BE­LLE­ZA FLASH

La cos­mé­ti­ca de efec­to in­me­dia­to per­mi­te re­sul­ta­dos re­lám­pa­go, aun­que no du­ra­de­ros, a aque­llas per­so­nas que ne­ce­si­tan es­tar ra­dian­tes pa­ra una oca­sión es­pe­cial

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Margarita Puig Fo­tos Llibert Teixidó

Hay si­tua­cio­nes en las que no hay tiem­po pe­ro ne­ce­si­ta­mos que la piel es­té ra­dian­te y sin sig­nos de fa­ti­ga. Pa­ra es­tas oca­sio­nes hay pro­duc­tos de ur­gen­cia que se apli­can en for­ma de am­po­llas, sé­rums, parches o mas­ca­ri­llas y ac­túan de for­ma ca­si in­me­dia­ta pro­por­cio­nan­do a la piel un as­pec­to re­no­va­do. Pe­ro ¿qué es lo que per­mi­te su efec­to flash? La doc­to­ra Pilar Rodrigo, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na es­té­ti­ca del cen­tro mé­di­co Tek­non, ex­pli­ca que “su for­mu­la­ción con­tie­ne al­ta con­cen­tra­ción de ac­ti­vos con efec­tos ten­so­res, hi­dra­tan­tes y an­ti­arru­gas, que ya de por sí son muy efi­ca­ces, pe­ro ade­más po­ten­cian el efec­to de las cre­mas que se apli­can so­bre la piel y alar­gan la du­ra­ción del ma­qui­lla­je”. Cla­ra Se­rès, In­ter­na­tio­nal Trai­ning Ma­na­ger del la­bo­ra­to­rio far­ma­céu­ti­co ca­ta­lán Me­soes­te­tic, aña­de que “es­te re­sul­ta­do re­lám­pa­go de­pen­de de la con­cen­tra­ción de sus ac­ti­vos, de la ma­ne­ra en que es­tos in­gre­dien­tes son in­tro­du­ci­dos en la piel (na­no­tec­no­lo­gía, es­truc­tu­ras bi­la­me­la­res, se­gún el ti­po de bio­vec­to­res uti­li­za­dos); tam­bién de las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de la piel que tra­tar, así co­mo de la edad y los fac­to­res ex­ter­nos”. Pe­ro si los efec­tos son flash, la du­ra­bi­li­dad tam­po­co es du­ra­de­ra. Se­rès ex­pli­ca que la per­ma­nen­cia de los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos tam­bién de­pen­de de los in­gre­dien­tes usa­dos. Y pue­de ha­ber con­tra­in­di­ca­cio­nes, po­cas, pe­ro las hay. “Pue­den pro­du­cir­se po­si­bles in­to­le­ran­cias y aler­gias in­di­vi­dua­les de ca­da per­so­na fren­te a los in­gre­dien­tes que com­po­nen sus fór­mu­las y hay que te­ner en cuen­ta, ade­más, si­tua­cio­nes ta­les co­mo ci­ru­gías re­cien­tes en la zo­na de apli­ca­ción del pro­duc­to, en­fer­me­da­des der­ma­to­ló­gi­cas… Lo más pru­den­te es se­guir las in­di­ca­cio­nes del la­bo­ra­to­rio que pro­du­ce y/o dis­tri­bu­ye di­cho pro­duc­to. De la mis­ma ma­ne­ra, se re­quie­re res­pe­tar el mo­do de apli­ca­ción”. Pa­ra que real­men­te ten­gan efec­to, se de­ben apli­car so­bre la piel lim­pia, y, si es po­si­ble tras un pee­ling su­per­fi­cial. Rea­li­za­dos es­tos pa­sos, cuen­ta la doc­to- ra Rodrigo, “se apli­ca el cos­mé­ti­co con efec­to flash y se de­ja ac­tuar unos 5 mi­nu­tos si es una am­po­lla o sé­rum, o un tiem­po de 10 a 15 mi­nu­tos si es una mas­ca­ri­lla. Una vez tras­cu­rri­do es­te tiem­po, se apli­ca la cre­ma hi­dra­tan­te y el ma­qui­lla­je si se con­si­de­ra ne­ce­sa­rio”, aña­de la doc­to­ra. Pa­re­cen tan cla­ras las ven­ta­jas de es­tos pro­duc­tos, que asal­tan las du­das. Pe­ro no hay de qué preo­cu­par­se por­que el abu­so de los cos­mé­ti­cos flash no can­san ni per­ju­di­can la piel. Al me­nos no es­tá des­cri­to que así sea. Pe­ro sí que es me­jor usar­los só­lo en oca­sio­nes es­pe­cia­les y te­ner “cui­da­do dia­rio de la piel con una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da, hi­dra­ta­ción, eli­mi­nan­do el ta­ba­co e uti­li­zan­do pro­tec­ción so­lar ade­cua­da al fo­to­ti­po de piel y los cos­mé­ti­cos ade­cua­dos en ca­da ca­so”. “Cuan­do se con­si­de­re ne­ce­sa­rio, la con­sul­ta con el mé­di­co es­té­ti­co orien­ta­rá so­bre la pre­ven­ción y si son ne­ce­sa­rios los tra­ta­mien­tos más ade­cua­dos que

