His­to­ria de las bur­bu­jas

To­do lo que su­be, ba­ja. Pe­ro cuan­do su­be de­ma­sia­do, se pin­cha y es­ta­lla en mil pe­da­zos. Las bur­bu­jas es­pe­cu­la­ti­vas son un fe­nó­meno in­trín­se­co de nues­tro sis­te­ma eco­nó­mi­co. Al­go to­da­vía pre­sen­te, pe­ro tam­bién muy an­ti­guo

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Des­de des­de ha­ce unos años los ciu­da­da­nos de a pie la he­mos in­cor­po­ra­do a nues­tro vocabulario co­rrien­te, pe­ro no só­lo pa­ra re­fe­rir­nos al ja­bón. En Es­pa­ña so­le­mos iden­ti­fi­car la pa­la­bra bur­bu­ja con la es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria. Es una pla­ga que ha de­ja­do pro­fun­das se­cue­las en la eco­no­mía, con con­se­cuen­cias que son, des­gra­cia­da­men­te, to­da­vía vi­si­bles hoy en día. Pe­ro las bur­bu­jas no son na­da nue­vo. Ya hu­bo en el cur­so de los si­glos unas cuan­tas y de dis­tin­to ori­gen. No es la pri­me­ra que vi­vi­mos y, con to­da pro­ba­bi­li­dad, tam­po­co se­rá la úl­ti­ma. Co­mo di­jo una vez Al­dous Hux­ley, “la prin­ci­pal lec­ción de la his­to­ria es que los hom­bres no apren­den las lec­cio­nes de la his­to­ria”. Hay quien di­ce que hu­bo bur­bu­jas ya des­de mu­cho an­tes, pe­ro em­pe­za­re­mos el re­la­to en Eu­ro­pa, ha­ce ca­si 400 años... La tu­li­po­ma­nía ho­lan­de­sa En el si­glo XVII, Ho­lan­da era una de las gran­des po­ten­cias eco­nó­mi­cas del pla­ne­ta. Es­ta his­to­ria co­mien­za un po­co an­tes, cuan­do los tu­li­pa­nes lle­ga­ron a Eu­ro­pa pro­ce­den­tes del im­pe­rio oto­mano. De­bi­do a un vi­rus, al­gu­nos bul­bos se in­fec­ta­ron. Y na­cían ejem­pla­res úni­cos, con pé­ta­los de co­lo­res ca­pri­cho­sos, por los cua­les los ho­lan­de­ses es­ta­ban dis­pues­tos a pa­gar lo que sea. “Pa­ra en­ten­der­nos, el tu­li­pán era la te­le­vi­sión de pan­ta­lla de plas­ma de nues­tros tiem­pos”, es­cri­be Fer­nan­do Trías de Bes, eco­no­mis­ta y es­cri­tor, au­tor de El hom­bre que cam­bió su ca­sa por un tu­li­pán (Te­mas de hoy). Pe­ro el mer­ca­do en­lo­que­ció. En 1636 al­gu­nas va­rie­da­des de tu­li­pa­nes va­lían más que una ca­sa en Ams­ter­dam. En tres me­ses los pre­cios de es­tas flo­res se mul­ti­pli­ca­ron por cien. La va­rie­dad sem­per agu­tus­tus co­ti­za­ba el equi­va­len­te de 500.000 eu­ros ac­tua­les. El pre­cio de un bul­bo po­día al­can­zar mil flo­ri­nes, cuan­do el suel­do me­dio de un ho­lan­dés lle­ga­ba a los 150 (cuen­tan que un mer­ca­der des­em­bol­só tres mil flo­ri­nes por un ejem­plar y es­te des­apa­re­ció. En­con­tró a un ma­ri­ne­ro que se lo es­ta­ba co­mien­do por error: le con­de­na­ron a sie­te me­ses de pri­sión). Pa­ra ga­ran­ti­zar la pro­pie­dad del tu­li­pán que na­ce­ría de un bul­bo con­cre­to, se fir­ma­ban con­tra­tos a fu­tu­ro. En el pe­rio­do de ges­ta­ción de la flor ha­bía transac­cio­nes si­mi­la­res a las de los de­ri­va­dos fi­nan­cie­ros de hoy. Los com­pra­do­res lle­na­ron sus exis­ten­cias de las se­mi­llas, que re­que­rían has­ta sie­te años pa­ra com­ple­tar la flo­ri­tu­ra. La cri­sis lle­gó en pri­ma­ve­ra, cuan­do una re­me­sa se que­dó sin ven­der sim­ple­men­te por­que pa­só de mo­da en la cor­te fran­ce­sa que era la que mar­ca­ba ten­den­cias en la épo­ca. Los in­ver­so­res se arrui­na­ron en po­cas se­ma­nas.

