Zam­bu­lli­das con ca­be­za

Zam­bu­llir­se ha­cien­do ca­brio­las es­tá de mo­da de­bi­do a los con­cur­sos te­le­vi­si­vos que mues­tran a fa­mo­sos sal­tan­do des­de el tram­po­lín. Pe­ro sal­tar al agua tie­ne más ries­gos de los que mu­chos ven, in­clui­das le­sio­nes me­du­la­res irre­ver­si­bles, que pue­den evi­tar­se

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to May­te Rius

De pa­li­llo, en bom­ba, ha­cien­do la car­pa, de ca­be­za, con vol­te­re­ta pa­ra atrás, ha­cien­do un gi­ro, con ca­rre­ri­lla... Quien más y quien me­nos re­cuer­da su par­ti­cu­lar con­cur­so de sal­tos a la pis­ci­na con los ami­gos y el do­lor de al­gún que otro plan­cha­zo. Por­que gol­pear­se con el agua due­le y, en de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes, pue­de cau­sar mu­cho da­ño y le­sio­nes irre­ver­si­bles. Hay es­tu­dios que in­di­can que en torno a un 5% del mi­llar de le­sio­na­dos me­du­la­res que se re­gis­tra anual­men­te tie­ne co­mo cau­sa una zam­bu­lli­da. Y aun­que es­tos no son los ac­ci­den­tes más fre­cuen­tes en­tre quie­nes se di­vier­ten ti­rán­do­se al agua –lo más ha­bi­tual son los he­ma­to­mas o al­gu­na que otra lu­xa­ción, dis­ten­sión o frac­tu­ra–, hay vo­ces que aler­tan de que su ci­fra pue­de au­men­tar de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va es­te ve­rano por el efec­to

UN 5% DE LAS LE­SIO­NES ME­DU­LA­RES TIE­NE SU ORI­GEN EN ZAM­BU­LLI­DAS PA­RA HA­CER PI­RUE­TAS Y CAER BIEN SE NE­CE­SI­TA UNA BUE­NA FOR­MA FÍ­SI­CA

con­ta­gio o imi­ta­ción de las ca­brio­las y zam­bu­lli­das que rea­li­zan los fa­mo­sos en pro­gra­mas te­le­vi­si­vos co­mo Splash, fa­mo­sos al agua (en An­te­na 3), y ¡Mi­ra quién sal­ta! (Te­le­cin­co). El Co­le­gio Pro­fe­sio­nal de Fi­sio­te­ra­peu­tas de Ma­drid y la Aso­cia­ción de Parapléjicos y Gran­des Dis­ca­pa­ci­ta­dos Fí­si­cos (As­paym) fue­ron dos de las pri­me­ras or­ga­ni­za­cio­nes en ad­ver­tir de es­te ries­go e in­ten­tar con­cien­ciar a los ciu­da­da­nos de que sal­tar a la pis­ci­na des­de un tram­po­lín o in­clu­so des­de el bor­di­llo ha­cien­do pi­rue­tas re­quie­re mu­cha más pre­pa­ra­ción de la que apa­re­ce en las ga­las te­le­vi­si­vas. Pe­ro tam­bién quie­nes des­cri­ben la prác­ti­ca de los sal­tos de na­ta­ción co­mo un de­por­te con ba­jo ries­go de le­sio­nes, co­mo Lola Sáez de Iba­rra

