En­se­ñar a co­mer a los ni­ños (y sin lá­gri­mas)

Los pun­tos bá­si­cos es­tán cla­ros: hay que co­mer va­ria­do, sano, de to­do, pe­ro con­tro­lan­do la bo­lle­ría, los dul­ces, las be­bi­das car­bó­ni­cas y co­mer tran­qui­lo, sin te­ner la te­le o el or­de­na­dor de­lan­te y po­nien­do mu­cha aten­ción a la edad de nues­tros hi­jos

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Margarita Puig

Ca­da vez son más las pu­bli­ca­cio­nes, anun­cios o re­co­men­da­cio­nes di­ri­gi­das a con­se­guir que los ni­ños y los ado­les­cen­tes co­man. Y que co­man bien. ¿Qué su­ce­de? ¿Es que los ni­ños ya no co­men co­mo an­tes? ¿Qué ha cam­bia­do pa­ra que en los úl­ti­mos tiem­pos apa­rez­ca tan­ta in­for­ma­ción so­bre al­go tan na­tu­ral co­mo es la re­la­ción con la co­mi­da? ¿Son es­tra­te­gias pu­bli­ci­ta­rias o hay un pro­ble­ma? ¿Ne­ce­si­ta­mos nu­tri­nannys, ni­ñe­ras pa­ra co­mer? Cla­ra Gu­tié­rrez, die­tis­ta del hos­pi­tal uni­ver­si­ta­rio Qui­rón De­xeus, es­tá con­ven­ci­da de que los ni­ños y ado­les­cen­tes de hoy no son más pro­ble­má­ti­cos, siem­pre que se críen en un buen am­bien­te fa­mi­liar don­de tam­bién se si­guen unos bue­nos há­bi­tos ali­men­ta­rios. Así es co­mo se con­si­gue que se co­ma de to­do. En su opi­nión to­do es una cues­tión de “edu­ca­ción, de res­pe­to y de amor. Los ni­ños son co­mo es­pon­jas, so­bre to­do en eda­des tem­pra­nas, captan e imi­tan lo que pa­sa y ven en ca­sa”, ase­ve­ra. Los pa­dres van a te­ner que adap­tar­se a cua­tro etapas: la de lac­tan­cia e in­tro­duc­ción de los dis­tin­tos ali­men­tos, la que va de uno a tres años, la prees­co­lar y es­co­lar y, la de la ado­les­cen­cia. Pe­ro, a par­tir del año, “la die­ta ya de­be ser va­ria­da, equi­li­bra­da, su­fi­cien­te y ade­cua­da a ca­da ni­ño y si­tua­ción”, apun­ta Gu­tié­rrez. An­na Grau, nu­tri­cio­nis­ta de Gru­po DiR, es­pe­ci­fi­ca que “la die­ta de­be al­can­zar las ca­lo­rías ne­ce­sa­rias se­gún la edad pa­ra apor­tar la ener­gía co­rrec­ta. En­tre 1-3 años se les re­co­mien­da in­ge­rir unas 1.200-1.300 ca­lo­rías; en­tre 4-7 años, unas 1.700-1.900 ca­lo­rías; en­tre 8-10 años, del or­den de 2.000 ca­lo­rías, y de 1014 años, 2.500 ca­lo­rías. La com­po­si­ción en ma­cro­nu­trien­tes de­be ser de un 50%-60% de hi­dra­tos de car­bono, de un 25%-35% de gra­sas y de un 10%-15% de pro­teí­nas. Los co­rrec­tos ni­ve­les de mi­cro­nu­trien­tes (vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les) son fun­da­men­ta­les en la eta­pa de cre­ci­mien­to. De en­tre ellos ha­ce fal­ta po­ner es­pe­cial aten­ción al cal­cio, el hie­rro, el zinc, la vi­ta­mi­na D i las vi­ta­mi­nas B. Cuan­do pa­re­ce que al­gún ali­men­to cues­ta de tra­gar hay que te­ner en cuen­ta que no va­len las ame­na­zas. “De­be­mos vi­gi­lar con los men­sa­jes que le da­mos pa­ra evi­tar pro­vo­car en el ni­ño com­ple­jos

