MOOC, ES LA RE­VO­LU­CIÓN

Los cur­sos ma­si­vos abier­tos on li­ne (MOOC por su acró­ni­mo en in­glés) son cur­sos gra­tui­tos que ofre­cen por in­ter­net des­ta­ca­das uni­ver­si­da­des de to­do el mun­do y que han lo­gra­do cap­tar el in­te­rés de mi­llo­nes de per­so­nas en tan po­co tiem­po que ya hay quien co

La Vanguardia - ES - - SUMARIO - Tex­to May­te Rius

Son cur­sos bre­ves por in­ter­net, de dos o tres me­ses, im­par­ti­dos por las uni­ver­si­da­des más pres­ti­gio­sas del mun­do y son gra­tui­tos. ¿Se apun­ta?

¿Ha oí­do ha­blar de los MOOC? Los cur­sos ma­si­vos abier­tos on li­ne –CO­MA en el acró­ni­mo cas­te­llano crea­do por la Uned– son cur­sos im­par­ti­dos por in­ter­net con ma­te­ria­les di­dác­ti­cos pre­pa­ra­dos por pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios y de ac­ce­so gra­tui­to pa­ra cual­quier per­so­na in­tere­sa­da, sea cual sea su ni­vel de for­ma­ción y se en­cuen­tre don­de se en­cuen­tre. Apren­der a cons­truir un mo­tor de bús­que­da en in­ter­net de la mano de pro­mi­nen­tes cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford (Es­ta­dos Uni­dos), co­no­cer los fun­da­men­tos de los cir­cui­tos elec­tró­ni­cos a tra­vés de las ex­pli­ca­cio­nes de ex­per­tos del Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Mas­sa­chu­setts (MIT), o aden­trar­se en el aná­li­sis de bio­es­ta­dís­ti­cas ayu­da­do por un pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins, son al­gu­nas de las po­si­bi­li­da­des que ofre­cen. Y si lo su­yo no es la ciencia, no su­fra,

CUAL­QUIE­RA TIE­NE AC­CE­SO GRA­TUI­TO A CUR­SOS DE HAR­VARD O STAN­FORD

tam­bién hay MOOC so­bre có­mo es­cri­bir música clá­si­ca, de in­glés, de egip­to­lo­gía, de mi­to­lo­gía o so­bre có­mo em­pren­der un ne­go­cio, por ci­tar al­gu­nos. La di­fe­ren­cia res­pec­to a otros ma­te­ria­les edu­ca­ti­vos gra­tui­tos que uno en­cuen­tra bu­cean­do por in­ter­net es que son cur­sos for­ma­les, con una du­ra­ción de­ter­mi­na­da, que tie­nen un pro­fe­sor al fren­te y que es­tán ava­la­dos por una uni­ver­si­dad. Otro de sus atrac­ti­vos es que no tie­nen lí­mi­te de ma­tri­cu­la­cio­nes, de for­ma que pue­den ser se­gui­dos por mi­les de per­so­nas in­tere­sa­das en cual­quier pun­to del pla­ne­ta, y cual­quie­ra pue­de ac­ce­der a for­ma­ción superior im­par­ti­da por al­gu­nas de las uni­ver­si­da­des más pres­ti­gio­sas del mun­do con só­lo dis­po­ner de una co­ne­xión a in­ter­net. De he­cho, se cal­cu­la que ac­tual­men­te hay más de dos mi­llo­nes y me­dio de es­tu­dian­tes si­guien­do al­gún MOOC. Su ini­cio se re­mon­ta al 2008 en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro fue en el 2011 cuan­do se pro­du­jo