De es­te agua sí be­be­ré

Aun­que to­das sean cris­ta­li­nas, lo cier­to es que no hay dos igua­les. La pro­ce­den­cia, el trans­por­te y el tra­ta­mien­to que re­ci­be son los fac­to­res que de­ter­mi­nan la com­po­si­ción del agua que be­be­mos. A par­tir de ahí, y de­pen­dien­do tam­bién de quién la con­su­ma,

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Pedro García

Los dos li­tros de agua dia­rios que se acon­se­jan no só­lo hi­dra­tan sino que igual­men­te pue­den cu­brir las ne­ce­si­da­des dia­rias de cal­cio de quien la be­be o, pa­ra mal, pro­vo­car cálcu­los re­na­les. Las aguas, pues, cau­san be­ne­fi­cios y per­jui­cios, de­pen­dien­do tan­to de la edad, el pe­so y la sa­lud del que la con­su­me co­mo del agua en sí, cu­yas pro­pie­da­des pue­den sen­tar más o me­nos bien se­gún el ca­so y siem­pre y cuan­do se ha­ya ase­gu­ra­do pri­me­ro, co­mo es ló­gi­co, su po­ta­bi­li­dad. Pa­ra dar una idea de la im­por­tan­cia de dis­po­ner de agua po­ta­ble, bas­ta con re­cor­dar que al me­nos un ter­cio de las muer­tes en el ter­cer mun­do se pro­du­cen por la in­ges­ta de aguas con­ta­mi­na­das, tal co­mo con­cluía un es­tu­dio del 2003 de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud. En los paí­ses del pri­mer mun­do, en cam­bio, la po­ta­bi­li­dad del agua es­tá ge­ne­ral­men­te ga­ran­ti­za­da, aun­que eso no qui­ta que la elec­ción del agua que con­su­mi­mos pue­da lle­var­nos a una me­jor o peor sa­lud a la lar­ga. ¿Me­jor las aguas blan­das? Pa­ra en­trar en el com­ple­jo mun­do del agua se pue­de em­pe­zar dis­tin­guien­do dos ti­pos: las aguas blan­das y las du­ras. Las blan­das tie­nen una mi­ne­ra­li­za­ción dé­bil, es de­cir que por­tan un por­cen­ta­je de mi­ne­ra­les muy ba­jo. Eso ha­rá que sean aguas más li­ge­ras que las du­ras, que son las que con­tie­nen al­tas can­ti­da­des de mag­ne­sio y cal­cio (aun­que tam­bién es po­si­ble, aún y sien­do muy po­co co­mún, que sean otros mi­ne­ra­les los que les otor­guen la du­re­za). Pre­gun­ta­do so­bre cuá­les son me­jo­res, si las du­ras o las blan­das, Faus­tino Mu­ñoz, su­mi­ller y es­cri­tor de Aguas del mun­do: gran se­lec­ción de aguas (His­pano Eu­ro­pea), in­di­ca que “mien­tras sean po­ta­bles, no hay aguas bue­nas ni ma­las, sino que de­pen­de­rá de quién las be­ba”. Así, “hay que re­co­men­dar aguas blan­das pa­ra quien tie­ne pro­ble­mas de ri­ñón, y du­ras pa­ra los que ha­cen mu­cho de­por­te, pa­ra que pue­dan re­cu­pe­rar­se an­tes”. A los que pa­de­cen pro­ble­mas en los ri­ñón, es bas­tan­te co­no­ci­do que los ne­fró­lo­gos les re­co­mien­dan aguas de mi­ne­ra­li­za­ción muy dé­bil por­que al es­tar tan po­co car­ga­das de mi­ne­ra­les se eli­mi­nan en no más de tres ho­ras y se re­du­cen las po­si­bi­li­da­des de que se for­men cálcu­los. Por otro la­do, las aguas blan­das tam­bién son in­di­ca­das en ge­ne­ral pa­ra aque­llos que tie­nen pro­ble­mas de hi­per­ten­sión, por su es­ca­so con­te­ni­do en so­dio; pa­ra los que tie­nen re­ten­ción de lí­qui­dos, por ser más diu­ré­ti­cas; pa­ra los an­cia­nos y pa­ra los be­bés y los ni­ños. A los an­cia­nos, por su efec­to diu­ré­ti­co, y a los be­bés y a los ni­ños, con el fin de evi­tar una ori­na de­ma­sia­do con­cen­tra­da pa­ra una ca­pa­ci­dad re­nal po­co desa­rro­lla­da. ¿O me­jor las du­ras? Si bien las aguas du­ras tam­bién pue­den ser muy be­ne­fi­cio­sas, lo cier­to es que en Es­pa­ña pier­den por go­lea­da an­te las