Mied anim

Mu­chas per­so­nas sien­ten un mie­do irre­fre­na­ble an­te los ani­ma­les, in­clu­so an­te los do­més­ti­cos. Es una fo­bia en to­da re­gla. ¿Por qué unas per­so­nas la desa­rro­llan y otras no?

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Jor­di Jar­que

Es­tar ro­dea­do de cu­ca­ra­chas no ha­ce mu­cha gra­cia, al me­nos pa­ra la ma­yo­ría de per­so­nas. Pe­ro otra co­sa es em­pe­zar a tem­blar y su­dar an­te la si­tua­ción y que­dar­se blo­quea­do, atra­pa­do, al bor­de de una cri­sis de an­sie­dad, con el co­ra­zón des­bor­da­do. Es­to en­tra­ría en el reino de las fo­bias, co­mo se­ña­la An­to­nio Cano, pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la pa­ra el Es­tu­dio de la An­sie­dad y el Es­trés. Tal vez con las cu­ca­ra­chas no ha­ya de­ma­sia­dos in­con­ve­nien­tes por­que tam­po­co es tan ha­bi­tual cru­zar­se con ellas. Pe­ro, ¿y si su­ce­de con los pe­rros, por ejem­plo? Es­te ex­per­to se­ña­la que las fo­bias a los ani­ma­les son bas­tan­te ha­bi­tua­les. A las cu­ca­ra­chas no tan­to, aun­que dan as­co, pe­ro sí a los in­sec­tos, a las ara­ñas o a los rep­ti­les. Y aun­que pa­rez­ca ex­tra­ño “in­clu­so hay per­so­nas que te­men a los ani­ma­les do­més­ti­cos co­mo el pe­rro, el ga­to, in­clu­so a las ga­lli­nas”. ¿Por qué su­ce­de? ¿Es aca­so re­ver­si­ble? Los ex­per­tos quie­ren ma­ti­zar. Pri­me­ro, que te­ner mie­do a un animal no tie­ne por qué ser si­nó­ni­mo de fo­bia. Te­ner mie­do an­te una si­tua­ción de pe­li­gro es una sen­sa­ción to­tal­men­te nor­mal, ex­pli­ca An­to­nio Cano, “y to­dos la he­mos pa­de­ci­do en al­gu­na oca­sión con ma­yor o me­nor in­ten­si­dad. For­ma par­te de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na y no de­be preo­cu­par­nos en ex­ce­so. No obs­tan­te –acla­ra–, cuan­do es­tos te­mo­res se vuel­ven irra­cio­na­les, pue­de pro­vo­car­les lo que se co­no­ce co­mo una fo­bia y pro­vo­car una reac­ción des­con­tro­la­da. Se tra­ta de un te­mor in­ten­so en pre­sen­cia de un es­tí­mu­lo que no es pe­li­gro­so”. Es­tán al mar­gen de la razón, sub­ra­ya An­to­nio Cano. Aun así es bas­tan­te ha­bi­tual: “En el úl­ti­mo año ha afec­ta­do a un 3% de la po­bla­ción”, se­ña­la es­te ex­per­to. Las fo­bias a ani­ma­les en­tran en la ca­te­go­ría de tras­torno de an­sie­dad es­pe­cí­fi­co. “Ha­cia los ani­ma­les es la más ha­bi­tual y afor­tu­na­da­men­te una de las que re­sul­tan me­nos dis­ca­pa­ci­tan­te, me­nos gra­ve”, ex­pli­ca Cano. Por eso mis­mo es di­fí­cil que acu­dan a la con­sul­ta pa­ra tra­tar­se, co­men­ta la psi­có­lo­ga y psi­coa­na­lis­ta Car­men Ferrer. “Los pa­cien­tes sue­len ve­nir por otras ra­zo­nes y, en oca­sio­nes, pue­de sur­gir es­te ex­ce­so de te­mor ha­cia al­gún animal en con­cre­to. No es un mie­do ge­ne­ral a los ani­ma­les”. Se­gún los ex­per­tos se da más en mu­je­res que en hom­bres. “La pro­por­ción es más o me­nos de 2 a 1”, ase­gu­ra Cano, y no se tra­ta de una cues­tión cul­tu­ral. “Es­ta pro­por­ción se da en to­dos los paí­ses y cul­tu­ras don­de hay in­ves­ti­ga­ción y en cual­quier edad que se com­pa­re. Se­gu­ra­men­te de­be de ha­ber fac­to­res co­mo las hormonas, que en­tran en jue­go, y el jue­go de hormonas cam­bia, pro­du­cien­do efec­tos di­fe­ren­tes, se­gún el se­xo de la per­so­na”. La fo­bia for­ma par­te del me­ca­nis­mo que desata el mie­do y que se ubi­ca en una zo­na del ce­re­bro lla­ma­da amíg­da­la ce­re­bral, don­de se ubi­can las emo­cio­nes bá­si­cas, co­mo el mie­do. Juan Car­los Al­ba­la­de­jo, tam­bién psi­có­lo­go y psi­coa­na­lis­ta, ex­pli­ca que cuan­do la amíg­da­la se ac­ti­va se des­en­ca­de­na la sen­sa­ción de mie­do y an­sie­dad, y su res­pues­ta pue­de ser la hui­da, la pe­lea o la ren­di­ción. “La sen­sa­ción de mie­do es­tá re­gu­la­da por la pro­duc­ción de