Ob­je­ti­vo vi­vir 100 años

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

UNO DE LOS PUN­TOS DE FRIC­CIÓN CO­MU­NES ES CÓ­MO EDU­CAR A LOS HI­JOS EL FRA­CA­SO DE UNA RE­LA­CIÓN SE DA MÁS POR AC­TI­TU­DES QUE POR LA CUL­TU­RA

hi­jos, a la ho­ra de re­la­cio­nar­se con fa­mi­lia­res y ami­gos , a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes im­por­tan­tes, in­clu­so a la ho­ra de ca­sar­se o de ir a vi­vir jun­tos sin ca­sar­se. No sé, creo que es­tas re­quie­ren un es­fuer­zo adi­cio­nal en el ajus­te de la pa­re­ja y que tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de te­ner pro­ble­mas”. En pa­la­bras de Or­te­ga y Gas­set, “el es­ta­do de ‘im­be­ci­li­dad tran­si­to­ria’ no se pue­de man­te­ner bio­quí­mi­ca­men­te por mu­cho tiem­po, y ter­mi­na­da la fa­se de atrac­ción fí­si­ca y el apa­sio­na­mien­to, la pa­re­ja se en­fren­ta a va­lo­rar en su re­la­ción as­pec­tos más ti­bios del amor, pe­ro no me­nos re­le­van­tes: la afi­ni­dad, la con­fian­za y la co­mu­ni­ca­ción. Pa­ra for­ta­le­cer el víncu­lo hay que uti­li­zar me­ca­nis­mos so­cio­cul­tu­ra­les: la con­vi­ven­cia, la iden­ti­dad cul­tu- ral, las creen­cias, va­lo­res y cos­tum­bres y es en ese mo­men­to que las re­la­cio­nes for­ma­das por per­so­nas pro­ve­nien­tes de di­fe­ren­tes cul­tu­ras ne­ce­si­tan re­fuer­zos es­pe­cia­les”. Los pe­que­ños con­flic­tos del día a día que en una pa­re­ja su­po­nen anéc­do­tas de con­vi­ven­cia pue­den con­ver­tir­se en gran­des di­fe­ren­cias cuan­do es pre­ci­so adap­tar­se a una cul­tu­ra dis­tin­ta. Y hay que te­ner en cuen­ta la es­ca­la de va­lo­res, la edu­ca­ción, el es­ti­lo de vida, la exi­gen­cia de los ri­tos so­cia­les. El con­cep­to de la fa­mi­lia, las di­ná­mi­cas fa­mi­lia­res, las nor­mas de cor­te­sía, las ho­ras de co­mer, la for­ma de pre­pa­rar los ali­men­tos, la prác­ti­ca de cre­dos re­li­gio­sos, las fór­mu­las de ex­pre­sión del afec­to en pú­bli­co y el pe­so de los pa­pe­les mas­cu­li­nos y fe­me­ni­nos en la so­cie­dad. Alex y Aka­me se co­no­cie­ron en Nue­va York, tra­ba­jan­do en el es­tu­dio de un co­no­ci­do di­se­ña­dor. Al ca­bo de unos me­ses se con­vir­tie­ron en pa­re­ja y de­ci­die­ron com­par­tir su vida cuan­do él re­ci­bió una ofer­ta pa­ra tra­ba­jar en Lon­dres. Via­ja­ron a Bar­ce­lo­na y a Shang­hai pa­ra co­no­cer a las res­pec­ti­vas fa­mi­lias y en la ac­tua­li­dad tie­nen un hi­jo de tres años. Por mo­ti­vos la­bo­ra­les, de mo­men­to no se plan­tean vi­vir en Es­pa­ña o en Chi­na y el idio­ma vehi­cu­lar de la pa­re­ja es el in­glés. A pe­sar de las gran­des di­fe­ren­cias, el ba­ga­je in­te­lec­tual, la tra­yec­to­ria per­so­nal y pro­fe­sio­nal y la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción han fa­ci­li­ta­do la re­la­ción de la pa­re­ja que com­pa­gi­na usos y há­bi­tos pro­pios de las dos cul­tu­ras. Afir­man que el vi­vir en un ter­cer país, en es­pe­cial en una ciu­dad di­ver­sa co­mo es la ca­pi­tal del Reino Uni­do, les fa­ci­li­ta las co­sas. Tie­nen mu­chos in­tere­ses en co­mún y aun­que pro­vie­nen de lu­ga­res tan di­fe­ren­tes, sus ac­ti­tu­des an­te la vida y las ba­ses de una edu­ca­ción y ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co son com­pa­ra­bles. “La gen­te te ad­vier­te del ries­go de la re­la­ción pe­ro ha­ces ca­so omi­so por­que a ti eso no te va a pa­sar. Y pien­sas: “El amor es­tá por en­ci­ma de la cul­tu­ra, de las cos­tum­bres, de la tra­di­ción. Pie­rre y yo –cuen­ta Da­nie­la, de 52 años– nos co­no­ci­mos en Is­rael du­ran­te la es­tan­cia en un ki­butz y de in­me­dia­to sur­gió la atrac­ción. Nos ca­sa­mos al ca­bo de un año, nos ins­ta­la­mos en Pa­rís y yo ya só­lo re­gre­sé a Ar­gen­ti­na du­ran­te las va­ca­cio­nes. Com­par­tía- mos afi­cio­nes, gus­tos y el idio­ma no su­po­nía un obs­tácu­lo pues ha­blo fran­cés des­de pe­que­ña y a él no se le da na­da mal el es­pa­ñol. Pe­ro, con el tiem­po, se hi­cie­ron evi­den­tes las di­fe­ren­cias de nues­tros orí­ge­nes a ni­vel so­cial y cul­tu­ral, es­pe­cial­men­te con el na­ci­mien­to y edu­ca­ción de nues­tros hi­jos. Las di­fe­ren­cias en ac­ti­tu­des fa­mi­lia­res y nor­mas de edu­ca­ción, que en un prin­ci­pio pa­re­cían po­co im­por­tan­tes, aca­ba­ron por ero­sio­nar la re­la­ción, no eran di­fe­ren­cias en­tre ar­gen­ti­nos y fran­ce­ses, eran di­fe­ren­cias de cla­se, aun­que sé que re­sul­ta po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to men­cio­nar­lo”, ex­pli­ca Da­nie­la. En oca­sio­nes, el fra­ca­so de una re­la­ción se acha­ca a as­pec­tos culturales cuan­do en reali­dad obe­de­ce a di­fe­ren­cia de cri­te­rios y ac­ti­tu­des. Son las desave­nen­cias que se dan en­tre per­so­nas per­te­ne­cien­tes a la mis­ma cul­tu­ra pe­ro con his­to­rias muy dis­tin­tas; o con his­to­rias si­mi­la­res, pues el ajus­te y du­ra­ción de una pa­re­ja es un pro­ce­so uni­ver­sal en el que es­tán im­pli­ca­das dos per­so­nas que de­ben evo­lu­cio­nar jun­tas, que de­ben res­pe­tar lo que es im­por­tan­te pa­ra el otro, que de­ben po­ner en co­mún su con­cep­to de la vida, sus va­lo­res, res­pe­tar a la per­so­na y sus cos­tum­bres por en­ci­ma de la di­fe­ren­cias pe­ro sin que es­tas anu­len o va­yan en con­tra de las pro­pias. Ot­to y Yu­mi se co­no­cie­ron en To­kio ha­ce vein­ti­cin­co años, tras dos años de re­la­ción se ca­sa­ron y han vi­vi­do en Stutt­gart, Mu­nich y Los Án­ge­les. Las res­pec­ti­vas fa­mi­lias se opo­nían a la re­la­ción por con­si­de­rar que pro­ve­nías