blan­das. Se­gún un es­tu­dio que se incluye en Los be­ne­fi­cios de las aguas mi­ne­ra­les se­gún su com­po­si­ción, del doc­tor Je­sús Román Mar­tí­nez, en el año 2010 un 68,7% de las aguas mi­ne­ra­les en­va­sa­das en Es­pa­ña eran de mi­ne­ra­li­za­ción dé­bil o muy dé­bil, fren­te a só­lo un 8,4% de mi­ne­ra­li­za­ción fuer­te. ¿Es­to quie­re de­cir que las aguas blan­das son me­jo­res que las fuer­tes? No. Las aguas du­ras pue­den ser tam­bién muy be­ne­fi­cio­sas y es por ello que Faus­tino Mu­ñoz la­men­ta co­mo a ve­ces se tra­tan las aguas pre­pa­ra­das (las que, a di­fe­ren­cia de las mi­ne­ra­les na­tu­ra­les, sí que se tra­tan) pa­ra vol­ver­las de mi­ne­ra­li­za­ción dé­bil. “Así se les qui­ta el es­que­le­to. Si un agua mi­ne­ral tie­ne un apor­te de cal­cio o mag­ne­sio, tra­tán­do­la le va­mos a qui­tar tam­bién las vir­tu­des”. Otros oli­go­ele­men­tos que lle­van las aguas mi­ne­ra­les, aun­que en me­nor pro­por­ción, son el fós­fo­ro, bi­car­bo­na­to, so­dio, hie­rro, clo­ru­ro, fluo­ru­ro, sul­fa­to o po­ta­sio; to­dos ellos mi­ne­ra­les que pue­den ayu­dar o per­ju­di­car al or­ga­nis­mo se­gún las ne­ce­si­da­des de ca­da uno. Ade­más de ser idea­les pa­ra cuan­do ne­ce­si­ta­mos re­po­ner ener­gías, por su al­ta mi­ne­ra­li­za­ción, es­tá de­mos­tra­do que “la in­ci­den­cia de muer­te por epi­so­dios car­dio­vas­cu­la­res es en­tre el 10 y el 15 por cien­to me­nor en las zo­nas de aguas du­ras”, tal co­mo cuen­ta An­na Selby en El agua, fuen­te de sa­lud (Pa­rra­mon). Tam­bién, por ejem­plo, al­gu­nos es­tu­dios apun­tan a que “las aguas cál­ci­cas y mag­né­si­cas pue­den dis­mi­nuir la con­cen­tra­ción de co­les­te­rol san­guí­neo”, se­gún in­di­ca Es­te­fa­nía Deo­ba­rro, de la Aso­cia­ción Ca­ta­la­na de Die­tis­tas-Nu­tri­cio­nis­tas. Ade­más, ex­pli­ca que “en ge­ne­ral, los adul­tos sa­nos no han de te­ner pro­ble­mas por con­su­mir el agua po­ta­ble que pre­fie­ran, tan­to si es del gri­fo co­mo em­bo­te­lla­da”; aun­que en el ca­so de que el sa­bor del gri­fo sea des­agra­da­ble o de que no se pue­da be­ber por con­tra­in­di­ca­ción mé­di­ca, acla­ra que “cual­quier agua em­bo­te­lla­da mi­ne­ral na­tu­ral con la in­di­ca­ción de mi­ne­ra­li­za­ción dé­bil se­ría re­co­men­da­ble pa­ra to­da la fa­mi­lia”. Su con­se­jo, en to­do ca­so, es con­sul­tar a un die­tis­ta-nu­tri­cio­nis­ta pa­ra co­no­cer las ne­ce­si­da­des pro­pias de agua. ¿Y la del gri­fo? Tal co­mo apun­ta Es­te­fa­nía Deo­ba­rro, el agua del gri­fo pue­de ser tan re­co­men­da­ble co­mo la em­bo­te­lla­da. Pe­se a su ma­la fa­ma, so­bre to­do la de la cos­ta me­di­te­rrá­nea y las Ba­lea­res, en el úl­ti­mo in­for­me anual so­bre la ca­li­dad del agua del Mi­nis­te­rio de Sanidad, el del 2011, se ase­gu­ra que un 99,3% por cien­to de las aguas pú­bli­cas de con­su­mo hu­mano ana­li­za­das en Es­pa­ña eran per­fec­ta­men­te po­ta­bles. Es por ello que Ro­cío Al­ge­ci­ras, del ga­bi­ne­te ju­rí­di­co de Fa­cua-Con­su­mi­do­res en Ac­ción, re­nie­ga del mi­to que di­ce que el agua del gri­fo no es sa­lu­da­ble, pues­to que “se cum­plen los re­qui­si­tos del real de­cre­to 140/2003, con el que se adop­ta­ban los mí­ni­mos eu­ro­peos de ca­li­dad del agua po­ta­ble”. Pe­ro ad­vier­te que “a par­te se ten­drían que fi­jar otros as­pec­tos ape­nas re­gu­la­dos co­mo las in­dem­ni­za­cio­nes por cor­te del agua o la de­vo­lu­ción de las aguas usa­das. Ra­ra­men­te los ayun­ta­mien­tos des­ti­nan