la hor­mo­na va­so­pre­si­na en la amíg­da­la ce­re­bral, mien­tras que la oxi­to­ci­na es la hor­mo­na que re­gu­la la sen­sa­ción con­tra­ria, tam­bién en la amíg­da­la”, ilus­tra Al­ba­la­de­jo. En cual­quier ca­so, más allá del com­po­nen­te ge­né­ti­co y hor­mo­nal, la fo­bia a los ani­ma­les pre­ci­sa de un des­en­ca­de­nan­te. “To­das las fo­bias a los ani­ma­les se ges­tan en la in­fan­cia”, ex­pli­ca Car­men Ferrer, pe­ro se ma­ni­fies­tan ge­ne­ral­men­te años des­pués. Los neu­ro­cien­tí­fi­cos ex­pli­can es­te me­ca­nis­mo. La con­so­li­da­ción en la me­mo­ria de un epi­so­dio de mie­do in­ten­so (o de un trau­ma) no es in­me­dia­ta. Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res Min Zhuo, Bao-Ming Li y Bong-Kiun Kaang, “la ac­ti­va­ción de los re­cep­to­res NMDA (que son las mo­lé­cu­las que re­ci­ben las se­ña­les bio­quí­mi­cas que pro­vo­can un efec­to fi­sio­ló­gi­co con­cre­to) pro­vo­ca que en esos re­cep­to­res se pro­duz­ca una hue­lla en las cé­lu­las ce­re­bra­les. En con­cre­to, se­ría la subuni­dad mo­le­cu­lar lla­ma­da NR2B la que ser­vi­ría de mar­ca de me­mo­ria”. Es una hue­lla que que­da en el ce­re­bro y no tie­ne por qué te­ner re­per­cu­sio­nes a cor­to pla­zo. An­to­nio Cano ex­pli­ca que quien su­fre una mor­de­du­ra de pe­rro “tie­ne más po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llar la fo­bia in­clu­so pa­sa­dos unos años, aun­que no siem­pre ocu­rre”. Y la hue­lla de es­ta me­mo­ria se pro­du­ce por lo que los ex­per­tos de­no­mi­nan apren­di­za­je. Es­te apren­di­za­je se pro­du­ce por la pro­pia ex­pe­rien­cia. Pe­ro el te­mor tam­bién se apren­de por otros ca­na­les que no sea vi­vir­lo en la pro­pia piel. “Los ni­ños apren­den mu­cho por ob­ser­va­ción y por acu­mu­la­ción de in­for­ma­ción. Si la madre, que es la ma­yor fuen­te de se­gu­ri­dad pa­ra un me­nor, tie­ne mie­do a los pe­rros o una ac­ti­tud de re­cha­zo ha­cia ellos sus men­sa­jes se­rán del ti­po: ‘No te acer­ques que muer­de’, ‘no le to­ques que es­tá su­cio’. En­ton­ces, el ni­ño cre­ce­rá cre­yen­do que el pe­rro es al­go su­cio y un pe­li­gro, lo que pue­de dar lu­gar a una fo­bia”. A ve­ces no es ne­ce­sa­rio de­cir na­da. Si la madre se po­ne ner­vio­sa cuan­do se acer­ca a un pe­rro, el ni­ño no­ta­rá el ner­vio­sis­mo. Él mis­mo se sen­ti­rá en pe­li­gro. Es un te­rreno que pue­de pro­pi­ciar el desa­rro­llo de la fo­bia. La so­la vi­sión de una mor­de­du­ra que cau­sa le­sión pue­de tam­bién ser­vir de des­en­ca­de­nan­te. “Cuan­do así ocu­rre nos to­pa­mos con adul­tos a los que la pre­sen­cia de es­tos ani­ma­les pro­vo­ca al­go más que mie­do. Cuan­do ven un pe­rro an­ti­ci­pan un po­si­ble re­sul­ta­do ne­ga­ti­vo, aun­que la ac­ti­tud del animal no sea agre­si­va, lo que pro­vo­ca una sen­sa­ción de an­sie­dad, acom­pa­ña­da de un au­men­to de la su­do­ra­ción, rit­mo car­dia­co y la tensión mus­cu­lar”, co­men­ta Cano. Las per­so­nas que su­fren la fo­bia evi­tan el con­tac­to con el animal, pe­ro a ve­ces van más allá. “Cam­bian de ace­ra si ven un pe­rro, mo­di­fi­can su re­co­rri­do ha­bi­tual si creen que se van a to­par con al­guno y evi­tan ir a lu­ga­res don­de sos­pe­chen que pue­de apa­re­cer uno de es­tos ani­ma­les”, se­ña­la es­te ex­per­to. Cuan­do se lle­gan a es­tos ex­tre­mos, se acon­se­ja tra­tar­lo pa­ra que el día a día no sea li­mi­tan­te ni an­gus­tio­so. A di­fe­ren­cia de las per­so­nas, tra­tar es­te mie­do des­pro­por­cio­na­do en los ani­ma­les se­ría re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo ex­tir­pan­do la amíg­da­la ce­re­bral, se­gún las in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das has­ta aho­ra. Con ello se con­si­gue que los ani­ma­les no ten­gan mie­do. Pe­ro con las per­so­nas no es tan sen­ci­llo, es­to no su­ce­de.

