en fa­mi­lia

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

has­ta con­se­guir que en­con­tre­mos el ni­vel más adap­ta­ti­vo de au­to­rre­gu­la­ción por en­sa­yo y error. Nues­tra co­mu­ni­ca­ción cons­cien­te tras­mi­te la idea de que de­be­mos con­tro­lar nues­tra ira, nues­tra en­vi­dia y nues­tros ce­los. Sin em­bar­go esos sen­ti­mien­tos, pro­duc­tos de mi­les de años de evo­lu­ción, si­guen so­te­rra­da­men­te pre­sen­tes en nues­tro in­te­rior. En su li­bro El pro­fe­sor y la pros­ti­tu­ta, (Ana­gra­ma) la pe­rio­dis­ta Lin­da Wol­fe re­co­ge una se­rie de ca­sos reales con un de­no­mi­na­dor co­mún: se tra­ta de per­so­nas con una vida tran­qui­la y con­ven­cio­nal, que han rea­li­za­do ac­tos vio­len­tos sin un mo­ti­vo apa­ren­te. Un ejem­plo del li­bro es el de un eje­cu­ti­vo triun­fa­dor, que aca­ba de am­pliar su ca­de­na de tien­das y es­tá a po­cos días de su bo­da. Un día, cer­ca de Cen­tral Park, tie­ne un pe­que­ño ac­ci­den­te: un in­di­vi­duo cho­ca con­tra su co­che nue­vo y le cau­sa li­ge­ros des­per­fec­tos. Nues­tro eje­cu­ti­vo sale del co­che con una pis­to­la y, de­lan­te de cien­tos de tes­ti­gos, ase­si­na al pro­pie­ta­rio del otro vehícu­lo. Des­tro­za la vida de otra per­so­na (y la su­ya) sin un mo­ti­vo apa­ren­te. Cuan­do la pe­rio­dis­ta le en­tre­vis­ta, es­te hom­bre so­lo sa­be con­tes­tar que se sen­tía en­fa­da­do, que ha­bía acu­mu­la­do mu­cha ira. Ejem­plos co­mo los que re­co­ge Wol­fe nos pue­den ha­cer pen­sar que al­go es­tá fa­llan­do con la ca­na­li­za­ción de la ira. Hay mu­chos ana­lis­tas que avi­san so­bre

PE­SE AL CON­TROL, LA IRA Y LOS CE­LOS SI­GUEN SO­TE­RRA­DOS EN NUES­TRO IN­TE­RIOR LA SA­LUD DE LOS QUE SE CON­TRO­LAN PUE­DE RE­SEN­TIR­SE A LAR­GO PLA­ZO