el hi­to que ha da­do pro­ta­go­nis­mo a los MOOC: un cur­so so­bre in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pre­pa­ra­do por el pro­fe­sor de Stan­ford Se­bas­tian Th­run su­peró los 160.000 alum­nos ma­tri­cu­la­dos. “Vien­do lo que pa­sa­ba, có­mo una ini­cia­ti­va así lle­ga­ba a cien­tos de mi­les de per­so­nas de to­do el mun­do, la Uni­ver­si­dad de Stan­ford de­ci­dió apos­tar por ello co­mo ele­men­to de mar­ke­ting y vi­si­bi­li­dad de su ofer­ta edu­ca­ti­va en to­do el mun­do”, ex­pli­ca Car­los M. Duar­te, pro­fe­sor de in­ves­ti­ga­ción del Ins­ti­tu­to Me­di­te­rrá­neo de Es­tu­dios Avan­za­dos-CSIC y res­pon­sa­ble del cur­so Ocean so­lu­tions for hu­ma­nity’s grand cha­llen­ges (nue­vas apro­xi­ma­cio­nes a los océa­nos pa­ra so­lu­cio­nar los gran­des desafíos de la hu­ma­ni­dad) que co­men­zó el pa­sa­do 16 de abril y que im­par­te la Uni­ver­si­dad de Wes­tern Aus­tra­lia a tra­vés de la pla­ta­for­ma Class2Go. A Stan­ford se su­ma­ron pron­to otras des­ta­ca­das uni­ver­si­da­des es­ta­dou­ni­den­ses y, du­ran­te el 2012, los MOOC cau­sa­ron tan­ta sen­sa­ción que mu­chas otras uni­ver­si­da­des de to­do el mun­do se lan­za­ron a pre­pa­rar y ofer­tar sus pro­pios cur­sos ma­si­vos y hoy pue­den en­con­trar­se cur­sos en fran­cés, es­pa­ñol, ita­liano o chino, en­tre otros idio-

mas. “No­so­tros co­men­za­mos a ofer­tar cur­sos el año pa­sa­do y ya te­ne­mos más de 150.000 es­tu­dian­tes ma­tri­cu­la­dos en los 20 CO­MA que exis­ten”, co­men­ta Juan A. Gi­meno, rec­tor de la UNED, uni­ver­si­dad que ha crea­do su pro­pia pla­ta­for­ma con la idea de li­de­rar la ofer­ta de MOOC en cas­te­llano (de ahí que crea­ran el acró­ni­mo CO­MA). ¿Qué ofre­cen? Los MOOC son muy di­ver­sos tan­to en te­má­ti­ca co­mo en ni­vel de di­fi­cul­tad, y quie­nes los im­par­ten ob­ser­van que en un mis­mo cur­so con­vi­ven es­tu­dian­tes de ba­chi­lle­ra­to, uni­ver­si­ta­rios y ju­bi­la­dos por­que la mo­ti­va­ción de quie­nes de­ci­den ma­tri­cu­lar­se en ellos es muy va­ria­da. “Hay per­so­nas que de­ci­den ha­cer un MOOC por el pres­ti­gio del pro­fe­sor o de la uni­ver­si­dad que lo im­par­te; otros pa­ra pre­pa­rar­se pa­ra sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios o com­ple­tar los que es­tán cur­san­do; otros pa­ra me­jo­rar sus ha­bi­li­da­des en el tra­ba­jo; otros por el gus­to de apren­der o por me­ra cu­rio­si­dad de ver de qué va; y hay cam­po pa­ra to­dos”, opi­na Ele­na Valderrama, coor­di­na­do­ra aca­dé­mi­ca de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na (UAB) pa­ra Cour­se­ra (una de las prin­ci­pa­les pla­ta­for­mas a tra­vés de la que las uni­ver­si­da­des ofre­cen los MOOC). Lo que no