Has­ta que la cul­tu­ra nos se­pa­re

Dos per­so­nas de orí­ge­nes y cos­tum­bres muy di­fe­ren­tes se enamo­ran, eso es fá­cil; su­pe­rar las ba­rre­ras culturales y con­so­li­dar la re­la­ción ya no lo es tan­to

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Mar­ta Me­jía

Cuan­do Ra­jiv ex­pli­có a su madre que see ha­bía enamo­ra­do de So­nia, una es­tu­dian­te ita­lia­na, alia­na, In­di­ra de­ci­dió in­vi­tar­la a Del­hi a pa­sar un año de prue­ba mien­tras su hi­jo ter­mi­na­ba los es­tu­dios en Cam­brid­ge. Gra­cias a su ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción y a la ex­ce­len­te re­la­ción que se es­ta­ble­ció en­tre ellas, In­di­ra dio su apro­ba­ción pa­ra ara la bo­da. La nue­va pa­re­ja no te­nía as­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas cuan­do de­ci­dió em­pren­der su vida en co­mún pe­ro los acon­te­ci­mien­tos del país y los ava­ta­res ares de la emblemática fa­mi­lia Neh­ru-Gand­hi la lle­va­ron a ella a con­ver­tir­se en la pre­si­den­ta del par­ti­do del Con­gre­so, tras ser ase­si­na­do su ma­ri­do. o. Al­go in­só­li­to en una cul­tu­ra en la que la unión de e un hi­jo o hi­ja con un o una oc­ci­den­tal no su­po­ne e mo­ti­vo de es­pe­cial re­go­ci­jo pa­ra los pa­dres e in­clu­so uso pue­de ser con­si­de­ra­do co­mo una afren­ta a la esen­cia de las creen­cias y tra­di­cio­nes pro­pias. De he­cho, la con­di­ción de ita­lia­na y ca­tó­li­ca de So­nia le oca­sio­nó gran­des crí­ti­cas y con­flic­tos en el con­ti­nen­te in­dio, sin que es­to pu­die­se afec­tar su re­la­ción de pa­re­ja. Una his­to­ria de amor, de la unión de dos culturales muy dis­tin­tas que no fue­ron óbi­ce pa­ra que la pa­re­ja per­ma­ne­cie­se jun­ta y uni­da has­ta el fa­tal desen­la­ce. Una his­to­ria que re­crea Ja­vier Mo­ro en El sa­ri in­dio (Seix Ba­rral). An­ti­gua­men­te, la gen­te se ca­sa­ba con un co­no­ci­do o con un pariente. Las fa­mi­lias se co­no­cían, com­par­tían la cul­tu­ra y, por su­pues­to, ha­bla­ban el mis­mo idio­ma. Al­gu­nos so­ció­lo­gos afir­man que los cam­bios en las re­la­cio­nes so­cia­les y eco­nó­mi­cas pro­pios de los si­glos XIX y XX am­plia­ron los cri­te­rios en la elec­ción y acep­ta­ción de la pa­re­ja. Otros in­clu­so se­ña­lan que, tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, una es­pe­cie de fas­ci­na­ción por la di­fe­ren­cia dio lu­gar a ma­tri­mo­nios mix­tos que se po­dían con­si­de­rar exó­ti­cos. Y cla­ro, con la glo­ba­li­za­ción y el au­ge de las co­mu­ni­ca­cio­nes, son más que co­mu­nes en nues­tros días las lla­ma­das pa­re­jas mix­tas o trans­cul­tu­ra­les, aque­llas en las que exis­ten di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas en­tre sus miem­bros y, en oca­sio­nes su­po­nen un desafío a las ideas con­ser­va­do­ras de la en­do­ga­mia na­cio­nal, ét­ni­ca, so­cial, re­li­gio­sa o lin­güís­ti­ca. “No du­do de que per­so­nas de di­fe­ren­tes cul­tu­ras pue­dan que­rer­se y com­pe­ne­trar­se a la per­fec­ción, pe­ro lo que en un prin­ci­pio pue­de pa­re­cer sim­pá­ti­co o cu­rio­so (en el ca­so de dos per­so­nas de cul­tu­ras muy, muy dis­tin­tas) pue­de aca­bar sien­do en mu­chos ca­sos (no en to­dos) mo­ti­vo de ma­len­ten­di­dos, de dis­cu­sio­nes, de ce­der uno más que el otro”, ex­pli­ca Mó­ni­ca, de 39 años. “Pue­den sur­gir –aña­de– pro­ble­mas a la ho­ra de edu­car a los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.