Lo que une

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

> Las di­fe­ren­cias culturales pue­den ver­se mi­ni­mi­za­das por se­me­jan­zas en el es­ti­lo de vida (ru­ral o ur­ba­na), el ni­vel de edu­ca­ción, una mis­ma ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal, una tra­yec­to­ria vi­tal si­mi­lar fue­ra del en­torno pro­pio. > La apre­cia­ción de las

di­fe­ren­cias por par­te de los com­po­nen­tes de la pa­re­ja de­pen­de en gran par­te del lu­gar que ocu­pa la pa­re­ja en el ci­clo vi­tal, así co­mo de su si­tua­ción so­cio­eco­nó­mi­ca. > La per­cep­ción de las di­fe­ren­cias po­co a po­co de­ja de ser cul­tu­ral pa­ra con­ver­tir­se en per­so­nal, tien­de a cen­trar­se en las di­fe­ren­cias de per­so­na­li­dad y no tan­to en pre­sio­nes de la va­ria­ción cul­tu­ral. > En el ca­so de ex­ce­len­te afi­ni­dad en­tre las per­so­na­li­da­des pue­de lle­gar a ne­gar­se la di­fe­ren­cia cul­tu­ral, es­pe­cial­men­te en pa­re­jas con per­fi­les pro­fe­sio­na­les y edu­ca­ti­vos muy se­me­jan­tes. > Se re­du­cen las di­fe­ren­cias que se per­ci­ben en la pa­re­ja y se atri­bu­yen a la cul­tu­ra en ge­ne­ral, cu­yo pe­so se re­la­ti­vi­za. > Las di­fe­ren­cias pue­den ser gran par­te del atrac­ti­vo que una per­so­na en­cuen­tra en su pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.