Prin­ted and dis­tri­bu­ted by News­pa­per­Di­rect

www.news­pa­per­di­rect.com US/Can: 1.877.980.4040 In­tern.: 800.6364.6364

ORI­GI­NAL COPY • ORI­GI­NAL COPY • ORI­GI­NAL COPY • ORI­GI­NAL COPY • ORI­GI­NAL COPY • ORI­GI­NAL COPY • ORI­GI­NAL COPY • ORI­GI­NAL COPY • ORI­GI­NAL COPY • ORI­GI­NAL COPY •

COPY­RIGHT AND PROTECTED BY APPLICABLE LAW

Co­mo mu­cho cam­bia su per­so­na­li­dad y se ha­cen más cal­ma­das, pe­ro hay ca­sos en los que la fo­bia no des­apa­re­ce. En el ser hu­mano el me­ca­nis­mo del mie­do y la agre­si­vi­dad es más com­ple­jo e in­ter­ac­túa con el neo­cór­tex y el sis­te­ma lím­bi­co (del que for­ma par­te la amíg­da­la ce­re­bral). En el neo­cór­tex es don­de se ubi­ca la ca­pa­ci­dad de pen­sar, de ha­blar, de pla­ni­fi­car... Emo­cio­nes y ra­cio­na­li­dad se in­ter­co­nec­tan. Ade­más, el mie­do al da­ño fí­si­co pro­vo­ca la mis­ma reac­ción que el te­mor a un do­lor psí­qui­co. En de­fi­ni­ti­va, el ser hu­mano es más com­ple­jo. Pe­ro es­to que pue­de pa­re­cer una des­ven­ta­ja se con­vier­te en una ven­ta­ja, ase­gu­ra Juan Car­los Al­ba­la­de­jo. “Es la opor­tu­ni­dad de to­mar cons­cien­cia y dar sig­ni­fi­ca­do a lo que nos su­ce­de”. El sis­te­ma lím­bi­co del ser hu­mano in­ter­ac­túa con­ti­nua­men­te con el neo­cór­tex. El sis­te­ma lím­bi­co y el neo­cór­tex tra­ba­jan jun­tos, es­tán co­nec­ta­dos. Y es­to per­mi­te que ten­ga­mos la po­si­bi­li­dad de con­tro­lar nues­tras emo­cio­nes. El neo­cór­tex nos ca­pa­ci­ta no só­lo pa­ra so­lu­cio­nar ecua­cio­nes de ál­ge­bra o pa­ra apren­der idio­mas, pro­por­cio­na la po­si­bi­li­dad de ges­tio­nar y dar sig­ni­fi­ca­do al mun­do de las emo­cio­nes. “Nos per­mi­te un reapren­di­za­je de las ex­pe­rien­cias vi­vi­das u ob­ser­va­das pa­ra su­pe­rar la fo­bia”, se­ña­la An­to­nio Cano. Es ne­ce­sa­rio un reapren­di­za­je. Y el reapren­di­za­je es po­si­ble. To­dos los ex­per­tos coin­ci­den que es­te pro­ce­so pa­sa por lo que ellos de­no­mi­nan mé­to­dos de ex­po­si­ción. Es ne­ce­sa­rio ex­po­ner­se al mie­do y no evi­tar­lo, se­ña­la Cano. “La ex­po­si­ción pro­vo­ca un po­co de an­sie­dad al prin­ci­pio pe­ro ge­ne­ra mu­cha se­gu­ri­dad y calma con el tiem­po”. No obs­tan­te, pa­ra que es­te tra­ta­mien­to cul­mi­ne con éxi­to, se ne­ce­si­ta de la ade­cua­da su­per­vi­sión de un ex­per­to y de mu­cha fuer­za de vo­lun­tad por par­te del pa­cien­te. “La ex­po­si­ción no fun­cio­na mu­chas ve­ces si los pen­sa­mien­tos no son acor­des. La men­te es po­de­ro­sa. El éxi­to de­pen­de de lo que pien­ses, de tus pen­sa­mien­tos. Hay que to­mar con­cien­cia de ello. Es im­por­tan­te lo que pen­sa­mos, có­mo lo