cam­bia tan­to de un MOOC a otro es la es­truc­tu­ra. La ma­yo­ría de ellos con­sis­te en un ví­deo in­te­rac­ti­vo a tra­vés del cual el pro­fe­sor o pro­fe­so­res ex­pli­can el con­te­ni­do e in­tro­du­cen pre­gun­tas y ejer­ci­cios in­ter­ac­ti­vos pa­ra que el alumno com­prue­be que lo ha en­ten­di­do. A mo­do de ejem­plo, Car­los M. Duar­te ex­pli­ca que su cur­so so­bre los océa­nos ofre­ce ocho ho­ras de cla­se a tra­vés de vi­deos que com­bi­nan en­tre­vis­tas a di­fe­ren­tes ex­per­tos en la ma­te­ria, imá­ge­nes re­la­cio­na­das con el te­ma­rio, una na­rra­ción con ex­pli­ca­cio­nes de va­rios pro­fe­so­res so­bre la ba­se de una presentación en Po­wer-point, y ma­te­rial de re­fe­ren­cia co­mo do­cu­men­tos en PDF y en­la­ces a webs con re­cur­sos adi­cio­na­les pa­ra que el es­tu­dian­te com­ple­men­te la in­for­ma­ción, ade­más de un test pa­ra ca­da uno de los ocho mó­du­los de que cons­ta el cur­so que per­mi­ten al alumno eva­luar su com­pren­sión y pro­gre­so, y un fo­ro don­de los es­tu­dian­tes pue­den dis­cu­tir los con­te­ni­dos en­tre ellos y acla­rar du­das, y que es­tá mo­de­ra­do por el pro­fe­sor. La exis­ten­cia de fo­ros y ca­na­les en re­des so­cia­les pa­ra pro­mo­ver la par­ti­ci­pa­ción, que los es­tu­dian- tes se co­nec­ten y se apo­yen en­tre sí, es otro de los ele­men­tos dis­tin­ti­vos de los MOOC. De he­cho, sus en­tu­sias­tas sos­tie­nen que es­tos cur­sos re­vo­lu­cio­nan los mé­to­dos de en­se­ñan­za por­que pro­mue­ven el apren­di­za­je par­ti­ci­pa­ti­vo, ba­sa­do en co­mu­ni­da­des. Sus de­trac­to­res, en cam­bio, con­si­de­ran que no hay na­da de in­no­va­dor en em­pa­que­tar en un ví­deo las ex­pli­ca­cio­nes de un pro­fe­sor y que los MOOC más bien su­po­nen un re­tro­ce­so pe­da­gó­gi­co, una vuel­ta atrás a las cla­ses ma­gis­tra­les. “¿Qué di­fe­ren­cia hay en­tre un pro­fe­sor que ha­bla en cla­se o a tra­vés de un ví­deo? ¿Y en­tre que los es­tu­dian­tes ha­blen en el bar o en un fo­ro? ¿Por qué es­to va a ser más par­ti­ci­pa­ti­vo?”, cues­tio­na Al­bert Sangrà, di­rec­tor del eLearn Cen­ter de la UOC, ins­ti­tu­ción que lle­va 19 años ofre­cien­do for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria a dis­tan­cia. Pe­ro Valderrama (UAB) y Gi­meno (UNED) lo ven di­fe­ren­te. “Es­tos cur­sos no tie­nen na­da que ver con la en­se­ñan­za tra­di­cio­nal uni­di­rec­cio­nal don­de el pro­fe­sor da la ex­pli­ca­ción a un gru­po y lue­go a otro; se tra­ta de una en­se­ñan­za muy vi­va e in­ter­ac­ti­va, con mu­chos re­cur­sos com­ple­men­ta­rios y ejer­ci­cios de co­rrec­ción au­to­má­ti­ca que per­mi­ten al alumno un feed­back in­me­dia­to”, coin­ci­den. ¿Qué ca­li­dad tie­nen? Una de las du­das