El pre­cio del au­to­con­trol

So­mos ci­vi­li­za­dos, ten­de­mos a es­con­der la ira, a so­te­rrar­la por nues­tro bien y el de nues­tro en­torno, pe­ro di­si­mu­lar no sig­ni­fi­ca eli­mi­nar. ¿Es bueno con­tro­lar nues­tros im­pul­sos na­tu­ra­les, pri­mi­ti­vos y mi­le­na­rios? Y en ese ca­so, ¿qué vál­vu­la de es­ca­pe usa

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Luis Mui­ño, psi­co­te­ra­peu­ta

El año pa­sa­do el psi­có­lo­go Ste­ven Pin­ker pu­bli­có el li­bro Los án­ge­les que lle­va­mos den­tro (Pai­dós). La po­lé­mi­ca te­sis cen­tral es que nues­tra épo­ca es la me­nos cruel y más pa­cí­fi­ca de to­da la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. Es­te pro­fe­sor de Har­vard era cons­cien­te del re­vue­lo que iba a le­van­tar la idea. Y por eso su li­bro es­tá lleno de da­tos que mues­tran có­mo ha dis­mi­nui­do la vio­len­cia en to­dos los ám­bi­tos hu­ma­nos. Es­tos son al­gu­nos ejem­plos: a par­tir de los es­que­le­tos prehis­tó­ri­cos ha­lla­dos, po­de­mos in­fe­rir que el 15% de los in­di­vi­duos mo­rían en las pri­me­ras etapas de la hu­ma­ni­dad a ma­nos de otra per­so­na. Con la apa­ri­ción del Es­ta­do, la ci­fra dis­mi­nu­ye: en la cul­tu­ra az­te­ca, una de las más fe­ro­ces, só­lo una de ca­da vein­te per­so­nas era ase­si­na­da. Y a me­di­da que ese ti­po de so­cie­da­des se con­so­li­da­ron, las muer­tes vio­len­tas ba­ja­ron. In­clu­so en las épo­cas más crue­les (el si­glo XVIII o la pri­me­ra mi­tad del XX) el por­cen­ta­je de ho­mi­ci­dios no su­be del 3%. Es más: la do­cu­men­ta­ción de Pin­ker rom­pe el “mi­to del buen sal­va­je”: las et­nias que siem­pre se han pues­to co­mo ejem­plos de vida pa­cí­fi­ca e idí­li­ca –los inuit, los se­mai o los ikung– tie­nen ín­di­ces cri­mi­na­les si­mi­la­res a los de ciu­da­des im­pla­ca­bles de la ac­tua­li­dad co­mo De­troit. En re­su­men: hoy en día, a pe­sar de la sen­sa­ción de pe­li­gro­si­dad con la que vi­vi­mos, te­ne­mos la dé­ci­ma par­te de po­si­bi­li­da­des de mo­rir ase­si­na­dos –y de su­frir cual­quier otro ti­po de agre­sión fí­si­ca y vio­la­ción– que en cual­quier otra épo­ca o mo­men­to de la his­to­ria. Co­mo es­ta dis­mi­nu­ción del ni­vel de vio­len­cia no se pue­de de­ber a cau­sas ge­né­ti­cas (cien años no es su­fi­cien­te pa­ra un cam­bio fi­sio­ló­gi­co tan drás­ti­co), pa­re­ce cla­ro que al­go ha ocu­rri­do en nues­tra cul­tu­ra y edu­ca­ción que es­tá con­tri­bu­yen­do a la re­pre­sión de nues­tros ins­tin­tos cri­mi­na­les. El ser hu­mano es, in­te­rior­men­te, muy si­mi­lar al que ha si­do siem­pre: el psi­có­lo­go Da­vid Buss ha re­co­pi­la­do da­tos que de­mues­tran, por ejem­plo, que más de un 90% de los hom­bres y un 80% de las mu­je­res si­guen fan­ta­sea­do en oca­sio­nes con ase­si­nar