LAS AGUAS DU­RAS AYU­DAN A LOS ATLE­TAS A RE­CU­PE­RAR AN­TES LA FOR­MA PA­RA QUIEN TIE­NE PRO­BLE­MAS DE RI­ÑÓN, LAS BLAN­DAS SON ME­JOR OP­CIÓN

los fon­dos su­fi­cien­tes co­mo pa­ra ase­gu­rar que las aguas no re­gre­sen con­ta­mi­na­das a sus cau­ces”. Pa­ra Ro­cío Al­ge­ci­ras, esa es la asig­na­tu­ra pen­dien­te del ser­vi­cio pú­bli­co de agua. Por otro la­do, Faus­tino Mu­ñoz tam­bién ava­la el agua del gri­fo: “Pa­sa mu­chos más con­tro­les que el agua em­bo­te­lla­da: ¡Uno ca­da ho­ra! De he­cho, hay más ga­ran­tías de que el agua del gri­fo es­té en bue­nas con­di­cio­nes de que lo es­té la em­bo­te­lla­da, que pa­sa me­nos con­tro­les”. Y no só­lo eso. El agua mi­ne­ral na­tu­ral em­bo­te­lla­da, co­mo por ley no se pue­de tra­tar, no con­tie­ne sus­tan­cias que, co­mo el clo­ro, pre­ser­van su buen es­ta­do, por lo que a prio­ri el agua del gri­fo con­ser­va su po­ta­bi­li­dad me­jor que la em­bo­te­lla­da. En cuan­to al sa­bor, Faus­tino Mu­ñoz se que­jaq j de queq el gri­fog a ve­ces re­sul­ta de­ma­sia­do fuer­te: “En Bar­ce­lo­na, elel día­día que re­ci­bi­mos la par­te del­del Ter­Ter be­be­mos un agua muy fi­na, de muy buen sa­bor. EnEn cam­bio,cam­bio, la­la del­del Llo­bre­gat Llo­bre­gat es muy fuer­te, por­que es­tá muy tra­ta­da, y pue­de re­sul­tarr-esul­tar de­sa-des­agra­da­ble”. gra­da­ble”. Aun así, el doc­tor Fran­cis­co Lu­ce­na, del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción del Agua de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na, acla­ra que “no ne­ce­sa­ria­men­te un ma­yor tra­ta­mien­to co­rres­pon­de­rá con una agua más fuer­te y me­nos mi­ne­ra­li­za­da. De­pen­de­rá, más bien, tan­to de la ca­li­dad del tra­ta­mien­to co­mo de las pro­pie­da­des del agua an­tes de tra­tar­se”. Pre­gun­ta­do so­bre dón­de en­con­trar in­for­ma­ción so­bre la mi­ne­ra­li­za­ción que por­ta el su­mi­nis­tro pú­bli­co, res­pon­de que “no hay da­tos, pe­ro no por­que se quie­ran ocul­tar sino que sim­ple­men­te no se ha plan­tea­do la cues­tión”. Es por ello que si se quie­re sa­ber la du­re­za del agua del gri­fo, o bien pue­den de­jar­se lle­var por la in­tui­ción o si no ten­drán que en­car­gar un aná­li­sis a un la­bo­ra­to­rio que cues­ta en­tre 100 y 150 eu­ros. Por tan­to, si se quie­re be­ber un agua co­no­cien­do su mi­ne­ra­li­za­ción, tal vez lo más sen­ci­llo sea com­prarp aguag em­bo­te­lla­da, en cu­ya eti­que­ta, por ley, se in­di­can sus pro­pie­da­des. ¿El clo­ro es per­ju­di­cial? El clo­ro, que es el ele­men­to que pre­ser­va la po­ta­bi­li­dad po­ta­bi­li­dad del­del