LAS FLO­RES DEL MAL

La si­tua­ción fi­nan­cie­ra de Ho­lan­da se aso­ma po­cas ve­ces a los ti­tu­la­res de los pe­rió­di­cos, pe­ro es­te país su­frió una de las pri­me­ras bur­bu­jas es­pe­cu­la­ti­vas de la his­to­ria. Y to­do, por cul­pa de una flor tan de­li­ca­da co­mo el tu­li­pán

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua En tiem­pos en los que to­da bur­bu­ja fi­nan­cie­ra pa­re­ce ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­da con los va­lo­res in­mo­bi­lia­rios y las al­tas fi­nan­zas, pa­re­ce una bro­ma que una de las pri­me­ras gran­des cri­sis es­pe­cu­la­ti­vas del mun­do tu­vie­ra que ver con el cul­ti­vo de tu­li­pa­nes. La fie­bre de los tu­li­pa­nes ho­lan­de­sa tu­vo lu­gar en 1637, cuan­do los pre­cios de los bul­bos ex­pe­ri­men­ta­ron ni­ve­les al­tí­si­mos, pa­ra de­rrum­bar­se al ca­bo de po­co tiem­po. En aquel mo­men­to se lle­gó a cam­biar un úni­co bul­bo de tu­li­pán por una man­sión. To­do ha­bía em­pe­za­do en la ele­gan­te y tran­qui­la ciu­dad de Lei­den, don­de el bo­tá­ni­co Ca­ro­lus Clu­sius ayu­dó a crear el Hor­tus Aca­de­mi­cus, un jar­dín per­te­ne­cien­te a la uni­ver­si­dad, don­de es­tu­dió en par­ti­cu­lar el fe­nó­meno por el cual los tu­li­pa­nes mu­ta­ban y da­ban dis­tin­tos co­lo­res y va­rie­da­des, al­go que en el si­glo XIX se con­clu­yó que se de­bía a un vi­rus. Los tu­li­pa­nes ya eran co­ti­za­dos co­mo ob­je­tos de lu­jo en Tur­quía, de don­de pro­ve­nían, pe­ro su po­pu­la­ri­dad no ha­bía al­can­za­do el ni­vel de locura que se dio en los Paí­ses Ba­jos. Y, por cier­to, que el nom­bre de tu­li­pán de­ri­va de un error de tra­duc­ción pro­vo­ca­do en el 1554 por el en­ton­ces em­ba­ja­dor aus­tria­co en el im­pe­rio oto­mano, Ogier Ghi­se­lin de Bus­becq: cuan­do es­te pre­gun­tó por la flor que ador­na­ba el tur­ban­te de un hom­bre, su tra­duc­tor pen­só que se re­fe­ría al to­ca­do y le di­jo tül­bent, en lu­gar de la­le, co­mo co­rres­pon­día.

Hoy no es la es­pe­cu­la­ción, sino la vida uni­ver­si­ta­ria, la que ani­ma las ca­lles de Lei­den, ya que aquí se fun­dó la uni­ver­si­dad más an­ti­gua del país (fue en 1575) co­mo pre­mio a su re­sis­ten­cia fren­te a las tro­pas es­pa­ño­las del du­que de Alba. Tal vez sea ese el mo­ti­vo por el que no se ven tu­ris­tas es­pa­ño­les por sus ca­lles, a pe­sar de que Lei­den es­tá a só­lo 15 mi­nu­tos en tren de Ams­ter­dam.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.