Los Ma­res del Sur To­do em­pe­zó en 1711, cuan­do Ro­bert Har­ley (en­ton­ces je­fe del par­ti­do Tory) fun­dió la Com­pa­ñía de los Ma­res del Sur. A cam­bio de com­prar­le al Te­so­ro bri­tá­ni­co bo­nos por va­lor de diez mi­llo­nes de li­bras (que el go­bierno ne­ce­si­ta­ba pa­ra fi­nan­ciar sus gue­rras), con­si­guió que la co­ro­na le con­ce­die­ra el mo­no­po­lio co­mer­cial con las co­lo­nias es­pa­ño­las de las Amé­ri­cas. La com­pa­ñía de los Ma­res del Sur ofre­cía con­ver­tir es­tos bo­nos de deu­da pú­bli­ca en ac­cio­nes de la em­pre­sa. El éxi­to de la ope­ra­ción pa­sa­ba por que el pre­cio de las mis­mas subie­ra. “To­do con­sis­tió en sus­ti­tuir di­ne­ro por ga­nan­cias fu­tu­ras, en cam­biar deu­da por un ac­ti­vo cu­ya va­lo­ra­ción es­ta­ba su­je­ta a una ac­ti­vi­dad fu­tu­ra en la que to­do el mun­do creía, pe­ro que na­die ha­bía vis­to aún”, in­di­ca Trías de Bes. Quien en­tró a 100 li­bras en enero y ven­dió en ve­rano ga­nó lo que un he­rre­ro hu­bie­se tar­da­do en in­gre­sar tras 20 años de tra­ba­jo. La va­lo­ra­ción de la em­pre­sa equi­va­lía a tres ve­ces to­do el sue­lo de In­gla­te­rra. Pe­ro el ne­go­cio no dio be­ne­fi­cios: el tra­ta­do de Utrecht de 1713 li­mi­ta­ba el número de via­jes ¡a un so­lo bar­co mer­can­te al año! El frau­de sa­lió a flo­te. In­clu­so Isaac New­ton per­dió di­ne­ro. “Pue­do pre­de­cir el mo­vi­mien­to de los pla­ne­tas, pe­ro no la locura y la co­di­cia de las gen­tes”, de­cla­ró. La his­to­ria de­mues­tra que cuan­do hay una bur­bu­ja, sue­le ha­ber más de uno que vio­la las le­yes. “Al fin y al ca­bo hay mu­chos in­tere­ses en jue­go y mu­cho di­ne­ro pa­ra de­fen­der­los, y siem­pre ha­brá con­cien­cias en ven­ta”, re­cuer­da Mi­guel Ángel Du­ran, pro­fe­sor del de­par­ta­men­to de Teo­ría e His­to­ria Eco­nó­mi­ca de la Uni­ver­si­dad de Má­la­ga. La fie­bre del Mi­si­si­pi La his­to­ria es si­mi­lar a la an­te­rior y ocu­rre en el mis­mo pe­rio­do, pe­ro en Fran­cia. El pro­ta­go­nis­ta es John Law, un es­co­cés con la pa­sión de las ma­te­má­ti­cas que un día se pre­sen­tó an­te el rey de Fran­cia, Luis XV, y se ofre­ció a so­lu­cio­nar sus cuen­tas del reino. Fran­cia es­ta­ba muy en­deu­da­da y se re­cu­rrió al mis­mo es­que­ma que el Reino Uni­do: se con­ce­dió un mo­no­po­lio de 25 años pa­ra to­do el co­mer­cio en­tre Fran­cia y Amé­ri­ca, a la com­pa­ñía Mis­si­si­pi Com­pany. Se ofre­ció can­jear tí­tu­los de deu­da pú­bli­ca (en reali­dad eran unos pa­ga­rés que los acree­do­res ex­hi­bían an­te el so­be­rano) por ac­cio­nes, ba­jo las ex­pec­ta­ti­vas de gran­des ga­nan­cias. Ade­más, el Es­ta­do fran­cés