fre­cuen­tes en­tre quie­nes se plan­tean se­guir un MOOC es su ca­li­dad, el ni­vel de for­ma­ción que ofre­cen. Ele­na Valderrama ase­gu­ra que, co­mo en la en­se­ñan­za superior tra­di­cio­nal, la ca­li­dad de­pen­de en bue­na me­di­da de qué pro­fe­sor y qué uni­ver­si­dad lo im­par­te. Pe­ro en­fa­ti­za que en la pla­ta­for­ma en que par­ti­ci­pa la UAB, Cour­se­ra, no se per­mi­te que cual­quier pro­fe­sor mon­te un cur­so: “Só­lo se ad­mi­ten cur­sos ava­la­dos por una uni­ver­si­dad con la que tie­nen convenio y des­pués de ana­li­zar la ca­li­dad de lo que se pro­po­ne”, in­di­ca. De he­cho, el ti­rón que han te­ni­do es­tos cur­sos ma­si­vos tie­ne mu­cho que ver con que son ofer­ta­dos por uni­ver­si­da­des de gran re­nom­bre que se vin­cu­lan a una en­se­ñan­za de éli­te (y muy ca­ra). “Las ins­ti­tu­cio­nes que ofre­cen MOOC los ga­ran­ti­zan con su pro­pia repu­tación”, en­fa­ti­za Duar­te. ¿Có­mo se ac­ce­de? Los pri­me­ros MOOC sur­gie­ron por ini­cia­ti­va de las uni­ver­si­da­des pe­ro en cuan­to se vio su au­ge sur­gie­ron pla­ta­for­mas pa­ra agru­par­los y dar­los a co­no­cer. Una de las más po­pu­la­res es la ya men­cio­na­da Cour­se­ra, que ac­tual­men­te ofre­ce unos 300 cur­sos de 62 uni­ver­si­da­des de to­do el mun­do agru­pa­dos por ma­te­rias o por cen­tro edu­ca­ti­vo, pe­ro hay más. Edx, por ejem­plo, fue crea­da ini­cial­men­te pa­ra ofre­cer los cur­sos del MIT y de la Uni­ver­si­dad de Har­vard pe­ro hoy incluye tam­bién los MOOC de otros cen­tros de al­to ni­vel co­mo Ber­ke­ley, Geor­ge­town o Wes­lley Co­lle­ge, en­tre otros. Mi­ría­daX es la pla­ta­for­ma de las uni­ver­si­da­des ibe­roa­me­ri­ca­nas que cons­ti­tu­yen la red Uni­ver­sia, y Fu­tu­relearn co­men­za­rá a fun­cio­nar en bre­ve pa­ra agru­par cur­sos de uni­ver­si­da­des bri­tá­ni­cas. La UNED, por su par­te, ha in­te­gra­do los CO­MA en su pro­pia web.

A tra­vés de es­tas pla­ta­for­mas, uno pue­de ver qué cur­sos hay abier­tos y re­gis­trar­se en el que le in­tere­se pa­ra re­ci­bir el ma­te­rial y po­der se­guir­lo. ¿Quién con­tro­la el se­gui­mien­to? Los cur­sos in­clu­yen pre­gun­tas in­ter­ac­ti­vas y la par­ti­ci­pa­ción en fo­ros pa­ra que el alumno pue­da te­ner una idea de có­mo va si­guien­do los con­te­ni­dos, pe­ro na­die le obli­ga a ha­cer­lo. De he­cho, la ta­sa de aban­dono en es­tos cur­sos ma­si­vos es muy ele­va­da. Ele­na Valderrama ex­pli­ca que en el pri­mer cur­so en que ella par­ti­ci­pó se ma­tri­cu­la­ron 100.000 per­so­nas y só­lo lo aca­ba­ron 2.000. “Hay quien en­tra só­lo por cu­rio­si­dad y lue­go no lo si­gue; quien aban­do­na por fal­ta de tiem­po, de in­te­rés o de pre­pa­ra­ción; pe­ro que al fi­nal ha­ya 2.000 