pen­sa­mos y la aten­ción que pres­ta­mos al es­tí­mu­lo”, ex­pli­ca Cano. An­tes de pa­sar a la fa­se de la ex­po­si­ción es ne­ce­sa­rio pre­pa­rar el te­rreno. En la con­sul­ta, “el es­pe­cia­lis­ta sue­le ex­pli­car al pa­cien­te el pro­ce­so que ha desa­rro­lla­do pa­ra apren­der a te­ner mie­do a un es­tí­mu­lo que, en sí mis­mo, no es pe­li­gro­so. A continuación, se le en­se­ñan téc­ni­cas cog­ni­ti­vas de re­es­truc­tu­ra­ción del co­no­ci­mien­to, es­to es, reor­de­nar los con­cep­tos pa­ra in­ten­tar res­tar im­por­tan­cia a lo que pro­du­ce el mie­do y dis­mi­nuir así las reac­cio­nes que es­te pro­vo­ca”. Pa­ra­le­la­men­te, al pa­cien­te se le en­se­ñan téc­ni­cas de res­pi­ra­ción y re­la­ja­ción que de­be prac­ti­car dia­ria­men­te en su ca­sa”. Con es­to se con­si­gue “re­du­cir la ac­ti­va­ción fi­sio­ló­gi­ca, lo que ayu­da a pen­sar más fría­men­te y a dis­mi­nuir el te­mor al es­tí­mu­lo fó­bi­co”. Una vez pa­sa­do to­do el pro­ce­so, en­ton­ces el pa­cien­te po­drá ir ex­po­nién­do­se pau­la­ti­na­men­te a to­do lo que le da un mie­do irra­cio­nal. “Ha­cer es­te pro­ce­so es­tá muy bien, en el pa­cien­te se pro­du­ce una gran li­be­ra­ción, pe­ro hay quien ne­ce­si­ta ir un po­co más allá y sa­ber por qué se ha des­en­ca­de­na­do la fo­bia”, aña­de Juan Car­los Al­ba­la­de­jo. No to­do el mun­do que ha te­ni­do un en­torno fó­bi­co a los ani­ma­les ha desa­rro­lla­do la fo­bia, co­mo es el ca­so de Ai­da Ga­lle­go, ex­per­ta en acom­pa­ña­mien­to a la ma­ter­ni­dad y vo­lun­ta­ria en la Lli­ga Pro­tec­to­ra d’Ani­mals de Sa­ba­dell (ver tex­to ad­jun­to). O no to­do el mun­do que ha su­fri­do el ata­que de un pe­rro o les ha in­ten­ta­do mor­der ha desa­rro­lla­do una fo­bia, ex­pli­ca tam­bién Car­men Ferrer. ¿Por qué unos sí y otros no? ¿Qué otros fac­to­res en­tran en jue­go? Se­gún Car­men Ferrer, el epi­so­dio trau­má­ti­co es un re­cuer­do en­cu­bri­dor de la ver­da­de­ra cau­sa del desa­rro­llo de la fo­bia. “La fo­bia no de­ja de ser una an­gus­tia in­ter­na que se pro­yec­ta en un ob­je­to ex­terno, en es­te ca­so en un animal. Es­ta an­gus­tia tie­ne que ver con los de­seos y con la agre­si­vi­dad no re­co­no­ci­dos. No se quie­re o no se pue­den asu­mir se­gún qué de­seos. Cuan­do se des­pla­za es­ta an­gus­tia al animal, ya no nos preo­cu­pa­mos de nues­tros de­seos so­te­rra­dos, ya no in­da­ga­mos. Es­tos de­seos que­dan so­te­rra­dos en el in­cons­cien­te y lo úni­co que nos preo­cu­pa es no cru­zar­nos con el animal. La an­gus­tia que pro­vo­ca el de­seo que­da pro­yec­ta­da en el animal”. Car­men Ferrer ex­pli­ca que las fo­bias a los ani­ma­les gran­des pue­den