rea­li­zar en ca­da pa­cien­te”, cuen­ta la doc­to­ra Rodrigo. Y Cla­ra Se­rès, de Me­soes­te­tic, re­cuer­da que, “co­mo ya in­di­ca la pa­la­bra flash, es­tos pro­cla­man un re­sul­ta­do in­me­dia­to, pe­ro no es un tra­ta­mien­to y su uso es in­de­pen­dien­te de cual­quier pro­gra­ma de apli­ca­ción do­mi­ci­lia­ria den­tro de la ru­ti­na dia­ria”, pa­ra aña­dir que “por ello de­be­mos con­si­de­rar que no son pro­duc­tos de uso dia­rio, ya que, en al­gu­nos ca­sos, el ti­po de in­gre­dien­tes que con­tie­nen no es­tán des­ti­na­dos a ser uti­li­za­dos de for­ma dia­ria. Es­ta es la razón por la que, a pe­sar de que al­gu­nos, por sus en­va­ses ge­ne­ro­sos, per­mi­ten una apli­ca­ción du­ran­te va­rios días, por lo ge­ne­ral la ma­yo­ría de es­tos pro­duc­tos se pre­sen­ta en for­ma de am­po­llas o via­les, y las tex­tu­ras sue­len co­rres­pon­der a so­lu­cio­nes muy flui­das, que con­tie­nen gran con­cen­tra­ción de ac­ti­vos”. Tam­bién hay so­lu­cio­nes in­me­dia­tas pa­ra la son­ri­sa. Tras la en­tra­da en vi­gor de la nue­va nor­ma­ti­va que re­gu­la el uso de pe­ró­xi­do de hi­dró­geno en los pro­duc­tos de blan­quea­mien­to den­tal de ven­ta al pú­bli­co, ya se pue­de en­con­trar en el mer­ca­do la pri­me­ra fór­mu­la blan­quea­do­ra des­de la pri­me­ra apli­ca­ción li­bre de es­ta sus­tan­cia. Se tra­ta de iWhite Ins­tan, que ofre­ce una so­lu­ción se­gu­ra pa­ra los dien­tes y re­sul­ta­dos in­me­dia­tos só­lo 20 mi­nu­tos des­pués del pri­mer tra­ta­mien­to, se­gún cuen­tan en los la­bo­ra­to­rios Vemedia Phar­ma. Más allá de los pro­duc­tos flash que se pue­dan apli­car en ca­sa, tam­bién hay tra­ta­mien­tos con efec­to flash. Aho­ra, con la lle­ga­da del ca­lor y con po­co tiem­po pa­ra po­ner­se en for­ma, mu­chos re­cu­rren a es­tos ti­pos de tra­ta­mien­tos pa­ra lu­char con­tra la ma­la cir­cu­la­ción y la hin­cha­zón de las pier­nas (que se so­bre­car­gan de lí­qui­dos y au­men­tan de vo­lu­men, pro­vo­can­do ma­les­tar y sen­sa­ción de pe­sa­dez). Pa­ra ha­cer des­apa­re­cer es­ta sen­sa­ción, Es­tre­lla Pu­jol, de Oxi­gen, ex­pli­ca que “exis­ten tra­ta­mien­tos real­men­te re­lám­pa­go y efec­ti­vos, co­mo el cor­po­ral ex­prés re­vi­ta­li­zan­te, con re­sul­ta­dos vi­si­bles tras 40 mi­nu­tos de una se­sión en la que se des­blo­quean con acei­tes esen­cia­les unos pun­tos de dre­na­je, se apli­ca un ma­sa­je dre­nan­te y cir­cu­la­to­rio en las pier­nas con una com­bi­na­ción de acei­tes ve­ge­ta­les y esen­cia­les, con sus­tan­cias ac­ti­vas co­mo men­ta, li­món, ci­prés, enebro, acei­te de se­mi­lla de uva, sal­via... y si­gue con en­vol­tu­ra con una cre­ma-gel ri­ca en si­li­cio, acei­te esen­cial de ma­le­leu­ca, men­ta pi­pe­ri­ta, Dip­ca­di se­ro­ti­num y Cu­pres­sus sem­per­vi­rens, en­tre otros”. Es­tre­lla Pu­jol aña­de que “al fi­na­li­zar la se­sión las pier­nas se sien­ten li­ge­ras, la sen­sa­ción de pe­sa­dez y la mo­les­tia han des­apa­re­ci­do, pe­ro ade­más se tra­ta el ex­ce­so de agua, se fa­vo­re­ce el rie­go san­guí­neo, se es­ti­mu­la la re­duc­ción de gra­sa, se de­sin­to­xi­ca, se sua­vi­za y se de­pu­ra la piel”. Y pa­ra el ros­tro, con una du­ra­ción de trein­ta mi­nu­tos, y efec­tos in­me­dia­tos y du­ra­de­ros, en Oxi­gen pro­po­nen el tra­ta­mien­to ligh­ter ex­prés, que “tie­ne un efec­to flash re­vi­ta­li­zan­te, y va di­ri­gi­do a esas mu­je­res que no dis­po­nen de mu­cho tiem­po y ne­ce­si­tan es­tar ra­dian­tes pa­ra una oca­sión es­pe­cial. En tan só­lo 30 mi­nu­tos la piel se mues­tra re­afir­ma­da y lu­mi­no­sa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.