la ocul­ta­ción ex­ce­si­va de los im­pul­sos. Y pe­lí­cu­las co­mo El Club de la lu­cha o se­ries co­mo Dex­ter in­ten­tan in­da­gar en es­ta so­cie­dad en la que es­tá mal vis­to men­tir pe­ro no ocul­tar, que nos en­se­ña a odiar sin de­cir­lo y en la que la vio­len­cia fí­si­ca es­tá mal vis­ta pe­ro se alien­tan mu­chos ti­pos de cruel­dad ver­bal. Es cier­to que du­ran­te to­da la his­to­ria ha ha­bi­do cul­tu­ras de au­to­con­trol, pe­ro en to­das ellas se han re­gu­la­do mo­men­tos de fal­ta de au­to­do­mi­nio. Co­mo nos re­cor­da­ba Er­nes­to Sá­ba­to, “el pro­ce­so cul­tu­ral es de do­mes­ti­ca­ción, que no pue­de lle­var­se a ca­bo sin re­bel­día por par­te de la na­tu­ra­le­za animal, an­sio­sa de li­ber­tad”. El ser hu­mano siem­pre ha sa­bi­do que se­ría un sui­ci­dio fo­men­tar la ex­pre­sión de pa­sio­nes vis­ce­ra­les, pe­ro que tam­bién re­sul­ta­ría per­ju­di­cial que fue­ran siem­pre au­to­con­tro­la­dos. Aguan­tar­se los ins­tin­tos pue­de re­sul­tar adap­ta­ti­vo pa­ra la so­cie­dad, pe­ro su ex­ce­so es ne­ga­ti­vo pa­ra el in­di­vi­duo. Ha­ce dé­ca­das, los car­dió­lo­gos Ro­sen­man y Fried­man, del hos­pi­tal Mon­te Si­naí de San Fran­cis­co, ad­vir­tie­ron una re­la­ción en­tre el ries­go de en­fer­me­da­des car­dia­cas y un de­ter­mi­na­do pa­trón de com­por­ta­mien­to de cier­tos in­di­vi­duos. A par­tir de su in­ves­ti­ga­ción pio­ne­ra, se de­fi­nió un ti­po de per­so­na­li­dad (la ti­po A) que pre­dis­po­ne a los pro­ble­mas de co­ra­zón. Los in­di­vi­duos con esa for­ma de ser tie­nen un al­to sen­ti­do de ur­gen­cia, es­tán ab­so­lu­ta­men­te cen­tra­dos en sus ob­je­ti­vos y bus­can la au­to­rre­gu­la­ción en to­das sus fa­ce­tas: re­pri­men los ins­tin­tos que no con­si­de­ran con­ve­nien­tes. Por eso les cues­ta li­be­rar­se de la pre­sión por com­pe­tir y dis­fru­tar he­dó­ni­ca­men­te de ac­ti­vi­da­des que no ayu­den a la con­se­cu­ción de sus fi­nes. Les gus­ta fi­jar­se plazos y cum­plir­los. Y por eso pos­po­nen to­do y vi­ven au­to­con­tro­la­dos has­ta que no lo­gran sus me­tas la­bo­ra­les. Se­gún la in­ves­ti­ga­ción de es­tos médicos –que ha si­do co­rro­bo­ra­da des­pués por mu­chos es­tu­dios– es­te pa­trón de per­so­na­li­dad de au­to­do­mi­nio tie­ne con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas en la sa­lud de los que lo pa­de­cen. La con­ti­nua tensión re­pri­mi­da tie­ne re­per­cu­sio­nes fí­si­cas: tras­tor­nos car­dio­vas­cu­la­res (una per­so­na con pa­trón A de con­duc­ta tie­ne 2,5 ve­ces más po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llar una an­gi­na de pe­cho o un in­far­to), hi­per­ten­sión, ni­vel al­to de co­les­te­rol... Un es­tu­dio de los in­ves­ti­ga­do­res J. C. Ba­re­foot, W. G. Dahls­trom y R. B. Wi­lliams mos­tró, por ejem­plo, que las per­so­nas que pun­tua­ban por en­ci­ma de la me­dia en es­te ti­po de ten­den­cia de com­por­ta­mien­to te­nían un pro­me­dio de mor­ta­li­dad 6,4 ve­ces más al­to. Es el al­to pre­cio que se pa­ga por la con­ti­nua de­mo­ra del pla­cer y la re­pre­sión co­ti­dia­na de la ira. ¿Hay per­so­nas que tie­nen más ries­go de caer en es­te ex­ce­so de au­to­do­mi­nio? Pa­re­ce ser que sí, que exis­te un pa­trón de per­so­na­li­dad (im­pul­si­vi­dad-re­fle­xi­vi­dad) que nos pue­de de­cir bas­tan­te so­bre nues­tra ten­den­cia a au­to­re­gu­lar ex­ce­si­va­men­te nues­tras pa­sio­nes. Por eso, el pri­mer pa­so es co­no­cer­se a uno mis­mo: hay per­so­nas que tie­nen ten­den­cia a re­pri­mir la ma­ni­fes­ta­ción de sus es­ta­dos in­ter­nos y otras que sue­len mos­trar­los. Sa­ber cuál es nues­tra in­cli­na­ción na­tu­ral nos ayu­da­ría a ca­na­li­zar­la. En un ex­tre­mo –im­pul­si­vi­dad– en­con­tra­mos a los in­di­vi­duos con mu­cha fuer­za vi­tal, es­pon­tá­neos, que tien­den a ac­tuar con ener­gía y sin me­di­tar mu­cho. Es­tas per­so­nas ha­blan mu­chas ve­ces an­tes de pen­sar lo que van a de­cir y ac­túan, en mu­chas oca­sio­nes, sin re­fle­xio­nar so­bre las con­se­cuen­cias de sus ac­tos. Su au­to­do­mi­nio es me­nor: tien­den a equi­vo­car­se en bas­tan­tes oca­sio­nes pe­ro tam­bién, por otra par­te, dis­fru­tan con acier­tos que los ha­cen so­bre­sa­lir del res­to. El otro ex­tre­mo lo ocu­pan las per­so­nas re­fle­xi­vas. Son in­di­vi­duos que pien­san lo que di­cen an­tes de ex­pre­sar­lo, y tien­den a du­dar an­tes de ac­tuar. Bus­can los ma­ti­ces de to­das las de­ci­sio­nes. Son per­so­nas más so­se­ga­das y tran­qui­las: su an­he­lo es la ar­mo­nía vi­tal. Su ries­go, el ex­ce­so de au­to­con­trol. Las cau­sas de es­ta ma­yor o me­nor pro­pen­sión al au­to­do­mi­nio pa­re­cen re­si­dir, en gran par­te, en cues­tio­nes neu­ro­ló­gi­cas. Se ha aso­cia­do, por ejem­plo, la ten­den­cia con la can­ti­dad de co­ne­xio­nes en­tre la amíg­da­la (el lu­gar en el que na­ce la ne­ce­si­dad de se­gu­ri­dad) y el cór­tex ce­re­bral (la par­te del ce­re­bro de la que sur­ge nues­tra to­ma de de­ci­sio­nes). En los in­di­vi­duos re­fle­xi­vos es­tas dos zo­nas es­tán muy in­ter­co­nec­ta­das y la amíg­da­la ejer­ce una gran au­to­ri­dad so­bre sus ac­tos. Por eso tien­den a pen­sar­se

