LUZ DE VE­RANO

Con el buen tiem­po se abren puer­tas y ven­ta­nas pa­ra apro­ve­char el sol y se pa­san más ho­ras al ai­re li­bre. Pe­ro un ex­ce­so de luz na­tu­ral pue­de ser mo­les­to e in­clu­so per­ju­di­cial. Es el mo­men­to de lle­var el sol has­ta los rin­co­nes más apar­ta­dos y ta­mi­zar­lo si

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Be­go­ña Cor­zo

La pri­ma­ve­ra es la épo­ca del año en que el día se alar­ga más rá­pi­da­men­te. En nues­tra la­ti­tud, el tiem­po que el Sol es­tá por en­ci­ma del ho­ri­zon­te au­men­ta ca­si tres mi­nu­tos ca­da jor­na­da, has­ta lle­gar al ve­rano, en que los días son más lar­gos que las no­ches. La luz es el mar­ca­dor tem­po­ral del re­loj bio­ló­gi­co; un po­ten­te es­tí­mu­lo que in­flu­ye en el es­ta­do de áni­mo y en el fi­sio­ló­gi­co, al igual que las es­ta­cio­nes y el en­torno vi­sual. El ojo hu­mano con­vier­te la luz del día en im­pul­sos eléc­tri­cos que es­ti­mu­lan la pro­duc­ción de se­ro­to­ni­na, una sus­tan­cia esen­cial pa­ra el bie­nes­tar emo­cio­nal, y exis­te tam­bién una cla­ra in­fluen­cia de la luz na­tu­ral en la me­jo­ra del ren­di­mien­to aca­dé­mi­co, al es­ti­mu­lar la pro­duc­ción de en­dor­fi­nas en el or­ga­nis­mo, lo que fa­vo­re­ce la con­cen­tra­ción, se­gún las con­clu­sio­nes ob­te­ni­das en el cuar­to sim­po­sio Ve­lux de Luz Na­tu­ral. De he­cho, al­gu­nos fa­bri­can­tes de sis­te­mas de alum­bra­do pro­du­cen en­tor­nos lu­mi­no­sos di­ná­mi­cos que si­mu­lan las con­di­cio­nes ex­te­rio­res, pa­ra el l tra­ta­mien­to de pro­ble­mas de sue­ño, fa­ti­ga o fal­ta de mo­ti­va­ción. Y exis­ten sis­te­mas, co­mo los tu­bos so­la­res, que per­mi­ten n con­du­cir la luz na­tu­ral ha­cia el l in­te­rior de las es­tan­cias don­de es im­po­si­ble abrir una ven­ta­na. Se ins­ta­lan en el te­ja­do, tan­to plano co­mo in­cli­na­do, e in­clu­yen ma­te­ria­les re­flec­tan­tes que pro­yec­tan la luz ha­cia el in­te­rior. Pa­ra apro­ve­char el buen tiem­po po se abren puer­tas y ven­ta­nas y se pa­san más ho­ras al ai­re li­bre, e, pe­ro un ex­ce­so de sol pue­de se­rer tam­bién mo­les­to o in­clu­so per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud. Tol­dos, pér­go­las, pa­ra­so­les y no­ve­do­sos asien­tos pro­te­gen de un sol in­cle­men­te en el ex­te­rior, mien­tras que en el in­te­rior de la vi­vien­da hay que to­mar pre­cau­cio­nes pa­ra evi­tar los efec­tos ad­ver­sos del ex­ce­so ra­dia­ción so­lar sin re­nun­ciar a los be­ne­fi­cios de la luz na­tu­ral. Los ra­yos ul­tra­vio­le­tas pue­den pro­vo­car la de­co­lo­ra­ción o cam­bio de tono de las su­per­fi­cies de los pa­ra­men­tos y ob­je­tos, y los in­fra­rro­jos ca­lien­tan las es­tan­cias. Es­tos in­con­ve­nien­tes pue­den evi­tar­se gra­cias a la ins­ta­la­ción de cris­ta­les con fil­tros, per­sia­nas, cor­ti­nas y ce­lo­sías, aun­que lo ideal se­ría que la pro­pia ar­qui­tec­tu­ra re­sol­vie­ra des­de el ini­cio

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.