–sal­ta­do­ra olím­pi­ca en Atlan­ta 1996, Syd­ney 2000 y Ate­nas 2004, abo­ga­da de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Na­ta­ción y ju­ra­do de uno de los ci­ta­dos pro­gra­mas–, aler­tan de que hay sal­tos que nun­ca de­be­rían pro­bar­se sin un en­tre­na­dor al la­do, in­clui­dos al­gu­nos tan po­pu­la­res co­mo la vol­te­re­ta pa­ra atrás o ha­cer el pino y de­jar­se caer. Por­que, ex­pli­ca Sáez, de­ter­mi­na­dos gi­ros o pos­tu­ras re­quie­ren una no­ta­ble for­ma fí­si­ca y do­mi­nar téc­ni­cas pa­ra se­pa­rar, im­pul­sar los bra­zos o gi­rar. “Los sal­tos exi­gen coor­di­na­ción y fle­xi­bi­li­dad y los ni­ños y jó­ve­nes que en­tre­nan tie­nen ho­ras de pre­pa­ra­ción fí­si­ca y de gim­na­sia en el sue­lo y en la ca­ma elás­ti­ca”, di­ce. Pedro Ma­no­ne­lles, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na del De­por­te (Femede), ase­gu­ra que los sal­tos de na­ta­ción tie­nen bas­tan­te más in­ci­den­cia de le­sio­nes en­tre ni­ños y jó­ve­nes de que las que mu­chos co­no­cen. Aun­que el prin­ci­pal ries­go siem­pre es im­pac­tar con el sue­lo por fal­ta de pro­fun­di­dad o con el bor­di­llo por un res­ba­lón, Ma­no­ne­lles ex­pli­ca que hay es­tu­dios que evi­den­cian que tam­bién son fre­cuen­tes las frac­tu­ras y le­sio­nes en las ex­tre­mi­da­des su­pe­rio­res –co­mo lu­xa­cio­nes de co­do o de hom­bro–, da­ños en los li­ga­men­tos del to­bi­llo o de la ro­di­lla, ro­tu­ras de dien­tes, he­ri­das en la ca­ra, y le­sio­nes cer­vi­ca­les o lum­ba­res por al­gu­na tor­sión in­de­bi­da. “Tam­bién es co­mún en­tre ba­ñis­tas afi­cio­na­dos la hi­dro­cu­ción, lo que po­pu­lar­men­te se co­no­ce co­mo cor­te de di­ges­tión, y que es un sín­co­pe por el cam­bio brus­co de tem­pe­ra­tu­ra que su­fre el cuer­po de una per­so­na que es­tá aca­lo­ra­da y se lan­za al agua fría; el ries­go es gra­ve, por­que a me­nu­do se pier­de la cons­cien­cia y la per­so­na se aho­ga, y no ha­ce fal­ta su­mer­gir­se en agua he­la­da pa­ra que ocu­rra, bas­ta con una di­fe­ren­cia de va­rios gra­dos”, apun­ta Ma­no­ne­lles. Aña­de que, en ge­ne­ral, el ries­go y la gra­ve­dad de las le­sio­nes por zam­bu­lli­da es­tán en re­la­ción con la al­tu­ra des­de la que se sal­ta. “Cuan­to más al­to es­tás y ma­yor ve­lo­ci­dad lle­vas al en­trar al agua, más du­ra re­sul­ta y más fuer­te es el im­pac­to que re­ci­bes”, re­su­me. En reali­dad, en Es­pa­ña es di­fí­cil po­der ti­rar­se a una pis­ci­na des­de mu­cha al­tu­ra, pues ha­ce dé­ca­das que se de­mo­lie­ron los tram­po­li­nes y pla­ta­for­mas de sal­to en las pis­ci­nas mu­ni­ci­pa­les o de re­creo y se re­gu­ló que las pis­ci­nas de­di­ca­das a sal­tos –hoy res­trin­gi­das a los clubs de na­ta­ción y a los cen­tros de tec­ni­fi­ca­ción– han de es­tar a cier­ta dis­tan­cia de las pis­ci­nas don­de se na­da. Pe­ro eso no evi­ta que

