­ma­sia­do arrai­ga­do en el al­ma chi­le­na, que tie­ne en el hua­so –esa mez­cla en­tre cam­pe­sino y ji­ne­te, pro­pia del país– su máxima ex­pre­sión.

El mun­do te­nía po­cas no­ti­cias del va­lle de Col­cha­gua has­ta el año 1972, cuan­do ocu­rrió el mi­la­gro de los An­des: un avión que trans­por­ta­ba un equi­po uru­gua­yo de rugby ca­yó don­de las nie­ves per­pe­tuas, pe­ro 16 ocu­pan­tes fue­ron res­ca­ta­dos con vida. El pri­mer pun­to don­de tu­vie­ron con­tac­to con la ci­vi­li­za­ción fue en San Fer­nan­do, la ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Col­cha­gua, y aun­que hoy se pue­de rea­li­zar el “trek­king de la uru­gua­ya” has­ta el lu­gar del ac­ci­den­te, es la po­bla­ción de San­ta Cruz la que se lle­va la par­te del león con la Ru­ta del Vino. En bue­na par­te el mé­ri­to es del em­pre­sa­rio Car­los Car­doen, que hi­zo for­tu­na con la ven­ta de ar­mas en los años ochen­ta. Una his­to­ria con­fu­sa, que incluye en­tre sus pro­ta­go­nis­tas a Sa­dam Hu­sein y a EE.UU., hi­zo que aca­ba­ra con una or­den in­ter­na­cio­nal de cap­tu­ra que aun le im­pi­de sa­lir del país, fo­ca­li­zán­do­se en el desa­rro­llo de su ciu­dad na­tal, San­ta Cruz. El lu­gar vi­vi­ría el rit­mo so­ño­lien­to de pro­vin­cias, aquel que aún se res­pi­ra en el añe­jo Club So­cial de la pla­za de Ar­mas, si no fue­ra por el ho­tel, el ca­sino y el museo que se cons­tru­yó ahí. El museo es lo más sor­pren­den­te, tan­to por la ex­ten­sión co­mo por el con­te­ni­do; en una in­ter­mi­na­ble sucesión de sa­las, apa­re­cen des­de los fó­si­les ma­ri­nos de Bahía In­gle­sa has­ta los equi­pos uti­li­za­dos en el res­ca­te de los mi­ne­ros atra­pa­dos en Ata­ca­ma en el 2006. Y ha­blan­do de fe­chas, San­ta Cruz to­da­vía acu­sa los es­tra­gos del te­rre­mo­to del año 2010, si bien es cier­to que quien lle­ga has­ta Col­cha­gua lo ha­ce atraí­do an­tes por el vino que por el mor­bo.

La ce­pa emblemática de la re­gión es la car­mé­nè­re, aun­que tam­bién hay otras va­rie­da­des. Lo di­ver­ti­do del ca­so es que se la da­ba por des­apa­re­ci­da has­ta los años vein­te, cuan­do se com­pro­bó que se tra­ta­ba de una va­rie­dad ori­gi­nal y no de un mer­lot de cu­rio­so bou­quet gra­cias al te­rreno. El vino ela­bo­ra­do con es­ta uva tie­ne mu­cha es­pe­cia en na­riz y fuer­te as­trin­gen­cia, co­sa que lo con­vier­te en ideal pa­ra acom­pa­ñar los asa­dos. Los vi­nos de me­jor ca­li­dad se ob­tie­nen en el sub­va­lle de Apal­ta, don­de hay sue­los con buen dre­na­je, idea­les pa­ra el car­mé­nè­re. El sau­vig­non blan­co, el char­don­nay y el mer­lot tam­bién se dan bien en Col­cha­gua.

De to­do ello dan bue­na cuen­ta las vi­si­tas guia­das por las vi­ñas y las bo­de­gas de em­pre­sas co­mo Mon­tes, Mont­gras o La­pos­to­lle, en las que no fal­tan abun­dan­tes tu­ris­tas bra­si­le­ños que re­cién des­cu­bren la cul­tu­ra del vino, de­ta­lle que se evi­den­cia cuan­do pre­gun­tan al ver las ba­rri­cas don­de en­ve­je­ce: “¿Es­tán lle­nas o só­lo las po­nen pa­ra las fo­tos?”. Su des­co­no­ci­mien­to tie­ne un mo­ti­vo: una bo­te­lla de vino que en Chi­le cues­ta 16 eu­ros, en Bra­sil se ven­de a 50 eu­ros gra­cias (o por cul­pa) a los im­pues­tos.

Enor­mes ex­ten­sio­nes de vi­ñe­dos en el va­lle del Col­cha­gua, don­de cre­ce la uva au­tóc­to­na car­mé­nè­re

Aba­jo, las mon­ta­ñas de los An­des, con nie­ves per­pe­tuas que ro­dean el va­lle

A la de­re­cha, la pla­za prin­ci­pal de San­ta Cruz. Al la­do, el gran museo de la ciu­dad, don­de se ex­hi­ben to­do ti­po de cu­rio­si­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.