es­tar aso­cia­das a la agre­si­vi­dad que tie­ne uno mis­mo y no la ha au­to­iden­ti­fi­ca­do, y las fo­bias a los ani­ma­les a los de­seos se­xua­les no re­co­no­ci­dos. Aun­que otros ex­per­tos se­ña­lan que no siem­pre tie­ne que es­tar aso­cia­do a los de­seos se­xua­les. Juan Car­los Al­ba­la­de­jo tam­bién se­ña­la que las fo­bias pue­den es­tar aso­cia­das a la ne­ce­si­dad de ha­cer pro­ce­sos in­ter­nos que no se es­tán ha­cien­do. “Una co­sa es te­ner mie­do a las ser­pien­tes, por ejem­plo, y otra te­ner fo­bia a las ser­pien­tes. El mun­do aními­co pue­de es­tar pi­dien­do que el su­je­to se des­pren­da de vie­jos há­bi­tos y no lo es­tá ha­cien­do. Se afe­rra a lo an­ti­guo. Aun­que pa­ra ca­da per­so­na pue­de to­mar sig­ni­fi­ca­dos di­fe­ren­tes. Hay que aden­trar­se en la bio­gra­fía de ca­da uno”. Ma­nuel Al­men­dro, psi­có­lo­go, es­pe­cia­li­za­do en cul­tu­ras na­ti­vas y au­tor de Qué es la cu­ra­ción (Kai­rós), aña­de que la fo­bia es una in­quie­tud re­la­cio­na­da con el des­per­tar de una fuer­za in­te­rior que to­ma la for­ma de un animal. “Una fuer­za in­te­rior que no se quie­re re­co­no­cer. Es­ta­mos des­co­nec­ta­dos de esa fuer­za in­te­rior, y el al­ma re­cla­ma esa co­ne­xión. Los in­dí­ge­nas de Amé­ri­ca del Nor­te lo iden­ti­fi­can co­mo animal to­té­mi­co. Y no­so­tros no so­mos tan di­fe­ren­tes a los in­dí­ge­nas. To­dos los se­res hu­ma­nos te­ne­mos ce­re­bros muy pa­re­ci­dos. Ellos han sa­bi­do in­ter­pre­tar, dar sig­ni­fi­ca­do a es­tos mie­dos”. Ma­nuel Al­men­dro acla­ra que de to­das ma­ne­ras pri­me­ro hay que re­sol­ver el pro­ce­so clí­ni­co, el pro­ce­so te­ra­péu­ti­co. Y des­pués ya se pue­de pa­sar al as­pec­to sim­bó­li­co. “Si só­lo cli­ni­za­mos, abor­ta­mos la po­si­bi­li­dad de des­cu­brir las fuer­zas per­so­na­les que em­pie­zan a des­per­tar­se en nues­tro in­te­rior, eso si el pa­cien­te es­tá en pro­ce­so de bús­que­da”. Pe­ro si só­lo se bus­ca el sig­ni­fi­ca­do de la fo­bia sin tra­tar­la se pue­de caer en una es­pe­cie de bo­rra­che­ra sim­bó­li­ca. “En ese ca­so, hay per­so­nas que caen en lo que lla­ma­mos pa­to­lo­gías ini­ciá­ti­cas. Se pro­du­ce una es­pe­cie de rap­to don­de la per­so­na se pier­de en te­ra­pias má­gi­cas con las que se pier­de la co­ne­xión con la vida dia­ria, la vida co­ti­dia­na”, ad­vier­te Al­men­dro. Hay que abrir­se po­co a po­co. Los pro­ce­sos son com­ple­jos y hay que lim­piar mu­chas som­bras del pa­sa­do.

s

TO­DAS LAS FO­BIAS A LOS ANI­MA­LES SE PUE­DEN RE­CON­DU­CIR Y SU­PE­RAR HAY QUIEN LO CON­SI­DE­RA CO­MO PAR­TE DE UN PRO­CE­SO IN­TERNO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.