agua del gri­fo, se sue­le con­si­de­rar bas­tan­te inofei­no­fen­si­vo, aun­que eso no qui­ta que tam­bién ha­ya si­do ob­je­to de es­tu­dio por si exis­tían ries­gos. En el añoañ 2000, un es­tu­dio lle­va­do a ca­bo con­jun­ta­men-te­con­ju por el Ins­ti­tu­to de IIn­ves­ti­ga­ción del hos­pi­tal de­del Mar y el Con­se­jo Superior Superior dde In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­ca Cien­tí­fi­cas (CSIC) in­di­ca­ba que la in­ges­taing de triha­lo-me­ta­nos­nos (un com­pues­to­co de­ri­va­do del clo­ro que­qu se en­cuen­tra en el agua tra­ta­da pa­ra­pa el gri­fo) po­dría es­tar re­la­cio­na-dre­la­cio­na­do con de­ter­mi­na­dos ti­pos de cán­cer. AdA­de­más, se se­ña­la­ba que era en la fran­ja­fran­ja mme­di­te­rrá­nea don­de se ha­bían en­con­tra­do ni­ve­ni­ve­les más al­tos de triha­lo-me­ta­nos, ha­lo­me­ta­nos, so­bre to­do en Sa­ba­dell, Ali­can­te,te, Bar­ce­lo­na y Manresa. No obs­tan­te, no pa­re­ce ha­ber­ha­ber mo­ti­vosm pa­ra la alar­ma,ma, por­que “ac­tual­men­te la si­tua­ción­sit ha me­jo­ra­do mu­cho”, tal co­mo se­ña­la Ma­ria Cin­ta Pas­tor, di­rec­to­ra­to­ra téc­ni­ca del la­bo­ra­to­rio-la­bo­ra­to­rio Doc­to­rDo Oli­ver-Ro­dés, que es la em­pre­sa que asu­me eel con­trol de ca­li­dad de 100 de las 140 mar­cas de agua­gua em­bo­te­lla­das que hay en Es­pa­ña. “El ni­vel de­de THM en el agua de Bar­ce­lo­na y en las gran­des cciu­da­des ha ba­ja­do mu­chí­si­mo en los úl­ti­mos año­sa­ños, aun­que pue­de ser que en ciu­da­des o abas­te­ci­mie-abas­te­ci­mien­tos más pe­que­ños se so­bre­pa­se el va­lor per­mi­ti­do en al­gu­nas oca­sio­nes”,nes”, ex­pli­ca. Ade­más, Ma­riaMa­ria CCin­ta Pas­tor acla­ra que se­gún des­ve­lan los es­tu­dio­ses­tu­dio de la Agen­cia In­ter­na­cio­nal pa­ra la In­ves­ti­ga-In­ves­ti­ga­ción del Cán­cer, “no exis­te su­fi­cien­te evi­den­cia de qque los triha­lo­me-ta­nos­ta­nos pue­dan­pue­dan ser can­ce­rí­ge­nos en hu­ma­nos”. En to­do ca­so, di­ce, “hay­hay que­que in­ten­tin­ten­tar dis­mi­nuir­los al má­xi­mo­má­xi­mo apli­can­do-apli­can­do elel prin­ci­pio-prin­ci­pio de pre­cau­ción”. En­ton­ces, ¿aguaa­gua del­del gri­fo­gri­fo oo em­bo­te­lla­da? embo Por otra par­te, el clo­ro tie­ne sus ven­ta­jas, ven­ta­ja y son enor­mes. Tal co­mo ex­pli­ca Jor­di Oli­ver-Ro­dés,Rod di­rec­tor ge­ne­ral del la­bo­ra­to­rio Doc­tor Oli­ver-RRo­dés, “se pue­de afir­mar que el clo­ro y la pe­ni­ci­li­na-pe­ni­cil son las dos mo­lé­cu­las­cu­las que han sal­va­do y si­guen sal­van­do más vi­das en el mun­do”. Su uso es ne­ce­sa­ne­ce­sa­rio ya que “el agua