mu­cho lo que ha­cen y a prio­ri­zar su pro­tec­ción. Eso les lle­va a au­to­do­mi­nar sus im­pul­sos cuan­to el me­dio es des­con­cer­tan­te. Por el con­tra­rio, las per­so­nas con po­cas co­ne­xio­nes amíg­da­la-cór­tex tien­den a ig­no­rar las pre­cau­cio­nes y ac­tuar con más es­pon­ta­nei­dad. Por otra par­te, hay in­ves­ti­ga­cio­nes que mues­tran otros fac­to­res fi­sio­ló­gi­cos (y ge­né­ti­cos) que van más allá de la neu­ro­lo­gía. Su­zan­ne Se­gers­trom, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Ken­tucky, ha he­cho es­tu­dios en los que ha me­di­do los la­ti­dos del co­ra­zón en fun­ción de có­mo cam­bian con el au­to­con­trol. Se­gún la psi­có­lo­ga, las di­fe­ren­cias de va­ria­bi­li­dad del rit­mo car­dia­co pre­dis­po­nen a un ma­yor ni­vel de re­pre­sión de sen­ti­mien­tos. La re­vis­ta Scien­ce pu­bli­có un ar­tícu­lo en el que ana­li­za­ba los efec­tos de la se­ro­to­ni­na en el au­to­con­trol. Se­gún la in­ves­ti­ga­ción, ese neu­ro­trans­mi­sor ayu­da a man­te­ner el con­trol de las emo­cio­nes. En el es­tu­dio, las per­so­nas que ha­bían in­ge­ri­do fár­ma­cos que dis­mi­nuían el ni­vel de se­ro­to­ni­na se con­ver­tían en in­di­vi­duos más im­pul­si­vos que do­mi­na­ban me­nos su ni­vel de ira. Lo que pa­re­ce cla­ro en to­dos los ca­sos es que los ries­gos de los dos ex­tre­mos tie­nen que ver con una ten­den­cia ge­ne­ral a no acom­pa­sar­se a la si­tua­ción. No pa­re­ce que el pro­ble­ma es­té en nues­tra ten­den­cia a au­to­con­tro­lar­nos: el pro­ble­ma es la fal­ta de adap­ta­ción al me­dio. Las per­so­nas que tie­nen pro­ble­mas de au­to­do­mi­nio no su­fren por su can­ti­dad de ira, sino por la for­ma en que la ca­na­li­zan. Au­to­con­tro­lar­se en to­do mo­men­to o ex­pre­sar lo que nos sale de den­tro es igual de ma­lo. Es­te ras­go de per­so­na­li­dad con­di­cio­na el ran­go en el que se mo­ve­rá nues­tro au­to­do­mi­nio, pe­ro no de­ter­mi­na has­ta qué pun­to lo uti­li­za­re­mos pa­ra adap­tar­nos. Una per­so­na pue­de te­ner ma­yor o me­nor ten­den­cia a ser es­pon­tá­neo o re­pri­mir sus es­ta­dos in­ter­nos. Pe­ro la ma­ne­ra en que ca­na­li­ce esa ten­den­cia adap­tán­do­se o no al me­dio es un pro­ce­so de apren­di­za­je. No es, por lo tan­to, un pro­ble­ma de im­pul­si­vi­dad, sino más bien un asun­to de có­mo he­mos apren­di­do a au­to­con­tro­lar­nos en cier­tos mo­men­tos y “de­jar­nos lle­var” en otros. Esa “sa­bi­du­ría in­ter­per­so­nal” se­rá la que le per­mi­ta una ma­yor op­ti­mi­za­ción de sus re­cur­sos de au­to­rre­gu­la­ción. To­dos na­ce­mos con una ma­yor o me­nor ten­den­cia a do­mi­nar­nos. Pe­ro lo que real­men­te de­ci­di­rá si ese gra­do de pro­pen­sión nos ha­ce fe­li­ces es que apren­da­mos a ser es­pon­tá­neos só­lo en mo­men­tos fa­vo­ra­bles a la li­be­ra­ción de emo­cio­nes. Y que sea­mos ca­pa­ces de lle­var las rien­das de nues­tras ma­ni­fes­ta­cio­nes ex­ter­nas cuan­do es­to sea lo más adap­ta­ti­vo. Si los ana­lis­tas tie­nen razón y nues­tra cul­tu­ra avan­za ha­cia el au­to­do­mi­nio, la ta­rea del fu­tu­ro se­rá apren­der a ca­na­li­zar cier­tos sen­ti­mien­tos que ya no se po­drán ex­pre­sar de for­ma vio­len­ta. Mi­chel Fou­cault, en His­to­ria de la locura, di­jo que “no hay una so­la cul­tu­ra en el mun­do en la que es­té per­mi­ti­do ha­cer­lo to­do. Y des­de ha­ce mu­cho tiem­po se sa­be bien que el hom­bre no co­mien­za con la li­ber­tad, sino con el lí­mi­te de lo in­fran­quea­ble”. Pa­ra ad­mi­tir es­ta ne­ce­sa­ria do­mes­ti­ca­ción de nues­tra na­tu­ra­le­za sal­va­je ten­dría­mos que en­con­trar es­pa­cios pa­ra ha­cer el animal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.