te­nía po­ca cre­di­bi­li­dad y es­tos bi­llets d’Etat, que se usa­ban tam­bién co­mo mo­ne­da, se de­va­lua­ban en el mer­ca­do has­ta un 40% de su va­lor no­mi­nal. Law pro­me­tió que los va­lo­ra­ría al 100% si se uti­li­za­ban pa­ra com­prar los tí­tu­los de es­ta com­pa­ñía. Los fran­ce­ses acu­die­ron en ma­sa. Co­rrían ru­mo­res –fal­sos– de que el te­rri­to­rio de Lou­sia­na es­ta­ba lleno de oro y pla­ta. A raíz de ello, en tres años, en­tre 1717 y 1720, las ac­cio­nes subie­ron un 3.000%. La fir­ma Mis­si­si­pi Com­pany pro­gre­si­va­men­te se aca­bó que­dan­do con el 100% de la deu­da na­cio­nal del go­bierno fran­cés. La va­lo­ra­ción máxima de la com­pa­ñía, en ba­se al pre­cio de la ac­ción, lle­gó a su­mar unas 20 ve­ces el PIB de Fran­cia. Pe­ro la Lusiana era un te­rri­to­rio in­sa­lu­bre. Y los be­ne­fi­cios, es­ca­sos. El co­lap­so de la fir­ma fran­ce­sa cau­só in­di­rec­ta­men­te el de la británica Com­pa­ñía de los Ma­res del Sur. Fer­nan­do Trías de Bes ex­pli­ca que “es­ta­mos, sin du­da, an­te uno de los pri­me­ros ca­sos de mo­vi­mien­to bur­sá­til pa­ra­le­lo en­tre di­fe­ren­tes paí­ses. A par­tir de ese mo­men­to, los agen­tes de bol­sa por fin en­con­tra­ron un mo­ti­vo pa­ra jus­ti­fi­car por qué las ac­cio­nes suben y ba­jan sin mo­ti­vo al­guno”. La cri­sis del 29 Des­pués de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, que fue una gran fuen­te de be­ne­fi­cios pa­ra EE.UU., al con­ver­tir­se en pro­vee­dor de los alia­dos, la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na se en­con­tró con un ex­ce­so de pro­duc­ción y de stocks. En el ex­te­rior la de­man­da era dé­bil y la Re­ser­va Fe­de­ral es­ta­dou­ni­den­se pa­ra es­ti­mu­lar el con­su­mo in­terno au­men­tó un 60% la ofer­ta de di­ne­ro en­tre me­dia­dos de 1921 y me­dia­dos de 1929. En es­te pe­rio­do, la apa­ri­ción de los trusts, los que hoy lla­ma­ría­mos fon­dos de in­ver­sión, cons­ti­tu­ye­ron una pla­ta­for­ma idó­nea pa­ra que los in­ver­so­res, a me­nu­do inex­per­tos, se lan­za­sen a la pis­ci­na. Los co­rre­do­res de bol­sa pres­ta­ban di­ne­ro a sus clien­tes: un pe­li­gro­so sis­te­ma pi­ra­midal de cré­di­tos se ins­tau­ró en Wall Street. Mi­guel Ángel Du­ran sos­tie­ne que “una ca­rac­te­rís­ti­ca ha­bi­tual en una bur­bu­ja sue­le ser la fa­ci­li­dad pa­ra en­deu­dar­se, ya sea por los ba­jos ti­pos de in­te­rés o por la ge­ne­ra­li­za­ción de al­gún ins­tru­men­to fi­nan­cie­ro que per­mi­te las com­pras de ac­ti­vos con po­co ca­pi­tal pro­pio”. De 1924 a 1929 el ín­di­ce Dow Jo­nes au­men­tó un 500%, y la mi­tad de es­te in­cre­men­to ocu­rrió en los úl­ti­mos