ca­da año al­guien se da­ñe la mé­du­la es­pi­nal al sal­tar al agua des­de cier­ta al­tu­ra. De en­tra­da no en to­dos los paí­ses exis­te es­ta re­gu­la­ción y cuan­do uno via­ja de va­ca­cio­nes en­cuen­tra pla­ta­for­mas en el mar o tram­po­li­nes en las pis­ci­nas des­de don­de lan­zar­se. Y los ac­ci­den­tes tam­bién se pro­du­cen en ríos, pan­ta­nos o en el mar. “Anual­men­te re­ci­bi­mos un número im­por­tan­te de per­so­nas con le­sio­nes me­du­la­res cau­sa­das por una zam­bu­lli­da en un río, en una po­za, sal­tan­do una ola o ti­rán­do­se des­de un acantilado, por­que los fon­dos y la pro­fun­di­dad de las aguas na­tu­ra­les cam­bian de un año pa­ra otro o in­clu­so de un día pa­ra otro, y la gen­te se ti­ra sin com­pro­bar an­tes qué hay de­ba­jo e im­pac­ta con el sue­lo, con tron­cos, con ro­cas…”, ex­pli­ca el je­fe del ser­vi­cio de reha­bi­li­ta­ción del hos­pi­tal na­cio­nal de Parapléjicos de To­le­do, An­to­nio Sán­chez Ra­mos. Pe­ro no to­das las le­sio­nes me­du­la­res que atien­den se han pro­du­ci­do por ti­rar­se en aguas po­co pro­fun­das. A ve­ces bas­ta un gi­ro for­za­do, un es­pal­da­ra­zo des­de cier­ta al­tu­ra o una hi­per­fle­xión o hi­per­ex­ten­sión del cue­llo por­que los bra­zos no es­tán bien co­lo­ca­dos o la per­so­na cae tor­ci­da pa­ra le­sio­nar al­gu­na vér­te­bra o da­ñar la mé­du­la. Y las con­se­cuen­cias, en­fa­ti­za Sán­chez Ra­mos, son muy gra­ves: “Si la le­sión es en la par­te cer­vi­cal, lo que se pro­du­ce es una te­tra­ple­jia que afec­ta a las cua­tro ex­tre­mi­da­des y a ve­ces in­clu­so a la ca­pa­ci­dad de res­pi­rar; y si la le­sión me­du­lar es en la re­gión lum­bar o dor­sal afec­ta a la par­te in­fe­rior del cuer­po y con­lle­va no só­lo la pa­rá­li­sis de las pier­nas, sino tam­bién pro­ble­mas de con­trol de es­fín­te­res, de res­pues­ta se­xual, de fer­ti­li­dad, de in­fec­cio­nes de ori­na, de úl­ce­ras de pre­sión…”. Sán­chez aler­ta de que el pe­so au­men­ta el ries­go de le­sión en la zo­na dor­so­lum­bar por­que, si el cuer­po se des­con­tro­la al caer, la fuer­za que so­por­ta la es­pal­da en un gi­ro for­za­do es ma­yor. A pe­sar de ello, sub­ra­ya que los ac­ci­den­tes gra­ves por zam­bu­lli­da son más fre­cuen­tes en los jó­ve­nes, so­bre to­do en la fran­ja de en­tre 16 y 20 años, en­tre quie­nes cons­ti­tu­ye la se­gun­da cau­sa de le­sión me­du­lar. De ahí que los ex­per­tos in­sis­tan en que, ade­más de com­pro­bar la pro­fun­di­dad y el ti­po de fon­do del lu­gar don­de se va a sal­tar y de cer­cio­rar­se de que no hay na­die de­ba­jo, los ba­ñis­tas evi­ten ha­cer ca­brio­las si no es­tán en bue­na for­ma fí­si­ca y sal­tar des­de al­tu­ras si no tie­nen ex­pe­rien­cia.

