EL TE­LÉ­FONO DE QUI­QUE DA­COS­TA

Des­pués de un buen cu­chi­llo y una me­sa pa­ra co­ci­nar sus man­ja­res, la he­rra­mien­ta prin­ci­pal de es­te co­ci­ne­ro tres es­tre­llas Mi­che­lin es el te­lé­fono in­te­li­gen­te del que, ase­gu­ra, no pue­de des­pren­der­se: fun­cio­na co­mo un cor­dón um­bi­li­cal en­tre él, su tra­ba­jo

La Vanguardia - ES - - SUMARIO - Tex­to Marina Pa­llás Fo­tos Llibert Teixidó

El co­ci­ne­ro 3 es­tre­llas Mi­che­lin mues­tra su te­lé­fono, que le ayu­da a en­se­ñar, apren­der y sa­ber qué pa­sa fue­ra de su co­ci­na

Co­men­zó en el mun­do de la co­ci­na por ne­ce­si­dad. Te­nía 14 años y un ve­rano en Dénia fue pi­dien­do tra­ba­jo has­ta que en una piz­ze­ría le acep­ta­ron de la­va­pla­tos. Po­co ima­gi­na­ban en­ton­ces que ese cha­val lla­ma­do Qui­que Da­cos­ta iba a con­ver­tir­se en uno de los me­jo­res co­ci­ne­ros del mun­do (el número 26 se­gún la re­vis­ta Restaurant). In­quie­to, in­no­va­dor y au­to­di­dac­ta por na­tu­ra­le­za, Da­cos­ta ex­pli­ca en la red sus an­dan­zas pro­fe­sio­na­les y eso le se­ría im­po­si­ble sin su smartp­ho­ne. Da­cos­ta via­ja mu­cho y es hi­per­ac­ti­vo en su cuen­ta de Twit­ter: “Las re­des so­cia­les me han per­mi­ti­do con­tar quién soy, qué estoy ha­cien­do en ca­da mo­men­to. Mi te­lé­fono mó­vil es un so­por­te que me per­mi­te co­nec­tar­me con la gen­te. Yo he apren­di­do a co­ci­nar lo que otros me han en­se­ña­do, por eso creo que hay que ha­cer divulgación. ¡La co­ci­na hay que con­tar­la!”. Des­de el te­lé­fono mó­vil, ade­más de acer­car­se a la gen­te, or­ga­ni­za gran par­te de su tra­ba­jo y la con­ta­bi­li­dad de su res­tau­ran­te, Qui­que Da­cos­ta, en Dénia, a la vez que rea­li­za mu­chas ges­tio­nes. In­clu­so mi­ra a me­nu­do en di­rec­to las cá­ma­ras del res­tau- ran­te, pa­ra sa­ber qué su­ce­de en ca­da mo­men­to. El co­ci­ne­ro ha me­re­ci­do in­nom­bra­bles ga­lar­do­nes gra­cias a su mez­cla de tra­di­ción cu­li­na­ria con nue­vas téc­ni­cas. Da­cos­ta que­ría ali­ge­rar la co­ci­na co­mo con­cep­to cen­tral y rec­ti­fi­car los pun­tos de coc­ción de los pro­duc­tos y ela­bo­ra­cio­nes. Des­de siem­pre desea­ba tra­ba­jar a par­tir de los pro­duc­tos lo­ca­les, que re­sul­tan siem­pre el leit­mo­tiv de su obra, y de­jar una ven­ta­na abier­ta al mun­do, a las cul­tu­ras de otros paí­ses y a sus pro­duc­tos pa­ra en­ri­que­cer nue­vas pro­pues­tas y di­vul­gar los co­no­ci­mien­tos. Pa­dre de dos ni­ños pe­que­ños, Da­cos­ta ex­pli­ca que el po­co tiem­po li­bre que tie­ne se lo de­di­ca a ellos. Im­pa­ra­ble, ape­nas ha dor­mi­do tres ho­ras, y a las cin­co de la ma­ña­na ha es­cri­to en el Twit­ter: “Em­pie­za mi día de ‘des­can­so’”. Da­cos­ta ase­gu­ra que no hay una fór­mu­la má­gi­ca pa­ra ob­te­ner premios co­mo las es­tre­llas Mi­che­lin. “He na­ci­do pa­ra tra­ba­jar y estoy cons­tan­te­men­te in­vir­tien­do en in­ves­ti­ga­ción y en nue­vos mo­de­los de ne­go­cio. Si tra­ba­jas bien, los premios lle­ga­rán. Pe­ro, pa­ra mí, el me­jor pre­mio es que el clien­te lle­gue a tu res­tau­ran­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.