per­so­nas que lo ter­mi­nan y que han ele­va­do su ni­vel de edu­ca­ción es un gran lo­gro, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que los re­cur­sos son los mis­mos pa­ra 100.000 que pa­ra 2.000, que no se ti­ra di­ne­ro”, co­men­ta la coor­di­na­do­ra de la UAB pa­ra Cour­se­ra. Lo ha­bi­tual es que el pro­fe­sor que im­par­te el cur­so ha­ga un se­gui­mien­to de lo que co­men­tan y dis­cu­ten los alum­nos en el fo­ro pa­ra sa­ber si van pro­gre­san­do, si se en­tien­den los ma­te­ria­les ofre­ci­dos, si hay du­das que se re­pi­ten… Duar­te ex­pli­ca que al­gu­nas pla­ta­for­mas ofre­cen ser­vi­cios aso­cia­dos de pa­go pa­ra ac­ce­der a un tu­tor que re­suel­va las du­das o que eva­lúe los pro­gre­sos. ¿Se con­si­gue al­gún tí­tu­lo? El re­co­no­ci­mien­to oficial de los MOOC es su pun­to dé­bil. A prio­ri no pro­por­cio­nan nin­gu­na ti­tu­la­ción a quien los si­gue, só­lo co­no­ci­mien­to. Pe­ro ya hay al­gu­nas pla­ta­for­mas o uni­ver­si­da­des que cer­ti­fi­can la par­ti­ci­pa­ción en los mis­mos si se pa­ga una ta­sa. Y Uda­city ofre­ce la op­ción de con­se­guir cré­di­tos aca­dé­mi­cos pa­ra los es­tu­dios en la San Jo­sé Sta­te Uni­ver­sity. En el ca­so de los CO­MA de la UNED, el rec­tor ex­pli­ca que la idea es ofre­cer una acre­di­ta­ción elec­tró­ni­ca de que se ha com­ple­ta­do el cur­so si se pa­ga una ta­sa, y un cer­ti­fi­ca­do con efec­tos aca­dé­mi­cos (por ejem­plo, el re­co­no­ci­mien­to de al­gu­nos cré­di­tos pa­ra uni­ver­si­ta­rios de de­ter­mi­na­das ca­rre­ras o gra­dos) si el alumno ha­ce un exa­men pre­sen­cial. “Ya se ha he­cho en fa­se ex­pe­ri­men­tal y aho­ra es­ta­mos fir­man­do con­ve­nios con otras ins­ti­tu­cio­nes pa­ra dis­po­ner de se­des don­de exa­mi­nar­se en cual­quier lu­gar del mun­do”, in­di­ca Juan A. Gi­meno. Valderrama ase­gu­ra que los MOOC son un la­bo­ra­to­rio de en­sa­yo con mu­chas po­si­bi­li­da­des de fu­tu­ro. “To­da­vía se tra­ba­ja en có­mo ve­ri­fi­car que el alumno ha se­gui­do real­men­te el cur­so y lo ha apro­ba­do, y se es­tu­dia la op­ción de can­jear­los por de­ter­mi­na­das asig­na­tu­ras de al­gu­nas ca­rre­ras, de mo­do que en unos años po­drás te­ner un gra­do (ca­rre­ra) por la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na pe­ro con al­gu­nas asig­na­tu­ras cur­sa­das en Stan­ford; y a más lar­go pla­zo ya se ha­bla de la po­si­bi­li­dad de crear ti­tu­la­cio­nes fle­xi­bles cons­trui­das a par­tir de los MOOC, de ma­ne­ra que si una per­so­na ha­ce la asig­na­tu­ra x que im­par­te la uni­ver­si­dad de Du­ke, más la asig­na­tu­ra y de una uni­ver­si­dad de Chi­na, más la z y la w de tal otra uni­ver­si­dad, ob­ten­drá la ti­tu­la­ción h”, ejem­pli­fi­ca.