a al­guien. Pe­ro la cul­tu­ra actual fo­men­ta el au­to­do­mi­nio, que nos pi­de que no nos de­je­mos lle­var por esos im­pul­sos y nos lle­va a la re­pre­sión de es­te ti­po de ins­tin­tos crue­les. En los es­tu­dios de an­tro­po­lo­gía, es tra­di­cio­nal la dis­tin­ción en­tre las so­cie­da­des que pro­mue­ven el au­to­con­trol y las que ali­men­tan la im­pul­si­vi­dad. En las pri­me­ras se en­se­ña a los miem­bros a fo­ca­li­zar sus fuer­zas en ob­je­ti­vos a me­dio o lar­go pla­zo, in­hi­bien­do las pa­sio­nes in­me­dia­tas y la vio­len­cia. La es­tra­te­gia con­tra­ria ani­ma a los se­res hu­ma­nos a guiar­se por sus sen­ti­mien­tos y pri­me­ros im­pul­sos. Nues­tra cul­tu­ra es del pri­mer ti­po y a las per­so­nas que se au­to­con­tro­lan les sue­le ir me­jor. El psi­có­lo­go Wal­ter Mis­chel fue el au­tor de uno de los ex­pe­ri­men­tos pio­ne­ros acer­ca de las ven­ta­jas que pro­por­cio­nan es­tos me­ca­nis­mos men­ta­les de au­to­do­mi­nio. El investigador reunió a un gru­po ni­ños de cua­tro años. Una vez sen­ta­dos en una sala, les dio un ca­ra­me­lo a ca­da uno y les di­jo que te­nía que ir­se un mo­men­to: ellos de­bían es­pe­rar a que él vol­vie­ra pa­ra co­mer­se el dul­ce. Si lo ha­cían, les da­ría otro ca­ra­me­lo co­mo pre­mio. A pe­sar de que el tiem­po que per­ma­ne­ció fue­ra fue­ron só­lo tres mi­nu­tos, ha­bía ni­ños que no es­pe­ra­ron y se que­da­ron sin el re­fuer­zo. Es­te ex­pe­ri­men­to ini­cial fue rea­li­za­do a prin­ci­pios de los años se­sen­ta. En las si­guien­tes dé­ca­das, Mis­chel hi­zo un se­gui­mien­to de los ni­ños y ob­ser­vó que los que no se ha­bían co­mi­do el ca­ra­me­lo se con­ver­tían en adul­tos más re­sis­ten­tes a la pre­sión, más au­tó­no­mos, más res­pon­sa­bles, más que­ri­dos por sus com­pa­ñe­ros y me­jor adap­ta­dos en el me­dio es­co­lar que los otros. Ade­más, su ma­yor au­to­rre­gu­la­ción les per­mi­tía se­guir die­tas con más fa­ci­li­dad o de­jar de fu­mar cuan­do se lo pro­po­nían. Su au­to­do­mi­nio –ejem­pli­fi­ca­do en la in­ves­ti­ga­ción por la ca­pa­ci­dad de pos­po­ner la gra­ti­fi­ca­ción re­tra­san­do una ex­pe­rien­cia agra­da­ble en es­pe­ra de al­go me­jor a lar­go pla­zo– les pro­por­cio­na­ba mu­chas ven­ta­jas adap­ta­ti­vas. Por es­te éxi­to adap­ta­ti­vo, el mun­do en­te­ro pa­re­ce ir de­can­tán­do­se por la cul­tu­ra del au­to­con­trol. Los men­sa­jes en la vida co­ti­dia­na en con­tra de la fal­ta de re­gu­la­ción (“Co­mo si­gas ha­cien­do lo pri­me­ro que se te pa­sa por la ca­be­za vas a te­ner pro­ble­mas”, “No pue­des con­se­guir siem­pre lo que quie­res por cual­quier mé­to­do”, “La vio­len­cia no es el ca­mino”…) son con­ti­nuos. Y, en teo­ría, van ca­lan­do en no­so­tros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.