de mun­dos muy dis­tin­tos. Sus pri­me­ros tiem­pos en Ale­ma­nia no fue­ron fá­ci­les por lo que ella des­cri­be co­mo “cam­bio de pai­sa­jes, sa­bo­res y usos so­cia­les”. Se co­mu­ni­ca­ba con Ot­to en in­glés pe­ro el idio­ma su­po­nía una ba­rre­ra con el en­torno. Se pro­pu­so apren­der ale­mán y, gra­cias a que tie­ne fa­ci­li­dad pa­ra los idio­mas, con­si­guió su­pe­rar una de las di­fi­cul­ta­des que te­nía en su nue­va vida; la pa­re­ja em­pe­zó a co­mu­ni­car­se tam­bién en ale­mán. En los años no­ven­ta, la co­mi­da ja­po­ne­sa aún no se “ha­bía pues­to de mo­da” y a la vez que se fa­mi­lia­ri­za­ba con la co­mi­da oc­ci­den­tal, en ge­ne­ral, y la ale­ma­na, en par­ti­cu­lar, con­ti­nuó pre­pa­ran­do y dis­fru­tan­do con su ma­ri­do de la gas­tro­no­mía de su país. Su crea­ti­vi­dad y el in­te­rés por la mo­da le lle­va­ron al mun­do del di­se­ño y du­ran­te los cin­co años que vi­vie­ron en Los Án­ge­les ob­tu­vo

EN LA PA­RE­JA SIEM­PRE ACA­BA CE­DIEN­DO MÁS QUIEN VI­VE EN EL PAÍS AJENO

un gran re­co­no­ci­mien­to a su tra­ba­jo. Los hi­jos no for­ma­ban par­te de los pla­nes de la pa­re­ja y, co­mo ellos ex­pli­can, la ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal y su re­la­ción han si­do prio­ri­ta­rios en sus vi­das. A ella le ha­bría gus­ta­do ir con más fre­cuen­cia a su país y de he­cho lo hi­zo du­ran­te su es­tan­cia en Ca­li­for­nia, pe­ro Ot­to pre­fie­re “co­no­cer mun­do”. Aña­de que ha he­cho más re­nun­cias que su ma­ri­do pe­ro que ha si­do su elec­ción y le com­pen­sa el víncu­lo que los une. Las nue­vas reali­da­des culturales con­vi­ven, con­tra­di­cen o su­pe­ran las pro­pias y, sin du­da, in­flu­yen en nues­tra con­duc­ta, en nues­tras emo­cio­nes y en las re­la­cio­nes que es­ta­ble­ce­mos. La re­le­van­cia de es­tas per­te­nen­cias culturales y su in­fluen­cia en la or­ga­ni­za­ción y en la vida de la pa­re­ja se­rán mo­ti­vo de en­cuen­tro, in­ter­cam­bio o des­en­cuen­tro. Pa­re­jas que no tie­nen un pa­sa­do co­mún y ba­san el diá­lo­go en ex­pe­rien­cias culturales di­fe­ren­tes. El ries­go ra­di­ca en que uno de los dos asu­ma una pos­tu­ra do­mi­nan­te e im­pon­ga sus cri­te­rios culturales al otro. “Mi pa­re­ja es ca­na­dien­se y nos co­no­ci­mos ha­ce ocho años cuan­do él vino a Bar­ce­lo­na con un pro­yec­to de ne­go­cio que con el tiem­po se con­vir­tió en una ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal só­li­da. De­ci­di­mos vi­vir jun­tos y no tu­vi­mos im­por­tan­tes pro­ble­mas de ajus­te a pe­sar de las di­fe­ren­cias de cos­tum­bres pro­pias de los dos paí­ses. Es in­creí­ble lo afi­nes que so­mos, in­clu­so más que con pa­re­jas an­te­rio­res de los dos. He te­ni­do suer­te, creo que en es­te ti­po de re­la­ción el que