do­ce me­ses. En septiembre sa­lie­ron a la luz va­rios es­cán­da­los de frau­de y de ma­ni­pu­la­ción. Un di­rec­ti­vo de Ge­ne­ral Mo­tors hi­zo ex­plí­ci­to que la ex­pan­sión to­ca­ba a su fin. El mar­tes ne­gro, 29 de oc­tu­bre de 1929, tras va­rias caí­das, la bol­sa se des­plo­mó. Has­ta hu­bo blo­ques de 50.000 ac­cio­nes que se ofre­cían en el mer­ca­do a cual­quier pre­cio. Los sui­ci­dios se dis­pa­ra­ron. Se vo­la­ti­li­za­ron mi­llo­nes de dó­la­res y, en con­jun­to, se per­dió más de to­do lo que se gas­tó EE.UU. en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Hu­bo que es­pe­rar a 1954 pa­ra que el Dow Jo­nes vol­vie­ra a los ni­ve­les que ha­bía al­can­za­do an­tes del crac.

El ka­mi­ka­ze ja­po­nés Por ra­zo­nes oro­grá­fi­cas y de­mo­grá­fi­cas, la ca­sa siem­pre fue un bien pre­cia­do en Ja­pón. En­tre 1956 y 1986, el pre­cio del sue­lo subió un 5.000%. Los ban­cos ni­po­nes con­ce­dían cré­di­to exi­gien­do co­mo ga­ran­tía la pro­pie­dad del te­rreno. Po­co a po­co, el va­lor pa­tri­mo­nial de las so­cie­da­des des­pla­zó el va­lor de la mis­ma ac­ti­vi­dad in­dus­trial. En los ochen­ta, se ba­ja­ron los ti­pos de in­te­rés con el fin de de­va­luar el yen y pa­ra que el país si­guie­ra sien­do com­pe­ti­ti­vo. La es­pi­ral es­pe­cu­la­ti­va se pu­so en mar­cha: los ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios re­va­lo­ri­za­dos eran la úni­ca ga­ran­tía de nue­vos prés­ta­mos. Se jun­ta­ron la bur­bu­ja fi­nan­cie­ra y la in­mo­bi­lia­ria y las dos se re­tro­ali­men­ta­ron. En 1990, las pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias japonesas va­lían cin­co ve­ces más que las es­ta­dou­ni­den­ses. En la dé­ca­da de los ochen­ta, el ín­di­ce de la Bol­sa de To­kio lle­gó a su­bir un 500%. En 1990, el ban­co cen­tral de Ja­pón subió los ti­pos pa­ra en­friar la eco­no­mía. Que se con­ge­ló, y la bol­sa ca­yó la mi­tad. En dos años, las ca­sas en el cen­tro de To­kio per­die­ron el 60% de va­lor. En Ja­pón se ha­bla de “dé­ca­da pér­di­da”. Pe­ro la bol­sa ja­po­ne­sa aún no se ha re­cu­pe­ra­do. ¿Fue bue­na idea pin­char la bur­bu­ja? Juan Ignacio Cres­po, eco­no­mis­ta au­tor del li­bro Las dos pró­xi­mas re­ce­sio­nes (Deus­to) cree que sí. Hay que pre­ve­nir. “Es co­mo al­guien que apren­de a con­du­cir con un co­che a ba­se de es­tre­llar­se. Más con­ve­nien­te se­ría que si­guie­ra un cur­so de con­duc­ción o que al­guien le pu­sie­ra un lí­mi­te en el ace­le­ra­dor. Lle­ga­do un mo­men­to, al­guien tie­ne que asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de pin­char la bur­bu­ja. De otra ma­ne­ra, se­ría un po­co co­mo ma­ne­jar una bom­ba y de­cir, ‘pa­ra qué des­ac­ti­var­la si al fi­nal to­dos nos va­mos a mo­rir’”. La caí­da de las pun­to­co­mA fi­na­les del si­glo pa­sa­do, se creía que me­dian­te la red cual­quier in­ver­sor se ha­ría