LIFESIZEIMAGES

Con­se­jos pro­fe­sio­na­les No to­dos los sal­tos tie­nen la mis­ma di­fi­cul­tad ni en­tra­ñan los mis­mos ries­gos. La ex­sal­ta­do­ra olím­pi­ca Lola Sáez ex­pli­ca al­gu­nas cla­ves que con­vie­ne te­ner en cuen­ta an­tes de in­ten­tar­los. De pa­li­llo Si uno nun­ca se ha ti­ra­do des­de un tram­po­lín al agua ni tie­ne for­ma­ción gim­nás­ti­ca, la me­jor op­ción es sal­tar de pie. La re­co­men­da­ción de los pro­fe­sio­na­les es sal­tar con los bra­zos pe­ga­dos al cuer­po. “Si abres los bra­zos pa­ra equi­li­brar­te, te gol­pea­rás en ellos y te va a do­ler”, aler­ta Sáez. Y aña­de que es im­por­tan­te caer con las pier­nas es­ti­ra­das y el cuer­po apre­ta­do, rí­gi­do, pa­ra no ar­quear­se y en­trar lo más rec­to po­si­ble.

De ca­be­za Lola Sáez des­acon­se­ja lan­zar­se de ca­be­za des­de al­tu­ra a cual­quier per­so­na que no ten­ga bue­na for­ma fí­si­ca y ha­ga ejer­ci­cio con re­gu­la­ri­dad. “Si no tie­nes cier­ta for­ma fí­si­ca y unos bra­zos que aguan­ten

GUY CRIT­TEN­DEN

bien el im­pac­to y la en­tra­da en el agua te vas a ha­cer da­ño en los trí­ceps, en el cue­llo y en los hom­bros”, ex­pli­ca. Pe­ro in­clu­so pa­ra quie­nes es­tán en for­ma, su con­se­jo es no sal­tar de ca­be­za des­de acan­ti­la­dos o tram­po­li­nes si no se tie­ne la se­gu­ri­dad de que se do­mi­na el sal­to, que cae­rás bien y con la in­cli­na­ción ade­cua­da. Ad­vier­te que cuan­to más dis­tan­cia ha­ya has­ta el agua, ma­yor ries­go de des­con­tro­lar el cuer­po y caer de tri­pa o de es­pal­da, con el con­si­guien­te mo­ra­tón. Y tan­to si es des­de el tram­po­lín co­mo des­de el bor­di­llo, su con­se­jo pa­ra sal­tar de ca­be­za es caer rec­to, con el cuer­po apre­ta­do y las pier­nas es­ti­ra­das y du­ras pa­ra no ar­quear la es­pal­da al pri­mer im­pac­to de los bra­zos con el agua, lo que po­dría da­ñar las lum­ba­res. Tam­bién in­sis­te en la con­ve­nien­cia de lan­zar­se con las ma­nos aga­rra­das por en­ci­ma de la ca­be­za pa­ra evi­tar le­sio­nes en los hom­bros y el cue­llo.

AN­NE AC­KER­MANN

De bom­ba Si la per­so­na man­tie­ne la pos­tu­ra com­pac­ta y no im­pac­ta en el agua di­rec­ta­men­te con la es­pal­da, es­te sal­to no con­lle­va de­ma­sia­do ries­go.

EU­DALD CAS­TELLS

La car­pa Rea­li­zar la car­pa, tan­to si es de ca­be­za co­mo de pie, exi­ge cier­ta fle­xi­bi­li­dad. “Si no te to­cas los pies es­tan­do en el sue­lo, no los to­ca­rás en el agua, y al in­ten­tar­lo en el sal- to te ha­rás da­ño en la es­pal­da y en los aduc­to­res”, co­men­ta la sal­ta­do­ra olím­pi­ca. Y en­fa­ti­za que pa­ra ha­cer es­te sal­to es pre­ci­so ha­ber ca­len­ta­do pri­me­ro la mus­cu­la­tu­ra si no se quie­re su­frir un ti­rón.