CUAN­DO UN ALI­MEN­TO CUES­TA DE TRA­GAR, LAS AME­NA­ZAS NO VA­LEN

o sen­ti­mien­tos de cul­pa­bi­li­dad, in­se­gu­ri­dad, pe­na o mie­do” ase­gu­ra es­ta es­pe­cia­lis­ta que con­si­de­ra que una fór­mu­la es “siem­pre que se pue­da, in­ten­tar im­pli­car al ni­ño en la pre­pa­ra­ción de los pla­tos ,y pro­cu­rar que las pre­sen­ta­cio­nes sean atrac­ti­vas (vis­to­sas y di­ver­ti­das) y, si no le gus­ta, nun­ca hay que for­zar­le a co­mer gran­des can­ti­da­des pe­ro tam­po­co re­nun­ciar. Es ne­ce­sa­rio te­ner mu­cha pa­cien­cia. No se acos­tum­bra­rá a un ali­men­to nue­vo has­ta que no lo ha­ya pro­ba­do va­rias ve­ces. No ti­rar la toa­lla an­tes de tiem­po”. En es­te sen­ti­do, el odon­tó­lo­go y es­to­ma­tó­lo­go Joan Bla­dé re­cuer­da que “uno de los fac­to­res mas im­por­tan­tes pa­ra que los ni­ños co­man bien tie­ne que ver con su sa­lud bu­cal. Pa­ra ello, es muy im­por­tan­te que co­noz­can las nor­mas de hi­gie­ne des­de pe­que­ños, en­se­ñán­do­les a ce­pi­llar­se los dien­tes de­lan­te del es­pe­jo (con o sin pas­ta den­tí­fri­ca) co­mo si fue­ra un jue­go, así co­mo vi­si­tar al odon­tó­lo­go de ma­ne­ra pe­rió­di­ca (a par­tir de los 4-5 años) pa­ra po­der de­tec­tar a tiem­po ca­ries o fi­su-

ras. Es­ta cos­tum­bre ayu­da­rá, a la vez, a que el ni­ño vea co­mo al­go nor­mal la vi­si­ta al den­tis­ta”. Bla­dé tam­bién ad­vier­te que “hay que evi­tar uti­li­zar fra­ses co­mo ‘si no te lo co­mes to­do, te lle­va­ré al den­tis­ta’. La odon­to­fo­bia, o mie­do al den­tis­ta, afec­ta, se­gún la OMS, a más del 15% de la po­bla­ción, y una de las cau­sas tie­ne lu­gar en la in­fan­cia”. ¿Tres o cin­co co­mi­das? Pues de­pen­de­rá de ca­da ni­ño. “El ob­je­ti­vo es que co­man bien y sien­tan ape­ti­to por los ali­men­tos. Si un ni­ño no mues­tra una ne­ce­si­dad por co­mer pro­cu­ra­re­mos cu­brir sus ne­ce­si­da­des nu­tri­cio­na­les con tan só­lo las tres co­mi­das prin­ci­pa­les (desa­yuno, co­mi­da y ce­na). En cam­bio, si es mal co­me­dor o prac­ti­ca de­por­te, pro­ba­ble­men­te ne­ce­si­ta­re­mos com­ple­men­tar la die­ta con al­gún ten­tem­pié en­tre ho­ras”, aña­de Cla­ra Gu­tié­rrez. La doc­to­ra nu­tri­cio­nis­ta Lu­cía Bul­tó ha es­cri­to pre­ci­sa­men­te un li­bro ti­tu­la­do Nutrinanny en el que da so­lu­cio­nes que fun­cio­nan pa­ra la ali­men­ta­ción de los ni­ños. En su opi­nión, el gran pro­ble­ma es que “en de­ma­sia­das oca­sio­nes los pa­dres no co­no­cen muy bien cuá­les son las can­ti­da­des de ali­men­tos que se tie­nen que dar a los ni­ños se­gún su edad, por lo que es fre­cuen­te que se les ofrez­can can­ti­da­des exa­ge­ra­das o que su­pe­ran lo que su or­ga­nis­mo es ca­paz de que­mar o asi­mi­lar”. Ese es un pri­mer avi­so, hay que te­ner cui­da­do por­que los ni­ños no son pe­que­ños adul­tos y su ca­pa­ci­dad pa­ra di­ge­rir y nu­trir­se es dis­tin­ta al de la per­so­na ma­yor. Tal vez lo más di­fí­cil es sa­ber pau­tar la ali­men­ta­ción. Y pa­ra ello hay que te­ner en cuen­ta, di­ce Lu­cía Bul­tó, que “ca­da ni­ño, por sus ca­rac­te­rís­ti­cas in­di­vi­dua­les de ta­lla, pe­so y ma­du­rez, va­ria­rá en cuan­to a su desa­rro­llo, y hay que te­ner­lo en cuen­ta a la ho­ra de pau­tar la ali­men­ta­ción. Hay ni­ños más pre­co­ces y otros más len­tos, pe­ro to­dos de­be­rían lle­gar a la ado­les­cen­cia con unos há­bi­tos ali­men­ta­rios co­rrec­tos