ri­co. El pre­cio de las ac­cio­nes de las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas se fue por las nu­bes, pe­se a que la ma­yo­ría de ellas to­da­vía no hu­bie­se ob­te­ni­do un dó­lar de be­ne­fi­cios. To­das ofre­cían ser­vi­cios de for­ma gra­tui­ta y fi­de­li­za­ban usua­rios, ba­jo el con­ven­ci­mien­to de que al­gún día es­to se­ría ren­ta­ble. Las fu­sio­nes es­ta­ban al or­den del día y es­to im­pul­só aún más la ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til. Pe­ro lle­gó el crac. En mar­zo de 2000, el ín­di­ce Nas­daq su­peró los 5.000 pun­tos (el do­ble que un año an­tes). Al fi­nal, la po­lí­ti­ca res­tric­ti­va de la Re­ser­va Fe­de­ral, que subió los ti­pos de in­te­rés, pu­so la pa­la­bra fin. Só­lo en EE.UU., en­tre el 2000 y el 2003, des­apa­re­cie­ron ca­si 5.000 com­pa­ñías li­ga­das a las nue­vas tec­no­lo­gías. Bas­te con ci­tar la fu­sión AOL y Ti­me War­ner en EE.UU., que iba a ser “la madre de to­das las fu­sio­nes” y que aca­bó en fias­co. En Eu­ro­pa, em­pre­sas que ha­ce po­co más de una dé­ca­da pa­re­cían el nue­vo El­do­ra­do aho­ra que­dan pa­ra el re­cuer­do: Tis­ca­li, Ly­cos... Por no ha­blar de Te­rra. Fue el pri­mer por­tal es­pa­ñol que sa­lió a bol­sa. El día de su es­treno sus ac­cio­nes subie­ron un 185%. En tres me­ses, el pre­cio subió un 1.000% y se con­vir­tió en la ter­ce­ra em­pre­sa es­pa­ño­la por ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til. Fue un es­pe­jis­mo. Te­rra aca­bó ab­sor­bi­da a pre­cio de gan­ga po­cos años des­pués de su es­treno en el par­quet. Juan Ignacio Cres­po cree que hay una ex­pli­ca­ción sub­ya­cen­te de­trás de las bur­bu­jas, que co­rres­pon­de a un ti­po de am­ne­sia ge­ne­ra­cio­nal. “Los agen­tes eco­nó­mi­cos que par­ti­ci­pan en la es­pe­cu­la­ción no re­cuer­dan la an­te­rior que vi­vie­ron sus pa­dres. To­dos tien­den a pen­sar que ‘es­ta vez es di­fe­ren­te’, por­que el pa­sa­do, pa­ra ellos, per­te­ne­ce a otra épo­ca. Y las ad­ver­ten­cias que pue­de lan­zar al­gún sa­bio, se me­nos­pre­cian co­mo si vi­nie­ran de un ga­ga’. Es co­mo al­guien que quie­re qui­tar la be­bi­da a los in­vi­ta­dos: le acu­san de es­tro­pear la fiesta”.

Un re­tra­to del es­co­cés John Law, mi­nis­tro de Fi­nan­zas fran­cés del si­glo XVIII

Ly­cos fue uno de los por­ta­les más co­ti­za­dos du­ran­te la bur­bu­ja

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.