Pa­ra quie­nes desean po­der cer­ti­fi­car que han se­gui­do y apro­ba­do uno de es­tos cur­sos, hay uni­ver­si­da­des que exi­gen que se uti­li­ce siem­pre el mis­mo or­de­na­dor, la mis­ma web­cam, y un ac­ce­so a un re­co­no­ce­dor de ca­ras y de for­ma de te­clear. Al­bert Sangrà, de la UOC, cree que en el fu­tu­ro los MOOC evo­lu­cio­na­rán ha­cia los mé­to­dos de se­gui­mien­to que ya tie­nen al­gu­nas uni­ver­si­da­des a dis­tan­cia. “En la UOC apos­ta­mos por la eva­lua­ción con­ti­nua, ba­sa­da en ta­reas que se rea­li­zan a lo lar­go del tiem­po y en per­ma­nen­te con­tac­to con el pro­fe­sor, que de es­ta for­ma co­no­ce a sus alum­nos y pue­de de­tec­tar si al­guien lo su­plan­ta in­clu­so por la for­ma de re­dac­tar; pe­ro tam­bién ha­ce­mos exá­me­nes en lí­nea o pre­sen­cia­les pa­ra ir acu­mu­lan­do evi­den­cias de que el alumno pro­gre­sa”, ex­pli­ca. ¿Pa­ra quién son ade­cua­dos? Los en­tu­sias­tas de los MOOC ase­gu­ran que es­tos cur­sos son ade­cua­dos pa­ra to­do el mun­do con in­te­rés o cu­rio­si­dad por apren­der, y que su prin­ci­pal atrac­ti­vo es que de­mo­cra­ti­zan la for­ma­ción de ca­li­dad, pues pue­den ac­ce­der a ellos per­so­nas sin ape­nas re­cur­sos, sin ti­tu­la­ción pre­via o ubi­ca­das en un pun­to re­mo­to del pla­ne­ta con tan só­lo dis­po­ner de co­ne­xión a in­ter­net. Tam­bién hay quien sos­tie­ne que al­gu­nos de es­tos cur­sos re­sul­tan muy prác­ti­cos co­mo pa­so pre­vio pa­ra ac­ce­der a la en­se­ñan­za uni­ver­si­ta­ria con­ven­cio­nal. Sin em­bar­go, hay vo­ces crí­ti­cas que sub­ra­yan que só­lo sir­ven pa­ra es­tu­dian­tes muy mo­ti­va­dos por­que fal­ta la ayu­da per­so­na­li­za­da de un tu­tor y eso pro­vo­ca que mu­chos aban­do­nen an­te la pri­me­ra di­fi­cul­tad. ¿Sus­ti­tui­rán a los cur­sos en el cam­pus? El au­ge de los MOOC ha­ce que al­gu­nas per­so­nas se pre­gun­ten si, con el tiem­po, los cam­pus uni­ver­si­ta­rios ac­tua­les que­da­rán de­sier­tos, pues ¿quién va a pa­gar una ma­trí­cu­la en la uni­ver­si­dad lo­cal si pue­de ac­ce­der gra­tis, des­de el or­de­na­dor de su ca­sa, a cur­sos de pro­fe­so­res y uni­ver­si­da­des de pres­ti­gio? La reali­dad es que, al me­nos hoy, es­te ti­po de cur­sos no con­lle­van una ti­tu­la­ción que per­mi­ta desem­pe­ñar una pro­fe­sión, só­lo me­jo­ran la for­ma­ción de quien los si­gue. E in­clu­so quie­nes es­tán con­ven­ci­dos de que es­tos cur­sos van a re­vo­lu­cio­nar la en­se­ñan­za uni­ver­si­ta­ria ase­gu­ran que los MOOC son un com­ple­men­to pa­ra la do­cen­cia tra­di­cio­nal, no la sus­ti­tu­yen. “Es­tos cur­sos, con sus nue­vos mé­to­dos y me­dios com­ple­men­ta­rios, van a ayu­dar a mo­der­ni­zar la ofer­ta pe­da­gó­gi­ca de to­das las uni­ver­si­da­des y son una opor­tu­ni­dad de di­vul­gar y ofre­cer for­ma­ción del má­xi­mo ni­vel, igual que los cur­sos de ve­rano, pe­ro no com­pi­ten con las ti­tu­la­cio­nes tra­di­cio­na­les”, ase­gu­ra el rec­tor de la UNED. Ele­na Valderrama en­fa­ti­za que los MOOC tam­bién son un es­ca­pa­ra­te al mun­do pa­ra los pro­fe­so­res que los im­par­ten y una vía pa­ra pro­bar nue­vos ma­te­ria­les di­dác­ti­cos y pa­ra re­ca­bar in­for­ma­ción y apren­der de alum­nos de to­das las par­tes del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.