CHIS­MO­RREO

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - JO­SÉ AN­TO­NIO MARINA es@la­van­guar­dia.es

Me vi­si­ta un equi­po de TV3 pa­ra un re­por­ta­je so­bre la in­ti­mi­dad y las re­des so­cia­les. Mu­chos pien­san que hay un ex­hi­bi­cio­nis­mo exa­ge­ra­do, por­que se mues­tra lo que de­be­ría ocul­tar­se. En nues­tras re­la­cio­nes de­be­mos dis­tin­guir en­tre lo pú­bli­co (a la vis­ta de to­dos), lo pri­va­do (que es vi­si­ble, pe­ro no se quie­re mos­trar) y lo ín­ti­mo (lo que só­lo se co­no­ce por con­fi­den­cias). Los lí­mi­tes en­tre los tres do­mi­nios han cam­bia­do. Los reality shows, los mu­ros de Fa­ce­book o las in­fi­ni­tas con­fi­den­cias en voz al­ta que tran­si­tan por Twit­ter mues­tran que la in­ti­mi­dad es­tá en al­mo­ne­da. El éxi­to de es­tos nue­vos me­dios con­fir­ma la vi­gen­cia de dos pa­sio­nes an­ces­tra­les: el afán de ser vi­si­ble y la pa­sión por co­no­cer vi­das aje­nas. So­mos se­res so­cia­les, lo que im­pli­ca que desea­mos que nos vean. “To­do el mun­do quie­re te­ner sus quin­ce mi­nu­tos de fa­ma”, de­cía Andy War­hol. An­tes, se con­se­guía sa­lien­do a la pla­za del pue­blo. Aho­ra, po­nien­do una di­rec­ción en Fa­ce­book o en Twit­ter, que per­mi­ten un pro­vin­cia­lis­mo glo­ba­li­za­do, un con­mo­ve­dor o ri­dícu­lo afán –se­gún el hu­mor con que se mi­re– de de­cir: “¡Eh, que estoy aquí!”. Las re­des so­cia­les per­mi­ten con­cre­tar y me­dir la mí­ni­ma po­pu­la­ri­dad de los ami­gos o de los se­gui­do­res. Las nue­vas tec­no­lo­gías tam­bién nos per­mi­ten sa­tis­fa­cer la cu­rio­si­dad por las vi­das aje­nas, co­ti­llear, des­pa­rra­mar ha­bla­du­rías, dis­fru­tar con ru­mo­res. To­do es­to se ha­cía an­tes en la fuen­te del pue­blo, don­de las mu­je­res se reunían a char­lar, o en los la­va­de­ros pú­bli­cos. Po­si­ble­men­te el ca­ta­lán xa­far­de­jar pro­ce­de de sa­fa­ret­ge­ra, la­van­de­ra. En to­dos los idio- mas exis­te una pa­la­bra pa­ra de­sig­nar es­te in­ce­san­te co­men­ta­rio so­bre las vi­das pri­va­das o ín­ti­mas de los ve­ci­nos: gos­sip, com­mé­ra­ge, ge­tratsch, et­cé­te­ra. La uni­ver­sa­li­dad del fe­nó­meno ha lla­ma­do la aten­ción de los an­tro­pó­lo­gos. Uno de ellos, Kevin Dunbar, ha es­tu­dia­do el gos­sip en pro­fun­di­dad. Sos­tie­ne que dos ter­ce­ras par­tes de nues­tra con­ver­sa­ción son pu­ro co­ti­lleo, lo que él de­no­mi­na más fi­na­men­te so­cial to­pics. Lo con­si­de­ra tan im­por­tan­te que pien­sa que nues­tros an­te­pa­sa­dos prehis­tó­ri­cos ex­pan­die­ron el len­gua­je pa­ra po­der chis­mo­rrear. Re­cuer­do que Ri­chard Gre­gory, un in­ge­nio­so psi­có­lo­go es­pe­cia­li­za­do en pri­ma­tes, con­ta­ba su ex­tra­ñe­za al contemplar la mo­nó­to­na vida de los go­ri­las. ¿Pa­ra qué ne­ce­si­tan un ce­re­bro tan gran­de? Con­clu­yó que pa­ra man­te­ner en la ca­be­za a los miem­bros de su gru­po y las re­la­cio­nes en­tre ellos. Cuan­do fui­mos ca­pa­ces de ha­blar, tam­bién de­di­ca­mos el ha­bla a man­te­ner la­zos so­cia­les. Esa es, se­gún Dunbar, la fun­ción del co­ti­lleo, por eso se con­si­de­ra más pro­pio de mu­je­res, que han si­do siem­pre las mas in­tere­sa­das en las re­la­cio­nes so­cia­les. Sor­pren­den­te­men­te re­la­cio­na el chis­mo­rreo con las ac­ti­vi­da­des de des­pio­je a que se entregan nues­tros pri­mos ani­ma­les. Es­to me ha­ce re­cor­dar a Joan Co­ro­mi­nas, a quien le in­tere­só mu­cho la eti­mo­lo­gía de chis­mo­rreo. No sa­bía si pro­ce­día de schis­ma, di­vi­sión, jus­ti­fi­ca­do por­que las ha­bla­du­rías di­vi­den. O de chis­me, que sig­ni­fi­ca­ba chin­che. A Dunbar le en­can­ta­ría es­ta se­gun­da op­ción, por­que le lle­va­ría so­bre­vo­lan­do por mi­le­nios de len­gua­je has­ta la sel­va pri­mi­ge­nia.

EN CAS­TI­LLA CUAN­DO APA­RE­CÍA UN CHIS­ME SE DE­CÍA “EL PUE­BLO ES­TÁ LLENO”; AHO­RA SE LLA­MA ‘TREN­DING TO­PIC’

La con­cu­pis­cen­cia por las vi­das aje­nas se ma­ni­fies­ta en nues­tro gus­to por las his­to­rias, la ten­ta­ción del ojo de la ce­rra­du­ra, la atrac­ción por la in­ti­mi­dad de otros. Las nue­vas tec­no­lo­gías han triun­fa­do por­que sa­tis­fa­cen pa­sio­nes muy an­ti­guas. Se ha ins­ta­la­do el co­to­rreo per­ma­nen­te. En las re­des hay una ma­si­va pre­sen­cia de ex­hi­bi­cio­nis­tas lights y de mi­ro­nes com­pul­si­vos. En Cas­ti­lla, cuan­do apa­re­cía un chis­me im­por­tan­te, se de­cía “el pue­blo es­tá lleno”. Aho­ra se lla­ma tren­ding to­pic. ¡Qué an­ti­guo!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.