CÓ­MO COM­BA­TIR EL DESÁNI­MO

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

PRE­GUN­TA

Soy una mu­jer de 52 años y me lla­mo Jus­ti­na. Des­de que mis hi­jos se in­de­pen­di­za­ron por com­ple­to y mi ma­ri­do va mu­cho a la su­ya y no me pres­ta la aten­ción que yo desea­ría, me sien­to muy so­la y he ido en­tran­do, se­gún me di­cen, en una es­pe­cie de de­pre­sión. Me sien­to muy des­ani­ma­da y des­asis­ti­da, pues es co­mo si ya na­die me ne­ce­si­ta­se o yo no pu­die­se ha­cer na­da por na­die, y en­ton­ces mi vida ha ido per­dien­do sen­ti­do. Ca­da vez me cues­ta más tra­ba­jo ti­rar de mí mis­ma. Mi mé­di­co quie­re que to­me unas pas­ti­llas que di­ce que me ven­drán muy bien, pe­ro no sé qué ha­cer. Yo pre­fe­ri­ría otros mé­to­dos más na­tu­ra­les. Una ami­ga ín­ti­ma me ha di­cho que le es­cri­bie­ra y que us­ted sue­le ser una per­so­na con mu­cho sen­ti­do co­mún y que sa­be acon­se­jar. Por las ma­ña­nas, me sien­to muy tris­te y me que­da­ría to­do el día en la ca­ma. A ve­ces no me le­van­to has­ta la ho­ra de co­mer. Es co­mo si me cos­ta­ra mu­cho vol­ver a en­fren­tar la jor­na­da que se me echa en­ci­ma. ¡Y pen­sar que an­tes yo era una per­so­na muy ac­ti­va! Lo que me an­gus­tia es pen­sar que pue­de ir a más. A ve­ces, sin que me vean, llo­ro mu­cho. Oja­lá me pue­da us­ted de­cir al­go que me ani­me. Mu­chas gra­cias.

RES­PUES­TA

Es­ti­ma­da Jus­ti­na, mu­chas gra­cias a ti. A ve­ces uno bor­dea el pre­ci­pi­cio de la de­pre­sión y hay que po­ner to­dos los me­dios po­si­bles pa­ra evi­tar pre­ci­pi­tar­nos. Tie­nes que bus­car mo­ti­va­cio­nes vi­ta­les y lle­nar esos hue­cos de so­le­dad que aho­ra sien­tes y no pen­sar en ab­so­lu­to, por­que te equi­vo­cas, que es­tás des­asis­ti­da. Lo que su­ce­de es que, por ley de vida, tus hi­jos se han in­de­pen­di­za­do, pe­ro eso no quie­re de­cir na­da. Tie­nes que acep­tar­lo con gus­to, por­que es co­mo de­be ser: que ellos si­gan su vida, pe­ro no por ello han de­ja­do de que­rer­te ni de aten­der­te. Te ne­ce­si­tan, co­mo to­das las per­so­nas nos ne­ce­si­ta­mos las unas a las otras. Al es­tar aba­ti­da se pro­du­ce un fe­nó­meno que se lla­ma aner­gia, o sea, fal­ta de ener­gía, de vi­ta­li­dad, de en­tu­sias­mo. De­bes no aban­do­nar­te y an­te to­do se­guir las in­di­ca­cio­nes de tu mé­di­co, pues hay me­di­ca­men­tos muy bue­nos que tie­nen una efi­ca­cia an­ti­de­pre­si­va. Si los ne­ce­si­tas tem­po­ral­men­te, lo de­fi­ni­rá tu es­pe­cia­lis­ta. Pon tú tam­bién to­do lo que pue­das de ti pa­ra que la vi­ta­li­dad y el áni­mo re­gre­sen. No te aban­do­nes a la ca­ma ni pier­das la dis­ci­pli­na co­ti­dia­na. Con­tra la de­pre­sión, ac­ción. Tie­nes que vol­ver a mo­ti­var­te y no de­jes de bus­car in­tere­ses vi­ta­les. Eres muy jo­ven, y hay mu­cha ener­gía en ti que es­tás di­se­mi­nan­do y que por eso pa­re­ce que te fal­ta. Pe­ro to­dos so­mos una ba­te­ría de vi­ta­li­dad y te­ne­mos que cui­dar­la. Tra­ta de ha­cer ejer­ci­cio, aun­que sea ca­mi­nar por las ca­lles de la ciu­dad, un po­co li­ge­ra, y eso tam­bién te dis­trae­rá y ro­bus­te­ce­rá. Que­da con ami­gas y ten la cer­te­za de que te pue­den echar una mano, pe­ro tú tam­bién tie­nes que ayu­dar pa­ra eso. Te ven­dría muy bien ha­cer unos ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción pro­fun­da, du­ran­te unos mi­nu­tos, na­da más le­van­tar­te y lue­go a me­dia tar­de. Cui­da la ali­men­ta­ción. Llo­ra sin au­tor-re­cri­mi­nar­te por ello: las lá­gri­mas lim­pian el al­ma. Pe­ro no te au­to­com­pa­dez­cas, no te re­sig­nes a es­ta si­tua­ción de me­lan­co­lía pa­sa­je­ra. Tie­nes mu­cho que dar y dar­te: pien­sa en ello. De es­te ti­po de epi­so­dios uno sale mu­cho más for­ta­le­ci­do, pe­ro, in­sis­to, si­gue lo que te di­ga tu es­pe­cia­lis­ta, por un la­do, y por otro vela por ti mis­ma, no te de­jes lle­var por la apa­tía y sa­ca fuer­zas de fla­que­za. Tam­bién há­bla­lo con tus hi­jos; que ellos te com­pren­dan te ayu­da­rá.

TO­DOS SO­MOS UNA BA­TE­RÍA DE VI­TA­LI­DAD QUE HAY QUE CUIDAR; DE­BE­MOS MO­TI­VAR­NOS Y BUS­CAR IN­TERE­SES VI­TA­LES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.