más sa­cri­fi­ca es el que re­nun­cia a su pro­pio país pa­ra adop­tar el de su com­pa­ñe­ro y an­te cual­quier ad­ver­si­dad se en­cuen­tra más so­lo. De mo­men­to, no nos plan­tea­mos un traslado a Ca­na­dá por­que no te­ne­mos pro­ble­mas de tra­ba­jo y a él le gus­ta mu­cho Bar­ce­lo­na, pe­ro sé que si las cir­cuns­tan­cias cam­bian es una po­si­bi­li­dad”, ex­pli­ca In­ma de 42 años. Iván y An­drea se co­no­cie­ron ha­ce vein­te años. Él es búl­ga­ro y tra­ba­ja en una de las gran­des fir­mas de la in­dus­tria in­for­má­ti­ca de Si­li­con Va­lley y ella es me­xi­ca­na y psi­co­te­ra­peu­ta. Tie­nen dos hi­jas y se con­si­de­ran una pa­re­ja só­li­da y fe­liz, pe­ro no siem­pre ha si­do fá­cil la re­la­ción. En los ini­cios de la con­vi­ven­cia no tu­vie­ron pro­ble­mas pues, aun­que no coin­ci­dían en in­tere­ses, lle­va­ron a ca­bo un “ajus­te cul­tu­ral” en te­mas co­mo las co­mi­das y las ac­ti­vi­da­des de ocio. Con la lle­ga­da de la pri­me­ra hi­ja, se ma­ni­fes­ta­ron las dis­cre­pan­cias de cri­te­rio a la ho­ra de plan­tear su edu­ca­ción. Se hi­cie­ron evi­den­tes las di­fe­ren­cias en­tre la men­ta­li­dad es­la­va y la la­ti­na, así co­mo la per­te­nen­cia en ori­gen a so­cie­da­des y sis­te­mas po­lí­ti­cos tan dis­tin­tos. La lle­ga­da de los pa­dres de Iván no ayu­dó en ab­so­lu­to, pues ellos no te­nían el ba­ga­je que com­par­tía la pa­re­ja acos­tum­bra­da al es­ti­lo de vida ame­ri­cano. Pe­ro tras un par de años di­fí­ci­les du­ran­te los cua­les asis­tie­ron a te­ra­pia de pa­re­ja, iden­ti­fi­ca­ron las dis­cre­pan­cias y apren­die­ron a sa­car par­ti­do de las di­fe­ren­cias y, so­bre to­do, a va­lo­rar lo que te­nían en co­mún. El ba­lan­ce de su re­la­ción es más que fa­vo­ra­ble. Sa­ben que com­par­ten un pro­yec­to de vida y que la fa­mi­lia que han for­ma­do y el afec­to que les une son más fuer­tes que las ca­rac­te­rís­ti­cas que les di­fe­ren­cian. Sin du­da, en es­tas pa­re­jas se lle­va a ca­bo un in­ter­cam­bio en­ri­que­ce­dor pe­ro tam­bién se rea­li­zan re­nun­cias in­ne­ga­bles. Se pre­ci­sa una men­te abier­ta y so­bre to­do to­le­ran­cia, amol­dar­se a las reali­da­des culturales del com­pa­ñe­ro, pe­ro hay tra­di­cio­nes o cos­tum­bres que se res­pe­tan pe­ro no se quie­ren pa­ra la vida dia­ria. Se­rá im­por­tan­te res­pe­tar sus creen­cias en la me­di­da en que no se opon­gan ra­di­cal­men­te a las pro­pias. A ve­ces se in­ten­ta lle­gar a un tér­mino me­dio, pe­ro hay co­sas que no lo tie­nen. Hay quien no se em­pa­re­ja­ría nun­ca con un ex­tran­je­ro, ni si­quie­ra con al­guien fue­ra de su pro­vin­cia y quien tie­ne fi­ja­ción por tra­tar a per­so­nas de otras cul­tu­ras, por la no­ve­dad…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.