AU­TO­CON­TROL ANIMAL

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

San­tino es un chim­pan­cé que vi­ve en un lu­gar muy ale­ja­do de su há­bi­tat na­tu­ral. El zoo de Fu­ru­vik, en Sue­cia, es su actual do­mi­ci­lio. Y pa­re­ce ser que no se lle­va bien con sus vi­si­tan­tes nór­di­cos. Pe­ro lo que ha he­cho fa­mo­so a San­tino no es su ca­rác­ter hu­ra­ño. Por el con­tra­rio, es­te chim­pan­cé es­tá sien­do ob­je­to de es­tu­dio por su ca­pa­ci­dad de au­to­con­tro­lar su ira y ejer­cer su de­re­cho a la pa­ta­le­ta de for­ma más so­fis­ti­ca­da de lo ha­bi­tual. En vez de gru­ñir y dar gol­pes con­tra las pa­re­des de su pri­sión, San­tino re­co­lec­ta pa­cien­te­men­te mu­ni­cio­nes du­ran­te to­da la ma­ña­na. Con ges­to muy tran­qui­lo y –en teo­ría­na­da en­fa­da­do, amon­to­na pie­dras y tro­cos de ce­men­to. Des­pués, cuan­do los ni­ños y adul­tos vie­nen a ob­ser­var­le y se acer­can mu­cho –ig­no­ran­do los car­te­les que previenen de la ca­pa­ci­dad ar­ti­lle­ra del pri­ma­te– les arro­ja to­dos los pro­yec­ti­les que ha ate­so­ra­do con cer­te­ra pun­te­ría. En un tra­ba­jo pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Cu­rrent Bio­logy acer­ca de San­tino se re­se­ña que es­ta es la pri­me­ra vez que se pue­de ob­ser­var es­truc­tu­ra­da­men­te una con­duc­ta que su­po­ne tal gra­do de au­to­do­mi­nio emo­cio­nal en chim­pan­cés. Pe­ro la au­to­rre­gu­la­ción en ani­ma­les ha si­do es­tu­dia­do des­de ha­ce tiem­po. Des­de los pio­ne­ros es­tu­dios en los años se­ten­ta de M. J. Ra­leigh, se sa­be por ejem­plo que los ma­ca­cos do­mi­nan­tes en un gru­po tien­den a mos­trar una con­duc­ta de au­to­do­mi­nio y, sin em­bar­go, los su­bor­di­na­dos sue­len ser más im­pul­si­vos. Se­gún Ra­leigh y otros etó­lo­gos, es­to per­mi­te a los si­mios que es­tán en ni­ve­les ba­jos del gru­po de­jar­se lle­var por sus ne­ce­si­da­des arre­ba­tan­do, por ejem­plo, la co­mi­da a un in­di­vi­duo de ma­yor ran­go. Al­go que pue­de re­sul­tar adap­ta­ti­vo cuan­do no se tie­ne na­da que per­der. Sin em­bar­go, los que es­tán más al­tos en la je­rar­quía ha­cen bien en au­to­con­tro­lar­se, por­que la in­ca­pa­ci­dad cró­ni­ca pa­ra do­mi­nar la agre­si­vi­dad pue­de de­ter­mi­nar que un in­di­vi­duo pierda su integración en el gru­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.