CHAR­LIE ED­WARDS

Con ca­rre­ri­lla Los ex­per­tos des­acon­se­jan coger ca­rre­ri­lla pa­ra sal­tar al agua. El ries­go de res­ba­lar es muy ele­va­do y eso su­po­ne que nor­mal­men­te los pies van ha­cia de­lan­te y se im­pac­ta con la ca­be­za en el bor­de, un gol­pe que se­gún la es­ta­tu­ra de la per­so­na pue­de lle­gar a ser mortal, aler­tan. “In­clu­so aun­que no im­pac­tes con el bor­di­llo, al res­ba­lar des­con­tro­las el cuer­po y caes mal al agua, y el ries­go de ha­cer­te da­ño es muy ele­va­do”.

KE­RI OBERLY

De ca­be­za pa­ra atrás Es­te sal­to es­tá des­acon­se­ja­do pa­ra quie­nes su­fren pro­ble­mas de es­pal­da. Sáez con­si­de­ra que, al ser un sal­to más com­pli­ca­do, quien se atre­ve a rea­li­zar­lo es por­que lo do­mi­na.

DENKOU IMAGES

Vol­te­re­ta ha­cia atrás “Si no tie­nes un en­tre­na­dor al la­do nun­ca in­ten­tes es­te sal­to”. Así de con­tun­den­te se mues­tra Lola Sáez. “El sal­to pa­ra atrás es di­fí­cil por­que el gi­ro lo has de con­se­guir con los bra­zos, y si no co­no­ces la téc­ni­ca in­ten­ta­rás gi­rar ti­ran­do de pe­cho y eso pue­de pro­vo­car que te que­des muy cer­ca del tram­po­lín o del bor­di­llo, y el ries­go de ac­ci­den­te es muy ele­va­do”, ex­pli­ca.

TY DOW­NING

Ti­ra­bu­zón No tie­ne tan­to pe­li­gro co­mo la vol­te­re­ta ha­cia atrás por­que se sal­ta ha­cia de­lan­te. El ries­go es pa­sar­se de gi­ro y dar­se un tri­pa­zo, más com­pro­me­ti­do si se cae de la­do e im­pac­ta la ca­be­za y el oí­do.

MOOD­BOARD

Vol­te­re­ta ha­cia de­lan­te Lola Sáez ad­vier­te que el ries­go de sal­tar ha­cien­do la vol­te­re­ta es que si no lle­gas a com­ple­tar el gi­ro caes con las lum­ba­res y un es­pal­da­ra­zo así due­le. Y si te pa­sas de im­pul- so caes de ca­ra “que es co­mo re­ci­bir una bo­fe­ta­da”. Con to­do, opi­na que es­te sal­to no en­tra­ña un gran ries­go si se tie­ne la pre­cau­ción de sal­tar con im­pul­so ha­cia de­lan­te pa­ra caer le­jos del bor­de.

AU­RE­LIE AND MOR­GAN DA­VID DE LOSSY

Ha­cien­do el pino Ha­cer el pino en el bor­de de la pis­ci­na o del tram­po­lín y de­jar­se caer al agua es otro de los sal­tos des­acon­se­ja­dos pa­ra afi­cio­na­dos. “Has de te­ner unos bra­zos muy fuer­tes que aguan­ten bien tu pe­so en equi­li­brio por­que si te fa­llan pue­des caer mal y dar­te un buen gol­pe”, ex­pli­ca Sáez. E in­clu­so te­nien­do fuer­za es un sal­to di­fí­cil por­que exi­ge co­no­cer la téc­ni­ca pa­ra se­pa­rar los bra­zos de la pla­ta­for­ma cuan­do el cuer­po ha­ya su­pe­ra­do cier­to pun­to. Y aler­ta que nun­ca han de ha­cer­se es­tos sal­tos en tram­po­li­nes en mo­vi­mien­to (no lo ha­cen ni los sal­ta­do­res pro­fe­sio­na­les), ni en ro­cas o bor­di­llos, por­que res­ba­lan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.