que les per­mi­tan afron­tar otra eta­pa cru­cial co­mo es la ado­les­cen­cia, an­te­sa­la y gran mar­ca­do­ra del pe­so y otros pa­rá­me­tros, en la edad adul­ta”. Ade­más, “por lo ge­ne­ral, los va­ro­nes sue­len te­ner una en­ver­ga­du­ra ma­yor que las ni­ñas y eso hay que te­ner­lo en cuen­ta a la ho­ra de lle­nar los pla­tos. La ma­yo­ría de las ve­ces, las can­ti­da­des de co­mi­da, en es­tas eda­des, en­tre los ni­ños y las ni­ñas, son muy si­mi­la­res y no se tie­nen en cuen­ta las di­fe­ren­cias fí­si­cas en­tre am­bos. Ello nos pue­de ha­cer pen­sar que uno de los dos es­tá co­mien­do en ex­ce­so o, por el con­tra­rio, en de­fec­to”. En es­te sen­ti­do, hay que te­ner en cuen­ta que, por re­gla ge­ne­ral, las ni­ñas de­be­rían co­mer, en can­ti­dad, un 10% me­nos que los ni­ños, ya que sus exi­gen­cias ca­ló­ri­cas son me­no­res. Es­to no de­be­ría sig­ni­fi­car nun­ca una dis­cri­mi­na­ción en­tre se­xos, sino una adap­ta­ción ló­gi­ca. Na­tu­ral­men­te, el fí­si­co in­di­vi­dual de ca­da uno mar­ca­rá, en es­ta eta­pa, las di­fe­ren­cias en cuan­to al ta­ma­ño de las ra­cio­nes. Tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que el desa­rro­llo de las ni­ñas es mu­cho más precoz que el de los va­ro­nes. Cuan­do una ni­ña de 12 años es­tá a pun­to o ya ha he­cho el gran cam­bio hor­mo­nal, a un chi­co de 12 aún le sue­le fal­tar un tiem­po. Eso du­ran­te la in­fan­cia, pe­ro en la ado­les­cen­cia to­do cam­bia. “Los re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les au­men­tan. Por ejem­plo, un bis­tec. Pa­ra un adul­to de­be­ría pe­sar unos 100 gra­mos; pa­ra el ado­les­cen­te, unos 150. Si las ne­ce­si­da­des en cal­cio de un adul­to se cu­bren con dos va­sos de le­che, el ado­les­cen­te pre­ci­sa­rá ca­si el do­ble. En los va­ro­nes, es­tas di­fe­ren­cias son mu­cho más mar­ca­das”, es­pe­ci­fi­ca la es­pe­cia­lis­ta. Pe­ro tan im­por­tan­te es el có­mo co­mer co­mo el dón­de. Mu­chas ve­ces las co­mi­das en ca­sa se lle­van a ca­bo an­te la te­le, la vi­deo­con­so­la o el or­de­na­dor. El co­mer dis­traí­do por otra ac­ti­vi­dad ha­ce que no se ten­ga con­cien­cia de lo que se es­tá co­mien­do, so­bre to­do en can­ti­dad. El ni­ño de­lan­te de la te­le es ca­paz de to­mar una gran bol­sa de pa­ta­tas fri­tas, de chuches, bo­lle­ría