EL CLO­RO PER­MI­TE PRE­SER­VAR EL BUEN ES­TA­DO DE LAS AGUAS PÚ­BLI­CAS POR LEY, LAS AGUAS MI­NE­RA­LES NA­TU­RA­LES SON LAS QUE NO SON TRA­TA­DAS

del gri­fo de­be tra­tar­se pa­ra pro­te­ger­la de los ries­gos de con­ta­mi­na­ción que lle­va dis­tri­buir­la por ki­ló­me­tros de tu­be­rías”. Acla­ra, tam­bién, que “el agua del gri­fo es­tá so­me­ti­da a un sis­te­ma de vi­gi­lan­cia con­ti­nuo con un gran número de con­tro­les y me­di­das de pre­cau­ción que in­clu­yen avi­sos de po­si­bles in­cum­pli­mien­tos a la po­bla­ción en ca­so que el agua no pu­die­se ser con­su­mi­da”. Igual­men­te, tam­bién defiende la po­ta­bi­li­dad del agua mi­ne­ral na­tu­ral en Es­pa­ña: “Su ca­li­dad es muy al­ta”. Se­gún afir­ma, “re­cien­te­men­te se ha lle­va­do a ca­bo una in­ves­ti­ga­ción en co­la­bo­ra­ción con el CSIC que ha con­fir­ma­do la efec­ti­vi­dad de los pe­rí­me­tros de pro­tec­ción de las aguas mi­ne­ra­les na­tu­ra­les”. Al res­pec­to, el doc­tor Fran­cis­co Lu­ce­na, del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción del Agua de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na, afir­ma que “nos de­be­ría­mos preo­cu­par por el gus­to, por­que por el te­ma sa­ni­ta­rio po­de­mos es­tar tran­qui­los”. Asi­mis­mo, so­bre los ca­sos de aguas con­ta­mi­na­das en Es­pa­ña, ese 0,7% de agua pú­bli­ca no po­ta­ble que el Mi­nis­te­rio de Sanidad de­tec­tó en Es­pa­ña en el año 2011, di­ce que “se pro­du­cen en pe­que­ñas po­bla­cio­nes en las que el con­trol no pue­de ser tan es­tric­to co­mo en las ciu­da­des, aun­que hay que te­ner en cuen­ta, igual­men­te, que es­ta­mos ha­blan­do de un 0,7%, un por­cen­ta­je mi­núscu­lo”. Ca­sos, por tan­to, co­mo el de Alzira, en Va­len­cia, (en don­de en las úl­ti­mas se­ma­nas se ha te­ni­do que cor­tar el agua al de­tec­tar­se la pre­sen­cia de un pes­ti­ci­da en los po­zos que abas­te­cen la ciu­dad) se­rían ex­cep­cio­na­les. “Hay y siem­pre ha­brá fa­llos ais­la­dos, pe­ro lo cier­to es que la Unión Eu­ro­pea se preo­cu­pa tan­to por sus ciu­da­da­nos co­mo pa­ra que de­ba­mos es­tar tran­qui­los. El agua que be­be­mos es sa­lu­da­ble”. Es por ello que pa­ra Fran­cis­co Lu­ce­na, el con­su­mi­dor es­pa­ñol no cree que el agua em­bo­te­lla­da es más bue­na que la del gri­fo por­que real­men­te sea así, sino que más bien se de­be­ría a una cues­tión cul­tu­ral y de pre­jui­cios, pues­to que “sin ser un agua peor que la del res­to de Eu­ro­pa, aquí na­die o ca­si na­die pi­de al ca­ma­re­ro que le trai­ga agua del gri­fo, co­mo es ha­bi­tual en Fran­cia”.

EL MÉ­DI­CO En ca­so de te­ner al­gú­nal­gún pro-pro­ble­ma­ble­ma de sa­lud, eses me­jor­me­jor con­sul­tar al mé­di­co pa­ra que sea és­te quien in­di­que qué agua eses me­jor­me­jor be­ber

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.