o re­fres­cos, que di­fí­cil­men­te to­ma­ría sen­ta­do for­mal­men­te en una me­sa, en com­pa­ñía. En cam­bio, una en­sa­la­da, fru­ta, in­clu­so un pla­to de pes­ca­do o es­pa­gue­tis, le es más com­pli­ca­do, ya que re­quie­re una ma­yor aten­ción y des­tre­za ma­nual. El ti­po de ali­men­to que se co­me de­lan­te de la pan­ta­lla de­be ser de ta­ma­ño, tex­tu­ra y com­po­si­ción de­ter­mi­na­dos, lo que fa­vo­re­ce la bo­lle­ría y los re­fres­cos. “Me­ren­dar o desa­yu­nar, sin pan­ta­lla de­lan­te, per­mi­te to­mar un bo­ca­di­llo, un bol de ce­rea­les, al­go de fru­ta o un va­so de le­che, o lo que es lo mis­mo, es­co­ger los ali­men­tos ade­cua­dos tan­to en ca­li­dad co­mo en can­ti­dad”, ase­gu­ra Bul­tó, que aña­de que “po­ner la te­le es una ale­gría pa­ra el ni­ño y una ten­ta­ción pa­ra los pa­dres, ya que de es­ta ma­ne­ra el ni­ño co­me sin po­lé­mi­ca. Pe­ro, de he­cho, se es­tá co­me­tien­do un error. Du­ran­te las co­mi­das la te­le de­be­ría es­tar siem­pre apa­ga­da, igual que la vi­deo­con­so­la o el or­de­na­dor. Es el mo­men­to de com­par­tir vi­ven­cias, de dis­fru­tar de la co­mi­da, de edu­car y de con­tro­lar las can­ti­da­des y ca­li­da­des de los ali­men­tos que fa­vo­rez­ca una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da y una con­so­li­da­ción de co­rrec­tos há­bi­tos ali­men­ta­rios”. Se­guir es­tos con­se­jos pue­de evi­tar que se cai­ga en la obesidad. Se­gún An­na Grau, “pri­me­ro hay que evi­tar el se­den­ta­ris­mo. No pa­sar tar­des en­te­ras sen­ta­dos en el so­fá de ca­sa, de­lan­te del or­de­na­dor o con la con­so­la, y, se­gun­do, evi­tar la mo­no­to­nía, es la cla­ve del éxi­to. Una ali­men­ta­ción muy va­ria­da per­mi­te co­mer de to­do”. Por su­pues­to, si el pe­que­ño tie­ne so­bre­pe­so de­be evi­tar los he­la­dos, re­fres­cos, sal­sas, em­bu­ti­dos, cho­co­la­tes y ca­caos, man­te­qui­lla, fri­tos in­dus­tria­les, na­ta, le­che con­den­sa­da y bo­lle­ría, y en ca­so de no te­ner­lo, pue­de to­mar al­gu­nos de los ali­men­tos men­cio­na­dos siem­pre y cuan­do no sea un há­bi­to dia­rio o de­ma­sia­do fre­cuen­te. “Los ali­men­tos, co­mo me­nos pro­ce­sa­dos y más fres­cos, me­jor. Se de­be in­ten­tar huir de la co­mi­da rá­pi­da y pre­co­ci­na­da”, aña­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.